Artículos de la categoría:
Gingivitis

Artículos destacados

Leer artículo
Periodoncia

El curetaje dental es un tratamiento contra la piorrea que se lleva a cabo por un experto en Periodoncia.…

Leer artículo
Dr. Jorge Ferrús

Otros artículos

Leer artículo
Gingivitis

La gingivitis es una de las primeras enfermedades en las encías,…

Leer artículo
Dr. Jorge Ferrús

La gingivitis es una de las conocidas con el nombre de enfermedades periodontales, las cuales se producen por una acumulación de sarro en la zona de las encías. 

Dicha acumulación de sarro se debe a que la persona, durante el cepillado, no se retira correctamente los restos de alimentos que quedan en la boca tras las comidas.

Con ello, comienzan a aparecer la placa bacteriana y el sarro.

Dentro de las patologías periodontales podemos distinguir la gingivitis -la cual es la cara más leve o moderada de la enfermedad- y la periodontitis o piorrea -que es la más severa-. 

La gingivitis provoca, a quienes la padecen, una serie de síntomas que van desde la inflamación hasta el enrojecimiento y el sangrado de las encías. 

Una de las formas más claras de detectar esta enfermedad es durante el cepillado de dientes. Es decir, si al enjuagarte la boca adviertas la presencia de un leve sangrado, es posible que padezcas gingivitis.

Pero, además, es muy frecuente que las personas aprecien el sangrado mientras comen. 

El ejemplo más claro que podemos poner en este punto es el de la manzana: si comes esta pieza de fruta a mordiscos y aprecias pequeños restos de sangre en ella, también puedes tener gingivitis.

Dado que la gingivitis se produce por una acumulación de placa bacteriana, lo más recomendable es que la persona, tras advertir los síntomas, comience a extremar su higiene bucodental

Es decir, que sea más rigurosa en cuanto al número de veces que se cepilla los dientes, el tiempo que tarda y la técnica de cepillado que usa.

En general, podemos decir que las personas deben cepillarse los dientes después de cada comida y durante, al menos, dos minutos.

Para asegurarnos de que no nos dejamos ninguna zona de los dientes -y la lengua- sin cepillar lo ideal es dividir la boca en cuatro cuadrantes. Y, posteriormente, seguir el mismo orden y rutina todos los días

Además de incorporar mejores hábitos de higiene oral en casa, si se advierten alguno de los síntomas anteriores -inflamación, enrojecimiento o sangrado gingival- también es recomendable acudir a la consulta de un especialista en Periodoncia.

Este profesional podrá realizar una revisión del estado de la boca y pautar una higiene bucodental profesional

De esta manera, será una higienista la que, en la clínica dental, realizará un tratamiento que retire el sarro de las zonas a las que el cepillado diario no llega.

Tratar la gingivitis a tiempo es de gran importancia, ya que si se deja avanzar acabará convirtiéndose en una periodontitis, la cual es una enfermedad más agresiva, compleja de combatir y que ocasiona la pérdida de dientes.