Quemaduras en la lengua

¿Alguna vez no has esperado el tiempo suficiente para empezar a comer y te has quemado la lengua?

Seguro que, en muchas ocasiones, has experimentado las consecuencias de ingerir bebidas o comidas sabiendo que estaban más calientes de lo que puedes aguantar.

Por ello, sabrás que tener la lengua quemada resulta muy molesto: no solo genera irritación en la zona, sino que merma de forma temporal tu capacidad para percibir el sabor de los alimentos.

En el presente artículo te contaremos qué remedios caseros te pueden ser útiles cuando tengas quemaduras en la lengua.

Lesiones en la lengua por quemaduras

¿Cuántas veces te has quemado la lengua porque no tenías tiempo para comer o, simplemente, porque no podías esperar más para saborear una de tus comidas favoritas?

¿O cuántos días a la semana empiezas la jornada laboral bebiendo un café o un té casi hirviendo?

Lesiones superficiales

Las quemaduras en la lengua a causa de comidas o bebidas muy calientes son muy frecuentes y, como norma general, suponen lesiones de primer grado.

En estos casos, únicamente se ve dañada la capa más superficial de la lengua -también conocida como epitelio-, el paladar o la zona interior de las mejillas.

Lo habitual es que la persona padezca inflamación, irritación, hinchazón y dolor en el área afectada.

Por suerte, en estos casos bastará con recurrir a unos sencillos remedios caseros para atajar sus molestias.

En cambio, en algunas ocasiones la lesión es más severa. Es entonces cuando estamos ante quemaduras de segundo o tercer grado.

Quemaduras de segundo grado

Este tipo de lesiones son más profundas y, por ello, generan un dolor más agudo, siendo además frecuente la aparición de pequeñas ampollas en la superficie lingual.

A diferencia de las llagas o aftas, las heridas ocasionadas por quemaduras tardan más en sanas.

Por ello, es habitual sentir las molestias derivadas de la quemazón durante, al menos, un par de semanas.

Quemadura en la lengua por bebida caliente
Ampliar imagen
Bebida muy caliente

Daños por quemaduras de tercer grado

Por último, las quemaduras de tercer grado suponen una afección de las distintas capas de tejidos subyacentes.

La lengua puede mostrar una apariencia blanquecina o una tonalidad más marrón.

Sus síntomas pueden variar entre un dolor intenso o, por el contrario -y debido al daño de los nervios-, ser asintomática en un inicio.

En caso de lesiones más severas, podría estar indicado un tratamiento antibiótico o un injerto de tejido en los casos más graves.

De ahí la importancia de acudir de manera inmediata a recibir asistencia médica si crees que tienes una quemadura que revista cierta gravedad.

Igualmente, presta especial atención si sufres molestias constantes o algunas de las ampollas presentes a causa de que la quemazón esté supurando.

¿Qué consecuencias tiene una quemadura en la boca?

Como hemos comentado con anterioridad, las lesiones más leves producen hinchazón, irritación e inflamación en la zona.

Estos efectos remitirán transcurridos unos días -habitualmente, en un periodo comprendido entre 3 y 6 días después del accidente-.

Además, una quemadura puede provocar el daño de las papilas gustativas, localizadas en la superficie lingual.

Por este motivo, es frecuente que veamos disminuida la percepción de los sabores de manera temporal, al menos hasta que los tejidos se regeneren completamente.

Por último, a causa de lesiones que no revisten gravedad alguna, es habitual acusar cierta sensibilidad en la lengua o molestias derivadas de la ingesta de algún alimento, especialmente ante comidas ácidas, picantes o calientes.

No obstante, en el caso de las personas que sufren quemaduras de segundo y tercer grado, es más frecuente la afección de procesos infecciosos.

Es por ello que los especialistas insisten en la importancia de acudir con celeridad al médico en caso de que suframos lesiones más graves.

