¿Por qué sale la caries de biberón?

La caries rampante es especialmente frecuente en bebés que aún toman biberón.

En contra de la creencia popular, las caries pueden darse también en los dientes de leche, y es que es una de las afecciones bucales más comunes.

Por eso, es fundamental tener unas buenas rutinas de higiene desde las edades más tempranas, puesto que las caries aparecen en cuanto los primeros dientes empiezan a erupcionar.

En este artículo, te contamos por qué aparecen las lesiones cariosas en los bebés -también conocidas como caries del biberón o del lactante-.

Igualmente, te explicamos qué tratamiento es el más indicado y qué pueden hacer los padres para prevenir las caries infantiles.

Los peligros de las caries para los dientes

Toda caries, ya sea rampante o no, es una lesión de la estructura dentaria cuyo origen está en los ácidos que desprende la placa bacteriana.

En caso de no eliminar debidamente los restos de comida, los agentes patógenos terminan solidificándose y se convierten en sarro.

Durante su fase inicial, la caries comienza dañando el esmalte de las piezas.

Pero si no se realiza un empaste dental a tiempo, afecta también a la dentina e incluso a la pulpa dental, comúnmente conocida como nervio.

Es por esto que una lesión cariosa muy extensa puede llegar a comprometer la estabilidad del diente.

¿Qué es una caries rampante y cómo se diagnostica?

Hablamos de caries rampante cuando las piezas dentales perjudicadas son temporales –dientes de leche de niños cuya edad oscila entre los 6 meses y los 4 o 5 años.

Se trata de un tipo de lesión cariosa muy agresiva, ya que el daño de la estructura dentaria avanza con mucha rapidez.

En los casos más avanzados, es habitual que se produzca la fractura del cuello dentario o parte cervical, es decir, la zona del diente más próxima a la encía.

Dientes marrones en niños
Ampliar imagen
Caries rampante

La incidencia de la caries del lactante es especialmente frecuente en los incisivos superiores, conocidos como paletas.

Esto se debe a la posición de la boca que adopta el bebé al succionar el biberón.

No obstante, también podemos encontrar estas lesiones en los molares superiores e inferiores.

La principal diferencia de la caries rampante y la que aparece en las piezas definitivas es que no solo afecta a los huecos donde se acumula la placa: daña también la superficie lisa de los dientes.

Diagnóstico de la caries de biberón

En un inicio, podremos observar la incidencia de este tipo de caries en la dentadura de nuestro hijo cuando aparezcan una serie de manchas blancas.

Con el paso del tiempo, tienden a oscurecerse y a volverse amarillentas e incluso marrones.

Dado que la caries rampante avanza con rapidez, resulta de vital importancia la pronta actuación de un dentista para asegurar la estabilidad de la pieza dental

Causas: ¿por qué sale la caries rampante?

Son dos los principales factores que tienen repercusión en la aparición de caries en piezas temporales:

  • Una higiene bucodental deficiente o incorrecta.

  • Una dieta con un alto contenido en carbohidratos fermentables, especialmente azúcares y lácteos.

Es por esto que los dentistas inciden en la importancia de inculcar a los pequeños de la casa la relevancia de la limpieza oral diaria.

Hacerles partícipes de estas rutinas ayudará a su educación en salud dental y, por supuesto, la implicación parental es indispensable para lograrlo.

No solo es importante cepillarles los dientes a nuestros hijos, también hay que evitar algunos malos hábitos dentales que repercuten directamente en la formación de la caries rampante:

  • La práctica -más común hace unos años- de mojar el chupete o la tetina del biberón en azúcar, leche o miel para tratar de adormecer al bebé.

  • La mala costumbre de que el niño se quede dormido con el biberón en la boca, especialmente si contiene una sustancia azucarada, como leche o zumo.

Bebé con biberón
Ampliar imagen
Caries de biberón

Durante las horas de sueño los niveles de secreción salivar disminuyen, con lo que la posibilidad de desarrollar caries aumenta.

La saliva tiene importantes funciones para la salud oral, entre ellas mantener el pH de la boca neutro, por eso su segregación contribuye a eliminar las bacterias.

El hecho de que por la noche no tengamos tanta cantidad de saliva, unido al contacto prolongado de los azúcares con las piezas dentales, son la principal causa de la aparición de la caries rampante.

Tratamiento para la caries rampante

A la hora de abordar un caso de caries de biberón, el dentista tendrá en cuenta el grado de avance de la lesión cariosa en la superficie dentaria.

Como ya hemos comentado previamente, la caries rampante progresa con rapidez, así que la detección por parte de los padres puede favorecer el diagnóstico.

Presta atención a la boca del bebé

Si advertimos cualquier señal de que algo no va bien, es conveniente llevarle a un especialista.

Es recomendable que, en cuanto observemos signos de caries del lactante en algún diente, vayamos a un odontopediatra para que valore la gravedad de la lesión.

En caso de que la lesión cariosa únicamente suponga el daño del esmalte dental, el especialista optará por realizar una obturación -o empaste- de la misma.

Sin embargo, si la caries ha llegado a afectar al nervio dental, estará recomendada la realización de una pulpectomía para evitar la pérdida de la pieza.

Dicho tratamiento consiste en la eliminación de la pulpa dañada y la posterior obturación de los conductos.

Posteriormente, se restaurará el diente con una corona que aporte la estética y funcionalidad a la dentadura.

