atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Apicectomía: ¿cuándo está indicada?

En la mayor parte de los casos, la endodoncia es el tratamiento indicado para tratar una infección del tejido pulpar -o nervio-. Sin embargo, en algunas ocasiones este procedimiento fracasa o resulta insuficiente. En estos casos, los especialistas recurren a la realización de una apicectomía para tratar el proceso infeccioso.

En el presente artículo te contaremos en qué consiste este tratamiento, en qué casos está indicado y qué cuidados debes tener después del tratamiento.

¿Qué es una apicectomía?

La apicectomía, también conocida como cirugía endodóntica, es un procedimiento quirúrgico que se realiza para tratar un proceso infeccioso presente en la raíz dental y en los tejidos adyacentes a la misma.

¿Cuándo está indicada la realización de una apicectomía?

La endodoncia es un tratamiento propio de la odontología conservadora. Se realiza cuando se ve afectado el nervio dental, bien a causa de una caries extensa que ha supuesto una pérdida de gran parte de la estructura dentaria -llegando a dañar el mismo-, o por la acción de un fuerte traumatismo.

En algunos casos, la infección llega hasta la punta de la raíz del diente. Estos procesos suponen, en muchas ocasiones, la aparición de una fístula, un pequeño quiste -o granuloma- en la misma.

El procedimiento endodóntico -también conocido como tratamiento de conductos- consiste en la eliminación del paquete vasculonervioso presente dentro de la raíz del diente con el objetivo de erradicar la infección y preservar la pieza en boca.

En procesos infecciosos en los que el tratamiento endodóntico ha fracasado, o en el caso de que no se pueda acceder con facilidad a la raíz dental, el especialista optará por la realización de una apicectomía.

Pero, además, existen una serie de factores que inducen a la realización de este tipo de tratamiento:

Sin embargo, la apicectomía es un tratamiento que no está indicado en una serie de casos.

¿Cuándo está contraindicada una apicectomía?

Los especialistas no realizarán una apicectomía cuando confluya alguno de los siguientes factores:

  • Una enfermedad periodontal muy avanzada
  • El paciente padezca hipertensión o enfermedades sistémicas tales como endocarditis o diabetes no controlada
  • El paciente padezca problemas de coagulación que puedan revertir en hemorragias no controladas
  • En caso de que presente fracturas longitudinales en la pieza dental o que ésta se sitúe próxima al seno maxilar

Por este motivo, los odontólogos insisten en la importancia de realizar un buen diagnóstico del caso. De esta manera, se realizan radiografías que permitan examinar la pieza afectada y el tejido adyacente a la misma.

Además, recalcan la relevancia de revisar el historial médico del paciente antes de abordar una apicectomía, estudiando exhaustivamente tanto las diferentes patologías que ha padecido como la medicación recetada para mitigar las molestias de las mismas.

Una vez se entiende que este procedimiento quirúrgico es la mejor opción para conservar la pieza dental en boca, ¿cómo se realiza la apicectomía?

El tratamiento: apicectomía paso a paso

  • La apicectomía comienza con la aplicación de un anestésico a nivel local que permite insensibilizar la pieza dental afectada y la zona de tejido adyacente a la misma.
  • El especialista realizará una pequeña incisión en la encía en el área próxima a la infección, eliminando la cantidad de hueso precisa para poder acceder a través de la misma a la punta de la raíz -o ápice-.
  • En este punto, se realiza un corte con el fin de extraer el ápice y se drenan los tejidos afectados.
  • A continuación, el conducto de la pieza dental se sella con MTA (material trióxido agregado) con el fin de evitar la afección de futuras infecciones.
  • Finalmente, se sutura la incisión realizada en la encía que, con el tiempo, irá regenerándose hasta volver a su estado de salubridad completa.

De una duración estimada entre los 60 y los 90 minutos, la apicectomía es un procedimiento sencillo. Para su realización está indicado el empleo de un microscopio quirúrgico que permita examinar con éxito los conductos de la pieza.

Su tasa de éxito es muy elevada. Sólo en algunos casos en los que la raíz presenta una ligera grieta o una pequeña fractura puede producirse un fracaso del mismo, siendo obligada entonces la extracción dentaria.

Postoperatorio de una apicectomía: ¿qué complicaciones existen?

Podemos afirmar que la apicectomía no duele: se trata de una cirugía mínimamente invasiva realizada bajo anestesia local que, posteriormente, generará escasas molestias al paciente en caso de que éste siga las recomendaciones del odontólogo.

Te interesará »  Cirugía periodontal: ¿en qué casos se realiza?

En las horas siguientes a la intervención es habitual sentir una ligera inflamación en la zona. Por lo tanto, la sensación de molestia e hinchazón es frecuente.

Para reducir esta inflamación el especialista que aborde el caso recomendará la ingesta de analgésicos o antiinflamatorios, así como de antibióticos para evitar posibles infecciones.

Las suturas pasarán desapercibidas transcurridas dos semanas desde la intervención, y los tejidos se regenerarán transcurridos 6 meses aproximadamente.

La apicectomía es una cirugía mínimamente invasiva que apenas generará molestias posteriores al paciente

¿Qué cuidados debes tener después de una apicectomía?

Para garantizar el éxito del tratamiento, los especialistas establecen una serie de cuidados que pueden colaborar en una buena recuperación tras el procedimiento quirúrgico.

  • Durante las horas siguientes a la intervención aplica frío de forma intermitente en la zona afectada para bajar la inflamación de la misma.
  • Sigue una dieta blanda y a base de alimentos fríos durante las 24 horas posteriores a la cirugía, e intenta no masticar con la piza dental afectada y las que se encuentran próximas a la misma.
  • Evita, en la medida de lo posible, fumar en las horas siguientes a la intervención. Además, debes recordar que la ingesta de alcohol dificulta la cicatrización de la herida.
  • No realices actividades deportivas o que supongan un esfuerzo físico, e intenta reposar en las horas siguientes a la operación.
  • Recuerda la importancia de mantener la cabeza ligeramente levantada. Para ello, haz uso de almohadas a la hora de descansar.
  • Durante los primeros días, evita cepillarte la zona afectada durante tus rutinas de higiene oral e incluye en las mismas el enjuague con colutorios antisépticos.
  • Toma la medicación indicada por el especialista para asegurar una correcta cicatrización y una minimización de las molestias.

Si bien hoy en día existen grandes avances en el campo de la implantología, estos procesos son más complejos, más agresivos y menos asequibles que los correspondientes a preservar las piezas originales.

La apicectomía es un tratamiento que permite conservar en boca un diente que, en caso de no someterse al mismo, debería ser extraído.

En caso de que requieras más información acerca del tratamiento o quieras concertar una cita con nosotros, puedes hacerlo a través del formulario de contacto de nuestra página web o bien llamando al 91 768 18 12. ¡Te esperamos!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…