atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Encías inflamadas: cuáles son sus causas y cómo solucionarlo 

Se entiende por encía inflamada aquella que tiene una apariencia agrandada, hinchada o más prominente de lo normal. Normalmente, es el propio paciente el que es capaz de apreciar el problema de sus encías a simple vista, al observar cambios evidentes en su grosor o coloración.

La inflamación de encías o inflamación gingival es muy común entre la población. De hecho, la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) afirma que solamente el 14,8% de los adultos de entre 35 y 44 años tiene las encías sanas.

El resto tiene una enfermedad periodontal: el 59,8% padece gingivitis y el 25,4% sufre periodontitis o piorrea.

Por si esto fuera poco, el porcentaje de encías sanas disminuye a medida que la edad avanza: únicamente el 10,3% de los personas de entre 65-74 años puede presumir de tener unas encías sanas.

Debido a la frecuencia de este problema, se puede cometer el error de no prestarle atención.

Sin embargo, aunque aparentemente carezca de importancia, es fundamental determinar las causas de la inflamación de encías para establecer el tratamiento más adecuado y poder curarlas.

Causas: ¿por qué se inflaman las encías?

La inflamación gingival puede deberse a factores muy diversos que van desde una irritación temporal causada por un alimento o un producto que estemos usando a una enfermedad periodontal compleja.

En función de la causa de la hinchazón, ésta se puede solucionar de diferentes maneras.

En el caso de que exista una enfermedad periodontal, es importante  prestarle especial atención, ya que lo que comienza como una simple acumulación de sarro puede derivar en una periodontitis grave.

En este punto, se debe tener en cuenta que la piorrea no solamente afecta a las encías, sino que produce daños en los huesos que sostienen los dientes. Éstos, como consecuencia, terminan cayéndose.

A continuación, te explicamos las causas más comunes de la inflamación de encías, así como sus soluciones:

Gingivitis

Es la primera fase de una enfermedad periodontal y, sin un tratamiento adecuado, deriva en periodontitis.

La gingivitis se produce por la formación de depósitos de sarro que no son eliminados durante la higiene diaria. Se manifiesta con sangre durante el cepillado o el uso del hilo dental.

Otros síntomas que nos pueden poner sobre la pista serían el sangrado espontáneo, la inflamación o la coloración morada.

El tratamiento contra la gingivitis más efectivo combina una sesión en la clínica con el seguimiento en casa de las pautas entregadas por nuestros profesionales.

Es decir, en la consulta llevamos a cabo una limpieza profesional o profilaxis y explicamos al paciente las instrucciones de higiene dental específicas para su caso.

Solamente el 14,8% de los adultos de entre 35 y 44 años tiene las encías sanas. El resto tiene gingivitis (59,8%) o periodontitis (25,4%)

Periodontitis

En el supuesto de que la gingivitis progrese a una periodontitis, la acumulación de bacterias derivará en la formación de bolsas periodontales entre la encía y el diente, que cada vez tendrán más capacidad para albergar un mayor número de bacterias.

Tal y como ya hemos avanzado, lo que hacen estas bacterias es destruir progresivamente los huesos, encías y tejidos que sostienen los dientes. Y, la peor consecuencia que tiene este proceso para la boca es la pérdida de la pieza dental.

Pero, además, dicho proceso puede tener lugar de manera silenciosa y parecer menos agresivo de lo que realmente es.

Por ejemplo, la inflamación de las encías puede llegar a cubrir parte de los dientes y enmascarar la destrucción de las papilas interdentales (pequeños triángulos negros que aparecen entre los dientes). Una vez la encía se ha desinflamado, se aprecia la destrucción del tejido.

Para curar la piorrea es fundamental llevar a cabo un buen tratamiento periodontal.

Dado que el tratamiento contra la periodontitis es ofrecido en numerosas clínicas, vamos a detallar cómo debe ser este procedimiento para que sea efectivo.

Para curar la periodontitis es fundamental realizar un raspado y alisado radicular (curetaje), un estudio microbiológico y mediciones para llevar un seguimiento de los niveles de sarro.

Una vez que la enfermedad periodontal está curada,  se debe garantizar que no vuelva a aparecer. Para ello, será necesario que el paciente siga en su casa las instrucciones sobre higiene proporcionadas por el periodoncista.

Y que, además, acuda a la consulta del dentista para que el profesional lleve a cabo mantenimientos o limpiezas regulares.

En la mayoría de ocasiones, el tratamiento periodontal es suficiente para curar la enfermedad. Sin embargo, si el problema se encuentra en una fase especialmente avanzada, será necesario recurrir a la cirugía periodontal.

