Cuándo se hace un injerto de encía

Clínica dental / Encías

La recesión de las encías es un problema estético para la persona que lo sufre, pero no solo repercute de forma negativa en la sonrisa.

Además, supone un riesgo para la estabilidad de los dientes y causa molestias como consecuencia de mostrar una mayor cantidad de superficie dental.

Hay diversas soluciones para las encías retraídas, pero el tratamiento más adecuado es un injerto de encía.

En este artículo, te explicamos en qué consiste esta intervención, cuáles son sus beneficios para tu boca y qué cuidados debes tener en cuenta tras llevarla a cabo.

¿Por qué se retraen las encías?

Las encías tienen un papel fundamental para mantener la salud bucodental y contribuir a la funcionalidad de la cavidad oral.

Por un lado, sirven de soporte para las piezas dentales y por otro, protegen la raíz del diente de los agentes patógenos y estímulos externos.

Sin embargo, su estabilidad se puede ver comprometida por una serie de causas:

  • La presencia de enfermedades periodontales.

    Tanto la gingivitis como su estado más avanzado -periodontitis o piorrea-, están provocadas por una acumulación de sarro solidificado.

    Este daña la mucosa y termina provocando la pérdida de hueso dental.

  • Un cepillado demasiado agresivo también lastima nuestras encías.

  • Recibir un fuerte traumatismo o golpe en la boca.

  • Malos hábitos como el tabaquismo.

  • Determinados procesos hormonales debido a un embarazo o a la edad de la persona.

Encías retraídas

La recesión de encías supone una pérdida de tejido alrededor de la pieza dental, dejando al descubierto de manera gradual una mayor cantidad de superficie dental.

En los casos más avanzados, esta retracción perjudica al hueso sobre el que se soportan las piezas, provocando movilidad dentaria que afecta a su estabilidad.

Debido precisamente a lo gradual que es este proceso, la persona no es consciente de la recesión hasta que se encuentra en un estado más evolucionado.

Es decir, cuando se hacen patentes las consecuencias: una mayor sensibilidad dental y la apreciación a simple vista de que se enseña más diente de lo habitual.

Ante esta situación de recesión gingival, estará indicada la realización de un injerto de encía.

¿Qué es un injerto de encía?

El injerto de encía consiste en extraer tejido de una zona blanda para cubrir una raíz dental que ha quedado expuesta o también para revestir un implante dental descubierto.

Gracias a esta intervención, también llamada cirugía plástica periodontal, se evitan los posibles problemas futuros derivados de la retracción.

Tal y como indica la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), el injerto de encía es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva.

El profesional encargado de llevar a cabo la operación es el periodoncista, el odontólogo especializado en la salud de las encías.

Consiste, como hemos adelantado, en la toma de tejido blando que el cirujano coloca en la zona en la que el diente o implante ha perdido protección.

En función del grado de severidad de la recesión y del estado de las encías del paciente, podemos distinguir dos tipos diferentes de injerto.

Técnica del cepillado

Es esencial que te laves los dientes tras cada comida, pero recuerda que debes hacerlo con la táctica adecuada y sin ejercer demasiada presión.

¿De dónde se obtiene el tejido que se injerta en la encía?

Una vez que ha evaluado el estado de las encías, el periodoncista determina la necesidad de abordar el tratamiento de una forma u otra.

Es posible llevar a cabo cirugía plástica periodontal a través de dos procedimientos:

Colgajo de reposición coronal

Esta técnica también se conoce como injerto gingival pediculado.

Para llevar a cabo esta intervención, se levanta parte de la encía cercana a la zona a tratar y se toma una muestra de ella, con idea de estirarla y cubrir la raíz periapical.

En este caso, no hay zona donante sino que es la propia encía la que protege al diente que ha quedado expuesto.

Injerto de encía

Tomar tejido palatino

Sin embargo, en algunas ocasiones no existe suficiente masa en las encías para realizar el colgajo de reposición coronal.

Es entonces cuando el periodoncista recurre al tejido presente en el paladar.

Esta técnica es la que se emplea con más frecuencia e implica obtener una muestra de tejido del paladar del propio paciente (zona donante) e injertarlo en la zona a reparar.

Dentro de las técnicas que recurren a la extracción de la masa presente en dicha zona, podemos distinguir dos tipos de injerto:

  • Injerto de tejido conectivo

    Consiste en la separación y la selección del tejido para proteger la zona dañada.

    El resto de la muestra tomada, volverá a implantarse en su lugar de origen.

  • Injerto libre de encía

    En el injerto gingival libre se toma parte del tejido palatino para colocarlo, de forma íntegra, en la zona a reparar.

    Este procedimiento es común en aquellos casos en los que el paciente precise aumentar el grosor y, por lo tanto, la consistencia de las encías.

¿Duele el injerto de encía?

La cirugía plástica periodontal en sí misma no es dolorosa, pues el dentista aplica al paciente anestesia local que mitiga cualquier molestia durante el tratamiento.

Por lo tanto, podemos afirmar que el injerto de encía, como tal, no duele.

Para facilitar todo lo posible la consulta de la persona durante la operación, ponemos a su disposición la posibilidad de elegir el sistema de sedación consciente.

Esta técnica, indicada para personas que sufren de odontofobia, alivia el estrés y la ansiedad del paciente mientras se esté llevando a cabo el injerto de encía.

La duración de la cirugía es de 60 minutos aproximadamente, ya se realice mediante la técnica del colgajo de reposición coronal o tomando tejido palatino.

Tras realizar la cirugía, será necesario poner puntos de sutura, que se retirarán al cabo de 1 o 2 semanas, depende de cada caso.

Periodoncista

Posibles complicaciones tras la cirugía

Al ser la zona donante parte del tejido de la propia persona, no hay en ningún caso problemas de rechazo.

