atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Gingivitis y periodontitis durante el embarazo

El embarazo es una etapa crucial en la vida de cualquier mujer y, por ese motivo, se tienden a extremar los cuidados y las precauciones durante los meses de gestación.

Es habitual prestar mucha atención a aspectos como la alimentación, el ejercicio o los medicamentos que se pueden consumir. Sin embargo, hay una cuestión que en demasiadas ocasiones pasamos por alto: la higiene de nuestra boca.

Y es que la falta de higiene oral -junto a otros factores de riesgo- provoca que aparezcan las denominadas enfermedades de las encías: gingivitis y periodontitis o piorrea.

Qué es la gingivitis gestacional

En este punto, cabe recordar que la gingivitis es una enfermedad periodontal que está causada por la acumulación de placa bacteriana entre los dientes.

Sus consecuencias más inmediatas son la inflamación y el sangrado de encías. Sin embargo, con el paso del tiempo, la acumulación de placa se convierte en sarro solidificado.

Y cuanto más tiempo permanezca dicho sarro en nuestra boca, mayores serán las zonas colonizadas por las bacterias y, a su vez, peores serán los daños que éstas causarán.

La gingivitis que no ha sido tratada se convertirá en una periodontitis, que consiste en una fase más grave de la enfermedad periodontal.

La piorrea llega a destruir los tejidos que sirven de soporte para los dientes (encías, ligamentos periodontales, hueso alveolar…). Con la destrucción de dicho soporte, la consecuencia inevitable es la caída de la pieza dental.

Fases de desarrollo de periodontitis

Dicho esto, la gingivitis gestacional es la enfermedad de las encías que se produce únicamente en el transcurso de un embarazo. Pero, a diferencia de la creencia popular, no es el embarazo lo que provoca la gingivitis.

Lo que sucede es que debido a diversos factores relacionados con el embarazo -fundamentalmente hormonales-, la gingivitis que antes de esta etapa no estaba totalmente controlada, se agrava.

Tal y como explica la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), la denominada gingivitis del embarazo tiene una prevalencia de entre el 36 y el 100% de las embarazadas que habían padecido esta enfermedad con anterioridad.

Sin embargo, la incidencia de esta patología es de tan sólo el 0,03% en aquellas mujeres libres de placa al inicio del embarazo y que mantienen buenos hábitos de higiene bucal durante el mismo.

Causas de la gingivitis en el embarazo

Aunque acabamos de adelantar que los cambios hormonales contribuyen a la aparición de la gingivitis gestacional, a continuación vamos a detallar tanto éste como el resto de factores que influyen en la enfermedad:

Aumento de niveles hormonales:

Durante el embarazo se produce un incremento en la producción de hormonas -estrógeno y progesterona-, lo que supone, a su vez, mayor facilidad a la hora de desarrollar inflamación y sensibilidad en dientes y encías.

Además, éstos se vuelven más vulnerables ante las bacterias.

Incremento del flujo sanguíneo:

Durante el periodo de gestación del bebé el flujo sanguíneo aumenta entre un 30 y un 50% para asegurarse de que el feto recibe los nutrientes necesarios.

Este aumento del flujo sanguíneo no sólo afecta al cuerpo sino también a las encías, que son más propensas a inflamarse y provocar dolor e, incluso, sangrado.

Náuseas:

Sólo en algunos casos, las tradicionales náuseas del embarazo pueden provocar una cierta aversión a la pasta dental, al enjuague bucal o, incluso, a la rutina de cepillado.

Sin embargo, la higiene dental escasa supone el caldo de cultivo para la aparición de la placa bacteriana y  el consiguiente desarrollo de la gingivitis.

Vómitos:

Los vómitos repetidos también son perjudiciales, ya que el ácido estomacal que se produce con éstos daña tanto el tejido gingival (encías) como el esmalte de los dientes.

Síntomas de la gingivitis

La gingivitis -tanto en mujeres embarazadas como en personas que no lo están- suele manifestarse con los siguientes signos:

Si reconoces alguno de estos síntomas, te recomiendo que acudas cuanto antes a un odontólogo especializado en Periodoncia.

