atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Prevención y complicaciones de las enfermedades periodontales

En artículos anteriores hemos hablado sobre las causas y los síntomas de las dos principales enfermedades periodontales –periodontitis y gingivitis-, así como del tratamiento que se debe llevar a cabo para curar estas patologías.

Sin embargo, en este post vamos a hablar sobre la prevención e incidiremos en su importancia como manera de evitar la aparición de otras complicaciones graves que afectan a nuestro estado de salud general.

Las enfermedades periodontales son todas aquellas que afectan a los tejidos que actúan como soporte del diente. Si no se tratan adecuadamente y se les deja progresar, llegan a causar no solamente la pérdida de piezas dentales sino que también pueden influir negativamente en una enfermedad que ya esté presente en nuestro cuerpo o aumentar el riesgo de padecerla.

Para que esto no ocurra, en primer lugar vamos a enumerar una serie de pautas que pueden ayudar a evitar la aparición de una patología periodontal.

¿Cómo prevenir las enfermedades periodontales?

El primer punto a considerar, y el más importante, se refiere al mantenimiento de una buena higiene bucodental. Es necesario que las personas sean proactivas en lo que a su salud se refiere y se acostumbren a llevar a cabo una rutina diaria y completa después de cada comida. Esta debe incluir tanto el cepillado como el uso del hilo dental y el enjuague.

Mientras que con el primero eliminaremos los restos de alimentos que hayan quedado entre los dientes, con el segundo arrastraremos hacia fuera todos aquellos residuos que no hayan podido limpiar el cepillo y el hilo.

En segundo lugar, es fundamental llevar a cabo controles odontológicos regulares. Por un lado, se debe actuar de forma preventiva sometiéndose una limpieza profesional que elimine la placa bacteriana del esmalte del diente y de los bordes de las encías.

En el caso de que queramos ser revisados o tengamos dudas de si puede estar apareciendo la enfermedad periodontal, lo más recomendable es consultar con un periodoncista, que es el profesional de la Odontología especializado en la salud de las encías.

En muchas ocasiones, las señales de la enfermedad periodontal son evidentes, ya que el sangrado y la inflamación de encías suele ser uno de los primeros síntomas de este tipo de patología.

Tal y como hemos mencionado anteriormente, no se debe olvidar que las enfermedades periodontales no afectan exclusivamente a la boca, sino que tienen consecuencias en nuestro estado de salud general. Por un lado, existen las consecuencias a nivel local, que tienen efectos únicamente en nuestra boca, y que pueden provocar la pérdida de piezas dentales. Por otro lado, encontramos las consecuencias a nivel sistémico, que tienen efectos en el resto del cuerpo.

Te interesará »  Pérdida de hueso: los peligros de la falta de dientes

Efectos de las patologías periodontales en el estado de salud general

Podríamos decir que si nuestro estado de salud general es bueno y se empieza a poner remedio a tiempo a la enfermedad periodontal, ésta no debe afectarnos en mayor medida. Sin embargo, lo que en un primer momento se considera una infección localizada en la boca, puede convertirse en algo más grave en pacientes que no se tratan o que cuentan con enfermedades sistémicas previas.

Esto se debe a que las bacterias presentes por la acumulación de placa en la línea y debajo de las encías pueden llegar al flujo sanguíneo y afectar a otras partes del organismo.

Las enfermedades periodontales no solamente afectan a nivel local, en la boca, sino que también pueden provocar alteraciones cardiovasculares e influir negativamente en la diabetes

Aunque en algunos casos se ha tardado años en identificar de manera oficial la interrelación de las patologías periodontales y determinadas enfermedades sistémicas, a continuación mostramos algunos ejemplos:

Diabetes:

Según un estudio llevado a cabo por el Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM), en España el 13,8% de la población sufre diabetes tipo 2.

Con rango de epidemia no solamente en España, sino en todo el mundo, la diabetes conlleva importantes complicaciones crónicas –entre ellas, cardiovasculares- que pueden provocar mortalidad prematura.

A pesar de esto, hay muchas personas que aunque padecen diabetes, no han sido diagnosticadas. Según el mismo estudio, de todas las personas afectadas por la enfermedad, el 6% lo desconoce.

La relación entre las dos enfermedades es bidireccional. Por un lado, la diabetes aumenta el riesgo de padecer una patología periodontal por la respuesta inflamatoria que provoca y la disminución de reparación posterior, lo que conlleva una destrucción más rápida de los tejidos de soporte. Por otro lado, la enfermedad periodontal afecta a la diabetes ya que perjudica el control de la glucemia.

Alteraciones cardiovasculares:

Los pacientes con enfermedad periodontal tienen más riesgo de presentar un problema cardiovascular como un infarto de miocardio  o ictus que las personas con encías sanas.

Así lo asegura la Sociedad Europea de Cardiología, que en el año 2012 incluyó por primera vez en sus guías la periodontitis como factor de riesgo cardiovascular. Tras este reconocimiento oficial cobra especial importancia la prevención y tratamiento de las infecciones de encías con el objetivo de impedir consecuencias fatales, ya que no se debe olvidar que las enfermedades cardiovasculares son una de las primeras causas de muerte en España.

Te interesará »  Dentadura postiza: tipos y avances en implantología
Mujeres embarazadas:

Aunque el embarazo no sea una enfermedad, como el resto de situaciones descritas anteriormente, y tampoco supone un riesgo directo para la salud del niño ni de la madre, las infecciones sí pueden alterar el curso natural de esta etapa.

Los cambios hormonales que se producen durante el embarazo provocan una inflamación de las encías que normalmente desaparece de manera espontánea tras el parto.  Sin embargo, la gestación aumenta el riesgo de padecer una enfermedad periodontal en personas que previamente la han padecido.

De hecho, según la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), menos del 1% de las embarazadas padece gingivitis durante el embarazo si anteriormente no presentaban la enfermedad. En el caso de padecerla con anterioridad, estas posibilidades crecen hasta el 36-100%. Las consecuencias de la progresión de la enfermedad pueden ser los partos prematuros y el nacimiento de bebés de bajo peso.

Pacientes inmunodeprimidos:

Debido a los débiles mecanismos de defensa de las personas inmunodeprimidas, la progresión de la infección es especialmente rápida en este tipo de pacientes.

Esta situación puede darse, entre otras, en personas que sufren VIH, que han sido trasplantadas o que están en tratamiento contra el cáncer.

Una vez dicho esto, se debe destacar el papel de la boca como ventana para prevenir muchas patologías. Por este motivo, el odontólogo es un buen aliado para el diagnóstico precoz de muchas de ellas y puede ayudar a mantener el estado de salud general, llevando a cabo un tratamiento de encías o derivando al profesional médico más adecuado.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, promedio: 4,14 de 5)
Cargando…