atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


¿La periodontitis se puede contagiar?

La periodontitis –también llamada comúnmente piorrea- es una enfermedad que se caracteriza por la inflamación e infección de los tejidos que actúan de soporte de los dientes: ligamentos y huesos.

La periodontitis se produce cuando ha existido previamente una gingivitis, que es la inflamación e infección de las encías. Si la gingivitis se deja avanzar y no se pauta un tratamiento adecuado, se convierte en una periodontitis.

Tanto la gingivitis como la posterior periodontitis en la que la primera puede derivar, se producen por la acumulación de placa y sarro alrededor de los dientes.

Sin embargo, mientras que la gingivitis corresponde a la fase inicial de la enfermedad –que se puede solucionar simplemente con una mayor higiene – la periodontitis es una etapa mucho más grave.

La piorrea hace que los dientes se aflojen y, posteriormente, se caigan o haya que extraerlos. Por tanto, sus daños son irreversibles.

La gingivitis se trata con una limpieza bucodental profesional y un cepillado exhaustivo. La periodontitis se produce cuando no se ha combatido la gingivitis y provoca la pérdida de dientes

Etapas de la enfermedad periodontal: gingivitis y periodontitis

Según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), las enfermedades periodontales son tan comunes entre la población que se calcula que 8 de cada 10 personas mayores de 35 años padecen alguna de sus versiones: gingivitis o periodontitis.

Dado que la gravedad de la enfermedad varía en función del punto en el que se encuentre, podemos distinguir dos fases:

1ª etapa: gingivitis

Éste es el punto de partida de la enfermedad periodontal y cursa con inflamación de encías por acúmulo de placa. Debido a esta inflamación se produce el sangrado de las encías.

Esta primera etapa es reversible siempre y cuando se empiece a llevar a cabo una mejor higiene dental. Esto incluye una limpieza bucodental profesional y una rutina exhaustiva de cepillado después de cada comida. Con un tratamiento adecuado, la enfermedad no derivará en periodontitis.

2ª etapa: periodontitis

Cuando la gingivitis no se cura, sino que se perpetúa en el tiempo, da lugar a una periodontitis. Ésta, en lugar de afectar de manera superficial a los dientes y las encías, causa daños en las estructuras de soporte del diente.

Con ello, se debilita el hueso que sostiene el diente. Y, poco a poco, las piezas dentales se van aflojando hasta que se terminan cayendo.

la piorrea es contagiosa

¿Por qué se produce la periodontitis?

Como hemos mencionado, la piorrea o periodontitis está provocada por las bacterias que se acumulan a través de la placa y el sarro. Esto se debe, fundamentalmente, a una higiene bucodental insuficiente.

Te interesará »  Prevención y complicaciones de las enfermedades periodontales

Además, su aparición está condicionada por otros factores como la predisposición genética de la persona, el consumo de tabaco o alcohol, la obesidad o el tener algunas enfermedades sistémicas como la diabetes.

¿Cómo puedo saber si tengo periodontitis?

Hay diferentes síntomas que pueden indicar la existencia de estas enfermedades. Los más característicos son los siguientes:

Ante cualquiera de estos síntomas, lo más adecuado es acudir lo antes posible a un especialista en Periodoncia para que realice un examen bucodental y determine si es necesario llevar a cabo un tratamiento.

¿La periodontitis se contagia?

Como enfermedad infecciosa que es, la periodontitis sí puede contagiarse de una persona a otra. Sin embargo, este contagio no es fácil que se produzca.

Para ello, es necesario que se den una serie de factores y que el contacto entre la persona afectada y la persona sana sea constante y prolongado en el tiempo.

Es decir, la piorrea se puede contagiar a través de la saliva en parejas estables –después de múltiples contactos- siempre y cuando la persona sana sea susceptible de padecer la enfermedad.

En este punto, influirán circunstancias como el estado de su sistema inmunológico, la cantidad de placa que tenga acumulada, los hábitos de higiene que lleve a cabo o el consumo de tabaco.

Cómo curar la periodontitis

El primer paso para curar la periodontitis comienza con el diagnóstico del periodoncista. Una vez que éste determina la existencia de la enfermedad, pauta el plan de tratamiento adecuado para eliminar el sarro acumulado.

En nuestra clínica, el tratamiento contra la periodontitis consta de varios pasos:

    • Estudio periodontal:

Para poder acabar con las bacterias que están causando daños en la encía, es fundamental llevar a cabo un estudio completo. Dentro de este estudio, el análisis microbiológico desempeña un papel fundamental, ya que nos permite determinar a qué tipo de bacterias nos enfrentamos.

De esta manera, el periodoncista podrá pautar el tratamiento antibiótico adecuado contra dichas bacterias.

Además, el estudio consta de mediciones con la sonda Florida, que permite medir la profundidad del sarro alojado en la encía para posteriormente realizar el raspado y alisado radicular.

Para completar esta primera fase, también se realizan fotografías y radiografías digitales.

    • Raspado y alisado radicular:

El raspado y alisado radicular consiste en retirar la placa y el sarro que se han alojado debajo de la línea de la encía. De esta manera, además de dejar la zona limpia, impedimos el crecimiento de más bacterias.

    • Evaluación para control:
Te interesará »  ¿Puede la mala salud de mis encías provocarme un infarto?

Tras haber realizado el raspado y alisado radicular, el periodoncista citará al paciente unas semanas después para evaluar los resultados del tratamiento y comprobar si las bacterias han desaparecido.

    • Mantenimientos periódicos:

Una vez que el paciente está curado, el periodoncista pautará la periodicidad de los mantenimientos que es necesario realizar al paciente. Dichos mantenimientos incluyen un análisis microbiológico, así como el raspado y alisado radicular.

De esta manera, volveremos a limpiar la zona de las encías en profundidad y podremos estar seguros de que la enfermedad no vuelve a aparecer.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (153 votos, promedio: 4,62 de 5)
Cargando…