La lengua quemada por la ingesta de alimentos demasiado calientes no suelen ser grave y las molestias derivadas remiten normalmente al cabo de unos días

¿Qué debo hacer si tengo la lengua quemada?

Antes de nada, queremos aclararte que los remedios citados a continuación van dirigidos únicamente a quemaduras leves.

Es decir, aquellas de primer grado que no conllevan lesiones graves..

En ese caso, existen una serie de medidas que pueden ayudarte a reducir las molestias y a acelerar el proceso de curación de los tejidos.

Reduce los efectos de irritación de la lengua

  • En primer lugar, nuestra reacción más natural es aplicar frío para reducir la inflamación.

    Está bien que te enjuagues la boca con agua fría o leche, pero, por el contrario, no es recomendable que apliques hielo directamente sobre la zona.

    Podría provocar un efecto contrario al deseado en caso de quedarse adherido a la superficie de la lengua.

  • Por otra parte, otra de las soluciones más extendidas a la hora de aliviar las molestias en una lengua escaldada es la realización de enjuagues con agua con sal.

    De esta manera, se favorece la cicatrización de los tejidos.

    Agua y sal
    Ampliar imagen
    Enjuague con agua y sal
  • En caso de molestias un poco más severas, los especialistas también recomiendan el empleo de colutorios o geles con efecto analgésico.

  • Si tienes molestias o dolores muy fuertes, puede estar indicada la ingesta de ciertos medicamentos por vía oral.

Aun así, antes de recurrir a cualquier fármaco te recomendamos que lo consultes con tu médico.

¿Qué debes comer si tienes la lengua quemada?

En los días siguientes al accidente, debes tener un cuidado especial con la alimentación.

Siguiendo una serie de pautas, reducirás las molestias en la zona afectada, así como la irritación de la lengua:

  • Evita la ingesta de comidas ácidas, picantes o muy calientes, pues son sustancias que actúan como irritantes de la lengua.

  • Intenta escoger comida que no sea especialmente crujiente como, por ejemplo, biscotes o patatas fritas.

    Este tipo de alimentos pueden rozar o arañar la superficie de la lengua quemada, produciendo molestias añadidas.

  • Opta, por el contrario, por comidas frías y fáciles de digerir como, por ejemplo, yogur o cremas suaves.

  • Evita o al menos reduce malos hábitos dentales como el alcohol o el consumo de tabaco. Ambas sustancias aumentan la irritación de la zona.

Mantén una higiene bucodental rigurosa

La cavidad oral es un espacio lleno de bacterias, así que con el fin de evitar una posible infección, es imprescindible mantener una higiene bucodental completa.

Cepilla tus dientes después de cada comida e incluye la limpieza de la lengua en tus rutinas de higiene oral.

Recuerda que debes cepillarte la zona con cuidado, sin ejercer una presión desmedida y empleando para ello un cepillo de cerdas suaves o medias.

Por último, puedes recurrir a los enjuagues que hemos citados con anterioridad para asegurarte de tener una limpieza oral adecuada y reducir la inflamación de la zona.

Igualmente, puedes elegir el colutorio que más se adapte a tus necesidades.

Cuidado con los remedios caseros

Aplicar hielo directamente sobre la zona afectada provoca una mayor irritación, por lo que es preferible recurrir a enjuagues con agua fría.

¿Cuánto tiempo tarda en curar una quemadura en la lengua?

Si bien las quemaduras en la lengua son molestas, los tejidos linguales se regeneran con una mayor rapidez a los presentes en otros órganos del cuerpo.

Por este motivo, las heridas cicatrizan con mayor facilidad a pesar de estar en un medio tan húmedo como es la boca.

El periodo de tiempo necesario para que una quemadura cicatrice de manera completa depende de su profundidad y gravedad.

Lo habitual es que se haya curado completamente transcurrida una semana desde el incidente.

En caso de que las molestias persistan o empeoren transcurrido este periodo de tiempo, lo más recomendable es que acudas al especialista para que analice el caso con detenimiento.

