atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Llevo una prótesis dental removible: ¿cómo tengo que limpiarla?

Como su propio nombre indica, las prótesis dentales removibles -también llamadas comúnmente dentaduras postizas o de “quita y pon”- son estructuras artificiales fabricadas con material de resina o acrílico que sirven para sustituir a los dientes perdidos.

Dichas prótesis juegan un papel fundamental en la vida de la persona que las lleva ya que, después de haber perdido las piezas dentales originales, permiten restablecer aspectos tan importantes como el habla, la masticación, la deglución y la estética.

Si acabas de incorporar una dentadura postiza a tu vida, posiblemente ya te hayas dado cuenta de lo importante que es sentirse cómodo con ella.

Pero, antes de que el paciente se sienta totalmente cómodo con la dentadura postiza, éste necesitará un periodo de adaptación.

Durante este tiempo, es posible que el dentista deba realizar una serie de ajustes hasta que la prótesis dental se adapte a la boca del paciente.

Esto es importante ya que si la dentadura postiza no está correctamente ajustada, se moverá e irritará las encías del paciente, causando llagas en la boca o, incluso, épulis dental. Además, los restos de alimentos tenderán a acumularse.

Por lo tanto, además de sentir incomodidad, se favorecerá el crecimiento de bacterias. Esto, a su vez, provocará la aparición de mal aliento y de otros problemas, como una enfermedad periodontal (gingivitis y periodontitis).

La limpieza de una dentadura de “quita y pon”, ya sea de resina (acrílica) o esté formada por elementos metálicos, es muy sencilla. Sólo requiere agua, jabón y una pastilla especial para prótesis

¿Por qué tengo que limpiar la dentadura postiza?

De la misma manera que un mal ajuste favorece el crecimiento bacteriano, el hecho de no limpiar e higienizar correctamente las prótesis también conlleva consecuencias negativas.

Por eso, cuando un paciente lleva una dentadura de “quita y pon”, es muy importante que sepa cómo tiene que limpiarla, con qué frecuencia debe hacerlo y cuáles son los productos más aconsejables.

De esta manera, no solamente se conseguirá que la dentadura postiza no albergue bacterias, sino que además dure muchos años en buenas condiciones, tanto funcionales como estéticas.

Y es que, cuando la prótesis dental es nueva, su superficie estará limpia y lisa. Sin embargo, a medida que se va usando y que entra en contacto con los alimentos, el café o el tabaco comienza a deteriorarse.

¿Cómo limpio la dentadura de  “quita y pon” en casa?

El procedimiento para limpiar una prótesis dental removible es muy sencillo y se realiza con productos que se adquieren fácilmente en farmacias. Además, es fácil de llevar a cabo tanto si estás en casa como si has comida fuera.

Te interesará »  ¿Cuánto cuesta prótesis dental?

De esta manera, después de cada comida te recomendamos hacer lo siguiente:

  • Retira la prótesis
  • Cepilla la dentadura postiza con un cepillo especial para prótesis dentales usando agua y jabón neutro. Limpia bien todas sus zonas, tanto la parte rosada como la metálica, si es que la tiene
  • Seca la prótesis y guárdala en su caja. Si no se seca, se favorece el crecimiento de microorganismos
  • Cepíllate los dientes con normalidad, independientemente del número de piezas dentales que tengas

Pero, además de esto, te aconsejamos que todas las noches, antes de irte a dormir, incorpores un paso más al procedimiento de higiene diaria.

Es decir, una vez que te hayas retirado la dentadura postiza, la hayas limpiado y te hayas cepillado los dientes, lo más recomendable es que la introduzcas en un vaso con agua y que disuelvas una pastilla especial para limpiar prótesis dentales.

Hay distintas marcas comerciales que venden este tipo de pastillas, como pueden ser Corega, Kin, Lacer, etc.

En función del tipo de pastilla que sea, te recomendamos informarte sobre los detalles de su uso, ya que algunas de ellas se deben disolver durante unas horas y otras durante toda la noche. Todo ello puedes consultarlo con tu dentista o farmacéutico.

No utilices lejía
Algunas personas deciden limpiar sus dentaduras con lejía, bicarbonato o agua oxigenada. Nunca lo hagas ya que estos productos son muy abrasivos para las prótesis

¿Qué no debes usar para limpiar y desinfectar tu prótesis dental?

Como te hemos indicado previamente, el agua, el jabón neutro y las pastillas especiales para prótesis son los mejores aliados para la limpieza y el mantenimiento de las dentaduras postizas fabricadas con material de resina o acrílico.

Sin embargo, a muchos pacientes les resulta tentador utilizar otro tipo de productos que no son nada recomendables.

Por ejemplo, no se deben usar productos como la lejía, ya que, a pesar de tener propiedades desinfectantes, es muy perjudicial para la prótesis dental por lo abrasiva que es y porque la decolora.

Lo mismo ocurre con el bicarbonato o el agua oxigenada, que aunque tengan una apariencia inofensiva, también resultan muy dañinos.

Y, por último, tampoco debes usar pasta de dientes. Su uso es beneficioso para la higiene de nuestros dientes y encías pero también resulta muy abrasivo para la dentadura de “quita y pon”, aunque no lo parezca.

Todos los productos mencionados tienen en común que, al ser abrasivos, crean rugosidades en la prótesis dental, lo que hace que se produzcan filtraciones y se tiña.

Te interesará »  Sobredentadura sobre implantes

Aunque sigas rigurosamente esta rutina cada día, es conveniente que acudas a las revisiones periódicas pautadas por tu odontólogo (al menos una vez al año) y que éste revise tu prótesis dental removible cada vez que vayas a su consulta.

De esta manera, podrá determinar si su colocación y ajuste son los adecuados y valorar si la limpieza y el mantenimiento que llevas a cabo son los correctos.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (31 votos, promedio: 4,55 de 5)
Cargando…