atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Las 8 enfermedades de la lengua más comunes (y sus soluciones)

La lengua es uno de los músculos más importantes de nuestro cuerpo, ya que está involucrada en acciones fundamentales en nuestro día a día: hablar, degustar alimentos y tragarlos.

Dado que su correcto funcionamiento es imprescindible, es fundamental prestar atención y cuidarla para que goce de buena salud.

A continuación, vamos a decirte cuáles son las ocho enfermedades de la lengua más comunes.

Asimismo, te contaremos cuáles son las soluciones a dichas patologías. Mientras algunas de ellas requieren un tratamiento médico u odontológico, otras remiten de manera espontánea.

Antes de nada, te adelantamos que la lengua debe tener un aspecto rosado, sin manchas o señales que afecten de manera considerable a esta estética.

Ten siempre presente que cualquier anomalía puede ser sinónimo de que este músculo no goza de buena salud.

1. Macroglosia

La macroglosia es un trastorno que provoca una lengua más grande de lo normal, en relación con el resto de estructuras de la boca.

Esta alteración no es grave. Sin embargo, puede resultar muy molesta para la persona que la padece, ya que es frecuente que produzca molestias al hablar, comer o masticar.

Además, tiene un efecto negativo en la estética de la boca.

Y, más concretamente, puede alterar el tratamiento de ortodoncia en los pacientes que la llevan.

Una vez dicho esto, matizaremos que la macroglosia suele tener un origen hereditario o congénito.

Como muestra de ello, es frecuente que la alteración se produzca en personas con Síndrome de Down, hipotiroidismo o Síndrome de Beckwith-Wiedemann.

Además, lo más habitual es que se manifieste en niños. Este hecho hace clave que llevemos a los niños al dentista en cuanto advirtamos la alteración.

De esta manera, se podrá determinar cuál es el tratamiento más adecuado de manera temprana. Dicha elección dependerá, fundamentalmente, de las molestias que lleve aparejadas la alteración.

Y, en el caso de que dichas incomodidades no sean llevaderas, se podrá practicar una cirugía para reducir el tamaño de la lengua.

Es necesario analizar cada enfermedad y caso concreto de manera individualizada. Mientras que algunas personas no necesitan tratamiento, otras requieren medicación o, incluso, una cirugía

2. Leucoplasia

La leucoplasia es otra de las enfermedades de la lengua más comunes. En este caso, se desarrolla fundamentalmente en adultos.

Dicho trastorno se manifiesta con manchas blancas en zonas de la cavidad oral como la lengua y la cara interna de las mejillas.

Por lo general, tiene un origen irritativo. Es decir, que está causada por la irritación que nos pueden producir nuestros propios dientes, las prótesis dentales o, incluso, el tabaco y el alcohol.

En estos casos, la eliminación de la fuente de irritación hace que desaparezca la leucoplasia.

Te interesará »  ¿En qué consiste una pulpectomía y cómo se realiza?

Sin embargo, cualquier lesión en la boca debe ser revisada por el dentista, médico de cabecera u otorrinolaringólogo, ya que puede ser una señal inicial del cáncer oral.

3. Candidiasis oral

La candidiasis bucal es una infección provocada por el exceso de hongo candida en la boca.

Esta infección se manifiesta con lesiones blancas en alguna parte de la boca, como pueden ser la lengua o las encías.

Y, además, es muy característico que, debajo de estas manchas, se advierta una capa inferior que está enrojecida y puede sangrar.

La candidiasis oral se presenta fundamentalmente en personas con un sistema inmunológico débil.

Por tanto, esto puede afectar a adultos con enfermedades crónicas o VIH, así como a los bebés, que por circunstancias naturales cuentan con una inmunidad poco desarrollada.

En este punto, es importante destacar que esta infección se puede contagiar de una persona a otra -mediante un beso, por ejemplo-.

Por este motivo, es importante extremar las precauciones mientras padezcamos candidiasis, así como visitar al dentista para que paute un tratamiento.

Una vez realizado el diagnóstico, será el odontólogo quien determine cómo podremos curar la candidiasis.

Aunque cada caso puede requerir un tratamiento u otro, lo habitual es que se prescriba un antifúngico oral, con el que el paciente lleve a cabo enjuagues varias veces al día.

