atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Implantes dentales: ¿de qué se componen?

Cada vez son más los pacientes que demandan soluciones de implantología al considerar que se trata de la forma más natural de sustituir un diente. Y es que además de solventar el problema principal que suele ser el estético, también es una de las mejores opciones para la salud bucodental, ya que la ausencia de piezas dentales puede alterar la posición de los dientes de alrededor, favorecer enfermedades periodontales, provocar caries, o incluso crear problemas en la articulación de la mandíbula.

Una de las ventajas principales de los implantes respecto de otras opciones protésicas es que se trata de una restauración duradera que no afecta a los dientes adyacentes. Además, permite comer alimentos con total normalidad y es apto para cualquier edad; es más, son muchas las personas mayores que empiezan a optar por sustituir su dentadura postiza por los implantes.
Por no hablar de la repercusión psicológica que supone disponer de unos dientes que no se diferencian de unos reales, respecto de la sensación de utilizar algo más incómodo y menos natural.

¿Qué son los implantes dentales?

Los implantes son unos complementos de titanio de forma cilíndrica con un tratamiento especial que garantiza su fijación al hueso maxilar. Se trata de una prótesis quirúrgica biocompatible cuya función es la de generar una raíz artificial donde antes había un diente y donde poder colocar una protesis dental fija.

¿De qué partes se compone un implante?

Un implante se compone de tres partes principales:

  • El cuerpo del implante dental: Se trata del dispositivo del implante en sí mismo el cual se inserta en el hueso maxilar. Hará la función de raíz y anclará los componentes de la prótesis. Generalmente tiene aspecto de tornillo.
  • El pilar: Es la pieza que conecta el cuerpo del implante con la corona. Su función es la de prolongar el cuerpo del implante sobre los tejidos blandos.
  • La corona: Es la imitación del diente natural. Se trata de la parte visible del implante y la que nos otorgará su funcionalidad y la estética.

La intervención quirúrgica

La intervención es un proceso relativamente sencillo realizado en un ambiente totalmente esterilizado, con anestesia local y en el que el paciente no siente ningún tipo de dolor.
Dependiendo de si el paciente opta por las técnicas tradicionales o modernas, los plazos variarán considerablemente, ya que con implantes dentales de carga inmediata, el paciente saldrá de la consulta con el implante y la corona colocados; es decir, que el paciente recuperará su sonrisa en un solo día.

Te interesará »  Dientes artificiales con células madre

Sin embargo, si recurrimos a la técnica más tradicional, el implante necesitará estar cicatrizado, osteointegrado y con la suficiente estabilidad como para colocar sobre él la corona u otro tipo de prótesis. En este caso, el proceso de osteointegración tendrá una duración de entre 6 y 8 semanas.

En el 97,5% de los casos los implantes dentales se osteointegran perfectamente, lo que supone un implante estable y sin movilidad.

La importancia de la osteointegración

Un implante correctamente osteointegrado supone el éxito de la intervención quirúrgica. Se da en el 97,5% de los casos y ocurre cuando el implante está estable y sin movilidad; es decir, que existe una perfecta fijación entre el implante de titanio y el hueso maxilar.

Sin embargo, en ocasiones no se produce una correcta osteointegración debido a que se ha podido generar tejido entre el hueso y el implante dental. Esto supone una limpieza de la zona en la que se ha generado el tejido y la colocación de un nuevo implante que se integre a la perfección. Los casos en los que la existe una movilidad entre el implante y el hueso son sólo el 2,5%, por lo que se trata de una intervención con un gran índice de éxito.

¿Cómo sé si soy un buen candidato para los implantes dentales?

Antes de colocar un implante dental es importante que la boca esté saneada, libre de sarro, de caries, focos infecciosos y con las enfermedades periodontales controladas.
En cuanto a aquellas personas que tengan poco hueso o de mala calidad, puede que no sean los mejores candidatos para un implante dental. Sin embargo, se les puede realizar un injerto de hueso previo que les permita una mejor osteointegración del implante.

Por lo tanto, es importante realizar un estudio minucioso previo de la boca que permita al implantólogo determinar la idoneidad del paciente para los implantes dentales.

Pide tu consulta con el doctor Ferrús y recupera tu sonrisa más natural gracias a los implantes dentales.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (9 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…