atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Cómo solucionar la sensibilidad dental en 4 pasos

Estamos casi seguros de que la has sufrido alguna vez. Ya sea por una caries, por tener las encías retraídas, o por cualquier otro motivo, es probable que hayas experimentado sensibilidad dental.

Y es que la sensibilidad en los dientes es una dolencia muy común entre la población general. Afecta a 7 de cada 10 personas adultas y suele aparecer entre los 18 y 40 años de edad, con una prevalencia mayor entre las mujeres.

¿Qué es la sensibilidad dental?

Esta dolencia -también  llamada hipersensibilidad dentaria- es un dolor breve aunque muy agudo que se produce en un diente concreto o en una zona de la boca que entra en contacto con un estímulo externo.

Para ser más exactos, se produce cuando la dentina -parte interna del diente- queda expuesta y entra en contacto con estímulos térmicos (bebidas o alimentos muy fríos o calientes), químicos (sustancias dulces o ácidas) o táctiles (presión con los dedos, cepillado de dientes, uso de instrumentos odontológicos…).

¿Cuáles son los síntomas de la sensibilidad en los dientes?

El dolor producido por la sensibilidad dental es fácilmente reconocible y, a la vez, muy desagradable para quien lo experimenta.

Podríamos decir que sus síntomas -y características- son los siguientes:

  • Dolor muy intenso y localizado
  • Responde a una reacción externa
  • Desaparece en cuanto el estímulo deja de tener contacto con el diente o la zona sensible

Si esta sensibilidad excesiva no fuera transitoria y persistiera tras el cese del estímulo externo, o no estuviese muy localizada, mi consejo sería que acudieras cuanto antes a la consulta de tu dentista.

Esto se debe a que existiría la posibilidad de que padecieras algún tipo de enfermedad bucodental y, en dicho caso, tendrías que ser valorado por un odontólogo. De esta manera, podría realizar un diagnóstico adecuado.

¿Cuál es el origen de la hipersensibilidad dentaria?

Dentina y túbulos dentinariosEl motivo por el cual padecemos sensibilidad en los dientes es porque la dentina -habitualmente protegida por la encía, el cemento radicular y el esmalte del diente- pierde dicha protección natural y queda expuesta a los estímulos externos.

La dentina está compuesta por miles de tubos microscópicos, denominados túbulos dentinarios, cuya función es conectar la parte externa de los dientes con las terminaciones nerviosas de éstos.

Por lo tanto, cuando la dentina queda al descubierto, los túbulos permiten que el calor, el frío o los ácidos de los elementos externos mencionados se reflejen en los nervios y células del diente, provocando los síntomas antes descritos.

Uno de los motivos más frecuentes de sensibilidad dental es la existencia de caries. Acude al dentista si notas molestias cuando te cepillas los dientes o comes alimentos y bebidas muy fríos o calientes

¿Qué causas provocan dientes sensibles?

Ahora que hemos explicado el origen de la sensibilidad dental, vamos a detallar las causas por las que la dentina puede quedar expuesta a los estímulos externos.

En la mayoría de ocasiones, esto puede darse debido al estilo de vida y los hábitos de higiene de las personas. Dicho esto, las causas de los dientes sensibles son las siguientes:

Te interesará »  Sea cual sea el refresco que te gusta, es malo para tus dientes

1. Caries

Cuando una caries atraviesa el esmalte y llega hasta la dentina, sentiremos una gran sensibilidad ante los alimentos fríos, calientes o ácidos.

2. Dientes rotos o astillados

Al igual que en el caso de la caries, cuando un diente se rompe, y la fractura alcanza la dentina, aparecerá la sensibilidad dental.

  • Solución: colocar una corona.

3. Empastes desgastados

Cuando un diente que ha tenido caries se empasta, puede suceder que con el tiempo el empaste se vea desgastado por un cepillado agresivo o por la erosión causada por productos particularmente ácidos.

En esos casos, la dentina vuelve a verse expuesta provocando la sensación de dientes sensibles.

  • Solución: será necesario que el dentista revise el empaste antiguo y vuelva a realizarlo.

4. Encías retraídas

La retracción de encías puede deberse a un cepillado agresivo o a una enfermedad periodontal (periodontitis).

En cualquier de los casos, la retracción deja expuesta la raíz del diente, que es muy sensible y habitualmente está protegida por la encía.

Sin embargo, la solución a la sensibilidad dental provocada por las encías retraídas dependerá de cada caso.

  • Solución: si se debe a un cepillado agresivo, se podrá realizar un injerto de encía. Sin embargo, si la causa es una periodontitis, lo primero que habrá que hacer es ponerse en manos de un periodoncista para que paute un tratamiento periodontal que frene la enfermedad.

