atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


¿Qué es la ortodoncia interceptiva y qué beneficios tiene para los niños?

Al igual que ocurre en otros ámbitos de la salud, tratar un problema de maloclusión dental a edades tempranas, cuando el niño aún está en fase de crecimiento, simplifica mucho el procedimiento y previene problemas en la etapa adulta.

En el caso que nos ocupa, la Odontología pone a disposición de los profesionales lo que se conoce como ortodoncia interceptiva o funcional.

Tal y como veremos a continuación, el uso de este tipo de aparatos durante la infancia supone numerosos beneficios para la salud, funcionalidad y estética de la boca.

¿Qué es la ortodoncia interceptiva?

Es un tipo de ortodoncia infantil que se coloca en niños de entre seis y once años de edad. Sirve para guiar el crecimiento y/o corregir el desarrollo de sus huesos (maxilar superior y mandíbula).

En otras palabras, lo que pretende es controlar y equilibrar tanto la posición como el tamaño de los huesos maxilares.

El rango de edad en el que se utiliza no es casual, sino que responde a que, en una etapa tan temprana de la vida, los huesos maxilares se están formando y, por tanto, aún son “moldeables”.

Y, además, este es el periodo que se conoce con el nombre de “dentición mixta”, que es la época en la que los dientes de leche -también llamados temporales- conviven con los permanentes, que empiezan a salir poco a poco.

¿Cuáles son los objetivos de la ortodoncia interceptiva?

El objetivo fundamental de la ortodoncia funcional es el de conseguir que los huesos tengan una posición y un tamaño adecuados. De esta manera, se mejorará la salud, funcionalidad, estética dental y apariencia facial.

Dado que durante la infancia, los huesos aún se encuentran en fase de crecimiento, se puede intervenir en ellos. El beneficio principal de esto, por tanto, es que evitamos complicaciones y anomalías en el futuro, cuando la persona ya es adulta y sus huesos maxilares se han desarrollado por completo.

La ortodoncia interceptiva evita maloclusiones muy severas que en la edad adulta solamente se solucionarían mediante cirugía

¿En qué consisten estos tratamientos?

En función del tipo de corrección que queramos realizar, existen diferentes tratamientos. Los más utilizados son los siguientes:

Para corregir la clase II

  1. Bionator: aparato para estimular el crecimiento mandibular
  2. Anclaje extra oral: arco facial que se sujeta en el cuello y frena el crecimiento del maxilar superior
  3. Herbst: aparato que se utiliza cuando la fase de crecimiento está a punto de concluir pero es necesario reducir la distancia entre maxilar y mandíbula

Para corregir la clase III

  1. Máscara facial: sirve para estimular el crecimiento del hueso maxilar y se combina con el uso de un disyuntor (un aparato expansor que se utiliza para corregir la mordida cruzada)
  2. Mentonera: se coloca en la mandíbula y se utiliza para frenar su crecimiento

Para corregir la mordida cruzada:

Una vez que se ha terminado el tratamiento, será necesario colocar un aparato removible de retención para mantener los resultados: la placa de Hawley. Como veremos en la siguiente imagen, consiste en un paladar acrílico con ganchos.

Tras la ortodoncia funcional, ¿será necesario otro tratamiento dental?

La mayoría de las veces, tras llevar los aparatos interceptivos, es necesaria la colocación de la llamada ortodoncia correctiva.

La ortodoncia correctiva es aquella que se coloca a partir de los doce años, cuando ya no hay dientes de leche en la boca y han erupcionado todas las piezas dentales definitivas.

De hecho, a modo de resumen, vamos a establecer las diferencias entre la ortodoncia interceptiva y la correctiva.

Por un lado, la aparatología funcional se coloca entre los seis y los once años y sirve para que los huesos se formen adecuadamente. De esta manera, mejoraremos la oclusión de la boca y la dejaremos preparada para albergar unos dientes bien alineados.

Por otro lado, la ortodoncia correctiva que se utiliza después se encarga de colocar los dientes, una vez que los huesos tienen una posición y un tamaño armónicos.

Dentro de este tipo de tratamientos, los más importantes serían:

  • Brackets de metal o metálicos: son los más utilizados entre los adolescentes, ya que son los más baratos y los que se han utilizado tradicionalmente. Además, este tipo de pacientes no suele tener unos requerimientos estéticos altos, ya que es habitual llevar ortodoncia a su edad
  • Brackets de zafiro: son muy estéticos ya que son transparentes y se mimetizan con el color del esmalte del diente
  • Brackets linguales Incognito: esta es una ortodoncia 100% invisible ya que los brackets van colocados en la cara interna del diente. No se suele utilizar mucho en los adolescentes, ya que es la más cara
  • Alineadores Invisalign: también es una ortodoncia muy estética, y su versión Teen es utilizada por muchos adolescentes

Tras explicar las diferencias entre ambos tipos de ortodoncia y de enumerar los tratamientos de tipo correctivo, diremos que haber llevado aparatos interceptivos en la infancia hace que el posterior tratamiento sea más rápido y sencillo.

