Apiñamiento dental

Clínica dental / Ortodoncia

El apiñamiento dental o dientes montados, constituye uno de los problemas bucales más habituales en la población. Generalmente, se aborda durante la infancia, cuando es más sencillo corregir problemas de alineación a través de una ortodoncia.

Por eso, no es raro ver a niños con aparatos dentales precisamente para corregir el apiñamiento. Sin embargo, tampoco es extraño ver a adultos cuyos dientes no están bien posicionados.

Independientemente de la edad, es importante solucionar los dientes montados, no solo por una cuestión de estética, sino porque tienen un impacto negativo en la salud oral y en la funcionalidad de la boca.

¿Qué es el apiñamiento dental?

El apiñamiento dental es un problema en la posición de las piezas, cuando no existe espacio suficiente y los dientes empiezan a juntarse y amontonarse entre sí. Como consecuencia, no están correctamente alineados y nivelados, originando problemas de mordida.

Apiñamiento dental

¿Cuántos tipos de apiñamiento dental hay y por qué se produce?

Según el origen del apiñamiento, distinguimos entre tres tipos. Aunque a lo largo de su vida, una misma persona puede padecer un apiñamiento que responda a diferentes causas.

  • Apiñamiento primario: los dientes montados son consecuencia de la herencia genética, puesto que hay antecedentes familiares con el mismo problema.

    Como implica una falta de espacio, podemos estar ante un paladar ojival, un maxilar o mandíbula demasiado estrechos o dientes con un tamaño mayor a lo habitual, de forma que no queda hueco suficiente en la arcada.

  • Apiñamiento secundario: los dientes montados se producen por malos hábitos dentales (como la succión del pulgar los primeros meses de vida) o debido a la caída prematura de los dientes de leche. En este segundo caso, el resto de piezas se desplazan para ocupar el hueco que ha dejado.

  • Apiñamiento terciario: es el caso menos común, cuando la erupción de las cordales o muelas del juicio perjudica la posición del resto de dientes.

El apiñamiento dental es consecuencia de la falta de espacio en la arcada y se puede solucionar con un tratamiento de ortodoncia

¿Hay diferentes grados de apiñamiento?

Como sucede en todas las maloclusiones dentales, no todas las personas presentan la misma severidad. Determinar el grado es el primer paso antes de comenzar a planificar el caso. Además, unos dientes excesivamente doblados influye de forma mucho más negativa en el día a día del paciente.

  • El apiñamiento leve implica que el espacio que falta en la arcada es de menos de 3 milímetros.

  • En caso de apiñamiento moderado, son necesarios entre 3 y 5 milímetros.

  • Por último, si hacen falta más de 6 milímetros, estamos ante un caso de apiñamiento severo.

Apiñamiento dental leve
Apiñamiento dental moderado
Apiñamiento dental severo

¿Cómo se soluciona el apiñamiento dental?

El tratamiento para alinear y nivelar los dientes varía en función del grado de apiñamiento, la edad del paciente y el origen. Lo más común es pautar un tratamiento de ortodoncia.

Te interesará »  Tengo los dientes apiñados: ¿cómo puedo solucionarlo?

Tratamiento para el apiñamiento dental en niños

Durante la fase de crecimiento, que generalmente abarca hasta los 11 años de edad, todavía es posible actuar sobre la posición, forma y dimensiones de los huesos de la cavidad bucal.

En este contexto, si el apiñamiento dental es consecuencia de un paladar estrecho, el ortodoncista puede corregir el problema a través de una ortodoncia interceptiva. Este tratamiento es exclusivo de la niñez. Tiene como objetivo solucionar las anomalías en las estructuras óseas y dirigir el adecuado desarrollo de los dientes.

De esta manera, se resuelven de una forma sencilla y rápida las maloclusiones de origen esquelético. Una vez que se ha rectificado la posición de los huesos, el dentista puede determinar si es necesario un tratamiento de ortodoncia correctiva, que es el que se aplica en pacientes adultos.

