atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Aliméntate para tener unos dientes sanos

Desde la segunda mitad del siglo XX estamos experimentando una disminución en la prevalencia de la caries dental en los países industrializados. Este hecho se debe tanto a los hábitos de higiene dental como a la proliferación del flúor en el agua que ingerimos y a las pastas de dientes y enjuagues bucales que utilizamos.

Sin embargo, las caries siguen siendo el problema dental más común tanto en niños y adolescentes como en adultos. Por eso mismo, en este artículo vamos a ver por qué se producen las caries y cómo podemos combatirlas.

Qué son y cómo se producen las caries

Representación de cariesLas caries son perforaciones que afectan a los dientes y que se producen debido a las bebidas o alimentos que contienen carbohidratos fermentables (azúcares y almidones).

Cuando éstos entran en contacto con las bacterias de la boca, se producen unos ácidos que erosionan y desmineralizan el esmalte de los dientes y destruyen sus proteínas.

Por lo tanto, cuanto más tiempo permanezcan en nuestra cavidad oral, más probabilidad tendremos de desarrollar caries.

Además, tanto la cantidad y la frecuencia con la que se consumen estos alimentos mencionados, como el momento del día en que se ingieren, también serán determinantes para la aparición de este problema dental.

Así, por ejemplo, los productos que se consumen durante una comida resultan menos dañinos para nuestros dientes, ya que la saliva generada durante este proceso ayudará a limpiar y eliminar los alimentos de nuestra boca y así reducir el efecto de los ácidos.

Por el contrario, el hecho de comer entre horas favorece el desarrollo de estas bacterias nocivas, ya que a la falta de higiene dental -el no cepillarnos los dientes después de “picar” algo- le sumamos una menor generación de saliva.

Cómo evitar la caries: soluciones

Para evitar la aparición de la caries es importante llevar a cabo una serie de hábitos saludables:

  • Mantén una higiene dental adecuada: cepíllate los dientes después de cada comida durante 2 minutos.
  • Cuida tu alimentación: en las siguientes secciones vas a encontrar una lista con los alimentos y bebidas más sanos -y perjudiciales- para tus dientes.
  • Añade flúor a tu dieta: a pesar de que no está muy presente en la comida, podrás encontrar fluoruro tanto en el agua como en suplementos orales.
  • Visita a tu odontólogo con regularidad: una periodicidad adecuada puede ser una o dos veces al año (a menos que estés realizando un tratamiento, en cuyo caso será tu dentista quien establezca cada cuánto tienes que ir).
  • Acude a que te hagan una limpieza dental profesional: aunque lo habitual es ir una vez al año, pregunta a tu dentista o higienista cuál es la periodicidad más adecuada para ti
Te interesará »  ¿Qué es una clínica dental?

Importancia de una buena alimentación

Por lo general, el ritmo de vida frenético que acostumbramos a tener nos hace recurrir a los productos precocinados o la denominada “comida basura”, que es precisamente el tipo de alimento con más azúcares simples y carbohidratos.

Es decir, esto es el sustrato ideal para la proliferación de las bacterias dentales causantes de las caries.

Por tanto, es importante que la dieta que hagamos sea rica en nutrientes y que se transmita de generación en generación, empezando, incluso, desde el embarazo.

De hecho, es a partir de la sexta semana de embarazo cuando los azúcares consumidos pueden perjudicar la correcta calcificación de los dientes del bebé y afectar al desarrollo de enfermedades dentales.

En el caso de los niños en edad de crecimiento, una alimentación equilibrada y variada puede ayudar tanto a la formación como a la maduración de los dientes.

En esta fase es clave que una dieta rica en flúor (protector frente a agresiones externas) y calcio (favorecedor de la mineralización de los dientes) se acompañe de unos buenos hábitos de higiene dental.

Por su parte, durante la edad adulta, una alimentación adecuada favorecerá el mantenimiento de una buena salud bucodental, evitará la aparición de enfermedades dentales y prevendrá la pérdida de dientes.

Los alimentos precocinados o la comida basura son el sustrato ideal para la proliferación de las bacterias dentales causantes de la caries

¿Qué alimentos nos ayudan a mantener una adecuada salud dental?

Una vez dicho esto, vamos a decirte cuáles son las comidas y bebidas que contribuyen a que tengas una buena salud bucodental.

