atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Herpes labial: ¿qué es y cómo se cura?

Aunque haya quienes no lo han tenido nunca, todos sabemos lo que es un herpes labial e, incluso, conocemos personas que lo sufren de manera frecuente. Y es que éste es un virus que tiende a reaparecer una vez que lo hemos padecido una vez.

Sin embargo, aunque ésta sea una afección con mucha prevalencia entre la población, lo cierto es que existe desconocimiento acerca de qué es exactamente un herpes labial y cuáles son sus causas.

Por eso, en este artículo queremos despejar todas las dudas. Si padeces un herpes, vamos a explicarte cuál es el tratamiento a seguir y cómo evitar que vuelva a aparecer.

En cambio, si eres de los afortunados que no lo han sufrido todavía, vamos a decirte cuáles son los primeros síntomas que se experimentan para que puedas identificarlo y cómo prevenirlo.

El herpes labial se contagia por contacto directo con la saliva o la herida de la persona y dura entre una semana y quince días

¿Qué es el herpes labial?

El herpes labial es una infección común que, tal y como su nombre indica, aparece en la zona de los labios y se manifiesta con unas pequeñas ampollas, comúnmente llamadas calenturas.

Estas ampollas, además de ser muy antiestéticas a simple vista, provocan dolor y molestias a la persona que las padece.

Y, lo que es más importante, son un foco de contagio. Por tanto, si tenemos un herpes es necesario que sigamos una serie de precauciones para no contagiar a otra persona.

En este punto, es conveniente recordar la diferencia entre un herpes y una llaga en la boca o afta, ya que es frecuente confundir ambos términos.

La diferencia fundamental entre ellos es que las llagas son heridas de color blanco o amarillento que aparecen en cualquier parte de la boca y no son contagiosas.

Lo que sí tienen en común es que, al igual que ocurre con las calenturas, hay personas que tienen más predisposición que otras a tener llagas en la boca.

Causas: ¿a qué se debe?

El herpes labial está causado por el virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1).

Tal y como hemos adelantado previamente, es contagioso y se transmite a través de un contacto directo con la saliva o la lesión activa.

Por ejemplo, una forma de contagio habitual es la de compartir objetos de uso personal con alguien que tiene un herpes (vasos, pintalabios, toallas, cuchillas de afeitar, pajitas…).

Por lo general, el herpes aparece por primera vez en niños o menores de 20 años y luego reaparece posteriormente en la edad adulta.

Te interesará »  Riesgos para tu boca en verano

Hasta que se elimina por completo, la infección pasa por varias fases o etapas. Y, una vez que la persona se ha curado, el virus se vuelve inactivo durante un tiempo y permanece de por vida en los tejidos nerviosos de la cara.

De esta manera, el herpes tiende a reaparecer posteriormente de manera espontánea o debido a una serie de factores desencadenantes.

Dichos motivos pueden ser:

Estrés, falta de descanso o enfermedad:

Los problemas de salud, así como la falta de sueño o el estrés, contribuyen a la bajada de defensas, lo que facilita el desarrollo de cualquier virus

Cambios hormonales:

Los cambios hormonales como los que ocurren durante la menstruación o el embarazo suponen cierto riesgo para las mujeres, ya que muchas veces el brote se produce en estos periodos

Exposición al sol:

La exposición a los rayos ultravioletas a lo largo de nuestra vida daña la piel en general y la de los labios en particular, por lo que es importante utilizar protección solar

Frío:

El frío y el viento propios del invierno secan los labios, por lo que también en esta época es necesario protegerlos con productos específicos

Al final de este artículo, te daremos una serie de consejos para protegerte frente a los elementos que pueden desencadenar un brote de herpes.

¿Cuáles son los síntomas del herpes labial?

El virus del herpes labial presenta una serie de síntomas. Algunos de ellos son muy visibles -la propia ampolla- pero otros pueden pasar inadvertidos, ya que corresponden a una fase muy inicial.

