Cómo lavar la lengua

A la hora de cepillarnos los dientes tenemos muy interiorizados ciertos pasos a seguir: sabemos que además de elegir una pasta de dientes adecuada, conviene usar colutorios e hilo dental.

Sin embargo, la mayoría de personas tendemos a olvidar una parte fundamental de nuestra boca que nos asegura una higiene diaria completa: la lengua.

Y es que aunque no prestemos la debida atención a este punto, saber cómo limpiar la lengua es esencial puesto que se trata de la parte del cuerpo que más bacterias acumula.

La importancia de limpiar bien la lengua

La lengua es un músculo que desempeña un papel fundamental en la cavidad bucal, ya que realiza funciones en la masticación, la deglución, el habla y el sentido del gusto -gracias a las papilas gustativas-.

Además, conocer la anatomía de la lengua nos ayuda a entender por qué es necesario higienizarla diariamente.

Por su propia forma, el dorso de la lengua no es liso, sino que cuenta con una superficie irregular formada por diferentes surcos.

Es en dichos huecos donde tienden a acumularse los restos de alimentos que no se han eliminado eficazmente con el cepillo.

Todos los residuos que no se retiran provocan el desarrollo de bacterias y la posterior aparición de la halitosis o mal aliento.

Y no solo esto, sino que la proliferación de agentes bacterianos favorece la aparición de otros problemas bucodentales, como las caries dentales o las enfermedades periodontales -gingivitis y periodontitis-.

La lengua es la gran olvidada de la limpieza bucal diaria, a pesar de que es la parte del cuerpo donde más bacterias se acumulan

¿Cómo sé si mi lengua está libre de bacterias?

Antes de explicar con detenimiento cómo limpiar la lengua, es importante saber identificar cuándo no se tiene una higiene adecuada.

Para saberlo, puedes hacer la prueba ahora mismo, tanto solo tienes que colocarte frente al espejo, sacar la lengua y observar su aspecto.

De manera natural, la lengua presenta un color rosado, por lo que este debe ser el tono predominante en circunstancias normales.

El color natural de la lengua es rosado
Ampliar imagen
Lengua sana

Por el contrario, si cuando sacas la lengua notas una capa blanquecina o amarillenta que cubre parte de su dorso, significa que no está limpia.

En la mayoría de ocasiones, la lengua blanca es sinónimo de falta de higiene.

A su vez, esto conlleva a que se acumulen bacterias y guarda relación directa con el mal aliento.

¿Qué más puede suponer la lengua blanca?

Aunque el color blanquecino se suele asociar a una lengua con bacterias, en ocasiones puede ser síntoma de que tenemos alguna afección.

En concreto, diversas enfermedades comunes de la lengua como la candidiasis oral, la leucoplasia o el liquen plano oral pueden originar este cambio de color.

Saber distinguir si tenemos uno de estos problemas o si simplemente requerimos de una mejora en la higiene oral es muy sencillo.

Basta con limpiar la lengua blanca y, si los restos de comida y bacterias se retiran, volviendo la lengua a adquirir su tonalidad habitual, no deberíamos preocuparnos.

En caso de que los síntomas persistan, es decir, que a pesar de la profilaxis continúe el color blanquecino, es aconsejable acudir a una clínica dental de confianza para obtener un diagnóstico fiable.

Mantén tus rutinas de higiene

El cepillado resulta insuficiente para tener una buena salud bucal, por lo que merece la pena dedicar varios minutos a la limpieza de nuestra boca para evitar problemas futuros.

Asegura tu higiene con un raspador lingual

Con el fin de lavar la lengua adecuadamente, los dentistas recomiendan incorporar un elemento extra a las rutinas de higiene: el limpiador o raspador lingual.

Y es que al igual que el hilo dental o los cepillos interdentales contribuyen a la profilaxis de los dientes y encías, este instrumento ha sido diseñado específicamente para la lengua.

Como hemos mencionado antes, el dorso lingual presenta rugosidades, y el uso del raspador es la forma ideal de eliminar los restos acumulado en esta zona.

Puedes comprar un limpiador lingual en farmacias, pero también en casi cualquier supermercado o a través de una compra por Internet.

Cómo limpiar la lengua blanca
Ampliar imagen
Cómo limpiar la lengua

Debido a que existe una amplia variedad de marcas -Oral B, Vitis, Colgate…-, es posible que no sepas por cual decantarte.

Si tienes dudas, puedes consultarlo con tu higienista dental de confianza y te dará consejo sobre cuál es más adecuado para ti.

El tamaño y forma del raspador puede variar, así que podrás optar por el que mejor se adapte a la anatomía de tu lengua.

Además, puedes comparar los distintos productos disponibles en función de su precio o las opiniones de los usuarios.

¿Cómo se usa el raspador lingual?

Para que el uso del raspador resulte efectivo, te vamos a explicar la técnica que debes seguir.

Su uso es muy sencillo, aunque puede que al principio tengas que acostumbrarte hasta que aprendas cómo limpiar la lengua sin arcadas.

Aun así, no es habitual tener sensación de náuseas cuando se emplea dicho instrumento.

  • Como su propio nombre indica, debes raspar la lengua suavemente mediante unos movimientos de dentro hacia afuera, es decir, desde la zona más profunda de la lengua hasta la punta.

  • Con el fin de asegurarte de estar limpiando todas las partes de la lengua, repite esta acción varias veces, no solo por la superficie sino también por el dorso.

