atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


¿Cómo se ponen los brackets?

La preocupación por tener una sonrisa bonita ha ido en aumento en los últimos años. Cada vez son más las personas que recurren a los tratamientos de ortodoncia para tener unos dientes perfectamente alineados.

Sin embargo, tener una sonrisa estética también nos ayuda a recuperar la funcionalidad de las piezas dentales, solucionando problemas de mordida y dolores en la mandíbula.

En este artículo trataremos de aclarar tus dudas con respecto a cómo se colocan los brackets, cuál es la duración de este proceso y qué técnicas emplean en la actualidad los ortodoncistas para ello.

 

¿Cuál es el primer paso que tienes que dar para ponerte ortodoncia?

Si ya has tomado la decisión en firme de iniciar un tratamiento de ortodoncia, debes acudir a un especialista.

En una primera visita a la clínica, se te efectuarán una serie de pruebas diagnósticas para poder valorar tu caso de manera precisa. En Ferrus & Bratos te realizaremos una radiografía panorámica, fotos intraorales y extraorales y cefalometrías.

Posteriormente, estas pruebas serán analizadas por nuestras ortodoncistas, que pautarán un plan tratamiento a tu medida.

Teniendo en cuenta tus necesidades y prioridades –estéticas, económicas-, te aconsejaremos el sistema de ortodoncia que, en tu caso, consideremos más adecuado.

¿Para qué se ponen los brackets?

Los sistemas de ortodoncia corrigen cualquier tipo de anomalía relacionada con la posición de las piezas dentales o la mordida: apiñamiento, mordida abierta, existencia de espacios interdentales –o diastemas-, sobremordida, etc.

Mediante los tratamientos de ortodoncia, además de conseguir unos dientes perfectamente alineados, obtenemos una correcta oclusión dental.

De esta forma conseguimos una sonrisa mucho más estética y, al mismo tiempo, solucionamos problemas de bruxismo, dolores de mandíbula o dificultades a la hora de masticar.

¿Cómo se colocan los brackets?

Los brackets van cementados en el centro geométrico de la superficie de los dientes. Podemos distinguir dos tipos de brackets en función del lugar en el que van cementados.

Por un lado, los cementados en la cara vestibular –o visible- del diente. Un ejemplo de ello son los brackets metálicos, de zafiro o el sistema de ortodoncia con brackets autoligables Damon.

Por otro lado, los cementados en la cara interna de la pieza dental, como es el caso de los brackets linguales. Estos son totalmente imperceptibles, lo que los convierte, por tanto, en el sistema de ortodoncia más estético del mercado.

En Ferrus & Bratos trabajamos con los brackets linguales Incognito, pues están hechos a medida y, por lo tanto, la adaptación es mucho más sencilla y cómoda.

Te interesará »  ¿Por qué elegir los brackets de zafiro?: Ventajas e inconvenientes

¿Qué técnicas de cementado hay?

En un inicio, se conocía una única técnica de cementado: el denominado “cementado directo”.

Sin embargo, los avances en el campo de la ortodoncia han propiciado la aparición de nuevas técnicas que facilitan la labor del dentista y reducen los tiempos de colocación del aparato ortodóncico.

¿En qué consiste el cementado directo?

El cementado directo se basa en la adhesión directa de los brackets, uno a uno, sobre la superficie de los dientes. Podemos resumir este proceso en diferentes fases:

  • En un inicio, limpiamos de la superficie dental mediante el uso de cepillos de profilaxis. Gracias a su acción, la superficie queda pulida, y el diente libre de placa bacteriana.
  • Posteriormente, colocamos un gel grabador en la cara vestibular del diente para, después, añadir el adhesivo, pincelándolo.
  • Ponemos composite en el bracket y lo posicionamos en la superficie del diente. Eliminamos los restos de composite que quedan alrededor del bracket una vez éste ha sido cementado.
  • Para conseguir una correcta colocación de los brackets, el ortodoncista se ayuda de distintos posicionadores. De esta manera, mide la distancia a la que hay que colocar los aditamentos, empleando espejo y sonda para centrarlo en la superficie dental.
  • Finalmente, colocamos el arco y lo sujetamos mediante el uso de ligaduras–excepto en el caso de los brackets de autoligado Damon-.

Es la técnica más convencional que existe pero, a su vez, es menos precisa y el proceso es más largo y, por lo tanto, más incómodo. Para agilizar los tiempos de colocación y mejorar la precisión del tratamiento, los ortodoncistas recurren al cementado indirecto.

