atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Curetaje dental: ¿Qué es y cómo se realiza?

A día de hoy, las enfermedades periodontales (gingivitis y periodontitis) son uno de los problemas bucodentales más frecuentes entre la población de nuestro país.

Así lo constatan los datos dados a conocer por la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), que asegura que 8 de cada 10 personas mayores de 35 años padece gingivitis o periodontitis.

¿Qué diferencia hay entre la gingivitis y la periodontitis?

Antes de meternos de lleno en el tema que vamos a abordar en este artículo, el curetaje dental, vamos a repasar las principales diferencias entre las enfermedades que acabamos de mencionar: la gingivitis y la periodontitis.

Mientras que la gingivitis es la más moderada de dichas enfermedades y se cura con una mayor higiene bucodental (tanto en casa como en la consulta del dentista), la periodontitis representa la peor cara del problema.

Conocida comúnmente también como piorrea, la periodontitis causa daños graves e irreversibles en nuestros dientes y encías.

En una primera fase, aparece la gingivitis, que es de carácter infeccioso. Es decir, se produce por la acumulación de bacterias que origina una higiene bucodental deficiente.

La falta de higiene -o una mala técnica de cepillado- hace que los restos de comida no se retiren adecuadamente. Y, con ello, comiencen a aparecer las bacterias y, con el tiempo, la placa bacteriana.

Los síntomas de la gingivitis son sangrado, inflamación y enrojecimiento de encías.

Si esta infección inicial no se trata, avanzará, atacará a más tejido sano y derivará en retracción de encías. Esto generará sensibilidad,  repercutirá negativamente en la estética del diente e, incluso, provocará la posterior caída de éste.

Y, en este momento, podremos decir con toda seguridad que estamos ante una piorrea.

Por eso, sea cual sea la fase en la que se encuentra la patología, es importante acudir a un especialista en Periodoncia tan pronto como advirtamos los primeros síntomas.

En este punto, es fundamental destacar que, si bien la higiene es la mejor prevención contra estos problemas, no existe ningún remedio casero o solución que podamos aplicar por nosotros mismos para curar una enfermedad periodontal que ha conseguido avanzar.

Es decir, una vez que ha aparecido no se puede frenar sin la ayuda de un profesional.

El periodoncista será, por tanto, el que determinará en qué punto se encuentra el problema y establecerá el tratamiento más adecuado para recuperar la salud oral.

Es decir, bien una limpieza dental -en el caso de padecer gingivitis- o bien un raspado y alisado radicular -si estamos ante una periodontitis-.

¿Qué es un curetaje dental?

El curetaje dental -también conocido como raspado y alisado radicular- es una técnica odontológica que se lleva a cabo en los tratamientos contra la piorrea.

Se realiza, por tanto, en los casos en los que la enfermedad ha avanzado y el sarro se ha extendido más allá de la superficie de los dientes. Es decir, cuando ha penetrado en el interior de las encías, llegando a formar las llamadas bolsas periodontales.

Dichas bolsas periodontales son, probablemente, el rasgo clínico que mejor evidencia la existencia de una periodontitis.

Éstas son, a fin de cuentas, surcos que se forman entre la encía y el diente y que se hacen más grandes a medida que la enfermedad avanza, que hay mayor cantidad de bacterias y que se destruyen los tejidos de soporte del diente.

Te interesará »  Halitosis vs enfermedad periodontal: cuida tus encías para dejar buen sabor de boca

A pesar de que exista la creencia extendida de que el curetaje es, en sí mismo, el tratamiento contra la periodontitis, lo cierto es que el raspado y alisado es solamente una parte más del proceso.

Es decir, para que sean efectivos, los tratamientos contra la piorrea deben contemplar una serie de pasos más. Por ejemplo:

  • Análisis microbiológico para saber a qué bacterias nos enfrentamos y pautar el antibiótico adecuado
  • Mediciones con la sonda Florida para comparar los niveles de sarro al inicio y al final del tratamiento
  • Mantenimientos periódicos para asegurar que la enfermedad no vuelve a aparecer
El raspado y alisado dental no duele porque se realiza bajo anestesia local, pero si te surgen molestias después de que haya finalizado, puedes evitarlas consultando con tu dentista o médico la medicación a tomar

¿En qué consiste el raspado y alisado radicular?

La técnica del curetaje se lleva a cabo con unos instrumentos llamados curetas.

Dichas curetas son diferentes en función del área a tratar (zona de dientes incisivos, caninos, premolares o molares), ya que varían en función de su tamaño, longitud y angulación.

Sin embargo, el procedimiento para realizar el curetaje es el mismo. El primer paso siempre es aplicar anestesia local para poder acceder a las bolsas periodontales -con la cureta correspondiente- y limpiarlas en profundidad.

De esta manera, en primer lugar se realiza el raspado dental –retirando el sarro acumulado debajo de la encía- y posteriormente se alisa la raíz del diente.

¿Cuánto tiempo dura un curetaje dental?

Si por curetaje entendemos el tratamiento periodontal, es decir, el estudio (análisis microbiológico y mediciones) y el raspado y alisado radicular, podemos decir que, en nuestra clínica, el procedimiento completo lo llevamos a cabo en dos citas.

La primera dura dos horas aproximadamente y en ella se realiza el estudio y el propio curetaje en dos cuadrantes de la boca.

La segunda cita se produce varios días después de la primera y dura una hora y media. En ella se realiza el raspado y alisado radicular en los otros dos cuadrantes de la boca.

