Dentistas especializados en endodoncia para tus piezas dentales

Gingivitis: causas, tipos y tratamientos

Leer más

La gingivitis es una enfermedad que afecta a la salud de tus encías. Tiene una incidencia mayoritaria entre la población adulta, si bien, al no ser dolorosa en su estado inicial, es ignorada por gran parte de los pacientes.

Sin embargo, estos síntomas no deben ser ignorados . La última encuesta sobre Salud Oral en España llevada a cabo por el Consejo General de Odontólogos y Estomatólogos de España afirma que entre el 85 y el 94% de la población adulta padece alguna enfermedad periodontal.

Además, un estudio europeo sobre la salud bucodental publicado por The Journal of Clinical Periodontology afirma que más de la mitad de la población adulta que se encuentra en edad de trabajar padece gingivitis.

¿Qué es la gingivitis y qué la causa?

La gingivitis es una afección que se engloba dentro de las conocidas como enfermedades periodontales. Se trata de una enfermedad aguda que consiste en la inflamación y sangrado reversible de las encías a causa de la acumulación de placa bacteriana.

Su origen suele estar ligado a una higiene bucodental deficiente. Sin embargo, el mismo se encuentra condicionado a otros factores como la predisposición genética, el consumo de tabaco o alcohol , el estrés, problemas de oclusión dental -dientes mal alineados-, los cambios hormonales -es especialmente común en mujeres embarazadas – o el padecimiento de alguna enfermedad sistémica -por ejemplo, diabetes-.

En un estado inicial, la gingivitis no resulta una amenaza para la estabilidad de nuestros dientes y encías pero, en caso de no ser tratada a tiempo, la misma sigue su curso y deriva en periodontitis.

Comúnmente conocida como piorrea, la periodontitis cursa con la infección de los tejidos de soporte y, en fases más avanzadas, puede provocar movilidad dentaria o incluso la pérdida de las piezas dentales.

Causas de la gingivitis

Lo más habitual es que la aparición de la gingivitis se deba a una falta de higiene dental diaria o a que se realice de forma deficiente.

Cuando no eliminamos de forma efectiva los restos de comida, las bacterias empiezan a acumularse en nuestra boca, originando la placa bacteriana .

Sobre ella, empiezan a depositarse una gran cantidad de agentes patógenos que, con el paso del tiempo, empiezan a originar diferentes problemas dentales.

Entre los más comunes, encontramos el mal aliento o la halitosis, las caries y las enfermedades periodontales.

La gingivitis es la primera fase de esta afección y se caracteriza por la dañina acción de las bacterias sobre nuestros dientes y encías.

Si la placa no se elimina, termina solidificándose, formando el cálculo o sarro dental .

Es sencillo saber cuándo estamos en este punto, ya que los cúmulos de placa solidificada presentan un tono amarillento y no es posible limpiarla mediante el uso del cepillo que tenemos en casa.

Debido a la presencia continuada de estas bacterias en la cavidad oral, las encías comienzan a sufrir las consecuencias en forma de gingivitis .

Gingivitis vs Periodontitis

Tipos de gingivitis

Aunque, como norma general, este tipo de enfermedad periodontal presenta unos síntomas similares en casi todos los casos, sí que se pueden distinguir varios tipos . En algunas ocasiones, los efectos de una clase y otra varían ligeramente.

 

1- Gingivitis Bacteriana

  • gingivitis aguda

    Gingivitis aguda

    Es el tipo de gingivitis más común , que conlleva los síntomas que acabamos de mencionar en el punto anterior.

  • gingivitis descamativa

    Gingivitis descamativa

    Cuando la encía adquiere un tono rosado más intenso de lo habitual, llegando incluso a ser rojizo , hablamos de gingivitis descamativa.

    Esta patología conlleva también la aparición de manchas oscuras en toda la parte de la encía.

    La persona que tenga este tipo de gingivitis experimenta una sensación de quemazón en la encía, una alta sensibilidad dental y abundante sangrado.

  • gingivitis ulcerosa

    Gingivitis ulcerosa

    Este tipo de gingivitis provoca un mal aliento muy agudizado y el principal síntoma es la aparición de úlceras en las papilas interdentales.

    Dichos pequeños bultos en la encía llegan a ser muy dolorosos y además, es habitual que el paciente presente también los demás síntomas habituales de la enfermedad periodontal.

  • gingivitis hemorrágica

    Gingivitis hemorrágica

    La gingivitis hemorrágica trae consigo un excesivo sangrado, abundante y constante.

    Es frecuente que este tipo de gingivitis tenga su origen en la inflamación que generan los cúmulos de cálculo , aunque en ocasiones lo ha provocado algún factor externo.

    Por ejemplo, un fuerte golpe o un cepillado demasiado agresivo.