Mientras que la gingivitis es muy sencilla de tratar -con una limpieza dental profesional y mayor higiene en casa es suficiente- la periodontitis requiere un tratamiento más largo y costoso.

Las mujeres embarazadas que padecen una enfermedad periodontal tienen tres veces más riesgo de tener un parto prematuro, en comparación con las gestantes que cuentan con una boca sana

Posibles complicaciones

Tal y como ya hemos avanzado, si la gingivitis no se cura, avanza y termina acarreando problemas mucho más graves y difíciles de tratar.

Dichas complicaciones son las siguientes:

Periodontitis:

Es la más común de todas las consecuencias posibles. Mientras que la gingivitis solamente afecta a las encías, la periodontitis compromete a los huesos maxilares.

Al actuar el hueso como soporte del diente, su deterioro a causa de las bacterias incontroladas provoca la pérdida de piezas dentales.

Formación de ampollas o bultos:

Son conocidos como “tumores del embarazo” y son fácilmente extirpables sin efectos secundarios.

Parto prematuro:

Según un estudio realizado por científicos de la University of Alabama School of Dentistry (EEUU) en el que se reclutaron datos de más de 2.000 mujeres embarazadas, se comprobó que aquellas que tenían enfermedad periodontal, tenían tres veces más riesgo de dar a luz de forma prematura, en comparación con las gestantes que poseían una boca sana.

El motivo de esto se explica porque las bacterias que permanecen en nuestra boca durante mucho tiempo en forma de sarro, provocan que nuestro sistema inmunitario segregue unas sustancias denominadas interluquinas y prostaglandinas (PG2).

Éstas, al atravesar la barrera hematoplacentaria, pueden provocar el parto antes de las 37 semanas.

Tratamiento: higiene dental profesional

Tal y como hemos adelantado previamente, el tratamiento para combatir la gingivitis consiste en:

  • Limpieza bucodental profesional realizada en la clínica por un dentista o higienista
  • Rutina de higiene exhaustiva en casa por parte del paciente

El tratamiento realizado en la clínica dental sirve para eliminar todo el sarro acumulado en los dientes.

Además, tiene como objetivo dejar la boca sana y limpia para que el paciente pueda llevar a cabo su rutina de higiene de manera habitual. Y, con estos buenos hábitos, eliminar por completo la gingivitis.

¿Existen remedios caseros para combatir la gingivitis?

Dejando a un lado la limpieza dental, se puede considerar “casero” el procedimiento que debe llevar a cabo el paciente por sí mismo.

Esto incluye cepillarse los dientes después de cada comida y acompañar dicho cepillado con el uso del hilo dental, del raspador lingual y del enjuague bucal.

Pero, lo que no te aconsejamos es utilizar todos esos remedios caseros que circulan a través de Internet, tales como el limón, el bicarbonato o el agua oxigenada.

Mientras algunos como el bicarbonato no tienen ningún efecto en los dientes, el limón -por su componente ácido- daña el esmalte y el agua oxigenada es muy abrasiva para las encías.

Tras el tratamiento: prevención

Una vez conocemos el tratamiento adecuado para curar la gingivitis, vamos a explicar cómo se puede prevenir su aparición. Para ello, es importante seguir los siguientes consejos:

  • Realiza una limpieza bucal como la que te hemos indicado después de cada comida (cepillado, seda dental, raspador lingual y enjuague bucal)
  • Reduce la ingesta de alimentos que contengan azúcar
  • En los periodos en los que se presenten vómitos, usa enjuagues bucales después de haber vomitado. Así frenarás los efectos de los ácidos estomacales.
  • Toma vitamina C para fortalecer tus encías y reducir el sangrado
  • Visita a tu dentista desde el primer trimestre de embarazo para que te realice una revisión general y valore cada cuánto debes acudir a la clínica para que te hagan una higiene profesional

Y es que, por muy común que sea  la gingivitis durante el embarazo, una adecuada prevención evita futuras complicaciones. Y, si has detectado alguno de los síntomas mencionados, no lo dejes pasar y acude a tu dentista cuanto antes para que te saque de dudas.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 votos, promedio: 4,40 de 5)
Cargando…