atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Cirugía ortognática: preguntas más frecuentes

España fue uno de los países pioneros en Europa en practicar la cirugía ortognática así como el primer país en crear una unidad dedicada a esta especialidad.

A pesar de este importante papel en la solución de las deformaciones dentofaciales, la cirugía ortognática sigue siendo una gran desconocida, incluso para las personas que son susceptibles de este tratamiento.

Fruto de este desconocimiento, los pacientes que creen necesitarla acuden a nuestra consulta con diferentes inquietudes acerca del tratamiento.

Por este motivo, a continuación vamos a decirte cuáles son las que nos plantean con más frecuencia.

1. ¿Cómo sé que tengo una deformidad dentofacial?

Habitualmente, es el propio paciente el que aprecia que su cara no tiene unos rasgos armónicos.

Sin embargo, solamente algunas personas saben que se debe a una alteración en el tamaño o la posición de los dos huesos maxilares que tenemos en la cara –maxilar superior y mandíbula- y que la solución a esta alteración se llama cirugía ortognática.

2. ¿Por qué someterse a cirugía ortognática?

La intervención puede realizarse por motivos funcionales o estéticos.

Los primeros se refieren, entre otros, a la mejora de la oclusión, de la masticación o de la salud de las piezas dentales.

Lo segundos están relacionados con la armonía de los rasgos y la apariencia de la sonrisa.

3. ¿Qué tipos de cirugía se realizan?

  • Clase II o retrognatia: se practica si el paciente tiene la mandíbula atrasada respecto al maxilar superior.
  • Clase III o prognatismo: se lleva a cabo cuando la persona tiene la mandíbula hacia adelante.
  • Asimetrías: se realiza si el paciente presenta diferencias notables entre el lado derecho e izquierdo de la cara.
  • Mordida abierta: se practica cuando los dientes frontales superiores e inferiores no contactan.

En el caso de que quieras profundizar más sobre este aspecto, te recomendamos leer uno de nuestros últimos artículos publicados, el cual explica los tipos de cirugía ortognática que se realizan en función de la deformación.

4. ¿Cuánto dura la cirugía ortognática?

Esta intervención maxilofacial tiene una duración de aproximadamente cuatro horas.

La cirugía ortognática se puede evitar si tratamos a los niños con ortodoncia interceptiva, cuando todavía están creciendo. De esta manera, el tratamiento es más sencillo y barato

5. ¿Cuánto cuesta la cirugía ortognática?

El precio de la cirugía ortognática varía en función de dos factores fundamentalmente.

El primero de ellos es el número de huesos maxilares que se necesiten corregir. Éstos pueden ser uno o dos, dependiendo de si la alteración afecta al maxilar superior, a la mandíbula o a ambos.

El segundo de estos factores es el grado de movimiento que se necesite llevar a cabo. Es decir, a mayor movimiento, más compleja será la operación y, por tanto, más cara.

Te interesará »  Cirugía ortognática: ¿Cómo es el postoperatorio y cuándo podré hacer vida normal?

Dicho todo esto, es estrictamente necesario que el cirujano maxilofacial valore el caso del paciente antes de avanzar un precio o presupuesto.

6. ¿Por qué la cirugía ortognática se combina con ortodoncia?

Cuando el desarrollo de los huesos de la cara no es el adecuado, es inevitable que se altere la colocación y la oclusión natural de los dientes.

Por tanto, en estos casos tenemos dos aspectos a solucionar: los huesos maxilares y los dientes.

Con la cirugía ortognática corregimos los defectos de los huesos, llevándolos a la posición y tamaño adecuados.

Una vez que la cara tiene una estructura armónica, es el momento de hacer correcciones en los dientes. Por tanto, en este punto es fundamental el trabajo de un ortodoncista.

7. ¿Puede practicarse la cirugía en niños?

No, en ningún caso.

En mujeres, la cirugía puede practicarse a partir de los 18 años. En el caso de los hombres, se realiza a partir de los 21 años, ya que su crecimiento termina más tarde.

Sin embargo, una vez dicho esto es fundamental destacar que hay muchas alteraciones que se pueden corregir cuando las personas están en fase de crecimiento. Es decir, cuando somos niños.

Así, la corrección temprana mediante ortodoncia interceptiva, evitaría la cirugía en la edad adulta.

Por ejemplo, tanto para la clase II o retrognatia como para la clase III o prognatismo existen aparatos funcionales que los niños llevan puestos varias horas al día.

De esta manera, son capaces de corregir el crecimiento irregular de maxilar o mandíbula.

8. ¿Sentiré dolor después de la intervención?

El dolor y las molestias postoperatorias siempre varían en función de cada persona.

Por lo general, los pacientes no sufren dolor. Sin embargo, sí sienten molestias al realizar sus actividades cotidianas durante las dos primeras semanas: hablar, comer o dormir.

Para minimizar dichas molestias, el cirujano maxilofacial receta medicación analgésica.

9. ¿Me dejarán cicatrices en la cara?

No. Las incisiones que se llevan a cabo en este tipo de cirugía son intraorales.

Por tanto, quedan por dentro y no dejan ninguna cicatriz visible en la cara.

