Frenillo de la boca

Clínica dental / Odontopediatría

El frenillo de la boca es un tejido conectivo que actúa como unión entre una parte fija de la anatomía con otra que tiene capacidad de movimiento: la lengua o el labio.

A medida que crecemos, es posible que se produzcan ciertas anomalías en su desarrollo, pudiendo acarrear diferentes problemas.

Principalmente, los inconvenientes se relacionan con la pronunciación, la deglución o el correcto posicionamiento de los dientes en la arcada.

Aunque existe tanto el frenillo lingual como el labial, vamos a centrarnos en el segundo, las consecuencias de su desarrollo anómalo y los tratamientos con los que se soluciona.

¿Qué es el frenillo labial?

El frenillo de la boca labial es un tejido conectivo fibroso que une la encía con el labio.

Cada persona tiene dos frenillos de este tipo, uno superior y otro inferior.

Generalmente, este último tiene un tamaño y grosor más pequeño que el frenillo labial superior.

El desarrollo anómalo de los frenillos labiales puede tener consecuencias muy diversas en nuestra salud bucodental

Anomalías en el desarrollo del frenillo labial superior

En edades tempranas, el frenillo se extiende desde la encía a la parte central del paladar.

Gracias al desarrollo progresivo de los huesos maxilares y al proceso eruptivo, se va desplazando y se pierde su conexión con el paladar.

Sin embargo, en algunas ocasiones se observa un frenillo labial hipertrófico y de inserción baja.

Esto significa, por una parte, que tiene un grosor superior al habitual y que, además, se posiciona entre los dos incisivos centrales.

Debido a esta posición incorrecta, forma un espacio interdental mayor al que se considera como normal, que suele ser de 1 milímetro como máximo.

Este hueco entre ambos dientes tiene el nombre de diastema interincisal.

Diastema

Síntomas de anomalías en el crecimiento del frenillo labial superior

Como ya hemos comentado, una de las principales consecuencias de la existencia de anomalías en el desarrollo del frenillo labial superior es la presencia de un diastema.

No obstante, a la hora de achacar la existencia de un espacio interdental superior al habitual a esta alteración, se deben descartar otras posibles causas:

  • La formación de un número de piezas dentales superior al normal en las arcadas dentales (dientes supernumerarios)

  • Mordida abierta y espacios interdentales amplios debidos a la succión del pulgar

  • Existencia de un quiste en la boca

  • Espacio interdental mayor de lo frecuente causa de una agenesia dental, es decir, una anomalía en la formación de los incisivos laterales definitivos

¿Qué consecuencias se pueden derivar de tener un frenillo labial superior hipertrófico?

Un frenillo labial hipertrófico tiene dos consecuencias fundamentales para la persona que sufre esta anomalía en el desarrollo:

  • La existencia de un diastema, que supone un impedimento a la hora de tener una oclusión dental perfecta, además de suponer un problema estético.

  • La imposibilidad de mover el labio superior con normalidad y dificultades en la pronunciación de algunos fonemas, como los de sonidos eme, pe o be.

Además, en aquellos casos severos en los que se ve cuantiosamente limitada la movilidad del labio superior, puede dificultar la limpieza bucodental.

Con ello, se favorece la acumulación de placa bacteriana y restos de alimentos en la zona.

En este punto, debemos recordar que una higiene oral deficiente es el origen de enfermedades periodontales -gingivitis y periodontitis- que dañan a las encías y a los tejidos de soporte.

Por último, una anomalía en el desarrollo del frenillo labial puede propiciar el crecimiento de un labio corto que dificulte el correcto sellado labial.

Esto imposibilita la capacidad de respirar únicamente por la nariz y crea interferencias del labio con la colocación de una prótesis dental.

Visita a un logopeda

Si el frenillo labial crea problemas para hablar bien, es aconsejable llevar al niño también a un logopeda

Cirugía del frenillo labial: ¿cuándo es necesario operarlo?

En el caso de que la existencia de un frenillo labial hipertrófico sea la causa de alguna de las patologías anteriormente citadas, el especialista valorará la necesidad de practicar una cirugía para corregirlo.

Antes que nada, el odontólogo tendrá en cuenta la edad del paciente.

El desarrollo maxilar y el proceso de erupción dental van reduciendo de manera progresiva el grosor del frenillo, que también va modificando paulatinamente su posición en la boca.

Por este motivo, podemos afirmar que el diastema interincisal es habitual en más de un 98% de los niños con edades comprendidas entre los 6 y los 7 años.

Por el contrario, que afecta únicamente al 7% de los adolescentes de entre los 12 y los 18 años de edad.

Gracias a la erupción de los incisivos laterales definitivos y a la presión que estos ejercen, el espacio interdental tiende a corregirse y quedar cerrado.

En caso de que no sea así y el diastema no se una adecuadamente, el especialista pautará la operación del frenillo de la boca.

Cirugía del frenillo labial: la frenectomía

La intervención quirúrgica destinada a corregir el desarrollo anómalo del frenillo labial es la frenectomía.

Se trata de un procedimiento sencillo llevado a cabo mediante anestesia local que consiste en la corrección de la posición inicial del frenillo.

Frenectomía del frenillo de la boca

Para ello, se realiza una pequeña incisión y se posiciona de tal manera que no se coloque en la zona interincisal.

