atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Llagas en la boca: ¿por qué salen y cómo curarlas?

Las llagas -también llamadas aftas o úlceras bucales- son heridas que aparecen en cualquier parte de la boca y se caracterizan por ser de color blanco o amarillento.

Normalmente se presentan en la zona interna de las mejillas, la lengua, los labios o las encías.

A pesar de que suelen ser pequeñas, son muy incómodas para la persona que las padece, ya que generan dolor y molestias y causan dificultades para comer y hablar.

Su origen se debe a una lesión bucal o a problemas de salud diversos que abordaremos en el siguiente punto.

Aun así, hay personas que tienen mayor predisposición que otras a tener llagas en la boca, al igual que ocurre con los herpes.

Sin embargo, no hay que confundir las aftas con los herpes, ya que el aspecto positivo de éstas es que no son contagiosas, mientras que los herpes sí lo son.

¿Por qué salen las llagas en la boca?

Debido a que las causas por las que aparecen las aftas bucales son muy diversas, éstas pueden presentarse tanto en bebés y niños como en adultos.

Los motivos más habituales por los que se producen son los siguientes:

Lesión con un elemento punzante o metálico:

De entre todas las causas, ésta es una de las más frecuentes. Las úlceras debidas a una lesión bucal se producen especialmente en personas que llevan ortodoncia con brackets o dentaduras postizas.

Estos aparatos llevan arcos o ganchos que si se sueltan pueden sobresalir y clavarse en alguna parte de la boca.

Las aftas también pueden salir cuando con nuestros dientes nos mordemos accidentalmente la lengua o la mejilla al comer. O también, si, por ejemplo, mordemos un bolígrafo y nos rozamos o nos lo clavamos en la parte interna de la mejilla.

Bajada de defensas:

Una bajada en nuestras defensas puede dar lugar a la aparición de diversas enfermedades como el herpes, un virus o cualquier proceso infeccioso (gripe, amigdalitis…).

Sin embargo, cuando las aftas aparecen como consecuencia de este tipo de enfermedades, es conveniente tener en cuenta una serie de consideraciones.

Por ejemplo, la amigdalitis se caracteriza por producir fiebre y dolor de garganta, pero además puede dar lugar a una llaga. Sin embargo, es importante saber que la úlcera bucal no causa fiebre ni dolor de garganta, sino que estos síntomas se deben a la propia amigdalitis.

Te interesará »  Tengo la boca seca, ¿cuáles son sus causas y cómo puedo evitarlo?

Por otro lado, las llagas en la boca también pueden aparecer en periodos de cambios hormonales (como durante la menstruación en mujeres) o cuando tenemos estrés o falta de sueño.

Sistema inmunológico debilitado:

Un sistema inmunológico débil también puede originar llagas o aftas bucales, además de otro tipo de problemas de distinta consideración.

En este caso, debemos distinguir entre dos casos diferentes. Por un lado, la inmunodepresión puede ser debida a una situación temporal. Por otro lado, la inmunodepresión puede ser crónica, como ocurre en personas trasplantadas o con VIH.

Enfermedades autoinmunes:

Las enfermedades autoinmunes se caracterizan por estar causadas por el propio sistema inmunitario, que ataca las células sanas del organismo, en lugar de protegerlo.

Ejemplos de ellas son el pénfigo o el lupus, que además de causar diversos problemas a quienes las padecen, pueden provocar llagas o úlceras en la boca.

Déficit extremo de vitaminas B y C:

Consumir alimentos saludables y equilibrados tiene un impacto positivo en nuestra salud general. De la misma manera, los efectos que una dieta deficitaria tiene en nuestro cuerpo no son menos importantes: diabetes, obesidad, anemia, hipertensión…

Pero, además, la falta de nutrientes y, en especial, un estado carencial extremo de vitaminas B y C puede conducir a la aparición de úlceras.

Sin embargo, es importante destacar que los estados carenciales extremos de las vitaminas mencionadas -que pueden llevar a la aparición de llagas- es muy raro que se produzcan en países desarrollados como España.

Aún así, nuestra recomendación es que consumas alimentos ricos en vitaminas y minerales, por los beneficios que conllevan para tu salud bucal y general.

¿Cómo curar las aftas?

Antes de nada, es importante destacar que las llagas en la boca no requieren tratamiento.

Cuando se tienen, simplemente es necesario tener un poco de paciencia, ya que desaparecen por sí solas con el paso de los días.

Por tanto, la curación del afta es un proceso espontáneo que pasa por la regeneración del tejido de la zona afectada.

Sin embargo, sí es cierto que existen productos específicos que pueden comprarse en farmacias y hacen más llevadero el proceso de curación.

Éstos sirven para aliviar las molestias causadas por la herida y acelerar el proceso de cicatrización.

Dichos productos son comercializados en forma de cremas y pomadas y contienen componentes como ácido hialurónico. Lo que hacen, por tanto, es formar una pequeña película que protege la zona de roces y contactos.

¿Cuánto duran las llagas en la boca?

De manera natural, es decir, sin la utilización de un producto específico que proteja la zona afectada, las llagas tardan en curarse entre tres y cinco días.

Te interesará »  ¿Cuáles son las funciones de la lengua?

Sin embargo, este proceso puede alargarse hasta una semana.

En cambio, si usamos los productos mencionados que se adquieren en farmacias, es posible que el proceso de curación se acorte hasta los dos o tres días.

Hay que tener en cuenta que las aftas se encuentran en la boca, es decir, en una zona húmeda, por lo que el proceso de cicatrización es más lento que si se produjeran en otra parte del cuerpo.

Precisamente por la complejidad que otorga la zona afectada, es conveniente que sigas algunas recomendaciones: consumir alimentos blandos mientras tengas la llaga, tener cuidado de no pasar la lengua o contactar con los dientes en la zona del afta…

¿Existen remedios caseros para las úlceras?

Como hemos explicado anteriormente, las aftas no requieren tratamiento. Por ello, la solución para curarlas consiste en: bien esperar a que la herida se cierre de manera espontánea o bien utilizar productos específicos comprados en farmacias.

Precisamente debido a que no hay un tratamiento que quite las aftas, han proliferado numerosos consejos y remedios caseros sobre este tema.

Por ello, en este punto es importante destacar que no existen remedios caseros útiles para curar las llagas en la boca. Existe la creencia de que hay productos caseros que solucionan el problema, tales como el bicarbonato o el agua oxigenada.

Sin embargo, no sólo es importante saber que el bicarbonato no es útil. Además, el agua oxigenada es muy perjudicial para la boca, ya que puede provocar que la herida se haga más grande y que el proceso de curación se complique.

Una vez que conoces las causas y el dolor o las molestias que pueden causar las llagas en la boca, nuestra recomendación es que acudas a la farmacia a comprar un producto específico nada más advertir los primeros síntomas.

Cuanto más pequeña sea la herida, más sencillo será su proceso de curación y menos molestias te causará.

Si, por el contrario, observas que la llaga no remite con el paso de los días, te aconsejamos que visites a tu dentista de confianza.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (470 votos, promedio: 4,54 de 5)
Cargando…