atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Endocarditis bacteriana: ¿qué es y cómo se previene?

La endocarditis bacteriana es una cardiopatía que tiene una estrecha relación con la odontología. Pero, ¿en qué consiste y cuál es la causa de esta relación?

¿Qué es la endocarditis bacteriana?

La endocarditis bacteriana – o infecciosa – es una cardiopatía que se produce por la inflamación del endocardio, es decir, del revestimiento interior de las válvulas y las cámaras cardíaca.

Esta infección está causada por la llegada de un microorganismo, generalmente una bacteria, al corazón a través del torrente sanguíneo.

En muchas ocasiones afecta a pacientes que se han sometido a procedimientos quirúrgicos, generalmente dentales, y la profilaxis contra la endocarditis está especialmente indicada en personas que tienen una enfermedad cardíaca subyacente.

¿Qué síntomas presenta?

Los pacientes suelen acusar fiebre, sudoración, escalofríos y dolor muscular o articular. Además, hay otra serie de dolencias que nos pueden indicar que estamos ante un caso de endocarditis infecciosa:

  • Insuficiencia respiratoria a la hora de realizar una actividad física
  • Presencia de nódulos de Osler: pequeñas lesiones cutáneas, de color púrpura, que suelen localizarse en los dedos de las manos o de los pies.
  • Aparición de lesiones de Janeway: pequeñas hemorragias que suelen aparecer en las palmas de las manos y en las plantas de los pies.
  • Localización de pequeñas hemorragias por debajo de las uñas.

Podemos distinguir dos tipos de endocarditis infecciosas en función de la agresividad de los gérmenes que las provocan: aguda –bacterias muy dañinas- o subaguda.

endocarditis-infecciosa-odontologia-encias

Ambas se distinguen también en función de la evolución de la enfermedad: la endocarditis aguda progresa en un periodo corto de tiempo –en unos días o semanas-, mientras que la subaguda se prolonga en el tiempo durante semanas e, incluso, meses.

¿Cómo se puede contagiar la endocarditis bacteriana?

Sólo en contadas ocasiones, las bacterias presentes en la boca entran en el torrente sanguíneo, llegando a infectar el endotelio. Los pacientes que se ven afectados por estas patologías son aquellos que presentan factores de riesgo cardíaco.

Los procedimientos dentales quirúrgicos son una de las principales causas de contagio de la endocarditis infecciosa. Los más frecuentes son las extracciones de dientes, las cirugías en caso de periodontitis avanzada o los procedimientos endodóncicos; o aquellas enfermedades que impliquen el sangrado de las encías, tales como la gingivitis.

Sin embargo, dado que, en la mayoría de los casos, los pacientes no suelen acudir al dentista de manera frecuente y que se considera la cavidad oral como el órgano que posee más bacterias del cuerpo humano, actividades que pertenecen a nuestra rutina diaria tales como el cepillado de dientes o el empleo de irrigadores bucales se han tipificado como posibles causas de bacteriemia -es decir, el tránsito de bacterias de la boca al conducto sanguíneo-.

Acciones cotidianas como cepillarse los dientes han sido tipificadas como causantes de endocarditis bacteriana en pacientes con higiene dental deficiente

¿Cómo se puede tratar la endocarditis bacteriana?

A pesar de los avances de diagnóstico y de tratamiento, esta infección sigue teniendo un alto índice de mortalidad. Según la Asociación Estadounidense de Cardiología, a día de hoy no hay ninguna manera efectiva al 100% de prevenir la aparición de la infección.

Te interesará »  ¿Qué es una clínica dental?

Sin embargo, en pacientes de riesgo está recomendada una profilaxis antibiótica para prevenir la invasión bacteriana y la inflamación del endotelio.

¿Qué es la profilaxis antibiótica?

Es la administración de altas dosis de antibióticos a aquellos pacientes considerados con alto riesgo de padecer endocarditis bacteriana una hora antes de someterse a algún tratamiento con sangrado. De esta manera, se previene el tránsito de bacterias a través del torrente sanguíneo al endotelio, evitando de esta manera una posible infección.

Sin embargo, la profilaxis bacteriana no está recomendada en todos los casos. Aquellos pacientes que lleven marcapasos estarán exentos de realizarse una profilaxis bacteriana. En cambio, sí deben hacerla los pacientes con prótesis cardíacas como válvulas, stents o que se hayan sometido a cirugías de colocación de Bypass.

Además, tampoco deberá realizarse sea cual sea el tratamiento. En procedimientos tales como la realización de radiografías, la colocación o ajuste de aparatos de ortodoncia o cualquier tratamiento que no implique sangrado bucal no estará indicada esta profilaxis.

¿Hay algún método para prevenir la endocarditis bacteriana?

Si bien no hay un tratamiento efectivo para prevenirla, podemos asegurar que la manera óptima de evitar la infección del endocardio es una buena higiene oral.

cepillarse-los-dientes

Las bacterias alojadas en la boca están en comunicación directa con el torrente circulatorio, pudiendo pasar fácilmente y colonizar las arterias –ayudando a formar placas de ateroma- y las paredes del corazón. Es entonces cuando se podría provocar la endocarditis bacteriana.

Debemos recordar que, además de un buen cepillado después de cada comida, debemos completar la higiene bucal con el uso de hilo dental o de cepillos interproximales.

En caso de estar en un tratamiento de ortodoncia, está recomendado también el empleo del irrigador bucal para eliminar la placa bacteriana.

Por último, son recomendables las visitas regulares al dentista para verificar que tenemos una buena salud bucodental. A través de las profilaxis –limpiezas bucales- mantenemos las encías y los dientes en perfecto estado. Y con ello, colaboramos en la salud general.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (8 votos, promedio: 4,13 de 5)
Cargando…