Brackets metálicos

Clínica dental / Brackets

Los brackets metálicos han sido, durante muchos años, el sistema de ortodoncia más utilizado y también el más conocido.

Tradicionalmente, se han relacionado con los niños y adolescentes, ya que eran los pacientes que solían someterse a este tipo de tratamientos.

Sin embargo, hoy en día esta ortodoncia convencional basada en aparatos metálicos también la llevan personas adultas.

Esto se debe a su interés por solucionar los problemas de alineamiento y mordida de los dientes y, con ello, mejorar la apariencia de su sonrisa.

¿Cómo funcionan los brackets metálicos?

La función de los brackets metálicos es la de mover los dientes a la posición funcional y estética correcta.

Es decir, por un lado tienen como objetivo colocar los dientes para que el proceso de masticación sea el adecuado.

Además, así no hay piezas dentales que se interpongan entre otras y dificulten la higiene.

Por otro lado, y como ya hemos adelantado, la ortodoncia convencional también tiene una función estética, la de hacer la sonrisa más armónica.

Para conseguir los objetivos mencionados, el tratamiento cuenta con una serie de partes o elementos fundamentales.

Estos son el arco, las ligaduras y los brackets.

  • Arco: su misión es la de aplicar presión sobre los dientes con la ayuda de las ligaduras

  • Ligadura: sirve para unir el bracket al arco, permitiéndole aplicar la fuerza necesaria.

    Existen dos tipos de ligaduras: metálicas y de goma.

    Las primeras se usan para aplicar mayor presión y las segundas se utilizan cuando la fuerza que necesitamos para realizar los movimientos es menor.

    Además, estas últimas pueden ser de colores, una opción muy atractiva para los más pequeños.

    Ligaduras de colores
  • Bracket: se utiliza para marcar la dirección o el giro que se le va a dar al diente.

    Para ello, es necesario cementarlo en el lugar adecuado.

    Es decir, el bracket no se coloca en el centro de la pieza dental, sino que el ortodoncista debe elegir dónde situarlo exactamente

Además de estos elementos, que son comunes a todos los tratamientos con brackets metálicos, también se pueden utilizar gomas o elásticos intermaxilares.

Las gomas se usan cuando es necesario corregir la mordida, además del alineamiento de los dientes.

Se colocan de arriba abajo y lo que hacen es unir la arcada superior y la arcada inferior.

La principal ventaja de la ortodoncia metálica convencional es el precio, ya que es mucho más barata que los brackets transparentes, los linguales o Invisalign

¿Cómo se colocan los brackets metálicos?

Aunque existen otros métodos de colocación de brackets, en nuestra clínica dental nos decantamos por la técnica de cementado indirecto, ya que ofrece muchas ventajas para el paciente.

Este procedimiento se caracteriza por utilizar unos moldes sobre los que se colocan los brackets para, después, transferirlos a la boca del paciente.

De esta manera, el procedimiento de colocación es mucho más rápido, cómodo y preciso.

Por concretar un poco más, el cementado indirecto hace que la persona esté menos tiempo en el sillón del dentista con la boca abierta.

Además, ayuda a situar los brackets en el lugar adecuado en menos tiempo.

Esto último se hace más fácil, ya que el ortodoncista no cuenta con elementos que puedan dificultar su colocación, como la lengua, las mejillas o la saliva.

Ventajas y desventajas de la ortodoncia metálica

Para algunas personas, los la ortodoncia convencional presentan más inconvenientes que beneficios y, por tanto, descartan este método para corregir sus dientes.

Este pensamiento viene dado porque la ortodoncia de metal es el sistema más antiguo y el menos estético de todos los que existen actualmente.

Por ello, muchos pacientes prefieren otros tratamientos que realizan la corrección de los dientes de manera mucho más “disimulada”.

Esto quiere decir, sin interferir tan directamente en el aspecto de la sonrisa durante el tiempo de tratamiento.

Dicho esto, vamos a analizar las principales ventajas y desventajas de la ortodoncia convencional respecto a otro tipo de brackets como los autoligables o los estéticos.

También puedes informarte sobre los beneficios a través de este vídeo, donde la doctora Cristina Tordera, especialista en ortodoncia, resuelve tus dudas sobre la ortodoncia convencional.

¿Por qué elegir un tratamiento de ortodoncia con brackets metálicos?

Pros

Cuidados para los brackets de metal

Dentro del apartado de cuidados, es importante tener en cuenta tanto la alimentación como la higiene.

Siguiendo a cabo una serie de recomendaciones en ambos aspectos, no tendremos por qué tener ningún problema con el tratamiento de ortodoncia convencional.

O, si los tenemos, serán más leves y menos numerosos.

En cambio, si el paciente no sigue estos consejos será más probable que tenga que acudir a la consulta del dentista debido a diferentes urgencias: un bracket que se cae, un arco que se despega y se clava en la encía o la mejilla, etc.

Dicho esto, vamos a decirte qué instrucciones deberías tener en cuenta:

Alimentación y dieta

Es importante tener cuidado al comer determinados alimentos que pueden dañar el aparato de ortodoncia, como aquellos que son muy duros o pegajosos.

Ejemplos de ellos serían algunos frutos secos (kikos) o snacks (garbanzos tostados), determinados turrones, bocadillos o manzanas que se comen a mordiscos, etc.

