Rechinar los dientes

El bruxismo es el hábito involuntario de rechinar los dientes, una enfermedad que tiene una gran presencia en la sociedad.

Se estima que al menos un 70% de la población española lo padece, y afecta a hombres y mujeres por igual.

Tiende a aparecer entre los 17 y 20 años de edad y normalmente comienza a remitir a partir de los 40.

Sin embargo, existe la posibilidad de que se dé en la edad infantil.

En este artículo vamos a presentar algunas causas que favorecen la aparición de este mal hábito y a explicar las consecuencias que tiene para nuestra salud.

¿Qué factores provocan el bruxismo?

El bruxismo es una patología que puede estar determinada por diversas causas.

Su aparición no está asociada a ninguna enfermedad grave y, a pesar de tratarse de una afección frecuente, su origen se encuentra en varios factores externos, internos y psíquicos.

Las principales causas que propician la aparición del bruxismo son:

Maloclusión

La maloclusión, más comúnmente conocida como la desalineación de los dientes, impide que las piezas dentales encajen de forma correcta.

De este modo, la mandíbula hace presión en una posición incómoda que termina provocando el desgaste de los dientes.

Inestabilidad oclusal

Las personas con mordida cruzada o desplazada igualmente tienen problemas a la hora de morder adecuadamente.

En este caso, hay una incorrecta relación entre los huesos maxilares que genera en un inadecuado encaje de las piezas dentales.

Un hábito inconsciente

No olvides que puedes rechinar los dientes sin darte cuenta, por lo que es aconsejable estar pendiente de los síntomas para identificar el bruxismo correctamente.

Enfermedades periodontales

El 80% de las personas que sufren algún tipo de enfermedad relacionada con la salud de las encías tienden a padecer bruxismo con mayor frecuencia.

Igualmente, una obturación o una prótesis mal asentada puede hacer que la persona rechine los dientes de manera inconsciente.

Estrés

Aunque, como hemos comentado, el bruxismo puede aparecer por diversos agentes, suele ser más frecuente en personas que tienen altos niveles de estrés.

La ansiedad y el nerviosismo facilita la aparición de esta enfermedad, y se da con mayor asiduidad en las horas de sueño.

También afecta la capacidad de la persona para poder relajarse.

Ansiedad y rechinameinto
Ampliar imagen
Estrés y ansiedad

Otros factores

Aunque puede que no sean tan evidentes, existen otros elementos que favorecen el bruxismo.

Hablamos de los hábitos alimenticios, la postura o costumbres al dormir o los trastornos respiratorio, de nuevo, sobre todo durante las horas de sueño.

Puede que aún no lo sepas, pero si padeces de alguno de los factores aquí descritos podrías ser bruxista.

Algunas personas no presentan ningún síntoma específico y no lo descubren hasta que están en presencia de alguien que detecta el rechinamiento de los dientes.

Tipos de bruxismo

A pesar de que es más habitual que aparezca por las noches, el bruxismo también se da el resto del día.

Podemos dividirlo en diferentes tipos:

Nocturno: normalmente, quien lo padece ni siquiera es consciente de que rechine los dientes y puede darse en periodos de 17-20 minutos durante la noche.

Rechinar los dientes por la noche
Ampliar imagen
Bruxismo nocturno

Diurno: es un acto que suele ir unido a periodos de estrés y que se realiza de manera inconsciente.

Bruxismo céntrico: se asocia a apretar los dientes y afecta sobre todo a los premolares.

Bruxismo excéntrico: en estos casos, se tiende a la fricción entre los dientes, por lo que afecta a su desgaste.

Las férulas ayudan a mantener la mandíbula en una posición relajada y a proteger los dientes del rechinamiento

Además de estos tipos, el bruxismo presenta diferentes grados que vienen determinados por su frecuencia:

Hábito incipiente: ocurre de manera ocasional y durante periodos cortos de tiempo. Aparece y desaparece por temporadas, por lo que se considera reversible.

Hábito establecido: puede deberse a periodos de ansiedad y llega a provocar ciertas lesiones en algunos casos. Se considera reversible siempre y cuando se realice un procedimiento para evitar que pase al siguiente grado.

Hábito poderoso: la rutina está totalmente establecida y el paciente no puede controlarlo. Sufre de lesiones importantes que requieren un tratamiento integral y especializado por parte del dentista.

Apretar la dentadura
Ampliar imagen
Rechinar los dientes

Aprende a identificar el bruxismo

Como hemos explicado, es posible que la persona ni siquiera sepa que sea bruxista.