Es una operación mínimamente invasiva, de rápida recuperación, que facilita tanto la pronunciación correcta de todos los fonemas como un sellado labial óptimo.

Una vez llevada a cabo la frenectomía, puede ser necesario iniciar un tratamiento de ortodoncia para cerrar el espacio interdental o diastema.

A pesar de que la cirugía obtenga buenos resultados, a largo plazo es posible que el frenillo de la boca vuelva a crecer demasiado.

Por ello, es una operación que implica recidiva en muchos casos, así que actualmente hay centros dentales en los que no se realiza.

En su lugar, o como un complemento, se realiza un injerto de encía para evitar que el frenillo vuelva a desarrollarse.

¿Qué pasa si se rompe el frenillo labial superior?

Además de estas posibles complicaciones, el frenillo labial superior está ligado a una urgencia por traumatismo muy común entre la población infantil.

Y es que uno de los accidentes más comunes en niños es la ruptura del frenillo labial. Un simple golpe puede ser la causa de la misma.

Se trata de un accidente de poca importancia, si bien es cierto que, al ser una zona de sangrado abundante, es muy escandaloso.

En caso de que un menor a tu cargo se rompa el frenillo, no olvides seguir una serie de pautas:

  • Presiona la herida con el fin de que cese la hemorragia y limpia la zona con agua o suero salino.

    La aplicación de hielo de manera indirecta, colocando un trapo limpio, por ejemplo, hará que baje la inflamación.

  • Acude a tu centro de salud más cercano para que sea el especialista quien valore debidamente la magnitud del traumatismo.

    Asegúrate de que en los días siguientes el pequeño sigue una dieta blanda y a base de alimentos fríos, a ser posible.

  • Evita la ingesta de alimentos que dificulten la cicatrización de la herida.

    Nos referimos a comidas que, al desmigarse, puedan quedarse alojadas entre los dientes y la herida: pan, patatas fritas, etc.

  • Si el infante ya tiene edad para usar un enjuague bucal, es conveniente que utilice colutorios con clorhexidina después del cepillado.

  • Si el dentista lo indica, puede tomar analgésicos para paliar las posibles molestias en la boca que se pueden derivar del traumatismo.

Frenillo labial

Anomalías en el desarrollo del frenillo labial inferior

Aunque hemos hablado solo del frenillo labial superior, lo cierto es que también el inferior puede tener alteraciones a lo largo del desarrollo bucal.

Eso sí, en el caso de problemas de desarrollo del frenillo labial inferior, las consecuencias son mucho menores.

Sobre todo, puede general la retracción gingival y enfermedades periodontales a causa de una mayor dificultad de acceso a la higiene bucodental.

En estos casos, el tratamiento depende de la causa que ha originado el problema:

  • Una frenectomía o un injerto de encía en caso de retracción creada por la tracción del labio inferior.

  • Tratamiento periodontal y un curetaje para sanear las encías y dientes afectados por la gingivitis o piorrea.

Recuerda que una anomalía en el crecimiento del frenillo de la boca puede generar no solo problemas bucales, sino también otros que se refieren al plano estético y psicológico.

Por ello, es muy recomendable que se mantenga el control parental sobre el correcto desarrollo dental de los pequeños, acudiendo al odontopediatra desde las edades más tempranas.

Te interesará »  ¿Qué es un mantenedor de espacio dental y cuándo hay que ponerlo?

En Ferrus & Bratos nos guiamos por unas pautas editoriales que aseguran la veracidad de toda la información que publicamos. Si deseas saber más sobre cómo nos aseguramos de que nuestro contenido esté actualizado y correctamente respaldado, te animamos a leer nuestro compromiso editorial.

¿Qué podemos hacer por ti? Pruebas diágnostiscas y plan de tratamiento integral gratuito

Rellenar el teléfono sin espacios
Debes aceptar la política de privacidad
*Revisa los campos con errores

O Llámanos:

Clínica Velázquez
Clínica Arturo Soria

Un momento, el formulario se está enviando...

En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

  • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
  • Finalidad: poder gestionar tu petición.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, - nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en datos@clinicaferrusbratos.com
¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas?
Dejanos tu valoración:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
(43 votos, promedio: 4,33 de 5)
Dr. Pedro Pablo Martínez
Dr. Pedro Pablo Martínez
Especialista en Odontología Conservadora

Pedro Pablo Martínez es licenciado en Odontología por la Universidad Alfonso X el Sabio. Se especializó a través del Máster en Odontología Integrada de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y del Máster en Endodoncia de la Universidad Alfonso X el Sabio. Combina su actividad profesional con la investigación, ya que es autor de diversos artículos aparecidos en publicaciones científicas como Journal of Dentistry o Journal of Clinical Periodontogy. Si quieres sabes más sobre el doctor Martínez puedes consultar su curriculum vitae, y su página personal.

Hemos aparecido en:
apariciones en prensa de la clínica dental Ferrus & Bratos
Lo que opininan nuestros pacientes:

Índice de satisfacción de nuestros pacientes: 9,37/10
Ver encuestas

¿Quieres que estudiemos tu caso?
Cita gratuita
Podemos ayudarte, llámanos.
Estudio completo y diagnóstico gratis
close-image