No obstante, si tras la operación hay excesivo movimiento en la zona intervenida, hay posibilidad de que se necrose por completo.

Eso sí, ten en cuenta que tras la cirugía, una parte del injerto se necrosa, un efecto completamente normal que no debe alarmarte.

En caso de realizar la técnica del colgajo de reposición coronal, pueden aparecer hematomas o inflamación externa durante los 4 o 5 días siguientes a la cirugía.

La complicación más relevante surge cuando la raíz no queda lo suficientemente cubierta, en cuyo caso habría que volver a realizar la operación.

Para determinar si es necesario repetir la cirugía, hay que esperar entre 6 y 8 semanas, pues es el tiempo que tarda en madurar el tejido.

El injerto de encía permite cubrir la raíz de un diente que ha quedado al descubierto, pero también para revestir un implante dental

Consejos para el posoperatorio del injerto de encía

Si te has sometido a un injerto de encía recientemente, o vas a hacerlo en un futuro próximo, queremos darte unas consideraciones a tener en cuenta.

Estas recomendaciones tienen una repercusión muy favorable a la hora de mitigar las molestias y evitar posibles complicaciones.

  • Aplica hielo en la zona durante las 4 o 5 horas siguientes a la cirugía para reducir la inflamación de la zona y evitar la aparición de posibles traumatismos.

  • Evita comer alimentos duros y calientes tras las primeras 24 horas.

  • Solo durante el días después de la cirugía, es recomendable no cepillarse los dientes.

  • Utiliza un gel y un enjuague bucal con clorhexidina, siempre bajo las instrucciones del periodoncista que te ha tratado.

  • No muevas el labio de la arcada donde se ha realizado la cirugía durante una semana, evitando hacer actividades que requieran su movilidad: tocar instrumentos de música, hinchar un globo, hacer deportes de contacto…

  • Aunque no es necesario tomar antibióticos, el dentista puede recetarte analgésicos durante los 3 o 4 días posteriores a la cirugía.

  • Elimina, o al menos reduce, el consumo de tabaco hasta que el proceso de cicatrización haya finalizado.

Beneficios tiene el injerto de encía para tu boca

El injerto de encía supone unos riesgos y molestias mínimos en comparación con los beneficios que puede tener para la salud de tu boca.

  • En primer lugar, este procedimiento cubre la raíz del diente -o implante- que ha quedado expuesta.

    De esta forma, vuelve a tener la protección natural que ofrece la encía frente a la placa dental y las bacterias.

    Por este motivo, contribuye a evitar la aparición de caries y el avance de enfermedades periodontales.

    No obstante, ambas afecciones se originan a causa de un cepillado poco exhaustivo.

    Además, la placa tiende a acumularse en la zona que presenta esta retracción, pues incidimos menos en el cepillado -produce mayores molestias y sangrado-.

Encías sanas

  • El injerto de encía supone el freno al avance de la pérdida de tejido y reduce las posibilidades de padecer en un futuro movilidad dentaria o la pérdida de alguna de las piezas.

  • Al proteger una zona del diente que anteriormente estaba expuesta a estímulos ajenos, reduce las molestias derivadas de la sensibilidad dentaria.

  • Por último, no debes olvidar que el injerto de encía se realiza también con fines estéticos.

Gracias a dicho tratamiento, se recupera la apariencia inicial de la sonrisa, manteniendo la armonía con el resto de la encía.

Y tú, ¿necesitas un injerto de encía? No dejes pasar más tiempo y ponle remedio antes de que tu caso se agrave.

Te animamos a que pidas una cita con nuestro equipo de Periodoncia para que puedan valorar el estado de tus encías.

Puedes contactar con nuestra clínica a través del formulario de contacto de nuestra página web, o bien llamando al 91 768 18 12.

¡Te esperamos!

El 100% de los lectores encuentra útil este contenido (Sobre 37 valoraciones)
¿Te fue útil este artículo?
NO

En Ferrus & Bratos nos guiamos por unas pautas editoriales que aseguran la veracidad de toda la información que publicamos. Si deseas saber más sobre cómo nos aseguramos de que nuestro contenido esté actualizado y correctamente respaldado, te animamos a leer nuestro compromiso editorial.

¿Qué podemos hacer por ti? Pruebas diágnostiscas y plan de tratamiento integral gratuito

Rellenar el teléfono sin espacios
Debes aceptar la política de privacidad
*Revisa los campos con errores

O Llámanos:

Clínica Velázquez
Teléfono clínica Arturo Soria
Clínica Arturo Soria
Teléfono clínica Velázquez

Un momento, el formulario se está enviando...

En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

  • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
  • Finalidad: poder gestionar tu petición.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, - nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en datos@clinicaferrusbratos.com
Dr. Jorge Ferrús
Dr. Jorge Ferrús
Periodoncista e implantólogo / Fundador de la Clínica Dental Ferrus & Bratos

Jorge Ferrús es fundador de la Clínica Dental Ferrus & Bratos, donde ejerce de periodoncista e implantólogo. Es licenciado en Odontología y se especializó a través del Máster en Periodoncia e Implantes de la Universidad Complutense de Madrid. Combina su actividad profesional con la docencia y la investigación, ya que es profesor colaborador del citado máster y autor de diversos artículos aparecidos en publicaciones científicas como Journal of Clinical Periodontology o Clinical Oral Implants Research. Si quieres sabes más sobre el doctor Ferrús puedes consultar su curriculum vitae, y supágina personal.

Hemos aparecido en:
apariciones en prensa de la clínica dental Ferrus & Bratos
Lo que opininan nuestros pacientes:

Índice de satisfacción de nuestros pacientes: 9,37/10
Ver encuestas

¿Quieres que estudiemos tu caso?
Cita gratuita