atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


¿Duele la ortodoncia?

Si estás pensando en iniciar un tratamiento de ortodoncia, que no sea el miedo al dolor el que te quite la idea de lanzarte a ello. Es cierto que, a lo largo del tratamiento, puedes sentir una serie de molestias, pero los beneficios de la ortodoncia superan con creces el dolor que puedes experimentar.
En este artículo te contamos por qué duele la ortodoncia, si existe un método de ortodoncia menos doloroso que el resto y qué puedes hacer para aliviar estas molestias a lo largo del tratamiento.

¿Por qué duele la ortodoncia?

El objetivo de los tratamientos de ortodoncia es corregir cualquier tipo de problema de maloclusión. Para ello, se realizan pequeños movimientos de los dientes en las arcadas de manera gradual. De esta forma, las piezas dentales se van colocando en la posición correcta gracias a la presión que ejercen los aparatos en las mismas.

Por ello, es importante distinguir entre la sensación de presión que tendrás una vez te hayan colocado el aparato –o en las sucesivas revisiones, en las que se hacen determinados – y el hecho de que la ortodoncia duela.

Si el proceso de ortodoncia fuera tan doloroso como nos hacen ver, ¿podrían entonces los niños someterse a este tratamiento? Es importante que desmitifiquemos este dolor y le pongamos el nombre que le corresponde.

¿Cuándo duele la ortodoncia?

Si bien el proceso de colocación de los aparatos de ortodoncia es completamente inocuo –sólo generará ciertas molestias derivadas de tener la boca abierta durante un periodo de tiempo más largo al que estamos acostumbrados-, una vez colocados es habitual que la ortodoncia “duela”.

Como hemos comentado anteriormente, este dolor es la expresión de la experimentación de una presión a la que no estamos habituados. Estas molestias están causadas por una tensión acentuada en los dientes.

Estos dolores se producen, sobre todo, a la hora de morder y en la mayor parte de los casos remiten transcurridos de 2 a 3 días. Serán habituales tanto en el momento de colocación del aparato como después de las revisiones del ortodoncista, cuando éste realiza los reajustes necesarios en los aparatos de ortodoncia.

Más allá de sentirte incómodo por la presión que ejercen los aparatos de ortodoncia, es habitual que surjan pequeñas heridas o aftas debido al roce del aparato con la mucosa. Esto es especialmente frecuente en los tratamientos de ortodoncia con brackets y su incidencia se ve disminuida en los procedimientos con Invisalign.

¿A qué otras causas asociamos el dolor en los tratamientos de ortodoncia?

En algunas ocasiones, están recomendadas las extracciones dentarias, especialmente en casos severos de apiñamiento.

Si este es tu caso, debemos aclarar que las extracciones se realizan bajo los efectos de la anestesia y que, durante el procedimiento, sólo sentirás un ligero pinchazo inicial.

Te interesará »  Inauguración nueva clínica Ferrus & Bratos

Una vez ha remitido el efecto de la anestesia, es habitual que empieces a sentir ligeras molestias. Para mitigar el efecto de las mismas, está recomendada la ingesta de analgésicos.

De todas formas, no debes preocuparte: el dolor remitirá transcurridos unos tres días aproximadamente desde la extracción.

Otro de los procedimientos que pueden generar cierto temor en los pacientes es la colocación de microtornillos en ortodoncia.

Los microtornillos son unos pequeños implantes que se ubican de manera temporal en el hueso con el fin de realizar movimientos más complejos que los aparatos de ortodoncia, por sí mismos, son incapaces de hacer.

Se trata de una intervención muy sencilla que, al igual que las extracciones, se realiza bajo anestesia local. El paciente podrá hacer una vida perfectamente normal y, en caso de sentir alguna molestia, podemos recurrir de nuevo a la toma de analgésicos.

¿Todos los sistemas de ortodoncia generan las mismas molestias?

Siempre que iniciamos un tratamiento de ortodoncia, asumimos la presencia de un agente externo en la boca. Por este motivo, siempre se requiere un periodo de adaptación del paciente cuya duración depende del tratamiento de ortodoncia elegido.

La ortodoncia con alineadores transparentes Invisalign- requiere un periodo de adaptación más corto, y la incidencia de pequeñas heridas y llagas bucales es bastante menor que en aquellos casos abordados con brackets.

Además, es un método que apenas tiene urgencias dentarias derivadas de la caída de un bracket o del roce de un alambre con la mucosa.

En el extremo opuesto, encontraríamos los brackets linguales –Incognito-. Si bien este es el método más estético que existe, su colocación supone un periodo de adaptación de unas 2-3 semanas aproximadamente.

