atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Halitosis vs enfermedad periodontal: cuida tus encías para dejar buen sabor de boca

La halitosis, o lo que comúnmente se conoce como mal aliento, se refiere al olor desagradable que se emite por la boca de una persona.  Dicho problema es relativamente frecuente en nuestra sociedad y puede ser padecido prácticamente por cualquier individuo. De hecho, se considera que el 30% de la población en edad adulta sufre o ha sufrido mal aliento en algún momento de su vida.

En función de su origen, la halitosis puede ser de dos tipos:

  • Patológica:

Está causada por una infección en la boca –en el 90% de los casos- o en el estómago –el 10% restante-. En el caso de la boca, dicho mal olor está provocado por bacterias que producen unas sustancias malolientes denominadas compuestos volátiles sulfurados (CVSs).

  • No patológica:

Se refiere al mal aliento temporal producido por la ingesta de algún alimento, el consumo tabaco o la falta de salivación en general. Por ejemplo, dicha falta de salivación se puede producir al practicar deporte, hablar durante mucho tiempo o después de dormir durante horas.

En estos casos, el mal olor es consecuencia de una situación concreta, ya que se seca la boca. Sin embargo, en cuanto la persona se hidrata, vuelve a tener salivación y desaparece el mal olor.

Mal aliento por infección en la boca

Como ya se ha señalado, en el caso de la halitosis patológica el problema proviene, en la mayoría de ocasiones, del interior de la boca. A pesar de este hecho y de sus implicaciones con la salud, dicho problema ha sido desatendido durante años por los periodoncistas.

Además, para muchas personas que padecen halitosis y son conscientes de ello, el mal aliento es considerado un problema de carácter social, ya que influye de manera dramática en su seguridad y confianza, así como en la manera de relacionarse con los demás.

Sin embargo, hoy sabemos que la halitosis no es solamente un problema social. Y es que, según el informe “Cuida tus encías, evita el mal aliento” elaborado por la Sociedad Española de Periodondia y Osteointegración (SEPA), aproximadamente en el 60% de los casos, el mal olor está relacionado con la existencia de enfermedades periodontales.

Relación entre la halitosis y los problemas periodontales

Hay distintas enfermedades de la boca que producen los llamados compuestos volátiles sulfurados causantes del mal olor. Las más frecuentes son:

  • Periodontitis: está causada por las bacterias que se desarrollan por debajo de las encías y sin un tratamiento adecuado provoca la destrucción del hueso que sujeta los dientes y la retracción de dichas encías

Para hacer frente a la periodontitis es necesario, en primer lugar, ponerse en manos de un especialista que lleve a cabo un tratamiento que elimine el sarro subgingival. Asimismo, después del tratamiento también será necesario respetar una serie de pautas para evitar que la enfermedad vuelve a  aparecer: mantener unos hábitos de higiene en casa y acudir a consulta para realizar una revisión dos o tres veces al año.

Pasos del tratamiento

El tratamiento de la  halitosis patológica consiste, fundamentalmente, en tratar la enfermedad que ha causado el mal aliento. En función de las causas que hemos mencionado anteriormente, la solución puede ser realizar un procedimiento periodontal que elimine el sarro, un tratamiento para la necrosis pulpar o llevar a cabo técnicas de higiene para limpiar el dorso de la lengua una vez al día.

Tratamiento para eliminar sarro subgingival

Dicho esto, la mayoría de las veces la halitosis es debida a una periodontitis. A la hora de tratar a un paciente con problemas periodontales, en la Clínica Ferrus & Bratos llevamos a cabo varios pasos que presentan elementos diferenciadores respecto a los métodos utilizados en otras clínicas dentales. En primer lugar, el tratamiento es realizado por el Dr. Jorge Ferrús, especialista en Periodoncia, y consta de los siguientes pasos:

1- Estudio periodontal:

Se realiza el sondaje dentro de las encías, que consiste en medir con una sonda periodontal lo profundo que está el sarro alrededor de cada punto del diente. De esta manera, detectaremos la profundidad a la que hay que eliminar dicha placa bacteriana y nos ayudaremos de las radiografías para establecer un pronóstico de cada pieza dental afectada.

2- Estudio microbiológico:

Consiste en tomar muestras para identificar las bacterias que causan el problema periodontal. Una vez obtenida la muestra, se analiza para saber el tipo de bacterias ante el que nos enfrentamos y se establecen los antibióticos específicos para las bacterias más agresivas que hemos encontrado.

Los dos pasos anteriormente mencionados son diferenciadores respecto a otras clínicas que no llevan a cabo el estudio de sondaje ni el estudio microbiológico. En el caso de que no se practiquen, el tratamiento permitirá eliminar el sarro pero no se tendrán referencias para posteriormente realizar los seguimientos y controles periódicos, un aspecto fundamental para que no se produzca una recaída.

Como prueba de ello, en la Clínica Ferrus & Bratos utilizamos un moderno sistema de sondaje denominado sonda Florida. Este software permite, entre otras cosas, realizar mediciones y hacer comparaciones entre ellas con mucha exactitud, presentar al paciente los resultados y guardar los registros informatizados.

En la Clínica Ferrus & Bratos llevamos a cabo estudios de sondaje y microbiológicos que permiten realizar seguimientos periódicos para controlar la actividad de la enfermedad
3- Raspado y alisado radicular:

Bajo anestesia local y dividiendo la boca en dos partes para trabajar primero un lado y después el otro, eliminaremos el sarro que hay debajo de las encías con unas curetas.

4- Reevaluación:

Una vez transcurridas cuatro o seis semanas del tratamiento, el paciente vuelve a consulta para que le midan las encías como parte del proceso de control y seguimiento de los resultados.

Te interesará »  ¿Cómo cepillarse los dientes correctamente?

Por otra parte, hay algunos casos en los que el tratamiento anteriormente mencionado no es suficiente ya que el sarro progresa de una forma excesivamente profunda a lo largo de la raíz. En estos procesos más complejos será necesaria una cirugía periodontal localizada para eliminarlo.

¿Cómo prevenir la periodontitis?

Con el objetivo de evitar todas las complicaciones derivadas de la enfermedad periodontal, lo más importante es mantener la boca en buen estado de salud. Esto pasa, entre otros, por seguir una serie de pautas para cuidar la higiene bucal y mantener a raya los niveles de placa bacteriana mediante el uso de:

  • Cepillo dental
  • Seda o cepillos interdentales
  • Colutorios para enjuage, dentífricos o sprays específicos
  • Raspadores linguales

Además de seguir los consejos indicados es recomendable acudir a revisiones periódicas con el periodoncista con el objetivo de que compruebe el estado de salud de la boca. Una vez más, recordamos que la prevención y detección precoz de los problemas periodontales es la manera más sencilla, rápida y barata de tratar la enfermedad.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (6 votos, promedio: 4,33 de 5)
Cargando…