atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Piercing en la lengua: ¿qué contraindicaciones tiene?

En los últimos años, las perforaciones en la lengua se han instaurado como una tendencia estética entre los jóvenes. Estos pendientes, colocados de manera vertical o transversal en la misma, traen consigo una serie de complicaciones tanto a corto como a largo plazo.

En el presente artículo te contaremos cuáles son las perforaciones en la lengua más frecuentes y qué consecuencias pueden tener para tu salud oral.

Piercings en la lengua: ¿una moda peligrosa?

En culturas ancestrales, tales como la cultura Maya o la Azteca, las perforaciones en la lengua tenían una connotación simbólica: los jóvenes simbolizaban de esta manera su paso a la edad adulta. Estas perforaciones se entendían como una muestra de valentía, de negación de miedo a la muerte o al dolor físico.

Este rito indicaba, de esta manera, el rango que ocupaba un miembro dentro de una tribu.

Esta práctica se extendió, especialmente a partir de la década de los años 90, a las culturas occidentales.

Si bien en algunas ocasiones llevar un piercing en la lengua se puede entender como símbolo de pertenencia a una determinada tribu urbana, en la mayoría de los casos la colocación de estos pendientes tiene un fin meramente estético.

Sin embargo, en muchas ocasiones se desconoce el riesgo que puede desencadenar para nuestra salud oral llevar un pendiente en la boca. ¿Sabías que llevar un pendiente en la boca tiene una relación directa con la afección de enfermedades periodontales, por ejemplo?

Pero antes de entrar en materia y explicar cuáles son las desventajas de llevar un piercing oral, primero debemos saber qué precauciones debes tener en cuenta a la hora de tomar la decisión de colocarte un pendiente en la lengua.

¿Cómo se hace un piercing en la lengua?

Si ya has tomado una decisión en firme, el primer paso que debes dar es acudir a un sitio especializado que respete de manera rigurosa los protocolos de higiene y esterilización.

Parece algo muy obvio, pero no es el primer caso en el que el piercing se realiza en un sitio poco confiable o que una persona se realiza, por sí misma, una perforación lingual. En estos casos, los riesgos se maximizan y las complicaciones se multiplican.

Además, hay otros dos factores que debes tener en cuenta:

  • En algunas ocasiones, las personas pueden ser alérgicas al material del pendiente. Antes de realizarte la perforación, es conveniente que te asegures de que éste no es tu caso.
  • Incluso un simple catarro puede influir en el proceso de cicatrización del piercing. Por ello, es aconsejable realizarte la perforación en un momento en el que tu estado de salud sea óptimo.

Una vez has elegido un profesional de confianza, el proceso de realización del mismo será el siguiente:

  • En primer lugar, el profesional debe desinfectar el área en el que vaya a realizar el piercing. Posteriormente, marcará el lugar exacto en el que te colocará el pendiente para asegurarse de que está en el lugar que prefieres.
  • Acto seguido, colocará una pinza con un hueco en una de sus extremidades a través del cual podrá ver la marca realizada para indicar el lugar de colocación. Gracias a la misma, se asegurará de que no mueves la lengua en el momento de la perforación.
  • El siguiente paso será la perforación de la lengua y, acto seguido, la colocación del pendiente –de un grosor aproximado de 18 milímetros de diámetro-. Se trata de un proceso que se realiza sin anestesia, pues los profesionales que los llevan a cabo no están capacitados para ello.
Te interesará »  Frenillo labial: ¿cuándo hay que operarlo?

En los días siguientes a la realización del piercing puedes sentir molestias en el habla, en la masticación o en el proceso de deglución.

Tipos de piercings en la lengua

Las perforaciones en la lengua se pueden realizar de manera vertical o transversal. De esta forma, podemos distinguir distintos tipos de piercings en la lengua:

  • La perforación más común es la realizada de forma vertical en el centro de la lengua. En algunas ocasiones, se prefiere la colocación del pendiente en una posición más acercada a la punta de la misma. Esta zona, además de ser más visible, tiene un mayor número de terminaciones nerviosas -lo que supone un mayor riesgo de hemorragia- y un mayor contacto con las piezas dentales, lo que puede provocar una mayor erosión de las piezas dentales.
  • Otra de las perforaciones verticales más comunes es la conocida como piercing Venom o Viper. Se trata de dos pendientes colocados de manera simétrica en la superficie lingual.
  • En cuanto a las perforaciones transversales, podemos distinguir el conocido como piercing horizontal -que atraviesa la lengua de un extremo a otro- y el piercing Surface, que no la atraviesa por completo.
    Los piercings horizontales son mucho más complejos que los verticales, pues el riesgo de atravesar un nervio o vena se incrementan. Se maximiza, por tanto, la posibilidad de producir una hemorragia o sangrado abundante, así como de dañar una terminación nerviosa –cuyo efecto, por cierto, es irreversible-.
  • Por último, podemos distinguir dos tipos de piercings en el frenillo lingual: el smiley –realizado en el frenillo que une la encía con el labio superior- o el web piercing o Marley, realizado en el frenillo sublingual –es decir, en aquel que une la lengua con el suelo de la boca-.
Sin embargo, los piercings en la lengua no son las únicas perforaciones que se pueden realizar en la cavidad oral.

¿Qué otros piercings se pueden realizar en la cavidad oral?                                