Sin embargo, si no utilizamos estos aparatos durante la infancia y nos encontramos con una maloclusión severa en adultos -ocasionada por un crecimiento anormal de los huesos- será necesario recurrir a procedimientos como las extracciones de dientes y las ortodoncias muy largas y complejas que no consiguen resultados óptimos.

Y, si se quieren conseguir resultados óptimos, será imprescindible someterse a un tratamiento quirúrgico: la cirugía ortognática. Este procedimiento es la única opción para modificar el tamaño y la posición de los huesos en personas adultas.

¿Cuáles son los problemas que se pueden diagnosticar a edades tempranas?

Antes de nada, diremos que, para poder realizar un diagnóstico temprano, es imprescindible llevar a los hijos al dentista, o al odontopediatra, en sus primeros años de vida.

Es decir, lo más recomendable es que la primera visita al ortodoncista sea a los seis años de edad.

Si cuando llevamos al niño a la clínica dental para que sea examinado por el ortodoncista, este profesional determina que el desarrollo es correcto, lo más adecuado será pautar revisiones periódicas para realizar un seguimiento sobre su evolución.

Te interesará »  Si quiero llevar ortodoncia mixta, ¿qué brackets me pueden colocar?

Si, por el contrario, el dentista descubre una anomalía, se podrá planificar un tratamiento de ortodoncia interceptiva o funcional. Cuanto antes se descubra dicha anomalía, mejor se podrá controlar y corregir.

Las correcciones más habituales que realizamos a estas edades son las siguientes:

  • Expandir los huesos maxilares en arcadas muy comprimidas
  • Estimular o frenar el crecimiento de la mandíbula cuando ésta es muy pequeña o muy prominente
  • Generar espacio para cuando se produzca la erupción de todos los dientes y/o solucionar el apiñamiento severo en dientes de leche

¿A qué causas se debe la necesidad de llevar ortodoncia funcional?

Tal y como vamos a ver a continuación, la necesidad de llevar aparatología interceptiva puede deberse a causas esqueléticas, hábitos adquiridos durante la infancia o herencia genética.

Origen esquelético (de los huesos)

Se deben a un crecimiento anormal de las bases óseas y dan lugar a: paladar ojival o estrecho, mordida cruzada o dientes superiores que, al morder, se quedan por detrás de los inferiores.

Origen funcional

Están causados por hábitos que tienen lugar durante la infancia. Los más frecuentes son:

  • Succión digital o, lo que es lo mismo, chuparse el dedo pulgar
  • Respiración por la boca
  • Deglución atípica, o interposición de la lengua entre los dientes al tragar
  • Uso del chupete de forma prolongada

Todos estos hábitos pueden causar los siguientes problemas: paladar ojival o estrecho, maxilar superior muy adelantado o mandíbula retrasada (clase II), mordida abierta anterior o posterior, mordida cruzada, etc.

Origen hereditario:

Hay otro tipo de anomalías que tienen una fuerte carga genética. Debido a que dicho componente hereditario va a acompañar a la persona durante toda su vida, en algunos casos, estos tratamientos dentales son más largos o complejos.

¿Cuánto tiempo duran los tratamientos de ortodoncia interceptiva?

La duración de un tratamiento de ortodoncia funcional varía en función del caso, es decir, de la naturaleza de la maloclusión.

Pero, como norma general, podemos decir que este tipo de ortodoncia dura entre seis y dieciocho meses.

Lo que sí es importante destacar es que, si el aparato es removible -de “quita y pon”- es fundamental que el niño lo lleve puesto el número de horas indicado por el ortodoncista.

Si está menos tiempo con él, el tratamiento se retrasará y no conseguirá los resultados esperados.

Tras leer este artículo, la idea que debe quedar clara entre los padres es que lo más adecuado es acudir a la consulta del ortodoncista cuando el niño tiene seis años. De esta manera, se comenzarán a tratar las anomalías, en caso de que existan, en una fase temprana.

Y, si posteriormente es necesario colocar un tratamiento correctivo, éste será mucho más sencillo, corto y barato que si no se hubiera llevado a cabo una fase de ortodoncia funcional previamente.

Si tienes alguna pregunta acerca de los tratamientos mencionados o sospechas que tu hijo puede tener una maloclusión, te animamos a ponerte en contacto con nuestros ortodoncistas para resolver tus dudas.

¿Quieres saber qué tipo de 
ortodoncia es ideal para ti?

Descubre en tan sólo 10 preguntas el sistema de
ortodoncia que mejor se adapta a tu estilo de vida
 
¡Sí, hacer el test!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (9 votos, promedio: 4,33 de 5)
Cargando…
¿Quieres saber qué tipo de ortodoncia es ideal para ti?
Descubre en tan sólo 10 preguntas el sistema de ortodoncia
que mejor se adapta a tu estilo de vida 
No, gracias
close-link

¿Quieres saber qué tipo de 
ortodoncia es ideal para ti?

Descubre en tan sólo 10 preguntas el sistema de
ortodoncia que mejor se adapta a tu estilo de vida
 
¡Sí, hacer el test!