Dado que saber identificarlos juega un papel importante, a continuación vamos a decirte cuáles son las señales más comunes:

  • Hormigueo, quemazón o picazón en una zona en la que todavía no hay una ampolla: aparece en una fase inicial, cuando el herpes no es visible
  • Inflamación y enrojecimiento en la piel que rodea la zona de la ampolla: son los primeros signos visibles del herpes
  • Ampolla o pequeño conjunto de ampollas rellenas de líquido transparente

Tratamiento: ¿cómo curarlo?

Las calenturas se curan de manera natural con el paso de los días. Sin embargo, si tienes dolor y molestias, puedes consultar a tu médico o acudir a la farmacia para comprar algún medicamento que alivie los síntomas.

Dicho esto, es importante resaltar que las medicinas o productos que se utilicen -normalmente geles o cremas- sirven para aliviar el dolor y las molestias, así como para acelerar el proceso de cicatrización, pero no curan el virus como tal.

La curación del virus sigue un proceso natural que tiene una duración de entre una semana y quince días. Por tanto, éste desaparecerá aunque no sigamos un tratamiento.

A grandes rasgos, se puede decir que las fases del herpes labial son las siguientes:

  • Aparición de la ampolla: tras los primeros síntomas, la mancha roja se convierte progresivamente en una o varias ampollas
  • Rotura de la ampolla: la o las ampollas se rompen, empiezan a supurar un líquido transparente y se convierten en una herida abierta
  • Formación de la costra: la lesión empieza a secarse y se forma paulatinamente una costra
  • Cicatrización de la herida: la costra se cae y deja paso a la nueva piel que ha ido generando nuestro cuerpo. En este momento, el herpes está curado
Te interesará »  Precio Estetica Dental

¿Cómo prevenir el herpes labial?

Como hemos mencionado con anterioridad, una vez que se ha tenido, el herpes tiende a reaparecer. Por eso, las personas que lo han padecido suelen sufrirlo varias veces en su vida.

Dada la prevalencia que tiene este virus en la sociedad, lo relativamente sencillo que es su contagio y la facilidad con la que reaparece, resulta muy difícil estar completamente a salvo de él.

Sin embargo, vamos a darte unas pautas para hacer más difícil el desarrollo del virus:

  • Intenta reducir el estrés
  • Trata de dormir entre 7 y 8 horas al día
  • Haz deporte de manera regular
  • Aplica un protector solar en los labios antes de salir de casa
  • Utiliza un bálsamo hidratante para evitar la sequedad
  • Sigue una alimentación sana y equilibrada
  • No compartas cubiertos, vasos o pajitas -o cualquier objeto de uso personal- con otras personas de manera frecuente

Remedios caseros para tratar las calenturas

Dicho esto, no te recomendamos probar los remedios caseros que se presentan como soluciones milagrosas en diferentes páginas de Internet. Uno de los que se nombran con más frecuencia es el alcohol.

Sin embargo, un remedio casero como el alcohol no solamente no contribuye a eliminar la infección, sino que actúa en contra de su curación ya que es perjudicial para la piel del labio.

Por otro lado, también es muy común hablar del hielo como un aliado para tratar el herpes. Si bien éste no es perjudicial como el alcohol, no disminuye el periodo de duración de la herida. Lo que sí puede hacer es aliviar temporalmente la zona.

Por eso, si tienes un herpes, te recomendamos consultar a tu médico o acudir a una farmacia y pedir un producto específico que alivie los síntomas.

Pero, dejando a un lado los remedios caseros, los consejos para intentar evitar un brote de herpes labial que hemos mencionado anteriormente son relativamente sencillos de llevar a cabo.

Se refieren fundamentalmente a cumplir una serie de medidas de higiene y a llevar una vida sana, lo que no solamente es bueno para los labios, sino para la salud general de nuestro cuerpo.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (39 votos, promedio: 4,56 de 5)
Cargando…