atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Blancorexia: cuando el color de tus dientes se convierte en obsesión

Es bien conocida la importancia que hoy en día otorgamos a la belleza y al aspecto físico. Esta tendencia afecta tanto al cuerpo como a la cara y, en este punto, cobra especial importancia la imagen de la sonrisa.

Muestra de ello es que los pacientes que acuden a nuestra consulta no solamente demandan tratamientos que conserven o recuperen la salud de su boca. Además de esto, quieren que el procedimiento al que se someten les aporte un extra: máxima estética.

Por supuesto, el querer lucir una sonrisa bonita es algo natural que no representa ningún problema. Sin embargo, en algunos casos este interés por la belleza alcanza un límite peligroso y se convierte en una obsesión que perjudica la salud.

Dientes más blancos y brillantes

Como odontólogos, cada día tratamos casos de pacientes que acuden a nosotros para conseguir una sonrisa más blanca y brillante.

Saben que lo más indicado en este caso es someterse a un blanqueamiento dental y la gran mayoría de ellos termina el tratamiento muy satisfecho con los resultados.

Sin embargo, hay un número -afortunadamente muy reducido- de pacientes que nunca llega a mostrarse completamente satisfecho con el tono que alcanzan sus dientes después de haberse realizado el blanqueamiento.

Cuando este descontento se convierte en obsesión, algunas personas pueden intentar conseguir una dentadura más blanca con técnicas o métodos ajenos al control de los odontólogos. Y que, por tanto, pueden ser perjudiciales para la salud.

Quienes se obsesionan con el color, tratan de alargar los tiempos de tratamiento, recurren a técnicas más agresivas sin supervisión, confían en los remedios “milagrosos” que descubren por Internet y televisión o se saltan los tiempos de espera recomendados.

Estos comportamientos no son simplemente propios de un paciente que es exigente con los resultados de su blanqueamiento –lo que sería algo lógico-, sino de una persona que puede llegar a tener muchos problemas de distinta índole.

¿Qué es la blancorexia?

La blancorexia es, sencillamente, la obsesión por conseguir unos dientes más blancos. Como no podía ser de otra manera, las personas que alcanzan este grado de preocupación siempre tienen la sensación de tener los dientes demasiado oscuros.

Una vez dicho esto, se debe resaltar que los problemas que genera la blancorexia trascienden más allá del plano psicológico.

Y es que, como veremos a continuación, el abuso de productos blanqueadores sin la supervisión de un odontólogo cualificado es muy perjudicial para nuestra salud oral.

Los productos blanqueadores sin supervisión profesional pueden causar graves problemas en la boca: irritación de encías, sensibilidad extrema y daños en el esmalte del diente

¿Qué problemas genera esta obsesión?

En primer lugar, se debe tener en cuenta la importancia de contar con una buena salud bucodental antes de someterse a cualquier tratamiento estético.

Te interesará »  ¿Quiénes pueden hacerse un blanqueamiento dental?

Por ello, es fundamental que un odontólogo revise el estado de los dientes y encías antes de prescribir un blanqueamiento.

De la misma manera, es necesario que sea un profesional el que paute aspectos como la cantidad o los intervalos de tiempo en los que debe utilizarse el tratamiento.

Asimismo, debe haber un seguimiento desde el inicio y durante todo el periodo en el que se lleva a cabo el blanqueamiento. Esto se debe a que los productos blanqueadores están compuestos de agentes químicos: peróxido de hidrógeno y peróxido de carbamida.

Y, por supuesto, no todas las piezas dentales y encías responden igual o tienen la misma tolerancia a los productos utilizados. Todas estas sustancias químicas,  que son inofensivas bajo supervisión, pueden ser tóxicas si se administran en dosis altas.

Entre los problemas que puede ocasionar el uso incontrolado de fórmulas o soluciones blanqueadoras están la irritación de las encías, la hipersensibilidad dental o el desgaste del esmalte del diente.

Recomendaciones para evitar la blancorexia

A continuación, te ofrecemos una serie de consejos para alargar la duración de tu blanqueamiento y lucir una sonrisa más blanca y atractiva sin llegar a poner en riesgo tu estado de salud bucodental:

Acepta el color original de tus dientes

No todas las personas tenemos el mismo tono y no todos los dientes tienen que ser totalmente blancos.

Estamos acostumbrados a ver las dentaduras 100% blancas de los famosos que se dedican a la moda, el cine o la televisión. Este hecho puede hacer que las expectativas de los pacientes sean demasiado altas. Sin embargo, esta imagen no es del todo natural, no es realista y no tiene por qué favorecerte.

Admite que los dientes se oscurecen con el paso de los años

Es inevitable: el color blanco que tienen nuestros dientes cuando somos pequeños se va perdiendo. Esto sucede a medida que cumplimos años y con la ingesta de alimentos o bebidas de pigmentación intensa (tomate, fresas, espinacas, chocolate negro, curry, café, té, vino tinto…) o, muy especialmente, con el consumo de tabaco.

Si hay otras causas que los hayan oscurecido, asúmelas

Además de por el consumo de determinados alimentos, algunas personas tienen los dientes más oscuros por el uso de algún medicamento, como por ejemplo, las tetraciclinas. Este grupo de antibióticos provoca tinciones en los dientes que pueden ser tratadas con un blanqueamiento.

Sin embargo, en algunas ocasiones estos dientes no se blanquean igual que el resto y la tinción, aunque en menor grado, se mantiene después del procedimiento.

Te interesará »  ¿Cada cuánto se puede hacer un blanqueamiento dental?

De hecho, en este tipo de casos puede ser recomendable colocar unas carillas tras realizar el blanqueamiento, con el objetivo de que la sonrisa se vea más blanca.

No utilices remedios caseros ni compres productos blanqueadores

Aunque tanto en Internet como en televisión tengas acceso a una gran variedad de fórmulas “milagro”, te recomendamos que desconfíes de todos ellas.

Un blanqueamiento debe realizarse a medida de cada persona y esto sólo puede pautarlo un profesional especializado. El resto de productos que adquieras tú mismo son totalmente estándar y no responden a tus propias necesidades.

Acude a un especialista en Estética Dental que sea de tu confianza

Una vez que elijas un profesional que sea de tu agrado, confía en él y haz caso a sus recomendaciones. Piensa que está experimentado y que tiene el criterio suficiente como para saber qué es lo que te conviene y cuál es el color que te favorece más.

Acepta su opinión cuando te diga que el tratamiento ha finalizado o que el tono conseguido es el más adecuado para ti, a pesar de que quieras alcanzar un color más blanco. De otra manera, podrías estar poniendo tu salud oral en serio peligro.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…