No lo dejes pasar

Solucionar el apiñamiento no solo te dará una sonrisa más bonita, sino que facilitará la higiene en casa.

Apiñamiento dental en adultos

En el caso de adolescentes o pacientes adultos, existe la posibilidad de corregir esta alteración mediante diversos tratamientos de ortodoncia. La elección de la opción adecuada dependerá de las preferencias del paciente en términos de estética y precio. Entre las alternativas disponibles se incluyen los brackets tradicionales, los brackets transparentes y otros sistemas invisibles como Invisalign e Incognito.

Estos últimos son particularmente populares entre las personas que desean mantener en secreto el hecho de llevar aparatos ortodónticos, ya que pasan desapercibidos.

Además de los tratamientos ortodónticos convencionales, los dentistas pueden recurrir a dos técnicas adicionales para abordar el apiñamiento dental:

Exodoncias o extracciones

En situaciones de apiñamiento severo, el ortodoncista puede recomendar la extracción de un diente, generalmente las muelas del juicio, para crear espacio en la arcada dental. Esto se debe a que las muelas del juicio a menudo no cumplen una función específica en la boca, y algunas personas ni siquiera llegan a desarrollarlas sin experimentar problemas significativos.

Tras la extracción de estos dientes, la ortodoncia puede lograr resultados óptimos al tener más espacio disponible en la dentadura.

Stripping dental

El stripping dental o limado de dientes es una técnica que se combina con la ortodoncia y tiene como objetivo ganar espacio entre las piezas dentales. Este procedimiento implica un suave pulido de los dientes para reducir ligeramente su anchura y resolver el apiñamiento.

Es un proceso seguro para los dientes y generalmente se realiza sin necesidad de anestesia. Una vez que el dentista ha creado el espacio interdental necesario, la ortodoncia se encarga de cerrar estos espacios.

Estas opciones permiten abordar el apiñamiento dental de manera efectiva, independientemente de la edad del paciente, dando soluciones que van desde tratamientos ortodónticos convencionales hasta intervenciones más específicas según las necesidades individuales.

Apiñamiento dental antes y después

Aquí puedes ver casos reales de nuestros pacientes que ya disfrutan de una sonrisa sana, funcional y estética tras corregir el apiñamiento dental con un tratamiento de ortodoncia:

 
Antes
Después
Antes
Después

 
Antes
Después
Antes
Después

Te interesará »  Retenedores dentales de ortodoncia: ¿para qué sirven y cuánto tiempo tendrás que llevarlos?

¿Cuáles son los riesgos de no tratar los dientes apiñados?

Solucionar los dientes montados acarrea numerosos beneficios para la salud oral. Y es que ignorar el problema, afecta a la sonrisa en diferentes aspectos:

Estética facial

La repercusión más visible del apiñamiento dental es la merma en la armonía de la cara.

Higiene

Sin embargo, más allá de su impacto en la apariencia, el apiñamiento dental desempeña un papel significativo en la aparición de problemas dentales, como caries y enfermedades periodontales.

Tanto en niños como en adultos, el apiñamiento dificulta considerablemente la higiene bucodental adecuada. Los dientes amontonados impiden el acceso a todos los rincones de la boca, incluso con el uso de hilo dental.

Esto crea un ambiente propicio para la proliferación de bacterias en la cavidad oral, lo que puede dar lugar a problemas como mal aliento, caries y acumulación de sarro. En última instancia, si no se aborda el problema, el paciente puede desarrollar inflamación de las encías (gingivitis) y, posteriormente, periodontitis.

Oclusión y desgaste

 El apiñamiento también puede ocasionar problemas de oclusión, ya que los dientes desalineados no encajan adecuadamente entre sí. Por ejemplo, en casos severos de apiñamiento en la parte inferior, es probable que el paciente no pueda cerrar la boca correctamente debido a la interferencia entre las piezas dentales.