Además, para ese momento, el periodoncista ya cuenta con los resultados del análisis microbiológico. Por tanto, en esta cita pautará el antibiótico adecuado para acabar de eliminar las bacterias que han provocado la enfermedad periodontal.

¿El raspado dental duele?

Antes de comenzar con el raspado y alisado radicular, se aplica anestesia local. Por tanto, durante el proceso el paciente no siente ni dolor ni molestias.

Una vez que el procedimiento ha concluido y la anestesia ha dejado de hacer efecto, es posible que se presente algún tipo de molestia. Esto es principalmente sensibilidad pasajera en la zona tratada.

Sin embargo, esta sensación desaparece con el paso de las horas de manera natural. O, si se prefiere, se puede consultar con nuestro dentista o médico qué medicación tomar para dichas molestias.

Por tanto, en términos generales, podemos decir que el raspado y alisado radicular es un procedimiento sencillo que ni duele ni presenta complicaciones.

¿Qué es el curetaje dental?

¿Este tratamiento tiene efectos secundarios?

No, como hemos señalado previamente, éste es un procedimiento sencillo que apenas interfiere en la vida diaria de la persona.

De hecho, las únicas recomendaciones que ofrecemos al paciente se centran en las horas posteriores al curetaje:

  • Cepíllate los dientes con suavidad durante el día en el que te han realizado el raspado y alisado dental. Es posible que se produzca sangrado en la zona tratada. Sin embargo, irá desapareciendo a medida que disminuya la inflamación propia del procedimiento
  • Come con normalidad, pero evita los alimentos excesivamente duros y elige aquellos que facilitan la masticación
  • Si te han recetado medicación para el dolor o las molestias, respeta la frecuencia y la dosis marcada por el dentista
  • No fumes hasta 48 horas después del curetaje
Te interesará »  ¿La periodontitis se puede contagiar?

¿Cada cuánto tiempo se hacen curetajes dentales?

Una vez que se ha llevado a cabo el tratamiento completo, el periodoncista programa mantenimientos periodontales cada 4-8 meses, dependiendo del caso de cada paciente.

En dichos mantenimientos se hacen curetajes selectivos. Es decir, el procedimiento solamente se realiza en los dientes concretos que así lo requieren -por la tendencia que tienen a acumular sarro-, no en el conjunto de ellos.

En este punto, es importante señalar que si los mantenimientos se realizan con la regularidad marcada por el especialista en Periodoncia, no será necesario volver a someterse a un tratamiento periodontal completo. Es decir, la piorrea no volverá a aparecer.

¿Qué diferencia hay entre un curetaje y una limpieza?

La diferencia principal entre ambos procedimientos es que la limpieza dental o profilaxis se realiza a una persona con salud bucodental -aunque tenga algo de sarro- y el curetaje se lleva a cabo solamente en personas con periodontitis.

Por muy exhaustiva que sea la profilaxis -en nuestra clínica dura 50 minutos e incluye ultrasonido y aeropulidor de bicarbonato para retirar las manchas superficiales-, ésta se centra únicamente en la limpieza de la superficie de los dientes.

Sin embargo, se podría decir que en el raspado y alisado radicular la higiene es mucho más profunda, ya que elimina el sarro que se ha acumulado debajo de la encía, en el espacio que hay entre ésta y el diente.

Esta zona es inaccesible en un tratamiento convencional de limpieza dental y no se puede tratar sin anestesia local.

Otra de las diferencias entre ambos procedimientos podría ser la frecuencia con la que se realizan. Lo recomendable en una persona con salud bucodental es que acuda a hacerse una higiene dental una vez al año.

Sin embargo, el tratamiento contra la periodontitis exige un control exhaustivo que debe determinar el periodoncista. Una vez que se ha curado la enfermedad, las visitas al especialista se pautan cada 4-8 meses aproximadamente.

Es muy importante tener en mente que, sin unos cuidados adecuados, la periodontitis tiende a reaparecer en nuestra boca con el paso de los meses.

Por eso, si no queremos repetir el tratamiento o, en el último extremo, experimentar la pérdida de dientes, es fundamental acudir a revisión y seguir las indicaciones relativas a higiene recomendadas por el periodoncista.

¿Quién lleva a cabo estos tratamientos?

Antes de nada, me gustaría enfatizar que España es el único país de la Unión Europea en el que no están reguladas las especialidades dentales.

Por tanto, el tratamiento para curar la periodontitis puede ser realizado por cualquier dentista.

Sin embargo, nuestra recomendación es que éste sea llevado a cabo por un odontólogo especializado en Periodoncia.

Muestra de ello es que en nuestra clínica dental lo realizan el doctor Jorge Ferrús y la doctora Georgina Carbajo.

Ambos profesionales son licenciados en Odontología, cuentan con el Master Oficial en Periodoncia de la Universidad Complutense de Madrid -de tres años de duración- y ejercen dicha especialidad en exclusiva.

Al dedicarse únicamente a la Periodoncia, tienen conocimientos específicos -al igual que muy actualizados– acerca del procedimiento.

Y, además, cuentan con una amplia experiencia en este tratamiento, ya que tratan a muchos pacientes con circunstancias similares.

Este hecho hace que puedan llevar a cabo un completo tratamiento periodontal como el mencionado anteriormente. Es decir, que incluya una serie de pasos -además del curetaje convencional- que aseguren la curación y eviten la recidiva de la enfermedad.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (43 votos, promedio: 4,49 de 5)
Cargando…