5. Esmalte dental desgastado

El esmalte dental puede desgastarse debido a varios factores: el uso de una pasta muy abrasiva combinado con un cepillado muy agresivo, el hábito de apretar o rechinar los dientes (bruxismo) o la costumbre de ejercer demasiada fuerza durante la masticación.

  • Solución: dado que el esmalte de los dientes no se regenera, será necesario realizar una restauración sencilla con composite, colocar una carilla de porcelana o composite o poner una corona (si el desgaste es muy agresivo). En el caso de las personas bruxistas, será fundamental fabricar, además, una férula de descarga -tipo Michigan- para que el paciente la utilice por las noches.

6. Erosión dental por ácidos

El consumo habitual de alimentos y bebidas muy ácidas (zumos de cítricos, refrescos…) puede provocar la erosión del diente o la descalcificación del mismo dejando vía libre a los túbulos dentinarios.

  • Solución: para evitar que la sensibilidad dental aumente será muy útil restringir el consumo de comidas ácidas. Y, además de esto, el dentista deberá valorar el grado de erosión, para determinar si hay que llevar a cabo algún tipo de restauración.

Sensibilidad dental7. Tras un empaste dental

Una vez retirada la caries y realizado el empaste, el diente empastado podrá sufrir una sensibilidad excesiva.

Esto se debe a que el relleno que se utiliza produce una pequeña contracción al solidificarse, lo que, a su vez, provoca una tensión en el diente que se refleja en el nervio.

  • Solución: la hipersensibilidad cesa con el paso de los días.

8. Después de un blanqueamiento dental

Los productos que se utilizan a la hora de realizar un blanqueamiento dental pueden hacer que los dientes se vuelvan sensibles durante un periodo de unas dos semanas.

9. Durante un tratamiento de ortodoncia

Un tratamiento con brackets u otro tipo de ortodoncia puede provocar sensibilidad dental debido a la presión que ejerce. Y es que dichos brackets debilitan los tejidos que se encargan de la sujeción del diente (para permitir su movimiento).

Por ello, se pueden sentir unas molestias generalizadas en los dientes y que se agudizan durante la masticación.

  • Solución: en este caso, la sensibilidad dental también cesa con el paso de los días. No hay que olvidar que cualquier tratamiento de ortodoncia requiere un periodo de adaptación.

10. Después de una profilaxis

Cuando un paciente se realiza una limpieza profesional tras haber acumulado una gran cantidad de sarro, puede que en los días siguientes sienta sus dientes sensibles.

Y es que al quitar el sarro acumulado alrededor de las encías, la dentina puede quedar más expuesta. Sin embargo, esto solamente dura hasta que las encías vuelven a recuperar el espacio que ocupaba la placa bacteriana.

  • Solución: la sensibilidad desaparece por completo durante los primeros días.

¿Cómo evitar la sensibilidad en los dientes?

Si bien acabamos de explicar qué es lo que podemos hacer si tenemos sensibilidad en los dientes, a continuación vamos a darte unas recomendaciones para prevenirla y evitar que aparezca.

Dichos “remedios” pasan tanto por ponerse en manos de un dentista como por seguir unas rutinas saludables y de higiene.  Podemos dividirlos en los siguientes 4 grandes grupos:

1. Establece buenos hábitos alimenticios:

Evita el consumo de comidas y bebidas ácidas que puedan desgastar el esmalte de tus dientes: zumos de cítricos, vino, aliños con vinagres, refrescos…

2. Corrige tus malas costumbres:

Evita el uso de palillos de madera, utilizar tus dientes como si fueran herramientas (morder o rasgar un envase para abrirlo), fumar, beber en exceso, masticar con excesiva fuerza durante las comidas, etc.

3. Sigue una rutina de higiene exhaustiva:

4. Acude a tu odontólogo:

Es muy probable que solamente puedas determinar la causa de la sensibilidad dental -y encontrar su solución- acudiendo a él.

Por tanto, a no ser que tengas muy claro que el origen de las molestias es completamente pasajero -porque te acabas de colocar unos brackets, por ejemplo- lo más recomendable es que visites tu clínica dental.

Si padeces sensibilidad en los dientes por alguno de los motivos anteriormente mencionados, podrás calmarla. Y evitarás ese dolor tan desagradable -y a la vez familiar- que todos hemos experimentado alguna vez.

En el caso de que tengas alguna duda sobre lo detallado en este artículo o creas que padeces sensibilidad dental, te animamos a ponerte en contacto con nosotros.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (119 votos, promedio: 4,38 de 5)
Cargando…