  • Recuerda que tras cada pasada, es conveniente que enjuagues el raspador con agua.

¿Puedo usar mi cepillo para limpiar la lengua?

Si estás pensando si realmente necesitas un raspador o si te compensa tenerlo en casa, existen otras opciones.

Además del limpiador lingual como elemento individual, existen algunos cepillos de dientes que ya lo traen incorporado.

En concreto, los últimos modelos de cepillos eléctricos incluyen en casi todos los modelos un cabezal que funciona como este instrumento.

Pero si utilizas habitualmente un cepillo manual, igualmente puedes encontrar ciertos tipos que también incorporan esta funcionalidad.

Estas pueden ser dos alternativas aptas en caso de no contar con un raspador lingual.

Cabezales con raspador lingual
Ampliar imagen
Cepillos de dientes con rascador

Lo que no es recomendable es emplear las cerdas de un cepillo tradicional para este fin.

Además de no contar con la cara específica que hemos mencionado, no ofrecen los mismos resultados que los limpiadores linguales.

Esto se debe a que las cerdas están pensadas para higienizar una superficie dura como el diente, y no un músculo como la lengua.

¿Cuándo debo utilizar el raspador?

Como ya hemos avanzado, la higiene de la lengua debe ser una tarea rutinaria y por ello es conveniente usar el raspador al menos una vez al día, siendo el momento de antes de irnos a dormir el momento más idóneo.

Debido a que por la noche segregamos una menor cantidad de saliva, que evita el acúmulo de placa bacteriana, es el cepillado más importante.

Una vez nos hemos lavado los dientes y pasado el hilo dental, es momento de usar el raspador lingual.

Aconsejamos utilizar un enjuague bucal tras pasar el limpiador, pues así habremos llevado a cabo una completa rutina de higiene antes de irnos a dormir.

Así, estaremos manteniendo a raya las bacterias y, por tanto, contribuyendo a despertarnos a la mañana siguiente con un aliento más fresco.

Como ves, incorporar el uso del raspador lingual a nuestra higiene diaria solamente lleva uno o dos minutos.

Y dado el perjuicio que ocasiona el no hacerlo, merece mucho la pena dedicar este tiempo para tener una salud bucal óptima.

Te interesará »  ¿Qué es y cómo se puede tratar la agenesia dental?

¿Qué podemos hacer por ti? 1ª visita gratuita y presupuesto sin compromiso

Rellenar el teléfono sin espacios
Elige un tratamiento por favor.
Entre las:
Y las:
Debes aceptar la política de privacidad
*Revisa los campos con errores

¿No te gustan los formularios? Llámanos al 91 768 18 12

Un momento, el formulario se está enviando...

En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

  • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
  • Finalidad: poder gestionar tu petición.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, - nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en datos@clinicaferrusbratos.com
¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas?
Dejanos tu valoración:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
(56 votos, promedio: 4,64 de 5)
Loading...
Dr. Pedro Pablo Martínez

Dr. Pedro Pablo Martínez

Especialista en Odontología Conservadora

Pedro Pablo Martínez es licenciado en Odontología por la Universidad Alfonso X el Sabio. Se especializó a través del Máster en Odontología Integrada de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y del Máster en Endodoncia de la Universidad Alfonso X el Sabio. Combina su actividad profesional con la investigación, ya que es autor de diversos artículos aparecidos en publicaciones científicas como Journal of Dentistry o Journal of Clinical Periodontogy.Si quieres sabes más sobre el doctor Martínez puedes consultar su curriculum vitae, y su página personal.

Haz una pregunta al dentista

  Acepto la Política de privacidad

En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

  • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
  • Finalidad: poder gestionar tu petición.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, - nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en datos@clinicaferrusbratos.com
Preguntas respondidas
  1. Begoña

    Hace unos meses me hice una limpieza de boca y quisiera saber cuándo tengo que hacer revisión. Se debe limpiar la lengua para evitar problemas de garganta? Gracias. Un saludo

    1. Dr. Pedro Pablo Martínez
      Dr. Martínez

      Hola Begoña,

      Muchas gracias por tu pregunta. Para determinar la periodicidad con la que debes acudir a revisión lo más recomendable es que consultes con el profesional que llevó a cabo la limpieza, ya que conoce tu estado de salud bucodental. Sin embargo, te puedo indicar que, como norma general, lo más adecuado en un paciente sano es visitar al odontólogo cada seis meses o un año.

      Respecto a la limpieza de la lengua, te recomiendo usar un rascador lingual después del cepillado para completar la higiene.

      Espero haber sido de ayuda. Un saludo,

  2. Cristina

    Me interesa saber si es mejor limpiarse la lengua con espátula o con cuchara de acero inoxidable en vez de utilizar el cepillo de dientes. Muchas gracias

    1. Dr. Pedro Pablo Martínez
      Dr. Martinez

      Hola Cristina,

      Muchas gracias por tu consulta. Para la limpieza de la lengua lo más adecuado es utilizar un rascador lingual. Lo puedes comprar en cualquier farmacia o parafarmacia.

      Espero haberte ayudado. Si tienes más preguntas, no dudes en volver a contactarnos.

      Un saludo,

Hemos aparecido en:
apariciones en prensa de la clínica dental Ferrus & Bratos
Lo que opininan nuestros pacientes:
¿Quieres que estudiemos tu caso?
Cita gratuita