Si la quemadura ha afectado a un bebé o niño pequeño, la rapidez con la que le llevemos a un doctor es aun más importante.

Revisión de la lengua
Ampliar imagen
Lengua quemada

Cómo prevenir las quemaduras en la lengua

La respuesta parece sencilla: evita la ingesta de alimentos demasiado calientes.

Para ello, te recomendamos probar una pequeña cantidad de la comida o bebida susceptible de provocar una quemadura en la lengua.

Hay dos trucos para enfriar la comida de forma más rápida:

  • Si es una bebida, puedes optar por removerla pacientemente.

  • En caso de que sea un alimento sólido, te recomendamos cortar la comida en pequeños trozos.

Estas recomendaciones son especialmente útiles para padres con niños pequeños, muy proclives a sufrir las consecuencias de una lengua quemada.

Las quemaduras en la lengua por la ingesta de alimentos muy calientes, en un inicio, no tienen por qué ser especialmente graves.

Recuerda que las molestias suelen perdurar durante un periodo aproximado de una semana y que bastará con seguir unas sencillas pautas para reducir la inflamación e irritación de la zona.

Además, debes tener en cuenta que, en caso de quemaduras más severas, la actuación rápida de un especialista es de vital importancia.

Ante la duda, te recomendamos que acudas inmediatamente al médico.

Si quieres más información acerca de la lengua escaldada, o bien te gustaría concertar una cita con nuestros especialistas, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros.

Puedes hacerlo a través del formulario de contacto de la página web, o bien llamando al 91 768 18 12.

¡Te esperamos!

Te interesará »  Complicaciones y tratamiento para la lengua agrietada

¿Qué podemos hacer por ti? 1ª visita gratuita y presupuesto sin compromiso Estamos en Madrid

Rellenar el teléfono sin espacios
Elige un tratamiento por favor.
Entre las:
Y las:
Debes aceptar la política de privacidad
*Revisa los campos con errores

¿No te gustan los formularios? Llámanos al 91 768 18 12

Un momento, el formulario se está enviando...

En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

  • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
  • Finalidad: poder gestionar tu petición.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, - nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en datos@clinicaferrusbratos.com
¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas?
Dejanos tu valoración:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
(25 votos, promedio: 3,96 de 5)
Loading...
Dr. Pedro Pablo Martínez

Dr. Pedro Pablo Martínez

Especialista en Odontología Conservadora

Pedro Pablo Martínez es licenciado en Odontología por la Universidad Alfonso X el Sabio. Se especializó a través del Máster en Odontología Integrada de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y del Máster en Endodoncia de la Universidad Alfonso X el Sabio. Combina su actividad profesional con la investigación, ya que es autor de diversos artículos aparecidos en publicaciones científicas como Journal of Dentistry o Journal of Clinical Periodontogy. Si quieres sabes más sobre el doctor Martínez puedes consultar su curriculum vitae, y su página personal.

Haz una pregunta al dentista

  Acepto la Política de privacidad

En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

  • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
  • Finalidad: poder gestionar tu petición.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, - nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en datos@clinicaferrusbratos.com
Preguntas respondidas
  1. Lorena

    ¡Hola! ¿Qué otra anestesia pueden utilizar los odontólogos? Las que contienen epinefrina me aceleran el corazón. ¿Se sabe por qué sucede esto?

    1. Dra. Patricia Bratos
      Dra. Bratos

      Hola, Lorena:

      Muchas gracias por tu consulta. Efectivamente, el tipo de anestesia que comentas contiene adrenalina, la cual puede producir taquicardias. Como alternativa, existe la anestesia llamada Mepivacaína que no tiene este componente.

      Espero haber sido de ayuda. Un saludo,

Hemos aparecido en:
apariciones en prensa de la clínica dental Ferrus & Bratos
Lo que opininan nuestros pacientes:
¿Quieres que estudiemos tu caso?
Cita gratuita