4. Liquen plano oral

El liquen plano oral es la enfermedad no infecciosa más frecuente de la mucosa oral -compuesta por lengua, interior de las mejillas y suelo de la boca-.

Antes de nada, destacaremos que dicha patología es inflamatoria y crónica, por lo que tiende a reaparecer y desaparecer con el paso del tiempo.

Las dos causas principales que contribuyen a su aparición son los desórdenes inmunológicos y enfermedades como la hepatitis C.

El liquen plano oral se manifiesta con manchas -blancas o rojas-, que pueden variar en tamaño y ser asintomáticas o causar síntomas -erupción o picor-.

Por último, destacaremos que esta enfermedad no se contagia de una persona a otra.

Sin embargo, es importante tener presente que, como ocurre con cualquier lesión que aparece en la boca, es fundamental acudir al dentista o al médico cuando advirtamos su existencia.

En la consulta, dicho especialista determinará cuál es el tratamiento más adecuado, que puede pasar por tomar una muestra de la lesión -mediante una biopsia– o recetar medicación.

Vigila tu lengua
Te recomendamos que prestes atención a tu lengua y que la revises regularmente. Si observas algún cambio, acude a tu médico o dentista

5. Lengua geográfica

La lengua geográfica es una afección lingual que se manifiesta con manchas de color blanco o rojo, así como grietas en la superficie de la lengua.

Aunque en Medicina esta alteración se denomine glositis migratoria benigna, lo cierto es que se conoce popularmente como “geográfica” debido a que las manchas recuerdan a las de un mapa.

Te interesará »  Hábitos que deberás evitar por tus dientes

La glositis migratoria benigna puede deberse a diferentes causas. Las más comunes son: déficit de vitaminas, estrés o ansiedad, predisposición genética, cambios hormonales en las mujeres, etc.

En muchas ocasiones, los síntomas de la lengua geográfica remiten de manera espontánea.

Sin embargo, para contribuir a dicha remisión es conveniente tener una buena higiene oral, evitar el alcohol y el tabaco y no consumir alimentos muy calientes o picantes.

6. Anquiloglosia

La anquiloglosia es una alteración relacionada con el frenillo lingual, el cual es demasiado corto y restringe su movimiento.

Aunque se desconoce la causa exacta que provoca la anquiloglosia, se estima que los genes desempeñan un papel muy importante.

Esta alteración se detecta en los recién nacidos o bebés, ya que cuando éstos tienen un frenillo corto presentan problemas con la lactancia materna.

Y es que, la anquiloglosia produce dificultades para sacar la lengua, comer, hablar y tragar.

Al igual que hemos mencionado en el caso de la macroglosia, es necesario evaluar las molestias que ocasiona el frenillo lingual corto.

Si dichos inconvenientes no son llevaderos, la solución pasar por llevar a cabo una intervención quirúrgica.

7. Lengua fisurada

La lengua fisurada -también llamada escrotal- es una alteración que se caracteriza por presentar grietas en la parte superior de la lengua.

Además, dichas fisuras pueden extenderse hacia los laterales de la lengua.

Aunque la lengua fisurada pueda afectar a la estética -dependiendo de la severidad de las señales-, lo cierto es que dicha alteración no es grave ni contagiosa.

Tampoco suele causar incomodidades en la vida cotidiana de la persona.

Sin embargo, en algunas ocasiones puede provocar inflamación o dolor en la lengua, así como mal aliento.

8. Lengua negra vellosa

La lengua negra vellosa es una enfermedad que provoca que dicha parte de nuestra boca adquiera un aspecto oscuro y con vello.

Dicho trastorno tiene su origen en una acumulación de células muertas en las papilas de la superficie de la lengua.

A pesar de que su aspecto pueda parecer desagradable y muy llamativo, no suele causar problemas de salud ni dolor.

Además, generalmente es temporal y se soluciona con una higiene exhaustiva de los dientes y la lengua.

Además, es muy conveniente restringir el consumo de tabaco, el café o té negro y el alcohol.

Aunque las mencionadas sean las enfermedades de la lengua más comunes, lo cierto es que hay más y puede que tu caso no esté recogido en este artículo.

Por eso, si tienes alguna duda que no hayamos resuelto, te animamos a ponerte en contacto con nosotros.

De esta manera, podremos recibirte en una primera consulta gratuita y determinar si tu caso requiere algún tratamiento.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…