atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


10 cuidados que debes tener si quieres que tus carillas dentales duren mucho tiempo

Las carillas, ya sean de porcelana o de composite, son actualmente muy demandadas en las consultas de Estética Dental. Esto se debe a que ofrecen una solución natural, rápida y personalizada para mejorar la sonrisa.

Pero, además de esto, las carillas dentales ofrecen otra ventaja igualmente importante: son muy duraderas.

Sin embargo, para que esta última característica se cumpla, es fundamental que el paciente tenga una serie de cuidados con ellas.

No hay que olvidar que por mucha resistencia que ofrezcan las carillas hoy en día, éstas son, en definitiva, unas finas láminas de porcelana o composite.

Es decir, son una parte añadida -pegada- al diente. Por tanto, debemos cuidarlas tanto o más que a nuestras piezas dentales naturales.

¿Qué tipo de carillas dura más tiempo?

Antes de meternos de lleno en los cuidados que se deben llevar a cabo, es importante avanzar que las carillas de porcelana son las más duraderas.

Por un lado, las carillas de porcelana tienen una duración de 10 ó 15 años aproximadamente.

Dentro de las carillas dentales de porcelana solemos distinguir entre e.max y Lumineers, ya que son las principales marcas comerciales. Sin embargo, su duración es la misma.

Por otro lado, las carillas de composite duran cinco años como máximo aproximadamente.

Como dentista, te aconsejo que tengas con las carillas el mismo cuidado que tendrías con el resto de tus piezas dentales, o incluso más, ya que a pesar de ser muy resistentes, no debes olvidar que van pegadas a tus dientes

¿Cómo cuidar las carillas dentales?

Una vez dados los plazos de los dos tipos de carillas, vamos a dar una serie de consejos para que éstas duren el tiempo máximo mencionado.

Dichas indicaciones están relacionadas con los siguientes aspectos:

1.  Comidas y bebidas con coloración

Si bien este punto no es importante tenerlo en cuenta en el caso de llevar carillas de porcelana, sí juega un papel fundamental en el supuesto de que tengamos carillas de composite.

Este último es un material que se tiñe con el paso del tiempo y con el consumo de alimentos y bebidas que tienen mucha coloración.

Ejemplos de dichos alimentos o bebidas podrían ser los siguientes: café, vino tinto, té, refrescos de cola, chocolate negro, frutos rojos, curry, salsa de soja

En caso de que lleves carillas de composite y no quieras eliminar completamente estas comidas y bebidas de tu dieta, nuestro consejo es que restrinjas su consumo lo máximo que puedas.

Por el contrario, la porcelana no plantea este tipo de problemas, ya que es un material que no se tiñe y que conserva sus propiedades estéticas durante muchos años.

2. Tabaco

Al igual que ocurre con los alimentos y bebidas con coloración, fumar también mancha las carillas de composite.

Por tanto, si llevas este tipo de carillas dentales te recomendamos tener especial cuidado con dicho hábito y evitar su consumo lo máximo posible.

Aparte de esto, el tabaco es muy perjudicial para los dientes naturales y, sobre todo, para nuestra salud general.

Y, en este punto, tenemos que decir que aunque fumar sea muy perjudicial, no supone un problema para la porcelana, ya que no se tiñe.

Te interesará »  Carillas Da Vinci

3. Alimentos muy duros

Este aspecto es muy importante tenerlo en cuenta, independientemente del material con el que estén hechas nuestras carillas.

Cualquier alimento muy duro -o incluso pegajoso– supone un peligro para ellas, ya que pueden despegarse o, peor aún, romperse.

Ejemplos de estos alimentos podrían ser determinados frutos secos o snacks (kikos, garbanzos tostados…), turrón duro, zanahoria cruda, cubitos de hielo

Además de esto, es necesario tener cuidado cuando comamos bocadillos o manzanas. Este tipo de alimentos no se deben comer a mordiscos, sino partiéndolos en trozos.

4. Higiene bucodental

Este también es un punto importante, aunque no llevemos carillas, ya que con una buena rutina de higiene podemos mantener los dientes sanos durante toda la vida.

Pero, además, unos buenos hábitos de higiene no solamente hacen que las carillas duren más años, sino que también conserven sus propiedades estéticas durante más tiempo.

Los consejos que te damos para tener una buena rutina de higiene son los siguientes:

  • Cepíllate los dientes después de cada comida
  • Usa el hilo dental después de cada cepillado o, al menos, en el último del día (antes de dormir)
  • Utiliza un enjuague bucal en el último cepillado del día
  • Acude a tu dentista o higienista para que realice una limpieza bucodental profesional al menos una vez al año

5. Morder objetos duros

Tal vez no sea tu caso pero hay muchas personas que tienen pequeños “vicios” o hábitos que, aunque parecen inofensivos, pueden dañar mucho sus piezas dentales o sus carillas.

Unos ejemplos de estos “vicios” o hábitos serían, por ejemplo, mordisquear bolígrafos o morderse las uñas.

