cómo tratar la anquilosis dental

La anquilosis dental es la fusión de la raíz de la pieza con el hueso alveolar. 

Se trata de una alteración en la formación de la estructura dentaria que puede acarrear problemas en la erupción y movilidad de los dientes.

Y es que, cuando no hay anomalía, el diente cuenta con el ligamento periodontal, situado entre la raíz y el hueso.

Cuando estamos ante un diente anquilosado, se crea una unión ósea que impide el crecimiento de la pieza.

La estructura del diente

Como decíamos, un diente cuyo desarrollo es normal presenta diferentes partes en su estructura interna.

Cuando hay anquilosis, la pieza no puede salir con normalidad, quedando por debajo del nivel en comparación con el resto de dientes.

Al quedar completamente unido al hueso, tampoco es posible moverlo mediante un tratamiento de ortodoncia.

Esta anomalía puede afectar a todo tipo de dientes, siendo más frecuente en las piezas temporales de los niños.

Aun así, su incidencia es relativamente baja: se da entre el 1,3 y 8,9% de los dientes de leche, sobre todo en las muelas inferiores.

En la siguiente imagen, podemos ver cómo el ligamento periodontal separa la raíz del diente del hueso.

Qué causa la anquilosis dental
Ampliar imagen
Estructura dentaria

Causas de la anquilosis dental

El origen exacto de esta anomalía es desconocido, aunque hay factores de riesgo relacionados con su aparición.

  • Haber padecido procesos infecciosos que hayan afectado al diente y al hueso alveolar.

  • Sufrir un fuerte golpe en el diente que ha dañado la estructura interna.

  • Ejercer presión con la lengua sobre los dientes.

  • La existencia de antecedentes familiares.

    Al igual que sucede con las maloclusiones dentales, la herencia genética tiene un peso importante en el incorrecto desarrollo dentario y la aparición de anquilosis. 

    La anquilosis supone la unión ósea entre la raíz dentaria y el hueso, por lo que la pieza no puede erupcionar con normalidad

    Síntomas de un diente anquilosado

    Es posible detectar esta anomalía desde casa, pues hay dos hechos diferenciados que pueden hacernos sospechar que estamos ante un caso de anquilosis.

    Y es que, como padres, debemos prestar atención al crecimiento de los dientes de nuestros hijos.

    • Un signo de alarma es cuando el niño está en edad de realizar el recambio dentario, pero hay un diente de leche que no presenta movilidad.

    • El segundo síntoma es un diente que se encuentra a un nivel más bajo que el resto tras erupcionar. 

    ¿Cómo se diagnostica y qué tipos hay?

    La anquilosis dental es asintomática, por lo que suele ser detectada por el odontopediatra en una primera valoración dentaria.

    Por ello, la forma más fiable de diagnosticar un diente anquilosado es a través de distintas pruebas diagnósticas, como una radiografía.

    Así, el especialista podrá pautar un tratamiento para corregir el desequilibrio oclusal de la dentadura y evitar las complicaciones que acarrea.

    En función del grado de severidad de esta afección, encontramos tres tipos diferentes de anquilosis dental:

    • Caso leve: existe una diferencia de 2 milímetros entre el plano oclusal de las piezas adyacentes y la afectada. 

    • Anquilosis moderada: se observa contacto proximal con las piezas adyacentes.

    • Caso severo: cuando la pieza dental no ha erupcionado ni se observe contacto proximal con los dientes de al lado.

    Presta atención a los síntomas

    Desde casa es posible detectar a tiempo un posible casos de anquilosis, aunque el diagnóstico más fiable lo da el dentista.

    ¿Qué consecuencias tiene la anquilosis dental?

    La anquilosis supone una serie de alteraciones en el correcto desarrollo dental en caso de que afecte a una pieza de leche.

    En primer lugar, la fusión de la raíz con el hueso alveolar imposibilita el recambio dentario o lo retrasa cuantiosamente.

    Por este motivo, afecta al desarrollo habitual del proceso de erupción dentaria y también al crecimiento vertical del hueso alveolar.