10. Cuando me mire al espejo, ¿me reconoceré?

La primera reacción de los pacientes al mirarse al espejo es, habitualmente, de sorpresa.

Y es que no nos damos cuenta de lo característicos que son cada uno de nuestros rasgos hasta que nos sometemos a una operación de este tipo.

Pero, además del cambio que experimenta la cara –en algunos casos más que en otros-, hay que tener en cuenta que la inflamación tarda varios días en desaparecer.

Por tanto, al cambio futuro que supone la intervención, hay que sumarle que durante unos días el paciente se verá con la cara algo deformada.

Y que, por consiguiente, la persona intervenida irá viendo su apariencia definitiva de forma progresiva.

Una vez que ha desaparecido la inflamación y que el paciente se ha acostumbrado a mirarse en el espejo con su nuevo aspecto, la gran mayoría de las personas se acepta y se gusta más que antes.

11. ¿Cuándo podré comer con normalidad?

Por lo general, los pacientes vuelven a comer con normalidad transcurridas cuatro semanas desde la intervención.

Durante las dos primeras semanas, es necesario alimentarse con pajitas y jeringas.

En la tercera semana se recomienda empezar con una dieta blanda (tortilla francesa, pescado, verduras blandas…).

Te interesará »  Cirugía ortognática: el tratamiento paso a paso

A partir de la cuarta semana, la persona puede ir reincorporando los hábitos y alimentos de la dieta habitual.

Eso sí, siempre será necesario asentar cada fase. Es decir, no se podrán recuperar los hábitos habituales si la comida blanda nos sienta mal o provoca dolor.

12. ¿Podré hablar tras la cirugía ortognática?

Tal y como ya hemos señalado en este artículo, inmediatamente después de la cirugía, los pacientes presentan mucha inflamación, por lo que incluso respiran con dificultad.

Por ello, es normal que durante los primeros días sientan molestias y cansancio al hablar.

Sin embargo, según vayan transcurriendo los días, el paciente volverá a hablar con normalidad.

13. ¿Cuándo podré volver a trabajar?

Lo más habitual es que la baja laboral dure dos semanas, aunque este periodo depende de varios factores como la edad –la juventud juega a favor de la recuperación-, la evolución del paciente y el tipo de trabajo desempeñado por éste.

Es decir, si la persona realiza un trabajo muy activo, que requiere hablar mucho o que conlleva cierto riesgo, tardará más en reincorporarse.

Por ejemplo, un policía estará más tiempo de baja que alguien que trabaja en una oficina y que puede evitar hablar.

14. ¿Cuándo podré volver a hacer deporte?

En el caso de actividades de alto impacto, la vuelta al deporte debe ser progresiva.

Es decir, se debe comenzar con paseos moderados durante las primeras semanas para posteriormente ir aumentando la intensidad de la actividad hasta alcanzar el ritmo previo a la intervención.

De todas formas, es recomendable que el paciente detalle al cirujano maxilofacial cuál es su actividad para que éste pueda dar unas pautas o fechas más concretas.

15. ¿Hay pacientes contraindicados?

Los riesgos y las contraindicaciones de esta intervención quirúrgica son comunes a los de cualquier otra.

Es decir, la cirugía ortognática está contraindicada en personas con enfermedades sistémicas graves, tensión alta, problemas respiratorios o circulatorios, etc.

Sin embargo, lo adecuado en este caso es valorar el estado de cada paciente en concreto así como el grado de gravedad de la enfermedad que padezca.

Aunque no sea lo habitual, hemos visto casos de pacientes con enfermedades graves que se han sometido a este tipo de cirugía con éxito.

16. ¿Qué es el protocolo “Surgery First”?

Por lo general, el tratamiento en Europa y en Estados Unidos se realiza de la manera tradicional: ortodoncia + cirugía + ortodoncia.

Sin embargo, en Japón y Corea llevan a cabo una técnica innovadora desarrollada por un ortodoncista llamado Junji Sugawara que consiste en practicar la cirugía antes de colocar la ortodoncia.

Aunque diversos estudios han demostrado que mediante el cambio en el protocolo el movimiento de los dientes es mucho más rápido y, por tanto, el tiempo de tratamiento más corto, el procedimiento “Surgery First” es más complicado y todavía se realiza de manera minoritaria.

Recuerda que este artículo tan solo pretende ser un resumen de las preguntas más habituales de nuestros pacientes y de las indicaciones generales para dichas cuestiones. Si tienes más dudas sobre la cirugía ortognática, ponte en contacto con nosotros sin ningún compromiso y responderemos a la consulta sobre tu caso concreto.

¿Quieres saber qué tipo de 
ortodoncia es ideal para ti?

Descubre en tan sólo 10 preguntas el sistema de
ortodoncia que mejor se adapta a tu estilo de vida
 
¡Sí, hacer el test!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (47 votos, promedio: 4,79 de 5)
Cargando…

¿Quieres saber qué tipo de 
ortodoncia es ideal para ti?

Descubre en tan sólo 10 preguntas el sistema de
ortodoncia que mejor se adapta a tu estilo de vida
 
¡Sí, hacer el test!