Y es que, los nutrientes son la base de una buena alimentación tanto para nuestro cuerpo como para nuestros dientes, y serán ellos los que impedirán que suframos infecciones que deriven en problemas o enfermedades más graves -gingivitis, periodontitis, pérdida de dientes…-.

Para una buena salud dental necesitaremos incluir en nuestra dieta los siguientes nutrientes:

  • Proteínas: su carencia puede producir un retraso en el desarrollo de los dientes de leche.
  • Calcio, flúor y vitamina D: ayudan a que los dientes se formen fuertes y sanos.
  • Vitamina C y K: permiten tener unas encías saludables y evitan la aparición de la gingivitis.
  • Vitamina A: favorece el desarrollo adecuado del esmalte dental.
  • Vitamina B2: su carencia puede provocar inflamación de la lengua, labios agrietados y llagas o úlceras bucales.

Y, más concretamente, te vamos a decir cuáles son los alimentos y bebidas que te recomendamos para disfrutar de una sonrisa saludable:

  • Bebe mucho agua.
  • Toma leche y sus derivados (yogures, queso…) después de las comidas y antes del cepillado: ayudan a neutralizar la acidez de la placa y son ricos en calcio, fósforo y vitaminas A, B y D.
  • Come manzanas, zanahorias, apio y pepino: ayudan a limpiar la superficie de los dientes y refuerzan las encías.
  • Bebe té verde o negro (sin azúcar): contiene polifenoles, que ayudan a controlar las bacterias que causan caries.
  • Come chocolate en vez de gominolas o caramelos: el grano del cacao tiene contenidos antibacterianos.
  • Consume kiwi: posee una cantidad de vitamina C seis veces superior a la naranja, ayuda a mantener el colágeno de las encías y evita enfermedades periodontales.
  • Toma semillas de ajonjolí: además de ser ricas en calcio, ayudan a desprender la placa y a reconstruir el esmalte.
Te interesará »  Grillz dientes con oro y joyas

Además de los alimentos que acabamos de mencionar y que son buenos para nuestros dientes, existen algunas pautas que favorecen la higiene dental y protegen el esmalte.

  • Mastica chicle sin azúcar y con xilitol: la masticación y la salivación que se producen al hacerlo favorecen la limpieza de la boca y la retirada de bacterias. Sin embargo, debemos resaltar que esto no sustituye al cepillado, sino que solamente es una ayuda o complemento.
  • Cepíllate los dientes antes de tomar zumos de cítricos y crearás una capa protectora contra los ácidos.

Y si además de mejorar tu higiene quieres tener un aliento fresco, ¡prueba a masticar hierbabuena, menta o perejil!

Alimentos para consumir con moderación

Tal y como hemos avanzado al comienzo de este artículo, además del alimento en sí, existen una serie de factores que determinan qué es más cariogénico:

  • Consistencia: los alimentos blandos tienden a quedarse entre nuestros dientes con más facilidad que los duros. Ejemplos de ello serían las galletas, las chocolatinas, determinados turrones
  • Adhesividad: cuanto más pegajoso sea un alimento más tiempo pasará en contacto con nuestros dientes y más daño les causará. Es el caso de los caramelos masticables, gominolas, frutos secos caramelizados
  • El grado de azúcar: los refrescos y otras bebidas azucaradas tienen un alto contenido de ácidos, por lo que acelerarán el proceso de desmineralización del esmalte de los dientes.
  • El momento en que comemos: “picar” entre horas favorece la aparición de caries más que hacerlo durante las comidas, ya que la salivación y la masticación constante ayudan a la eliminación de residuos.
  • La frecuencia: como es lógico, cuanto más comamos este tipo de alimentos, más probabilidades tendremos de desarrollar caries.

Si además de las caries derivadas de estos alimentos quieres evitar que a tus dientes les salgan manchas o se oscurezcan, te recomendamos reducir el consumo de bebidas como el café, el vino tinto o el té.

Esto es especialmente importante para pacientes que se están sometiendo a un tratamiento de blanqueamiento dental.

Como ves, mantener una alimentación equilibrada no solamente tiene beneficios para tu salud general y hace que te sientas bien por dentro y por fuera.

Además, ayuda a que tus dientes y encías estén sanos, tu boca se mantenga a salvo de las enfermedades periodontales -que se producen por el aumento de la placa bacteriana- y conserves tus piezas dentales originales toda tu vida.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (8 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…