atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Mucositis periimplantaria: la gingivitis de los implantes

Por fin, después del tiempo que te costó decidirte, de la intervención para colocar el implante dental, del periodo de osteointegración y de la colocación del diente definitivo, vuelves a sonreír con confianza. Por fin vuelves a mostrar tu sonrisa con la seguridad de que todas tus piezas dentales son perfectas. Y todo ese tiempo y esfuerzo bien merece que sea valorado y cuidado con mimo, porque, si bien los implantes tienen una tasa de éxito del 97%, no están exentos de complicaciones.

Al igual que nuestros dientes y encías, los implantes dentales también sufren de enfermedades periodontales (gingivitis y periodontitis o piorrea); en este caso, se denominan patologías periimplantales y se dividen en dos tipos:

  • Mucositis perimplantaria: La mucositis es una enfermedad que se produce cuando los tejidos blandos de alrededor del implante se inflaman. Se trata de una patología reversible, que afecta a entre un 30 y un 70% de los pacientes con implantes y que no supone la pérdida de hueso.
  • Periimplantitis: Cuando se produce una periimplantitis, además de la inflamación de los tejidos blandos que rodean el implante, también los tejidos duros se ven afectados. Es decir, que puede producirse la destrucción del hueso que sujeta el implante, poniendo en peligro la supervivencia del mismo. Al contrario que en el caso de la mucositis, la periimplantitis puede producir secuelas estéticas como la recesión de las encías, e incluso, sin un tratamiento precoz, existe la posibilidad de perder el implante afectado.
En ambos casos, tanto en la mucositis como en la periimplantitis, la inflamación de los tejidos se produce como causa de la placa bacteriana acumulada, y a pesar de que la mucositis es un estadio leve de la enfermedad, la exposición prolongada de los tejidos al sarro puede hacer que la patología progrese, derivando en una grave periimplantitis.

Síntomas de la mucositis periimplantaria

Al igual que en el caso de la gingivitis en pacientes sin implantes, la mucositis se manifiesta a través de la inflamación, el sangrado y el enrojecimiento de los tejidos. En algunos casos en los que el implante se ve afectado, también puede producirse supuración (pus).

El implantólogo encargado de realizar el mantenimiento tras la colocación del implante, podrá reconocer precozmente las lesiones provocadas por la mucositis al realizar una exploración con la sonda periodontal. Medirá la profundidad del sondaje y si se produce sangrado o supuración. En caso afirmativo, el paciente será diagnosticado de mucositis y deberá ponerse en tratamiento de forma inmediata.

Te interesará »  Implantes dentales con poco hueso

Causas de la mucositis

Como ya se ha especificado más arriba, la principal causa de que se produzcan las enfermedades periimplantarias es la acumulación de placa bacteriana. Y dicha acumulación puede estar causada por algunos de los siguientes factores:

  • Una mala higiene dental
  • El tabaco
  • Tener propensión a desarrollar periodontitis
  • La Diabetes mal controlada
  • Un diseño inapropiado de las prótesis
  • La colocación incorrecta de las fijaciones del implante
  • Las características propias del implante (una superficie rugosa, por ejemplo)

Además, la ausencia de asistencia odontológica regular tras la colocación del implante, que permitirá un control de la evolución del mismo, también puede ser un factor de riesgo para la mucositis periimplantaria.

Tratamiento contra las enfermedades periimplantales

Si bien la mucositis se soluciona cuando se controla su principal causa, que es la acumulación de sarro, lo más importante en estos casos es que el paciente comprenda que el elemento clave en las patologías periimplantales es la prevención.

Así, prevendremos la mucositis con una adecuada higiene bucal con dentífricos no irritantes, cepillos de cerdas suaves, el uso de seda dental y, por último, con un enjuague bucal con un colutorio específico para pacientes con implantes.

Si, además, la correcta higiene que realiza el paciente se compagina con un programa de mantenimiento supervisado por el implantólogo profesional, se obtendrá un diagnóstico precoz de las enfermedades periimplantales, garantizando, así, el éxito del de los implantes dentales por mucho tiempo.

Confía en profesionales

Si crees que puedes padecer algún tipo de patología como las aquí descritas y no sabes cómo actuar, pide tu primera consulta en Ferrus & Bratos, y ponte en manos de los mejores profesionales tanto en implantología como en el resto de áreas de la odontología. Obtendrás un diagnóstico certero de tu problema y te daremos un presupuesto a tu medida sin compromiso de aceptación, con el que, además, te podrás beneficiar de facilidades de pago.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (10 votos, promedio: 4,60 de 5)
Cargando…