  • guna

    Gingivitis ulceronecrotizante aguda (GUNA)

    Por último, la gingivitis ulceronecrotizante aguda o GUNA es una enfermedad periodontal que afecta especialmente a pacientes jóvenes, de más de 20 años, y fumadores habituales.

    Está muy relacionada con altos niveles de ansiedad o estrés.

2- Gingivitis no bacteriana

A pesar de que la presencia de placa bacteriana sea la principal causa de la gingivitis, hay veces en las que estos agentes patógenos no provocan la enfermedad. De este modo, hablamos de gingivitis no bacteriana cuando son otros factores ajenos los que han originado la afección.

 
  • Cepillado agresivo

    Cepillado agresivo

    Si no llevamos a cabo una adecuada técnica del cepillado , no solo seremos incapaces de higienizar la boca con efectividad, sino que dañaremos las encías.

    Al ejercer demasiada presión sobre la mucosa oral, las encías se retraen , originando problemas de sensibilidad y sangrado aunque no tengamos placa dental.

  • Hilo dental y brackets

    Tratamiento de ortodoncia

    No es lo más habitual , pero en caso de ortodoncias que no se han planificado o realizado adecuadamente, es posible que se provoque gingivitis.

    Igualmente, no acudir con frecuencia a las revisiones y la falta de seguimiento durante el tratamiento termina afectando a la encía.

  • estres y ansiedad

    Estrés o ansiedad

    Sobre todo en pacientes jóvenes y fumadores , las encías sufren las consecuencias de altos niveles de estrés, que provocan una drástica bajada de defensas.

    Para controlar este tipo de gingivitis, lo más recomendable es extremar la higiene dental en casa y utilizar la seda dental.

3- Gingivitis durante el embarazo

La Gingivitis gestacional supone una inflamación y sangrado de las encías durante el embarazo.

Los cambios hormonales que experimenta la mujer durante el periodo de gestación contribuyen al desarrollo de la gingivitis, especialmente si ya había tenido alguna enfermedad periodontal antes del embarazo.

Síntomas de la gingivitis

La gingivitis es una afección que, en estados iniciales, no resulta dolorosa . Por ello, es habitual que sea ignorada en un primer momento.

Puedes sospechar que formas parte del alto porcentaje de la población afectado por gingivitis si reconoces algunos de estos síntomas:

Información importante para fumadores

En caso de que seas fumador, este último signo está enmascarado: el tabaco es un inhibidor del sangrado. Por este motivo, ante sospechas de inflamación gingival resultan aún más importantes las revisiones periódicas en el dentista.

Tratamiento de la gingivitis

La gingivitis es una enfermedad reversible y, por este motivo, los especialistas inciden en la importancia de acudir a tiempo a su consulta.

A la hora de abordar esta enfermedad, el odontólogo valorará el estado en el que se encuentra la misma. Es decir, el procedimiento será diferente si nos encontramos ante un caso de gingivitis leve, moderada o GUNA -este último es el grado más severo de la enfermedad-.

En un estado inicial de la enfermedad periodontal, no existen cúmulos de placa bacteriana por debajo de la línea de la encía. Por este motivo, el tratamiento idóneo para abordar un caso de gingivitis leve es una profilaxis -o higiene bucodental profesional-.

Tratamiento de la gingivitis leve: profilaxis paso a paso

La higiene bucodental es un procedimiento odontológico que se realiza en una única cita de una duración aproximada de 50 minutos .

Su objetivo es eliminar de manera eficaz todos los depósitos de sarro y los cúmulos de placa bacteriana que se encuentran a lo largo de las encías y en las superficies interdentales.

En un inicio, el odontólogo revisará el estado de tu boca, determinará el estado de tus dientes y encías y descartará otras posibles afecciones bucodentales -existencia de caries, por ejemplo-.

Una vez realizada esta evaluación, dará comienzo la profilaxis dental . Durante la misma, el especialista seguirá los siguientes pasos :

  • En primer lugar, el higienista dental eliminará los depósitos de sarro y bacterias alojados a lo largo de la línea de la encía y entre las piezas dentales usando, para ello, una punta de ultrasonidos. Además, podrá hacer uso de hilo dental o cepillos interproximales para ello.
  • Posteriormente, eliminará las manchas en la superficie dental . Para ello, se ayudará de las tiras de pulir y de un cepillo con una pasta especial de profilaxis. En caso de manchas más resistentes, el higienista optará por el empleo de un aeropulidor de bicarbonato.
  • Finalmente, el especialista colocará una cubeta con flúor de alta concentración durante un minuto para remineralizar y fortalecer el esmalte dental y prevenir, de esta manera, la posible formación de caries.
Contacto Clínica Dental Ferrus Bratos
¿Necesitas una higiene?