Como consecuencia, se originan problemas en la masticación y tensiones en la articulación temporomandibular (ATM). Por último, una de las consecuencias a largo plazo más significativas es el desgaste del esmalte dental.

¿Se puede prevenir el apiñamiento?

Cuando el factor genético es la causa del apiñamiento, no es posible prevenir los dientes amontonados. Al igual que cuando un niño pierde sus dientes de leche demasiado pronto.

Sin embargo, sí que podemos actuar rápido para revertir la situación y conseguir que el paciente recupere la funcionalidad de su mordida. Para ello, es importante acudir a la primera visita con un ortodoncista a partir de los 6 años.

Por otro lado, sí es posible evitar el apiñamiento de los dientes cuando este se origina debido a determinados hábitos en la infancia. La responsabilidad de los padres en este sentido implica hacer un seguimiento del crecimiento de los hijos, así como corregir malas costumbres que pueden afectar a la erupción de sus piezas dentales.

Algunos consejos que conviene tener en cuenta para evitar el apiñamiento dental son:

  • Evitar que el niño se chupe el dedo.

  • Acostumbrarle a beber en vaso en lugar de en biberón, así como evitar que se duerma con él.

  • Ir quitándole paulatinamente el chupete a partir de los 2 o 3 años.

El apiñamiento dental no es solo una cuestión de armonía en la sonrisa, sino que afecta considerablemente a la salud de tu boca. Aunque en la infancia es más sencillo abordar este tipo de maloclusiones, hoy en día es posible corregir los dientes montados en personas adultas.

Por eso, no lo dejes pasar más tiempo y mejora la higiene bucal, así como la mordida, mediante un tratamiento de ortodoncia. Puedes pedir una primera cita gratis con nuestros especialistas rellenando este formulario web o llamándonos. ¡Te esperamos!

En Ferrus & Bratos nos guiamos por unas pautas editoriales que aseguran la veracidad de toda la información que publicamos. Si deseas saber más sobre cómo nos aseguramos de que nuestro contenido esté actualizado y correctamente respaldado, te animamos a leer nuestro compromiso editorial.

¿Qué podemos hacer por ti? Pruebas diágnostiscas y plan de tratamiento integral gratuito

Rellenar el teléfono sin espacios
Debes aceptar la política de privacidad
*Revisa los campos con errores

O Llámanos:

Clínica Velázquez
Teléfono clínica Arturo Soria
Clínica Arturo Soria
Teléfono clínica Velázquez

Un momento, el formulario se está enviando...

En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

  • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
  • Finalidad: poder gestionar tu petición.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, - nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en datos@clinicaferrusbratos.com
¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas?
Dejanos tu valoración:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
(14 votos, promedio: 4,29 de 5)
Dra. Patricia Bratos
Dra. Patricia Bratos
Ortodoncista / Fundadora de la Clínica Dental Ferrus & Bratos

Patricia Bratos es fundadora de la Clínica Dental Ferrus & Bratos, donde ejerce de ortodoncista. Es licenciada en Odontología y se especializó a través del Máster en Ortodoncia de la Universidad Complutense de Madrid. Está acreditada para llevar a cabo cualquier tratamiento ortodóncico, como Incognito e Invisalign. En este último, cuenta con los máximos reconocimientos: Invisalign Diamond Provider -por el número de casos tratados en el último año- y Club Advantage Elite -por ser una de los 50 ortodoncistas con más pacientes tratados en Europa, Oriente Medio y África-. Si quieres sabes más sobre la doctora Bratos puedes consultar su curriculum vitae, y su página personal.

Hemos aparecido en:
apariciones en prensa de la clínica dental Ferrus & Bratos
Lo que opininan nuestros pacientes:

Índice de satisfacción de nuestros pacientes: 9,37/10
Ver encuestas

¿Quieres que estudiemos tu caso?
Cita gratuita
Podemos ayudarte, llámanos.
Estudio completo y diagnóstico gratis
close-image