atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Carillas de composite: ¿cómo se hacen y en qué casos se recomiendan?

El tratamiento con carillas dentales es el más conocido dentro de la especialidad de Odontología Estética. Esto se debe a que ofrece muchas ventajas al paciente en cuanto a rapidez y resultados en el diseño de la sonrisa.

Es decir, la persona que se somete a este procedimiento puede obtener resultados muy visibles en un plazo máximo de un mes.

Además de esto, las carillas son muy populares debido a que son llevadas por muchos personajes famosos.

El mayor atractivo para éstos es que las carillas dentales son un procedimiento rápido que no interfiere en su vida mientras se someten a él.

Esto contrasta con tratamientos más largos como los de ortodoncia, que duran aproximadamente 18 meses.

Aunque existen dos tipos de carillas estéticas –porcelana y composite-, en este artículo nos vamos a centrar en estas últimas.

De esta manera, aclararemos todas tus dudas acerca de su colocación, cuáles son sus pros y contras, cómo se cuidan y en qué casos son recomendables.

¿Qué son las carillas de composite?

Las carillas dentales de composite son unas finas láminas del citado material que sirven para mejorar la apariencia de los dientes -incisivos fundamentalmente por ser los más visibles-.

De esta manera, permiten corregir pequeños defectos relacionados con el tamaño, la posición, el color o la forma de las piezas dentales que no nos gustan.

Por ejemplo, las carillas sirven para solucionar dientes torcidos, espacios entre ellos, dientes apiñados, dientes con manchas o con tinciones por tetraciclina, etc.

Aunque cualquier dentista puede llevar a cabo este procedimiento, en Ferrus & Bratos siempre es realizado por un odontólogo especializado en Estética.

Esto se debe a que la especialización hace que el profesional tenga más experiencia y conocimientos.

Y, lo que es incluso más importante, mayor destreza manual a la hora de llevar a cabo un proceso como éste, que exige mucha precisión y otorgar una gran importancia a los detalles.

¿Cómo se hacen estas carillas?

A la hora de fabricar las carillas de composite, existen dos tipos de técnicas: la técnica indirecta (fuera de la boca) y la técnica directa (en la boca).

1. Técnica indirecta: carillas fabricadas en el laboratorio

Se denomina técnica indirecta porque la fabricación de la carilla dental se lleva a cabo fuera de la boca.

Es decir, para hacerlas primero se debe valorar si es necesario realizar un recontorneado estético del diente -ligero tallado prácticamente imperceptible-.

Una vez se ha procedido a tallar el diente -en caso de que se requiera- se toman impresiones para tener el molde de la boca.

Por último, dichas impresiones se envían al laboratorio para que fabrique las carillas de manera personalizada.

2. Técnica directa: carillas fabricadas en la clínica dental

Se denomina técnica directa porque la fabricación se lleva a cabo en la propia boca.

Es decir, para hacerlas se valora si se debe realizar el recontorneado estético de la pieza dental.

Cuando se ha realizado el ligero tallado -en el supuesto de que sea necesario-, el especialista en Estética comienza a adherir directamente el composite al diente a capas.

Una vez explicadas ambas técnicas, lo más habitual es que en Ferrus & Bratos llevemos a cabo la técnica directa, es decir, la que se hace en nuestro centro.

Te interesará »  10 cuidados que debes tener si quieres que tus carillas dentales duren mucho tiempo

Eso sí, en el supuesto de que el caso resulte complicado o que tengamos que añadir mucha cantidad de composite, enviamos las carillas al laboratorio para que las fabrique.

De esta manera, nos aseguramos el mejor resultado estético.

¿Son recomendables las carillas dentales de composite?

Aunque el tratamiento de carillas estéticas se practique de manera habitual y sea muy conocido, lo cierto es que existe desconocimiento acerca de las diferencias entre las carillas de composite y las de porcelana.

Por ejemplo, muchas personas creen que las carillas de porcelana son mejores que las de composite en cualquier circunstancia.

Por el contrario, hay otros pacientes que eligen las carillas de composite simplemente porque son las más baratas, sin valorar lo que es más adecuado en función de sus necesidades ni pensar en otra cosa aparte de su precio.

En nuestra clínica dental, los especialistas en Estética recomendamos un tipo de carilla u otro después de haber analizado el caso de cada paciente. Y, hecho esto, preferimos las de composite en dos supuestos muy concretos:

1. Casos muy sencillos

Denominamos casos sencillos a los que implican realizar retoques en un único diente o en los que la corrección que hay que realizar es muy leve (casi inapreciable).

Al terminar un tratamiento de ortodoncia:

En algunas ocasiones, cuando se finaliza la ortodoncia es necesario realizar pequeños retoques para mejorar la forma o el tamaño de los dientes.

Esto sucede cuando el diente ha sido llevado a la posición correcta pero no tiene un tamaño adecuado, cuando dos piezas dentales no son simétricas o cuando es necesario cerrar pequeños espacios.

Cuando la carilla se coloca en un solo diente:

Si la corrección del defecto relacionado con la forma, el color, el tamaño o la posición se debe realizar en una única pieza dental, es preferible utilizar composite.

Esto se hace así porque con este material resulta más fácil conseguir que el color de la carilla sea igual al del resto de dientes.