Con una profilaxis así de completa, podremos abordar a tiempo la gingivitis y evitar que de desarrolle una periodontitis.

En caso de que el paciente presente un grado más severo de la enfermedad -gingivitis moderada o GUNA-, el especialista valorará si existen o no cúmulos de placa bacteriana y sarro por debajo de la línea de la encía y si, por lo tanto, es necesario realizar un mantenimiento periodontal.

Además, en estos estados más avanzados puede ser necesaria la realización de un estudio microbiológico para determinar cuáles son las bacterias que colonizan las encías y, de esta manera, pautar un tratamiento adecuado con antibióticos .

Contacto Clínica Dental Ferrus Bratos
¿Quieres que estudiemos tu caso?

Revisión y diagnóstico gratuitos

Tratamiento Periodoncia

¿Quién trata la gingivitis?

Si padeces gingivitis, son dos los profesionales que intervendrán en tu tratamiento: un odontólogo especialista y una higienista dental .

En primer lugar, es necesario que el odontólogo valore el estado de tus dientes y encías para que, posteriormente, sea el higienista dental quien lleve a cabo la profilaxis dental.

Además, al terminar el tratamiento, lo idóneo es que el especialista instruya al paciente en las correctas técnicas de higiene bucodental para, de esta manera, evitar la reaparición de la enfermedad periodontal.

Y recuerda que, en caso de que tengas alguna duda sobre qué pasta de dientes es mejor en tu caso, si debes usar o no colutorio o cómo emplear debidamente el hilo dental, estás en el sitio idóneo para resolverla.

Revisiones del tratamiento de la gingivitis

Para evitar que, de nuevo, vuelvas a padecer gingivitis, resulta de vital importancia que seas riguroso a la hora de acudir a las revisiones pautadas por el especialista. Será éste quien, valorando tu situación, te indique cuándo debes volver.

Generalmente, los especialistas establecen un plazo aproximado de 8 o 10 meses entre una limpieza bucodental y la siguiente en aquellas personas que tienen la boca en salud o padecen una gingivitis leve .

Para ello, el especialista valorará si el paciente tiene buenos hábitos de higiene y, en caso de que exista algún factor adyacente a la enfermedad, determinará si está controlado -por ejemplo, un paciente con diabetes bajo supervisión médica-.

Por el contrario, en pacientes con gingivitis moderada que no siguen unas rutinas de higiene rigurosas o en cuyo caso existe un factor asociado a su origen que no está controlado, los especialistas recomiendan la realización de una profilaxis dental cada 6 meses .

En esta situación se engloba también a aquellas personas que lleven un aparato fijo de ortodoncia -el cual dificulta el acceso a la higiene- y las mujeres embarazadas -en este caso, está recomendada una revisión del estado de las encías en el primer y segundo trimestre de embarazo-.

Por último, aquellos pacientes que padezcan el estado más severo de la enfermedad -GUNA- deberán acudir a consulta transcurridos 4 meses tras la realización de la profilaxis. En esta revisión, el especialista verificará el control de la enfermedad y volverá a citar al paciente para realizarse su próxima profilaxis.

Preguntas frecuentes sobre gingivitis

A continuación, te ofrecemos la respuesta a las preguntas sobre gingivitis que más nos hacen nuestros pacientes:

 
  • La gingivitis descamativa se caracteriza por unas encías de un tono grisáceo y de un tono rojo brillante en la línea que se une con el diente. Como consecuencia, se experimenta un dolor agudo , ya que la encía tiende a desprenderse y a sangrar.

  • Las enfermedades de las encías pueden aparecer a cualquier edad , ya sea en niños o en personas adultas. Los síntomas son muy similares: sangrado, inflamación y enrojecimiento de las encías. Dado que los niños tienen menos conocimientos sobre la gingivitis, es importante el control parental en sus rutinas de higiene.

  • ¿La gingivitis es contagiosa?

    La enfermedad periodontal en su estado inicial, gingivitis, no se contagia . Sin embargo, una vez que deriva en periodontitis, al tratarse de una infección, sí es posible pero no es fácil que suceda.

  • ¿Existen remedios caseros para desinflamar las encías?

    En casos de gingivitis inicial, es posible devolver la salud de las encías a través de una higiene dental profesional . En casa, no es posible eliminar el sarro acumulado, así que lo idea es prevenirlo a través de la higiene oral diaria.

  • ¿El bicarbonato cura la gingivitis?

    El bicarbonato y otras sustancias que podemos encontrar en casa, como el agua oxigenada, resultan muy perjudicial para las encías . Son muy abrasivas para la mucosa oral, por lo que usarlos no solo está desaconsejado, sino que agravaría los problemas periodontales.

Más artículos sobre Gingivitis