Es habitual que aparezcan pequeñas aftas bucales o heridas que se curarán transcurridos 3 días, así como roces en la lengua o molestias en el habla.

¿Cómo se pueden calmar las molestias derivadas de los tratamientos de ortodoncia?

En función de la causa de esta molestia, podemos distinguir dos tipos de soluciones diferentes:

  • En aquellos casos en los que el dolor esté provocado por la presión que realizan en los dientes los aparatos de ortodoncia, y siempre que el ortodoncista así lo recomiende, se puede recurrir a la toma de analgésicos –paracetamol-.También existen geles anestésicos que podemos aplicar directamente sobre la superficie afectada. Éstos adormecen la zona y reducen la incidencia de las molestias.
  • Si, por el contrario, nos han salido pequeñas llagas o heridas debido al roce de aparato con las mejillas o encías, es recomendable el uso de cera especial para ortodoncia. Aplicando únicamente una pequeña porción y posicionándola en la parte del aparato que nos incomoda, acabaremos con esta molestia. Además, el especialista nos puede recomendar el uso de enjuagues bucales especiales para reducir la incidencia de las aftas bucales y ayudar a su cicatrización.

¿Qué remedios caseros existen para aliviar el dolor causado por la ortodoncia?

A lo largo de todo el tratamiento de ortodoncia, te recomendamos seguir una serie de pautas que reducirán las molestias.

Te interesará »  Tengo los dientes apiñados: ¿cómo puedo solucionarlo?

La primera –y más importante- es que seas especialmente cuidadoso con la higiene de tu boca. De esta manera, erradicarás la incidencia de afecciones bucales como, por ejemplo, la caries o de enfermedades periodontales como la gingivitis o la periodontitis.

Un buen cepillado después de cada comida y el uso de otros elementos de higiene bucodental como los cepillos interproximales o el waterpik son rutinas esenciales para mantener nuestra boca en salud durante el procedimiento.

Por otra parte, recuerda seguir una dieta blanda después de la colocación del aparato o de las revisiones del especialista. Comer alimentos blandos que no suponen un esfuerzo de masticación, tales como sopas o purés, reduce las molestias derivadas de la presión.

Destierra de tu dieta, por tanto, alimentos especialmente duros o pegajosos como es el caso de los frutos secos, caramelos o carne especialmente fibrada.

También está recomendada la toma de alimentos muy fríos como, por ejemplo, el helado, o el uso de mordedores para bebés congelados. Éstos tendrán un efecto adormecedor en la zona que sufre la molestia, reduciendo momentáneamente el efecto de la misma.

Recuerda revisar tu boca, pasando tu lengua repetidamente por todas las piezas dentales antes de salir de la consulta del ortodoncista. De esta manera, detectarás si, en caso de llevar brackets, algún alambre se encuentra fuera de su posición y te produce ligeros roces en las mejillas.

Para aliviar el dolor causado por las llagas o pequeñas heridas bucales, puedes recurrir a los enjuagues de agua con sal. Realizándolos de forma frecuente, colaboraremos en la rápida cicatrización de las mismas.

En el extremo opuesto se encuentra la ingesta de alimentos especialmente ácidos como los cítricos o el tomate, que dificultan el proceso de cicatrización.

Por último, recuerda ponerte en contacto con tu ortodoncista en caso de que las molestias no remitan o sientas dolores de cabeza, cervicales o heridas persistentes que no cicatricen.

Tener una oclusión perfecta no sólo nos hace tener una sonrisa más bonita, sino que también dificulta la aparición de enfermedades periodontales, evita dolores de mandíbula, cervicales y articulación temporomandibular o jaquecas. En definitiva: nos ayuda a mantener una salud bucodental perfecta y mejora nuestro estado de salud general.

Como ves, la ortodoncia tiene una serie de ventajas innumerables en relación a las molestias que puedes sentir a lo largo del tratamiento.

Si estás pensando en iniciar un tratamiento de ortodoncia o tienes alguna duda más acerca del mismo después de leer el artículo, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros a través de nuestra página web, o bien llamando al 91 768 18 12.

¿Quieres saber qué tipo de 
ortodoncia es ideal para ti?

Descubre en tan sólo 10 preguntas el sistema de
ortodoncia que mejor se adapta a tu estilo de vida
 
¡Sí, hacer el test!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
¿Quieres saber qué tipo de ortodoncia es ideal para ti?
Descubre en tan sólo 10 preguntas el sistema de ortodoncia
que mejor se adapta a tu estilo de vida 
No, gracias
close-link

¿Quieres saber qué tipo de 
ortodoncia es ideal para ti?

Descubre en tan sólo 10 preguntas el sistema de
ortodoncia que mejor se adapta a tu estilo de vida
 
¡Sí, hacer el test!