Por ello, es necesario estar alerta a los signos que nos indican la presencia de este hábito:

Dolor en los dientes, cabeza, cuello u oído al despertar.

Sensación de entumecimiento en los músculos que participan activamente en el proceso de masticación.

Sensibilidad dental generada por el desgaste de los dientes.

Inflamación de encías.

Insomnio provocado por la tensión en la mandíbula.

Por otro lado, encontramos las consecuencias del bruxismo, que están estrechamente relacionadas con los síntomas.

Desgaste dental

Encías retraídas, debilitadas o inflamadas

Abracción dental o la pérdida de tejidos dentarios duros

En algunos casos, estos efectos pueden sufrir complicaciones que desencadenan en trastornos alimenticios, problemas dentales graves, depresión…

Boca normal y con bruxismo
Ampliar imagen
Efectos del bruxismo

¿Cuál es el tratamiento más indicado para el bruxismo?

Si detectamos algunos de los síntomas anteriormente descritos, lo más aconsejable es acudir a una clínica dental donde nos podrán asesorar si, efectivamente, padecemos bruxismo.  

Es importante tener en cuenta que el tratamiento no resuelve las causas que provoca el bruxismo.

Es decir, el odontólogo escoge un tratamiento destinado a reducir el dolor, prevenir el daño dental y disminuir el rechinamiento.

Por tanto, si la razón que nos lleva a apretar los dientes es el estrés, en la clínica dental no podrán darnos una solución para reducir la ansiedad, pero sí para que los efectos del bruxismo no nos afecten.

La solución más común y eficaz son las férulas de descarga.

Se trata de protectores dentales -hechas con resina muy resistente- que se realizan a medida y ayudan a mantener la mandíbula en una posición relajada.

Férula para el bruxismo
Ampliar imagen
Férula de descarga

No solo protegen a los dientes del rechinamiento, sino que también amortiguan la presión que sufren.

Generalmente, las férulas se colocan en la arcada superior y su uso está más indicado en las horas de sueño, aunque pueden emplearse de día.

Si una persona es bruxista debido a una maloclusión o problema en la mordida, es habitual que el dentista recomiende un tratamiento de ortodoncia.

Con ello, mejorará el encaje de las piezas dentales y ya no habrá presión en la boca del paciente.

¿Crees que padeces bruxismo? Sal de dudas

Aunque no experimentes todos los síntomas que están asociados al rechinamiento de dientes, es posible que seas bruxista si padeces alguno de ellos.

En Ferrus & Bratos podemos ayudarte a diagnosticar el bruxismo y a determinar las causas que lo provocan.

Además, te asesoraremos sobre cuál es el tratamiento más adecuado.

Solicita una primera consulta con nuestros especialistas de forma gratuita y benefíciate de las facilidades de pago que ofrecemos.

Te interesará »  Remedios caseros para evitar el bruxismo

¿Qué podemos hacer por ti? 1ª visita gratuita y presupuesto sin compromiso

Rellenar el teléfono sin espacios
Elige un tratamiento por favor.
Entre las:
Y las:
Debes aceptar la política de privacidad
*Revisa los campos con errores

¿No te gustan los formularios? Llámanos al 91 768 18 12

Un momento, el formulario se está enviando...

En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

  • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
  • Finalidad: poder gestionar tu petición.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, - nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en datos@clinicaferrusbratos.com
¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas?
Dejanos tu valoración:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
(10 votos, promedio: 4,20 de 5)
Loading...
Dr. Pedro Pablo Martínez

Dr. Pedro Pablo Martínez

Especialista en Odontología Conservadora

Pedro Pablo Martínez es licenciado en Odontología por la Universidad Alfonso X el Sabio. Se especializó a través del Máster en Odontología Integrada de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y del Máster en Endodoncia de la Universidad Alfonso X el Sabio. Combina su actividad profesional con la investigación, ya que es autor de diversos artículos aparecidos en publicaciones científicas como Journal of Dentistry o Journal of Clinical Periodontogy.Si quieres sabes más sobre el doctor Martínez puedes consultar su curriculum vitae, y su página personal.

Haz una pregunta al dentista

  Acepto la Política de privacidad

En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

  • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
  • Finalidad: poder gestionar tu petición.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, - nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en datos@clinicaferrusbratos.com
Hemos aparecido en:
apariciones en prensa de la clínica dental Ferrus & Bratos
Lo que opininan nuestros pacientes:
¿Quieres que estudiemos tu caso?
Cita gratuita