¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Cirugía ortognática: tratamiento combinado para restablecer la funcionalidad y armonía del rostro

En algunas ocasiones, cuando observamos los perfiles de determinadas personas percibimos una cara poco armónica que, en muchas ocasiones, da lugar a complejos y falta de autoestima de quien la padece. En estos casos, es probable que la falta de armonía suceda porque la persona, en su etapa de crecimiento, experimentó un desarrollo anormal de alguno de los huesos que forman la cara, como pueden ser el maxilar o la mandíbula.

La alteración en dichos huesos, ya sea por tamaño o posición, afecta no solamente a la estética, sino también a la funcionalidad de la boca.  Los desequilibrios en el maxilar y la mandíbula dan lugar a una mala colocación y oclusión de los dientes que forman la boca.

Por este motivo, la cirugía ortognática –solución para corregir estas deformaciones- va acompañada por un tratamiento previo de ortodoncia, cuya misión es dejar los dientes colocados para la posterior intervención en el hueso por parte del cirujano maxilofacial.

¿Qué es la cirugía ortognática?

La cirugía ortognática es la técnica llevada a cabo por un cirujano maxilofacial para corregir los desequilibrios dentofaciales, es decir, las deformidades que afectan a los dientes y el rostro de una persona.

Paciente con armonía facialDichos desequilibrios se producen por un crecimiento erróneo de uno o de varios huesos que forman la cara y puede ser tanto por exceso como por defecto. El objetivo de la intervención es, por tanto,  colocar los huesos de la cara en la posición y tamaño correctos.

Como se ha señalado anteriormente, la cirugía se puede llevar a cabo por motivos funcionales o estéticos. Por un lado, tiene como finalidad dejar las bases óseas con función para no dificultar las acciones cotidianas (hablar, masticar, sonreír, tragar o respirar), no se produzca la pérdida de piezas dentales y evitar los dolores derivados en cabeza o cuello.

Por otro lado, reestablece la armonía del rostro mediante un cambio facial importante que, al menos en la mayoría de ocasiones, mejora notablemente la estética de la persona.

Tratamiento combinado

La cirugía ortognática se combina con un tratamiento previo de ortodoncia, el cual tiene como objetivo preparar al paciente para la intervención moviendo los dientes a una posición adecuada respecto a sus bases óseas. Es decir, mientras la ortodoncia se encarga de colocar los dientes, la cirugía mueve los huesos al lugar exacto que deben ocupar.

Dicho tratamiento se realiza, por tanto, en tres fases fundamentales (ortodoncia-cirugía-ortodoncia) que en total tienen una duración de tres años. En primer lugar, la persona se somete a la ortodoncia -normalmente con brackets- durante un año. Transcurrido el año se le practica la cirugía, lo que da lugar a un  periodo de recuperación postoperatoria de un mes aproximadamente. Tras esto, se continúa durante dos años más con el tratamiento de ortodoncia.

Los pacientes que más se someten a cirugía ortognática son aquellos con clase II y III, mordida abierta y asimetría facial

¿A qué pacientes va dirigida?

La cirugía ortognática se practica en pacientes adultos cuando la alteración no se puede corregir únicamente mediante ortodoncia. Además, la decisión de realizar la cirugía o no depende de las expectativas y la sintomatología del paciente. Es decir, si tiene un complejo o un severo problema de autoestima, tiene dolores, respira mal, ronca o tiene problemas al masticar.

Los casos que se operan con más frecuencia son los siguientes:

  • Clase II o retrognatia:

Se corrige mediante el avance de la mandíbula, ya que el paciente con clase II se caracteriza por tener la mandíbula atrasada respecto al maxilar superior. Aunque en muchas ocasiones esta alteración puede dar lugar a problemas en el habla y la masticación, hay en muchos casos en los que la cirugía se practica por estética.

Por ejemplo, en el caso de los hombres tener la mandíbula hacia atrás puede ser considerado un signo de debilidad. De hecho, antes de recurrir a la cirugía muchos de los hombres con clase II o retrognatia, al estar acomplejados, se dejen crecer la barba.

  • Clase III o prognatismo:

Se soluciona mediante el avance del maxilar o el retroceso de la mandíbula ya que el paciente con clase III o prognatismo se caracteriza por tener la mandíbula hacia adelante. Si en el caso anterior el aspecto estético juega un papel importante, la clase III es la que más se opera por necesidad o por la existencia de patologías (dolor, pérdida de dientes…)

  • Asimetrías:

Es uno de los desequilibrios más claros a simple vista. La persona con rostro asimétrico se caracteriza por presentar un crecimiento asimétrico entre el lado derecho e izquierdo de la cara.

  • Mordida abierta:

Se corrige mediante la movilización de ambos maxilares. Los pacientes con mordida abierta presentan una falta de contacto entre los dientes frontales superiores e inferiores. La mordida abierta da lugar a problemas de dicción y masticación e incluso pérdida de piezas dentales. Al no contactar los dientes delanteros, toda la presión de la masticación es sufrida por los dientes traseros, lo que contribuye al desgaste excesivo de dichos dientes y a la pérdida progresiva de piezas.

Aunque hay algunos casos más en los que se puede valorar el practicar una cirugía, estos son los cuatro tipos de deformaciones que se intervienen con más frecuencia. Si tienes alguna duda sobre tu caso o crees que eres un paciente susceptible de cirugía ortognática, te animamos a venir a visitarnos. En la primera consulta te valoraremos y te explicaremos si éste es el tratamiento adecuado para ti.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
(6 votos, media: 5,00 sobre 5)
Loading...Loading...

¿En qué podemos ayudarte? Rellena el siguiente formulario

Rellenar el teléfono sin espacios
Elige un tratamiento por favor.
Entre las:
Y las:
Debes aceptar la política de privacidad
*Revisa los campos con errores

¿No te gustan los formularios? Llámanos al 91 768 18 12

Un momento, el formulario se está enviando...