Hipersensibilidad dental

Clínica dental / Odontología General

Seguro que alguna vez has sufrido esa sensación de frío en un diente. Ya sea por una caries, por tener las encías retraídas o por cualquier otro motivo, es probable que hayas experimentado sensibilidad dental. Y es que la sensibilidad en los dientes es una dolencia muy común entre la población general. Afecta a 7 de cada 10 personas adultas y suele aparecer entre los 18 y 40 años de edad, con una prevalencia mayor entre las mujeres.

¿Qué es la sensibilidad dental?

La sensibilidad dental es un dolor breve, aunque muy agudo y localizado.  Esta dolencia también es conocida como hipersensibilidad dentaria y se produce en un diente concreto o en una zona de la boca que entra en contacto con un estímulo externo. Para ser más exactos, aparece cuando la dentina -parte interna del diente- queda expuesta y entra en contacto con estímulos.

Estos pueden ser térmicos (bebidas o alimentos muy fríos o calientes), químicos (sustancias dulces o ácidas) o táctiles (presión con los dedos, cepillado de dientes, uso de instrumentos odontológicos…).

La dentina está habitualmente protegida por la encía, el cemento radicular y el esmalte del diente. Sin embargo, cuando esa protección natural se pierde y queda expuesta a los estímulos externos, es cuando aparece la sensibilidad dental.

Y es que la dentina está compuesta por miles de tubos microscópicos, denominados túbulos dentinarios. Su función es conectar la parte externa de las piezas con sus terminaciones nerviosas. Por lo tanto, cuando la dentina queda al descubierto, los túbulos permiten que el calor, el frío o los ácidos de los elementos externos mencionados se reflejen en los nervios y células del diente, provocando los síntomas antes descritos.

Partes de un diente

¿Cuáles son los síntomas de la sensibilidad en los dientes?

El dolor producido por la sensibilidad dental es fácilmente reconocible y, a la vez, muy desagradable para quien lo experimenta. Podríamos decir que sus síntomas y características son los siguientes:

  • Dolor intenso y localizado
  • Responde a una reacción externa
  • Desaparece en cuanto el estímulo deja de tener contacto con el diente o la zona sensible

Si esta sensibilidad excesiva no fuera transitoria y persistiera tras el cese del estímulo externo, o no estuviese muy localizada, es aconsejable acudir cuanto antes a la consulta de tu dentista. Esto se debe a que existiría la posibilidad de que exista algún tipo de enfermedad bucodental y, en dicho caso, tendrías que ser valorado por un odontólogo para que pueda realizar un diagnóstico adecuado.

Uno de los motivos más frecuentes de sensibilidad dental es la existencia de caries, aunque también se debe a estímulos externos

Causas de la sensibilidad dental

Ahora que hemos explicado el origen de la sensibilidad dental, vamos a detallar las causas por las que la dentina puede quedar expuesta a los estímulos externos.

En la mayoría de ocasiones, esto puede darse debido al estilo de vida y los hábitos de higiene de las personas.

Dicho esto, las causas de los dientes sensibles son las siguientes:

1. Caries

Cuando una caries atraviesa el esmalte y llega hasta la dentina, sentiremos una gran sensibilidad ante los alimentos fríos, calientes o ácidos. En este caso, la solución sería pasaría por realizar un empaste dental tan pronto como advirtamos la caries.

2. Dientes rotos o astillados

Al igual que en el caso de la caries, cuando un diente se rompe, y la fractura alcanza la dentina, aparecerá la sensibilidad dental. Lo ideal sería tratar este problema mediante la colocación de una corona o funda dental.

3. Empastes desgastados

Cuando un diente que ha tenido caries se empasta, puede suceder que con el tiempo el empaste se vea desgastado. Esto sucede debido a un cepillado agresivo o por la erosión causada por productos particularmente ácidos. En esos casos, la dentina vuelve a verse expuesta provocando la sensación de dientes sensibles. Por ello, lo aconsejable es que un dentista revise la obturación antigua para volver a realizarla.

Te interesará »  He perdido un diente: ¿qué pasa si no lo repongo?

Obturación dental

4. Encías retraídas

La retracción de encías puede deberse a un cepillado agresivo o a una enfermedad periodontal (periodontitis). En cualquier de los supuestos, la retracción deja expuesta la raíz del diente, que es muy sensible y habitualmente está protegida por la encía. Sin embargo, la solución a la sensibilidad dental provocada por las encías retraídas dependerá de cada caso.

En caso de que se debe a un cepillado agresivo, se podrá realizar un injerto de encía. No obstante, si la causa es una periodontitis, lo primero que habrá que hacer es ponerse en manos de un periodoncista para que paute un tratamiento periodontal que frene la enfermedad.