Así es que, si éste es tu caso, trata de evitar estas costumbres.

6. Usar los dientes como herramienta

Al igual que en el caso anterior, hay muchas veces en las que utilizamos nuestros dientes como si fueran herramientas para abrir o romper distintas cosas, tales como embalajes, cáscaras de frutos secos…

De la misma manera: ten cuidado con esto, ya que te puede costar que una carilla se despegue o se fracture.

7. Férula de bruxismo

Si tienes bruxismo, es importante que te acostumbres a llevar una férula de descarga por las noches. De esta manera, los músculos de tu cara se relajarán y evitará que éstos se tensionen, provocando que aprietes los dientes.

Además de evitar el dolor y el desgaste de las piezas dentales que contactan entre ellas, la férula de descarga evitará que se rompan las carillas.

8. Protector bucal

Los protectores bucales están indicados en personas que practiquen deportes de contacto como el fútbol, el baloncesto, el rugby, el hockey, el boxeo, el kickboxing o cualquier arte marcial (jiu jitsu, karate, judo, taekwondo…).

Es decir, nuestro consejo es que los utilices aunque no te hayas sometido a ningún tratamiento de estética dental.

De esta manera, podrás evitar que los dientes o las carillas se fracturen en las caídas o choques accidentales que se producen en este tipo de deportes.

9. Mantenimientos

Aunque las carillas de porcelana no necesiten mantenimientos periódicos, las de composite sí los requieren.

Los mantenimientos consisten en acudir al especialista en Estética Dental para que lleve a cabo un pulido de las carillas. El objetivo de estas revisiones es que el tratamiento dure el tiempo mencionado: cinco años.

La periodicidad con la que se deben realizar estos mantenimientos la marca el dentista en función de cada caso concreto.

Te interesará »  Fundas de zirconio precios

Es decir, una persona que fuma deberá acudir con más regularidad que un paciente que no lo hace.

10. Revisiones

Una vez tengas las carillas ya colocadas, es importante que hagas caso a los consejos que te dé el especialista en Estética Dental que haya llevado a cabo tu tratamiento.

Es decir, acude a todas las citas y revisiones que te paute y sigue todas las indicaciones que te ofrezca relativas al cuidado de las carillas.

Él es quien mejor conoce tu caso y podrá darte una serie de consejos muy útiles y personalizados.

¿Cuáles son los riesgos de las carillas estéticas?

Una vez detallados todos los cuidados que debemos tener con las carillas dentales, vamos a hablar de los riesgos que conlleva el no seguirlos.

Carilla que se despega:

Como ya hemos avanzado, esto puede suceder si no seguimos los cuidados relativos a la alimentación o no se tienen las precauciones suficientes, tales como no morder objetos o no utilizar los dientes como herramienta.

Si una carilla se despega, la solución dependerá del material con el que están hecha. Si es de porcelana, será necesario volver a hacer la carilla de nuevo, es decir, que sea fabricada por el laboratorio.

En cambio, si es de composite generalmente se repara en la boca, sin necesidad de la intervención del laboratorio.

Carilla que se rompe:

Al igual que en el caso anterior, la carilla dental se puede romper si no seguimos las precauciones mencionadas.

De la misma manera, las fracturas también se producen si tenemos bruxismo y no nos ponemos la férula de descarga o si recibimos un golpe fuerte y no llevamos protector bucal.

En caso de rotura, la solución también dependerá del tipo de carilla que llevemos. Si es de porcelana, tendremos que pedir al laboratorio que la fabrique de nuevo.

En cambio, si es de composite lo más probable es que se pueda reparar en la boca.  Esto dependerá del tiempo que haya pasado desde que se rompió o del tamaño de la fractura.

Carilla que se tiñe o se oscurece su color:

Como ya hemos indicado previamente, las carillas de porcelana -ya sean e.max o Lumineers- no se tiñen ni cambian de color con el paso del tiempo, al fumar o al consumir alimentos o bebidas con mucha coloración.

Sin embargo, las de composite sí se oscurecen. Por tanto, sí no se tienen ciertas precauciones con la dieta y el tabaco, durarán menos tiempo.

En caso de que así sea, hay que tener en cuenta que las carillas no se pueden blanquear.

Por tanto, si se oscurecen no se puede realizar sobre ellas un blanqueamiento dental, sino que hay que cambiarlas por otras nuevas que tengan un tono más blanco.

A modo de resumen, podemos decir que las carillas estéticas que colocamos hoy en día presentan gran resistencia.

Pero, a pesar de esto y de que permitan llevar una vida normal, es importante tener en cuenta que hay que cuidarlas como al resto de nuestros dientes, incluso más. Al fin y al cabo, las carillas son unas finas láminas que van adheridas al diente.

Por ello, no recomendamos cambiar nuestra vida ni restringir completamente el consumo de alimentos o bebidas que nos gustan, pero sí tener siempre presentes los cuidados que hemos mencionado.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (14 votos, promedio: 4,43 de 5)
Cargando…