    Además, esta anomalía puede generar distintos problemas de oclusión y provocar molestias en la mordida:

    • Infraoclusión de la pieza afectada

    Esto implica que el diente erupciona a un nivel más bajo que el resto de dentadura, por lo que no hay contacto con las piezas de la otra arcada (mordida abierta local).

    • Malposiciones de los otros dientes

    Ante la falta de contacto proximal, las piezas tienden a inclinarse hacia el espacio que ha dejado libre el diente afectado.

    Todas estas alteraciones hacen que resulte de vital importancia un diagnóstico precoz y una actuación a tiempo del especialista.

    De manera, se minimizan las consecuencias de la anquilosis en nuestra salud dental.

    Tratamiento de la anquilosis dental

    Según la gravedad de la anquilosis, el dentista podrá optar por diferentes formas de abordar el problema.

    Así, el tratamiento puede pasar por dejar que el diente evolucione por sí mismo o intervenir a través de una cirugía.

    • Casos leves

    Si apenas se observen alteraciones a nivel oclusal y el diente permanente tenga un desarrollo normal, lo más habitual es esperar a que el proceso de recambio dentario culmine por sí mismo.

    • Anquilosis grave

    Si la pieza anquilosada interfiere en el proceso eruptivo e implica repercusiones negativas en la mordida, el dentista pautará un tratamiento combinado de cirugía y ortodoncia.

    En primer lugar, el cirujano procederá a la extracción del diente deciduo -de leche-.

    Posteriormente, el ortodoncista podrá optar por la colocación de un mantenedor de espacio para asegurar la erupción de la pieza definitiva en la posición correcta.

    Tratamiento de ortodoncia para la anquilosis dental
    Ampliar imagen
    Mantenedor de espacio

    Por el contrario, en caso de que la anquilosis dental afecte a una pieza permanente no será necesaria actuación alguna por parte del odontólogo.

    Si tienes alguna otra duda acerca de la anquilosis dental o quieres pedir una cita con nuestro equipo médico para que valoremos tu caso, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros.

    Para ello, puedes rellenar el formulario de nuestra página web o llamar al teléfono 91 768 18 12.

    ¡Te esperamos!

    Te interesará »  Llagas en la boca: por qué salen y cómo curarlas

    ¿Qué podemos hacer por ti? 1ª visita gratuita y presupuesto sin compromiso Estamos en Madrid

    Rellenar el teléfono sin espacios
    Elige un tratamiento por favor.
    Entre las:
    Y las:
    Debes aceptar la política de privacidad
    *Revisa los campos con errores

    ¿No te gustan los formularios? Llámanos al 91 768 18 12

    Un momento, el formulario se está enviando...

    En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

    • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
    • Finalidad: poder gestionar tu petición.
    • Legitimación: tu consentimiento expreso.
    • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, - nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
    • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en datos@clinicaferrusbratos.com
    ¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas?
    Dejanos tu valoración:
    1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
    (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
    Loading...
    Dr. Pedro Pablo Martínez

    Dr. Pedro Pablo Martínez

    Especialista en Odontología Conservadora

    Pedro Pablo Martínez es licenciado en Odontología por la Universidad Alfonso X el Sabio. Se especializó a través del Máster en Odontología Integrada de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y del Máster en Endodoncia de la Universidad Alfonso X el Sabio. Combina su actividad profesional con la investigación, ya que es autor de diversos artículos aparecidos en publicaciones científicas como Journal of Dentistry o Journal of Clinical Periodontogy. Si quieres sabes más sobre el doctor Martínez puedes consultar su curriculum vitae, y su página personal.

    Haz una pregunta al dentista

      Acepto la Política de privacidad

    En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

    • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
    • Finalidad: poder gestionar tu petición.
    • Legitimación: tu consentimiento expreso.
    • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, - nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
    • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en datos@clinicaferrusbratos.com
Hemos aparecido en:
apariciones en prensa de la clínica dental Ferrus & Bratos
Lo que opininan nuestros pacientes:
¿Quieres que estudiemos tu caso?
Cita gratuita