5. Esmalte dental desgastado

El esmalte dental puede desgastarse debido a varios factores:

Dado que el esmalte de los dientes no se regenera, será necesario realizar una restauración sencilla con composite. Posteriormente, se coloca una carilla de porcelana o composite o una corona (si el desgaste es muy agresivo). En el caso de las personas bruxistas, será fundamental fabricar, además, una férula de descarga -tipo Michigan- para que el paciente la utilice por las noches.

6. Erosión dental por ácidos

El consumo habitual de alimentos y bebidas muy ácidas (zumos de cítricos, refrescos…) puede provocar la erosión del diente o su descalcificación, dejando vía libre a los túbulos dentinarios. Para evitar que la sensibilidad dental aumente será muy útil restringir el consumo de comidas ácidas. El dentista deberá valorar el grado de erosión para determinar si hay que llevar a cabo algún tipo de restauración.

Acude al dentista

Si notas molestias cuando te cepillas los dientes o comes alimentos y bebidas muy fríos o calientes, visita a tu especialista.

7. Tras un empaste dental

Una vez retirada la caries y realizado el empaste, el diente empastado podrá sufrir una sensibilidad excesiva. Esto se debe a que el relleno que se utiliza produce una pequeña contracción al solidificarse, que provoca una tensión en el diente que se refleja en el nervio. Sin embargo, la hipersensibilidad cesa con el paso de los días.

8. Después de un blanqueamiento dental

Los productos que se utilizan a la hora de realizar un blanqueamiento dental pueden hacer que los dientes se vuelvan sensibles durante un periodo de unas dos semanas. El dolor tras este tipo de tratamientos desaparece por sí mismo, ya que es un efecto pasajero. Para paliar esta sensación, es muy útil el uso de productos desensibilizantes recomendados por el especialista. Por el contrario, si hay demasiada sensibilidad, lo más aconsejable es consultar con tu dentista el uso de un analgésico.

9. Durante un tratamiento de ortodoncia

Un tratamiento con brackets u otro tipo de ortodoncia puede provocar sensibilidad dental debido a la presión que ejerce. Y es que los brackets trabajan sobre los tejidos que se encargan de la sujeción del diente para permitir su movimiento. Por ello, se pueden sentir unas molestias generalizadas en los dientes y que se agudizan durante la masticación. En este caso, la sensibilidad dental también cesa con el paso de los días. No hay que olvidar que cualquier tratamiento de ortodoncia requiere un periodo de adaptación.

10. Después de una profilaxis

Cuando un paciente se realiza una limpieza profesional tras haber acumulado una gran cantidad de sarro, puede que en los días siguientes sienta sus dientes sensibles. Al quitar el sarro acumulado alrededor de las encías, la dentina puede quedar más expuesta. Sin embargo, esto solamente dura hasta que las encías vuelven a recuperar el espacio que ocupaba la placa bacteriana. De nuevo, la sensibilidad desaparece por completo durante los primeros días.

Te interesará »  OrthoApnea: el tratamiento para acabar con la apnea y los ronquidos

Sensibilidad dental

¿Cómo quitar la sensibilidad en los dientes?

Si bien acabamos de explicar qué es lo que podemos hacer si tenemos sensibilidad en los dientes, a continuación vamos a darte unas recomendaciones para prevenirla y evitar que aparezca. Dichos «remedios» pasan tanto por ponerse en manos de un dentista como por seguir unas rutinas saludables y de higiene.

Podemos dividirlos en los siguientes grupos:

1. Establece buenos hábitos alimenticios

Evita el consumo de comidas y bebidas ácidas que puedan desgastar el esmalte de tus dientes: zumos de cítricos, vino, aliños con vinagres, refrescos…

2. Corrige tus malas costumbres

Evita el uso de palillos de madera, utilizar tus dientes como si fueran herramientas (morder o rasgar un envase para abrirlo), fumar, beber en exceso, masticar con excesiva fuerza durante las comidas, etc.

3. Sigue una rutina de higiene exhaustiva

Es muy probable que solamente puedas determinar la causa de la sensibilidad dental y encontrar su solución acudiendo a él. Por tanto, a no ser que tengas muy claro que el origen de las molestias es completamente pasajero -porque te acabas de colocar unos brackets, por ejemplo- lo más recomendable es que visites tu clínica dental. Si padeces sensibilidad en los dientes por alguno de los motivos anteriormente mencionados, podrás calmarla y evitarás ese dolor tan desagradable y a la vez familiar que todos hemos experimentado alguna vez.