De esta forma, el dentista es capaz de salvar un diente mediante un procedimiento propio de la Odontología Conservadora, evitando una extracción.

Por último, de manera preventiva, y siempre teniendo en cuenta la condición en la que se encuentran las piezas dentales, el odontólogo puede sellar las mismas ante la aparición de manchas en el esmalte. Mediante el sellado, el especialista trata de evitar la formación de futuras lesiones cariosas.

Consecuencias de la caries de biberón en la salud dental

A diferencia de la creencia popular, la afección de piezas dentales temporales tiene una serie de secuelas negativas para la estética y la funcionalidad de nuestra boca.

Entre las principales consecuencias de la caries de biberón, los especialistas destacan las siguientes:

  • Pérdida de las piezas dentales en caso de que la caries esté muy extendida y haya llegado a afectar a la raíz del diente.

  • Dificultades en el habla o en la masticación.

  • Compromiso de la estética de la sonrisa.

  • Cuando se pierde un diente de leche, el resto tiende a ocupar su lugar.

Esto repercute de forma muy negativa en la erupción de piezas definitivas, que no encuentran el hueco que deberían tener.

Como consecuencia, se generan diferentes tipos de maloclusiones y desalineación dental: apiñamiento, rotaciones, etc.

¿Cómo se puede prevenir la caries rampante?

La prevención de la caries rampante es sencilla, tan solo es necesario tener constancia con las rutinas de higiene y desechar ciertos hábitos dentales:

  • No dejes que el bebé se duerma con el biberón en la boca

    Si es una costumbre muy arraigada, sería positivo sustituir la leche o el zumo por agua para evitar el contacto prolongado de los dientes con una sustancia azucarada.

  • Inculca buenas rutinas de higiene

    Si consigues que el niño perciba la limpieza bucodental como un juego y te implicas con él, terminará adquiriendo este hábito de forma natural.

    Es fundamental que comprenda la importancia de mantener una boca sana desde las edades más tempranas.

    Rutina de limpieza oral
    Ampliar imagen
    Higiene bucodental
  • Cepilla dientes y encías

    A pesar de que el bebé no haya comenzado con su primera dentición, es aconsejable que pases una gasa con agua por sus encías para limpiar los restos de leche.

    Una vez que comiencen a salirle los dientes, es posible lavarle los dientes con un cepillo de dientes infantil.

  • Vigila la técnica del cepillado

    Cuando el niño tenga edad suficiente para encargarse de su cepillado sin ayuda, supervisa que lo esté haciendo de manera correcta para que la limpieza sea efectiva.

    Recuerda que los niños no deberán usar dentífrico hasta que sean capaces de mantenerlo en boca sin tragárselo -aproximadamente, los 2 o 3 años de edad-.

    Una vez que puedan utilizar pasta de dientes, compra una infantil para que contenga niveles de flúor adecuados y no dañe el esmalte o provoque enfermedades como la fluorosis.

  • Acude a revisiones con el odontopediatra

    La primera visita está recomendada con 12 meses y, posteriormente, bastará con una revisión al año en caso de que todo esté correcto.

    Ir a la consulta del dentista es de vital importancia para mantener los dientes libres de caries.

  • Acostumbra al niño a comer bien

    Una dieta equilibrada, que no abuse de alimentos con alto contenido en azúcares, contribuye a fortalecer los dientes.

Ahora que ya sabes cómo identificar y prevenir la aparición de caries rampantes, empieza ya a poner en marcha las prácticas que ayudarán a que la dentadura de tu bebé esté sana.

Mantener unas buenas rutinas de higiene, reducir la ingesta de alimentos azucarados o revisar de manera periódica los dientes del niño reduce la incidencia de este tipo de lesiones cariosas.

Te interesará »  ¿Qué es una clínica dental?

¿Qué podemos hacer por ti? 1ª visita gratuita y presupuesto sin compromiso

Rellenar el teléfono sin espacios
Elige un tratamiento por favor.
Entre las:
Y las:
Debes aceptar la política de privacidad
*Revisa los campos con errores

¿No te gustan los formularios? Llámanos al 91 768 18 12

Un momento, el formulario se está enviando...

En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

  • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
  • Finalidad: poder gestionar tu petición.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, - nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en datos@clinicaferrusbratos.com
¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas?
Dejanos tu valoración:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
(2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading...
Dr. Pedro Pablo Martínez

Dr. Pedro Pablo Martínez

Especialista en Odontología Conservadora

Pedro Pablo Martínez es licenciado en Odontología por la Universidad Alfonso X el Sabio. Se especializó a través del Máster en Odontología Integrada de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y del Máster en Endodoncia de la Universidad Alfonso X el Sabio. Combina su actividad profesional con la investigación, ya que es autor de diversos artículos aparecidos en publicaciones científicas como Journal of Dentistry o Journal of Clinical Periodontogy.Si quieres sabes más sobre el doctor Martínez puedes consultar su curriculum vitae, y su página personal.

Haz una pregunta al dentista

  Acepto la Política de privacidad

En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

  • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
  • Finalidad: poder gestionar tu petición.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, - nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en datos@clinicaferrusbratos.com
Hemos aparecido en:
apariciones en prensa de la clínica dental Ferrus & Bratos
Lo que opininan nuestros pacientes:
¿Quieres que estudiemos tu caso?
Cita gratuita