Higiene bucodental con ortodoncia convencional

En lo que respecta a la higiene, es fundamental cepillarse los dientes después de cada comida, ya que los restos de alimentos tienden a almacenarse entre los brackets metálicos.

El hecho de que se queden habitualmente estos restos hace que, con el tiempo, aparezcan la caries o enfermedades periodontales (gingivitis o periodontitis).

Si quieres profundizar más sobre cómo debes limpiar los brackets, nuestra higienista Verónica te da más detalles en el siguiente vídeo:

¿Cómo cuidar los brackets metálicos?

Otras preguntas frecuentes sobre la ortodoncia convencional

¿De qué material están hechos los brackets metálicos?

Los brackets metálicos están fabricados con una aleación de acero inoxidable y níquel.

Esta composición es, para la mayoría de las personas, irrelevante. Sin embargo, aquellas que tienen alergia al níquel no pueden llevar este tipo de ortodoncia.

Por tanto, si tienes alergia al níquel -algo que no es común- es necesario que informes a tu ortodoncista.

¿Duelen los brackets?

Todo tratamiento de ortodoncia requiere un periodo de adaptación, y esto no iba a ser menos con los brackets de metal.

Por tanto, es habitual que sientas molestias después de que te hayan puesto los brackets. Sin embargo, solamente tendrás esta sensación durante los primeros días.

Posteriormente, te acostumbrarás y harás tu vida normal sin apenas darte cuenta de que llevas ortodoncia convencional.

Pero, si quieres evitar dichas molestias y que el roce de tu aparato te pueda producir llagas en las mucosas de la boca (mejillas, lengua, labios o encías), te recomendamos que uses una cera protectora, que puedes comprar fácilmente en farmacias.

Evita las molestias

En caso de que los brackets metálicos te provoquen roces o llagas, usa un poco de cera dental.

¿Cuánto tiempo hay que llevar el aparato?

La duración de un tratamiento de ortodoncia varía en función de cuál sea la problemática a corregir.

Es decir, es mucho más sencillo y requiere, por tanto, menos tiempo, solucionar el apiñamiento que la mordida.

Por regla general, un tratamiento de ortodoncia convencional en el que solamente es necesario alinear los dientes puede tener una duración de 12 meses.

Sin embargo, los casos que requieren, además, la corrección de la oclusión duran entre 18 y 24 meses.

¿Cuál es el precio de los brackets metálicos?

El coste de la ortodoncia metálica tradicional, como sucede con cualquier otro sistema, está estrechamente relacionado con el punto anterior.

Es decir, cuanto menos dure, más barato será el tratamiento.

Por ejemplo, mientras que el tratamiento de 12 meses puede costar 2.590 €, el de 24 meses tiene un precio de 3.730 euros.

Una vez dicho todo lo anterior, podemos decirte que, en nuestra clínica dental recomendamos los brackets metálicos cuando una persona no tiene excesivas preocupaciones estéticas y quiere someterse a un tratamiento eficaz y económico a la vez.

Por ejemplo, la ortodoncia metálica sigue siendo la opción más usada por los niños o adolescentes, ya que al ser frecuente que sus amigos y compañeros la lleven, no supone un complejo ni interfiere en su día a día.

Además de esto, también es el tratamiento ortodóncico adecuado para todos aquellos adultos que primen las características mencionadas.

Te interesará »  ¿Cómo se quitan los brackets?

En Ferrus & Bratos nos guiamos por unas pautas editoriales que aseguran la veracidad de toda la información que publicamos. Si deseas saber más sobre cómo nos aseguramos de que nuestro contenido esté actualizado y correctamente respaldado, te animamos a leer nuestro compromiso editorial.

¿Qué podemos hacer por ti? Pruebas diágnostiscas y plan de tratamiento integral gratuito

Rellenar el teléfono sin espacios
Debes aceptar la política de privacidad
*Revisa los campos con errores

O Llámanos:

Clínica Velázquez
Clínica Arturo Soria

Un momento, el formulario se está enviando...

En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

  • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
  • Finalidad: poder gestionar tu petición.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, - nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en datos@clinicaferrusbratos.com
¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas?
Dejanos tu valoración:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
(66 votos, promedio: 4,27 de 5)
Dra. Patricia Bratos
Dra. Patricia Bratos
Ortodoncista / Fundadora de la Clínica Dental Ferrus & Bratos

Patricia Bratos es fundadora de la Clínica Dental Ferrus & Bratos, donde ejerce de ortodoncista. Es licenciada en Odontología y se especializó a través del Máster en Ortodoncia de la Universidad Complutense de Madrid. Está acreditada para llevar a cabo cualquier tratamiento ortodóncico, como Incognito e Invisalign. En este último, cuenta con los máximos reconocimientos: Invisalign Diamond Provider -por el número de casos tratados en el último año- y Club Advantage Elite -por ser una de los 50 ortodoncistas con más pacientes tratados en Europa, Oriente Medio y África-. Si quieres sabes más sobre la doctora Bratos puedes consultar su curriculum vitae, y su página personal.

Hemos aparecido en:
apariciones en prensa de la clínica dental Ferrus & Bratos
Lo que opininan nuestros pacientes:

Índice de satisfacción de nuestros pacientes: 9,37/10
Ver encuestas

¿Quieres que estudiemos tu caso?
Cita gratuita
Podemos ayudarte, llámanos.
Estudio completo y diagnóstico gratis
close-image