Es decir, el composite se mimetiza mejor con el esmalte que la porcelana.

2. Pacientes muy jóvenes

Si el paciente es un niño o adolescente, es decir, menor de 18 años, es recomendable la colocación de carillas de composite.

Esto se debe a que este tipo de carillas dentales se consideran reversibles, ya que son más fáciles de retirar que las de porcelana.

De esta manera, si el paciente cuando sea adulto quiere colocarse una carilla de porcelana, se retirará la anterior de composite y se colocará la nueva de manera sencilla.

Dicho esto, hay que tener en cuenta que si se colocan carillas de composite a un niño es necesario acudir al dentista para que lleve a cabo revisiones periódicas o retoques, ya que el color de los dientes puede cambiar con el tiempo.

Las carillas de composite tienen como principales ventajas su precio, facilidad de reparación en caso de rotura y la rapidez con la que pueden hacerse y ser colocadas (tres semanas)

Pros y contras

A la hora de detallar las ventajas y los inconvenientes de las carillas dentales de composite es necesario compararlas con un tratamiento similar: el de las carillas de porcelana.

Ventajas

  • Precio: las carillas de composite son bastante más baratas que las de porcelana
  • Facilidad de reparación: si las carillas de composite se fracturan, se pueden reconstruir en el mismo centro dental, sin necesidad de enviarlas al laboratorio a reparar, como ocurre con las de porcelana
  • Tiempos de espera: tres semanas, mientras que las de porcelana exigen esperar un mes
  • Tonos: el composite es un material que se mimetiza muy bien con el color blanco del esmalte
Te interesará »  Carillas de porcelana: ¿cuándo están recomendadas?, ¿son mejores que las de composite?

Desventajas

  • Resultado: el color y el brillo se pierden con el paso del tiempo
  • Duración: duran un máximo de cinco años, siempre y cuando se lleven a cabo mantenimientos regulares

Aunque, numéricamente, hayamos descrito más ventajas que inconvenientes, lo cierto es que las desventajas de las carillas de composite pueden ser demasiado relevantes para las personas que buscan la máxima estética.

Por ese mismo motivo, hemos recomendado su uso en dos casos muy concretos.

¿Cómo cuidar este tipo de carillas?

Como acabamos de indicar, las carillas estéticas de composite requieren una serie de cuidados para que duren el plazo de tiempo máximo estimado (cinco años).

Estas indicaciones son:

  • Acudir a revisiones de mantenimiento: el especialista en Estética determinará cada cuánto tiempo debe acudir la persona a revisión. Así, el odontólogo pulirá las carillas y se conservarán sus propiedades estéticas durante más tiempo.
  • Moderar el consumo de alimentos que tiñan o amarilleen: determinadas comidas o bebidas contribuyen a oscurecer las carillas (vino tinto, café, , chocolate negro, frutos rojos, curry, salsa de soja…).
  • Restringir el consumo de tabaco: fumar amarillea la carilla, por lo que debemos evitar el consumo de cigarros lo máximo que podamos.
  • Llevar a cabo una buena higiene bucodental: esto requiere seguir una rutina exhaustiva a la hora de cepillarse los dientes, usar hilo dental y utilizar un enjuague bucal.
  • No ejercer fuerza con los dientes: las fuerzas de palanca que se hacen al comer una manzana a mordiscos o los gestos como morderse las uñas hacen que las carillas puedan romperse o caerse.

¿Cómo quitar las carillas de composite?

Hay diferentes motivos por los que estas láminas de composite pueden necesitar ser retiradas. Dichas razones son las siguientes:

Cambio de color

Esto puede pasar cuando la carilla se coloca en un niño y con el paso del tiempo sus dientes naturales van cambiando el tono.

Carillas envejecidas

Las carillas de composite pierden el color blanco y el brillo con el tiempo, por lo que en algún momento necesitan ser reemplazadas.

Roturas

Cuando la carilla se rompe, en algunas ocasiones es necesario quitarla para posteriormente repararla.

Tratamiento de blanqueamiento

Si el paciente desea blanquear sus dientes, será necesario retirar las carillas. Esto se debe a que las carillas no se pueden blanquear.

Por tanto, habrá que retirar la carilla, someterse a un blanqueamiento y posteriormente, si se desea, hacer unas nuevas carillas y colocarlas.

Tratamiento de ortodoncia

Si la persona desea llevar a cabo un tratamiento ortodóncico, necesitaremos retirarle las carillas para posteriormente mover los dientes.

Una vez que estén en la posición adecuada, se podrán hacer unas nuevas carillas -si el paciente quiere- y colocarlas.

Como ves, las carillas de composite son una opción muy recomendable en casos como los que hemos detallado.

Pero, además de la idoneidad del caso, en este punto es necesario resaltar la importancia del composite que se utilice.

En nuestra clínica dental trabajamos con composites muy estéticos y de alta calidad para igualar la carilla a las características de cada diente.

Por tanto, el tipo de caso, unido a la calidad de los materiales y, por supuesto, a la destreza del especialista en Estética Dental, son los que definen el resultado del tratamiento.

Y, posteriormente, el mantenimiento que lleve a cabo el paciente determinará su éxito a largo plazo.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, promedio: 4,57 de 5)
Cargando…