Además de los piercings linguales, existe una gran variedad de pendientes que se colocan, de forma habitual, en la cavidad oral. Tales son los que perforan el labio superior o inferior, los que se encuentran perforando el área próxima a las comisuras de los labios o, por último, las mejillas.

Sea cual fuere el lugar de emplazamiento del pendiente, las personas que deciden realizarse algún tipo de perforación deben seguir una serie de recomendaciones para asegurar la correcta cicatrización de la misma.

¿Qué cuidados precisa un piercing en la lengua?

La lengua es un órgano que contiene una amplia concentración de bacterias, así como de vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas. Por ello, debemos extremar la precaución a la hora de abordar la cicatrización de una herida provocada por una perforación.

La higiene es esencial en el proceso de cicatrización. En estos casos, para evitar una posible infección es imprescindible mantener unas rutinas de limpieza bucodental rigurosas.

Para ello, debes cepillarte los dientes y la lengua después de cada comida y emplear un colutorio sin alcohol que colabore a eliminar todos los restos de comida y las bacterias presentes en la boca. Los enjuagues, si así lo prefieres, puedes realizarlos también con agua con sal.

Para colaborar en el proceso de cicatrización, es recomendable que sigas una dieta blanda a base de comidas generalmente frías -también puedes aplicar hielo en la zona para reducir la inflamación-. No está recomendada la ingesta de alimentos excesivamente calientes o ácidos.

En caso de sentir molestias de manera prolongada, puedes recurrir a la ingesta de antiinflamatorios -ibuprofeno-.

Además, si las molestias persisten o si tienes algún síntoma de infección -hinchazón severa, pinchazos en la zona, supuración de pus o fiebre- acude al dentista para que valore debidamente tu caso y descarte cualquier posible riesgo.

Te interesará »  Pulpa dental: ¿por qué se infecta?

El periodo de cicatrización de una perforación de la lengua suele tener una duración aproximada de 6 semanas. Durante las mismas, hay una serie de prácticas que no están recomendadas:

  • Evita la ingesta de bebidas con alcohol o de enjuagues que contengan el mismo entre sus componentes. El alcohol puede provocar la irritación de la zona que está en proceso de cicatrización.
  • Para mitigar las molestias nunca debes recurrir a la toma de aspirinas, pues favorecen la hemorragia de la herida realizada.
  • No fumes, en la medida de lo posible. El tabaco dificulta también la curación de la herida.
  • Las perforaciones recién hechas se cierran con facilidad. Por ello, los especialistas recomiendan no retirar el pendiente por un tiempo superior a tres horas. En caso de que quieras cambiártelo por otro distinto, retira el actual y coloca inmediatamente el nuevo para evitar cualquier tipo de problema.

En caso de que quieras quitártelo de manera definitiva, la herida se cerraría con normalidad en un periodo cuya duración depende del tiempo que hayas llevado el piercing puesto. Es importante que, en caso de que te hubieras hecho el pendiente recientemente, prestes especial importancia a la higiene bucal para evitar posibles infecciones.

Aunque hayas tomado todas las precauciones posibles y hayas seguido las pautas recomendadas a la hora de hacerte un piercing, las perforaciones linguales tienen una serie de desventajas a corto o largo plazo.

¿Qué consecuencias tiene un piercing en la lengua?

Antes de tomar una decisión en firme en cuanto a realizarte un piercing en la lengua se refiere, debes tener en cuenta que la realización de una perforación en la lengua puede derivar en una serie de complicaciones:

  • Infecciones: la boca es una cavidad que contiene colonias de bacterias. En caso de no tener una higiene bucal rigurosa, la presencia de estas colonias puede influir negativamente en la aparición de una infección en la herida provocada por la perforación.
  • Hemorragias prolongadas, en caso de que exista una perforación de los vasos sanguíneos.
  • Dolor, inflamación y entumecimiento de la lengua.
  • Dientes astillados o rotos debido al continuo golpeo del pendiente con la superficie de las piezas dentales.
  • Retracción de las encías, lo que provoca una mayor predisposición a la aparición de caries y de la afección de enfermedades periodontales.
  • Interferencia de su funcionamiento en la actividad normal de la boca: la colocación de un piercing cual influye en los niveles de segregación de saliva y puede provocar dificultades en la pronunciación, así como problemas en la masticación y en la deglución.
  • Enfermedades de tipo infeccioso que se transmiten a través de la sangre -las perforaciones, en caso de no realizarse en el lugar adecuado, pueden ser factores de transmisión de la hepatitis B o C-, así como de otras afecciones que pueden transmitirse a través del torrente sanguíneo como, por ejemplo, la endocarditis bacteriana.

Si bien en un inicio el mayor temor de quien va a realizarse un piercing en la lengua es el dolor causado por la perforación, éstos tienen múltiples perjuicios para la salud oral. En caso de que hayas tomado la decisión de colocar un pendiente en la cavidad oral, infórmate previamente de los riesgos que conlleva y, por lo tanto, de las precauciones que debes tomar para evitar futuras complicaciones.

En caso de que quieras más información acerca de las perforaciones en la lengua o simplemente quieras ponerte en contacto con nosotros, puedes hacerlo a través de nuestra página web, o bien llamando al 91 768 18 12. ¡Te esperamos!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…