5. Pastas desensibilizantes

El uso de geles o pastas desensibilizantes funcionan muy bien a la hora de disminuir la hipersensibilidad dental y su  uso está muy extendido. Hay diferentes marcas disponibles en cualquier farmacia o supermercado y para usarla tan solo hay que aplicar un poco de la pasta en los dientes sensibles. 

6. Tratamiento desensibilizante

Sabemos que estas recomendaciones no siempre son eficaces al 100% y por eso hemos desarrollado un tratamiento desensibilizante en Ferrus & Bratos.

Ha sido una de nuestra higienista dental, Verónica Rebollo, quien ha ideado la fórmula para disminuir la sensibilidad y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Antes de iniciar el tratamiento desensibilizante es imprescindible verificar que la sensibilidad no esté causada por otros problemas. Así, una vez que la boca del paciente haya sido revisada para descartar la presencia de caries o fisuras en el esmalte, da comienzo el proceso.

La duración del tratamiento oscila entre 2 y 3 semanas, dependiendo de las necesidades y la evolución de cada persona. En primer lugar, nuestro equipo de higienistas llevará a cabo una profilaxis dental para eliminar restos de placa y cálculo dental.

Mediante un escáner digital, se tomará una muestra de la dentadura del paciente para confeccionar unas férulas que deberá usar en casa. También se aplicará sobre las piezas un barniz y flúor concentrado para reforzar los dientes.

El siguiente paso es entregar el kit de desensibilización, compuesto por:

  • Sérum remineralizador

  • Esponjas con nanohidroxiapatita

  • Las férulas

  • Gel desensibilizante

Férulas para quitar la sensibilidad dental

Todos estos productos contribuyen a la remineralización y el refuerzo del esmalte, disminuyendo la sensibilidad. En las revisiones pautadas, los especialistas revisarán la evolución del tratamiento, dándolo por finalizado cuando la sensibilidad haya remitido.

¿Cuánto cuesta el tratamiento desensibilizante?

El tratamiento desensibilizante ofrecido y desarrollado por Ferrus & Bratos tiene un precio de 265 €.

Una vez finalizado, recomendamos realizar mantenimientos anuales con el objetivo de afianzar la acción de los productos aplicados. Aun así, nuestro equipo de higienistas dentales pautará una periodicidad personalizada para cada persona en función de sus necesidades.

Además de la evolución del propio paciente, es importante tener en cuenta cuál ha sido el origen de la sensibilidad dental para conseguir resultados óptimos.

Ahora que ya sabes cómo quitar la sensibilidad dental, te animamos a probar este tratamiento innovador. Con él, podrás mejorar tu calidad de vida en todos los aspectos y evitarás ese molesto dolor tan característico.

En Ferrus & Bratos nos guiamos por unas pautas editoriales que aseguran la veracidad de toda la información que publicamos. Si deseas saber más sobre cómo nos aseguramos de que nuestro contenido esté actualizado y correctamente respaldado, te animamos a leer nuestro compromiso editorial.

¿Qué podemos hacer por ti? Pruebas diágnostiscas y plan de tratamiento integral gratuito

Rellenar el teléfono sin espacios
Debes aceptar la política de privacidad
*Revisa los campos con errores

O Llámanos:

Clínica Velázquez
Teléfono clínica Arturo Soria
Clínica Arturo Soria
Teléfono clínica Velázquez

Un momento, el formulario se está enviando...

En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

  • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
  • Finalidad: poder gestionar tu petición.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, - nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en datos@clinicaferrusbratos.com
¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas?
Dejanos tu valoración:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
(225 votos, promedio: 4,40 de 5)
Dr. Pedro Pablo Martínez
Dr. Pedro Pablo Martínez
Especialista en Odontología Conservadora

Pedro Pablo Martínez es licenciado en Odontología por la Universidad Alfonso X el Sabio. Se especializó a través del Máster en Odontología Integrada de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y del Máster en Endodoncia de la Universidad Alfonso X el Sabio. Combina su actividad profesional con la investigación, ya que es autor de diversos artículos aparecidos en publicaciones científicas como Journal of Dentistry o Journal of Clinical Periodontogy. Si quieres sabes más sobre el doctor Martínez puedes consultar su curriculum vitae, y su página personal.

Hemos aparecido en:
apariciones en prensa de la clínica dental Ferrus & Bratos
Lo que opininan nuestros pacientes:

Índice de satisfacción de nuestros pacientes: 9,37/10
Ver encuestas

¿Quieres que estudiemos tu caso?
Cita gratuita
Podemos ayudarte, llámanos.
Estudio completo y diagnóstico gratis
close-image