Artículos de la categoría:
Bruxismo

Otros artículos

El bruxismo es el hábito involuntario de rechinar los dientes, una enfermedad que tiene una gran presencia en la sociedad.

Se puede dar a cualquier edad y es importante saber identificarlo para ponerle una solución pues, aunque aparentemente no sea algo grave, puede conllevar problemas que van más allá de la salud bucodental.

Principalmente, el bruxismo se debe a una de las siguientes causas: tener elevados niveles de estrés o ansiedad, tener algún tipo de maloclusión dental (si la dentadura no encaja debidamente, se producen tensiones en la boca), insomnio o malas posturas al dormir, determinadas enfermedades neurodegenerativas: esclerosis múltiple o parálisis cerebral, entre otras.

En cuanto al estado de nuestra cavidad oral, el bruxismo puede originar fuertes desgastes dentales, inflamación o retracción de las encías y rotura de las piezas.

Pero, además, una persona bruxista tiende a padecer fuertes dolores en la mandíbula, cabeza, oído y cuello.

Al tratarse de un problema que afecta tanto a los músculos de la masticación como a la articulación temporomandibular (ATM), es frecuente que se generen sobrecargas sobre la misma.

Existen ciertos remedios caseros que pueden ayudar a destensionar la zona y evitar que rechinemos los dientes en las horas de sueño.

Algunos de ellos son intentar reducir la actividad al atardecer, descansar una hora antes de irnos a dormir, practicar ejercicios de relajación y evitar bebidas excitantes como el té o el café antes de acostarnos.

Pero la solución más efectiva a corto y largo plazo pasa por utilizar una férula de descarga.

Debe ser un dentista quien confeccione este aparato a medida para cada paciente, por lo que no son efectivas las férulas compradas a través de internet.

Es un dispositivo transparente, fabricado con un material duro y resistente, que impide el rechinamiento de las piezas dentales.

Así, es posible evitar las complicaciones y problemas derivados del bruxismo.