Déficit nutricional

Las encías inflamadas también pueden deberse a la falta de algún nutriente como vitamina C o hierro.

En este caso, la solución sería sencilla: llevar una alimentación más equilibrada.

Relación con el sistema endocrino

La inflamación gingival puede estar provocada por cambios hormonales, lo que hace que en algunos casos afecte más a las mujeres.

Dichas alteraciones hormonales se producen en momentos como los siguientes: durante el embarazo, después del parto, en diferentes fases del ciclo menstrual o en la pubertad.

Brackets, dentaduras u otros aparatos dentales (fijos o removibles)

La colocación de determinados aparatos -una ortodoncia o una prótesis dental- puede dificultar la higiene diaria e irritar las encías.

Para evitar la irritación de encías, es necesario ser especialmente riguroso con el cepillado.

Esto implica lavarse los dientes después de cada comida tratando de llegar a todas las caras de la pieza dental.

Sensibilidad a la pasta o al enjuague dental

Existen numerosas marcas en el mercado que ofrecen productos similares (Listerine, Lacer, Oraldine…).

Por eso, si experimentas irritación con la pasta o el enjuague utilizados habitualmente, te recomendamos que pruebes otro producto.

Cuando lo hagas, presta atención al efecto que produce en tus dientes y encías.

Consumo de determinados medicamentos

En el caso de que seas capaz de relacionar la inflamación de encías con el consumo de un fármaco, informa a tu médico inmediatamente.

Vigila tu boca
Te recomendamos que acudas a la consulta del dentista cuando aprecies un cambio en tus dientes o encías que dure varios días

Remedios caseros para la inflamación de encías

Antes de nada, vamos a aclarar que si notas tus encías inflamadas lo más recomendable es que acudas a un periodoncista, ya que, de entre todos los dentistas, éste es el profesional más adecuado para tratar los problemas gingivales.

Pero, además, a continuación vamos a darte unos remedios o consejos generales para evitar que puedas desarrollar inflamación de encías en un futuro. Todos ellos están a tu alcance y puedes llevarlos a cabo en tu propia casa.

  • Cepíllate los dientes después de cada comida: es importante hacerlo durante dos minutos con una pasta de dientes que contenga flúor (la gran mayoría lo tienen). No te olvides de cepillar suavemente las encías y la lengua
  • Utiliza seda dental: en general, se recomienda su uso una vez al día. Sin embargo, hay que estar atentos al hilo dental que se utiliza, las veces que se hace y cómo se lleva a cabo la higiene, ya que puede provocar irritación de encías
  • Aliméntate de manera equilibrada: lo más adecuado es consumir frutas y verduras abundantemente así como reducir la ingesta de bebidas y alimentos azucarados
  • Restringe el consumo de alcohol y tabaco, ya que dan lugar a encías irritadas
  • Vigila el uso de las pastas y enjuagues bucales: cambia de marca si experimentas sensibilidad, molestias o dolor con los productos utilizados
  • Bebe mucho agua: el consumo de agua ayuda a eliminar los depósitos de alimentos y bacterias, lo que evita el desarrollo de bacterias y la formación de placa

Síntomas de las encías inflamadas

Tal y como puedes estar pensando, la señal más evidente de este problema es la propia inflamación, que se puede apreciar a simple vista.

Sin embargo, a continuación te vamos a presentar una lista con una serie de síntomas adicionales que te puede ayudar a valorar la gravedad de tu problema.

Aunque la simple inflamación ya requiere la valoración de un odontólogo especializado en Periodoncia, cuanto mayor sea el número de respuestas contestadas afirmativamente, mayor será su alcance:

  • ¿Tus encías están más rojas e inflamadas de lo normal?
  • ¿Tus encías son muy sensibles y sangran con facilidad?
  • ¿Notas tus encías irritadas?
  • ¿Tienes mal aliento, escozor o dolor de garganta?
  • ¿Notas tus encías moradas?
  • ¿Tienes dolor al masticar?

Si finalmente necesitas acudir a nuestra consulta, evaluaremos el estado de tu boca, dientes y encías. Además, profundizaremos más en las cuestiones anteriormente mencionadas y valoraremos tu historia clínica.

Si tras realizar el diagnóstico determinamos que requieres tratamiento, te explicaremos con detalle en qué consistiría, así como su duración. En caso contrario, te animaremos a seguir vigilando y cuidando el estado de tus dientes y encías para evitar problemas en el futuro.

Y, con el objetivo de que te sirva para el futuro, te hacemos una última recomendación: acude a la clínica dental cuando aprecies cualquier cambio en tu boca que dure varios días.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (328 votos, promedio: 4,46 de 5)
Cargando…