atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Abrasión dental: causas y tratamiento

En algunas ocasiones, el uso excesivo de determinados productos o una mala técnica de cepillado puede afectar al esmalte de los dientes.

En este artículo te explicaremos en qué consiste la abrasión dental, cuáles pueden ser sus causas y cómo se cura esta afección.

¿Qué es la abrasión dental?

Entendemos por abrasión dental la debilitación y el daño de parte de la estructura dentaria -esmalte dental- generalmente causado por una técnica de higiene dental incorrecta.

Si bien este proceso comienza con la pérdida o daño de la estructura dental, suele acabar afectando al área cervical del diente.

Pero, ¿qué nos puede hacer sospechar que podemos estar padeciendo abrasión dental?

Síntomas de la abrasión dental

Los síntomas de la abrasión dental aparecen de manera lenta y progresiva, por lo que es difícil diagnosticarla en un estado temprano.

De igual manera, podemos distinguir distintos síntomas en aquellas personas afectadas por abrasión dental en función del grado de gravedad de la misma:

  • Sensibilidad dental, especialmente con la ingesta de alimentos muy fríos o muy calientes.
  • Retracción de las encías, debido a un cepillado agresivo.
  • Decoloración del esmalte de los dientes, presentando tonalidades más amarillentas que de costumbre e incluso tonalidades marrones cuando la abrasión llega a afectar a la dentina.
  • Aparición de grietas o fisuras en el esmalte dental, así como rugosidades en el borde incisal de los dientes.
Los especialistas recomiendan una visita al odontólogo en caso de padecer esta sintomatología para que, de esta manera, éste pueda entender de manera eficaz cuál es la causa de su aparición y pautar un tratamiento a medida.

Causas de la abrasión dental

En un inicio, la abrasión dental se achaca a una mala técnica de higiene bucodental. Este puede ser provocado bien por un cepillado demasiado agresivo, ejerciendo una presión excesiva sobre las piezas dentales, o también por el empleo de un cepillo de cerdas duras.

Ejercer más fuerza de la debida a la hora del cepillado no ayuda a tener una mejor higiene oral, si no que tiene efectos negativos para nuestra salud bucodental

Otra de las causas puede ser la utilización de palillos para eliminar los restos de comida que, tras cada comida, encontramos en los espacios interdentales, así como de cepillos interdentales en mal estado o por un uso inadecuado de la seda dental.

Te interesará »  Consecuencias del bruxismo

Pero, ¿qué consecuencias tiene la abrasión dental?

Consecuencias de la abrasión dental

De esta manera, es frecuente encontrar lesiones en forma de cuña en la cara visible de los cuellos de caninos, premolares y, de forma menos habitual, en los primeros molares.

Los desgastes dentarios se localizan en distintas partes de la superficie visible de los dientes -cara vestibular-. Su presencia dependerá, por tanto, del área en la que repercuta con mayor incidencia el agente abrasivo.

Estas muescas con forma de V que aparecen próximas a las líneas de las encías se conocen como abfracciones dentales, y repercuten negativamente en nuestra salud dental, generando molestias derivadas de la hipersensibilidad.

Generalmente, las personas diestras tendrán una mayor tendencia a padecer abrasión dental en la zona izquierda de la mandíbula, pues es donde ejercen una mayor fuerza de cepillado.

Análogamente, las personas zurdas serán más proclives a sufrir este daño de la estructura dentaria situada en el lado derecho de las arcadas.

Diferencias entre erosión y abrasión dental

En algunas ocasiones, la erosión y abrasión dental con patologías que tienden a confundirse.

Si bien ambas hacen referencia al daño de la estructura dentaria -esmalte dental-, las causas que las originan son completamente diferentes.

La abrasión dental, como ya hemos comentado, está provocada por un mal uso del cepillo de dientes o por una técnica incorrecta del cepillado.

Sin embargo, en los casos de erosión dental el debilitamiento del esmalte está causado por la ingesta de algunos medicamentos que contienen sustancias abrasivas para el esmalte, así como la incidencia en la zona afectada de reflujos gástricos -la abrasión dental es especialmente común en personas que padecen bulimia, por ejemplo- o el consumo excesivo de alimentos que colaboran a crear, de la boca, un medio muy ácido -cítricos, azúcares, etcétera-.

Entonces, si seguimos una serie de pautas, ¿podemos prevenir la abrasión dental?

Prevención de la abrasión dental

En primer lugar, para prevenir la abrasión dental debemos tener conciencia de que un cepillado agresivo no mejora la higiene de nuestra boca.

Es más, tiene consecuencias negativas para la misma tales como la retracción gingival o la ya explicada abrasión dental.

Los expertos recomiendan el uso de cepillos de cerdas suaves, así como la utilización -siguiendo la técnica adecuada- de hilo dental o cepillos interproximales en buen estado para completar nuestra higiene bucal.

Está completamente desaconsejado el empleo de palillos para eliminar los restos de comida de nuestra boca tras las comidas, así como la ingesta en exceso de alimentos muy ácidos o azucarados.

Te interesará »  ¿Qué es una clínica dental?

Si estamos ante un caso latente de abrasión dental, debemos acudir al especialista para que lo analice y paute un plan de tratamiento a medida.

Tratamiento de la abrasión dental

A la hora de abordar un caso de abrasión dental, el especialista deberá analizar en primer lugar la etiología. Es decir, deberá determinar la causa de la abrasión y erradicar este hábito en el paciente.

De esta manera, corregirá las rutinas de higiene bucodental, así como hábitos nocivos para los dientes tales como la sujeción con los mismos de objetos metálicos -agujas, alfileres, piercings orales- y otros alimentos que pueden influir en la abrasión dental como, por ejemplo, las pipas.

Los tratamientos destinados a subsanar los daños provocados por la abrasión dental, enfocados dentro de la odontología conservadora, se diferencian en función de la localización de la abrasión:

  • En el caso de que la abrasión se haya producido en la superficie oclusal de los dientes, se emplearán resinas muy estéticas para reconstruir el daño del esmalte, y se contemplará el uso de férulas de descarga para evitar el desgaste o la colocación de coronas dentales.
  • Si, por el contrario, se trata de abrasiones incisales, el debilitamiento de la estructura dentaria se restaurará con el uso de resinas compuestas para devolver la estética a nuestra sonrisa.

Además, en aquellos casos en los que se observe una retracción gingival, el odontólogo puede pautar la realización de un injerto de encía para erradicar, de esta manera, los posibles problemas de hipersensibilidad.

Pregunta a tu dentista de confianza por la técnica correcta de cepillado.

Un cepillado exhaustivo después de las comidas nos ayuda a mantener nuestra boca en salud. Sin embargo, si éste no se realiza de la manera adecuada, puede tener consecuencias negativas para nuestros dientes y encías.

La abrasión dental es una de las afecciones derivadas de una técnica de higiene agresiva.

Ante la sospecha de tener dañado el esmalte de tus dientes, acude de manera temprana al dentista para que determine la causa del daño de éste.

Si tienes alguna duda con respecto a la abrasión dental o quieres concertar una cita en la clínica, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros a través de nuestra página web, o bien llamando al 91 768 18 12.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…