¿En qué consiste la técnica de cementado indirecto?

Este procedimiento supone una mejora considerable con respecto al cementado directo. Así es, paso a paso, la colocación de brackets con la técnica del cementado indirecto:

  • Fabricamos unos modelos de escayola a medida de la boca del paciente. En los mismos cementaremos posteriormente los brackets, de manera mucho más cómoda que en el cementado tradicional.
  • Preparamos unas férulas de transferencia en un plástico termomodelable también a medida a partir de los modelos, dentro de las cuales irán colocados los brackets.
  • Ya en la consulta, aislamos los tejidos y preparamos la superficie del diente. Para ello, lavamos y secamos la misma, y aplicamos adhesivo sobre la cara del diente en la que se va a cementar el aparato ortodóncico.
  • Después, añadimos adhesivo también a la superficie del bracket y colocamos la férula de transferencia en la boca del paciente. En este momento, usaremos una lámpara para poder polimerizar de manera adecuada, excepto en el caso de los brackets linguales –las resinas empleadas en este tratamiento son autopolimerizables y no será necesario este paso-.
  • Una vez hemos cementado los brackets, retiraremos la férula de transferencia de la boca y colocará los arcos y las ligaduras.

¿Qué ventajas tiene el cementado indirecto frente al cementado directo?

En un inicio, el cementado indirecto se utilizó para cementar los brackets linguales. Sin embargo, en la actualidad se recurre a esta técnica para colocar todo tipo de brackets: metálicos, de zafiro…

Te interesará »  Dentro de los brackets linguales, ¿cuáles son los mejores?, ¿qué beneficios tienen?

El cementado indirecto posee una serie de ventajas que han propiciado un auge considerable de su empleo por parte de los especialistas en los últimos años:

  • Permite una mayor precisión, al ir colocados previamente en un modelo en el laboratorio.
  • Una posición óptima de los brackets en los dientes supone un mayor aprovechamiento del tiempo de tratamiento: no se generan con la misma asiduidad molestias derivadas del descementado o reposicionamiento de los brackets, acortándose, por tanto, la duración del mismo.
  • Reducción del tiempo del proceso de colocación, lo que supone una mayor comodidad para el paciente.

¿Cuánto tiempo se tarda en poner los brackets?

La colocación de los brackets depende del sistema de ortodoncia que se haya elegido:

  • Las personas que hayan optado por brackets metálicos, de zafiro o autoligables verán cómo se colocan, en un inicio, los brackets de la arcada superior para después –generalmente transcurrido un mes-, posicionar los de la arcada inferior. El tiempo estimado de colocación es de 30 minutos.
  • Por el contrario, en los casos de brackets linguales colocaremos inicialmente los de la arcada inferior para, al mes, poner los de la arcada superior. La duración de esta cita es de 50 minutos, aproximadamente.

¿Duelen los brackets?

Los brackets se ponen en adultos y en adolescentes con edades a partir de los 11 y los 12 años que ya hayan realizado el recambio dentario y sean susceptibles de iniciar un tratamiento de ortodoncia.

Su colocación no supone ningún tipo de dolor y, por lo tanto, no es necesario el uso de anestesia.

Es cierto que en un momento inicial, es habitual sentir una ligera presión que remitirá transcurrido un plazo de, aproximadamente, tres días.

Una vez me han puesto los brackets, ¿cuándo debo volver al dentista?

A lo largo del procedimiento, deberás acudir al dentista cada 4 o 6 semanas. En estas visitas, el ortodoncista revisará la correcta evolución del proceso y realizará los ajustes necesarios para conseguir los movimientos deseados destinados a conseguir una sonrisa estética y funcional.

Es habitual el ajuste de los arcos, el cambio de las ligaduras o el uso de elásticos para realizar determinados movimientos de los dientes a lo largo del procedimiento.

Tras estas visitas es frecuente sentir ciertas molestias que, al igual que ocurre en la fase inicial de colocación, remitirán pasados unos días.

Para aliviarlas, se puede recurrir a la ingesta de analgésicos.

Como ves, el proceso de colocación de brackets se ha simplificado de manera cuantiosa en los últimos años, reduciendo el tiempo de espera del paciente y posibilitando una mayor precisión del tratamiento.

Si tu objetivo es conseguir una sonrisa más estética, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros a través del apartado de contacto de nuestra página web, o bien llamando al 91 768 18 12.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
(17 votos, media: 4,12 sobre 5)
cargando imágenCargando…