atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Avulsión dental: ¿qué es y cuál es el tratamiento más adecuado?

La avulsión dental es una de las urgencias dentales más comunes. Seguir una serie de pautas recomendadas en caso de recibir un fuerte traumatismo y la rápida actuación del especialista a la hora de abordar el caso resultan vitales para garantizar el éxito de tratamiento.

En el presente artículo te contaremos en qué consiste la avulsión dental, cuáles son sus causas y cuál es el tratamiento más idóneo en cada caso.

¿Qué es la avulsión dental?

La avulsión dental se produce cuando, a causa de un fuerte traumatismo, el paciente pierde una pieza dental sin que ésta vea comprometida su integridad. Es decir, el diente sale de su alveolo de manera completa sin sufrir un daño en su estructura.

Las avulsiones dentales son lesiones que no solamente tienen consecuencias en la salud oral -compromete la estabilidad del nervio dental y la mucosa-, sino que tanto la estética como la funcionalidad de la pieza se pueden ver afectadas.

¿A quién suele afectar la avulsión dental?

En primer lugar, debemos tener en cuenta que la avulsión dental se produce como consecuencia de un fuerte golpe producto de una caída, la práctica de deportes de contacto -baloncesto, fútbol o rugby, entre otros- o un accidente automovilístico.

Por este motivo, las piezas que son más proclives a padecer la afección de un traumatismo y, por lo tanto, verse afectadas por una avulsión dental, son los incisivos centrales superiores.

Además, si bien la avulsión dental también se puede producir en dientes permanentes, lo más común es que afecte a niños con edades comprendidas entre los 7 y los 10 años que aún no han terminado con el recambio dentario. Es decir, que todavía conservan parte de los dientes de leche -temporales- en boca.

Por último, cabe recalcar que su incidencia es tres veces mayor en personas del sexo masculino.

Pero, ¿cómo debes actuar en caso de recibir un fuerte golpe en la boca?

¿Qué hacer ante una avulsión dental?

Ante la pérdida de una pieza dental es vital actuar con calma y determinación. A la hora de valorar las posibilidades de éxito de la reimplantación de una pieza dental, hay dos factores que debemos tener en cuenta:

En caso de que la avulsión afecte a una pieza temporal, ésta no debe reimplantarse de nuevo. Por el contrario, podría dañar el germen del diente definitivo.

Para evitar posibles movimientos y malposiciones del resto de piezas en la arcada, el especialista colocará un aparato removible que sustituya la pieza dental definitiva.

En cambio, si se ha producido la avulsión de una pieza definitiva, el tiempo de actuación del especialista es fundamental a la hora de garantizar el éxito del tratamiento. Los dientes que son reimplantados en un periodo que oscila entre los 30 y los 120 minutos después del traumatismo tienen una posibilidad mucho mayor de recuperar su plena funcionalidad.

A continuación, te damos una serie de pautas que debes seguir para asegurar un mayor éxito ante la reimplantación de la pieza:

  • Recoge el diente siempre por la corona, procurando dejar intacta la raíz.
  • Lávalo durante un tiempo estimado en 10 segundos con agua, sujetándolo siempre por la parte de la corona.
  • Intenta colocar de nuevo la pieza en el alveolo antes de que se forme un coágulo, mordiendo una gasa para mantenerlo en la posición correcta.
    En caso de que no sea posible, se debe transportar el mismo a la clínica dental de urgencia en un medio acuoso. El agua no es aconsejable para tal propósito. Por el contrario, está recomendado hacerlo llevándolo en boca, posicionándolo debajo de la lengua -la saliva es un medio de conservación aceptable-, o bien en un recipiente con suero salino o leche -mejor si es desnatada-.
  • Acude de forma inmediata a una clínica dental en la que puedan atenderte de urgencia. La rápida actuación del especialista es vital en estos casos.

Tratamiento de la avulsión dental

Como hemos comentado con anterioridad, el especialista optará por reimplantar la pieza en caso de que la avulsión se haya producido en un diente permanente.

Al llegar a la clínica, al paciente se le realizarán una serie de pruebas diagnósticas -radiografías- y se procederá a la reimplantación del diente.

Posteriormente, se ferulizará la pieza avulsionada. La férula podrá permanecer en boca en un tiempo estimado en, aproximadamente, 3 semanas.

El especialista considerará la necesidad de pautar un tratamiento antibiótico, y recomendará, si lo considerase necesario, la ingesta de analgésicos para paliar las posibles molestias.

¿Es necesario realizar un seguimiento en un caso de avulsión dental?

Aquellas personas a las que se les ha reimplantado un diente deben seguir una serie de pautas que les detallará el especialista tales como mantener una dieta blanda durante los primeros días, evitar masticar con la pieza afectada o preservar unas rutinas de higiene rigurosas.

Te interesará »  Implantes dentales sin cirugía

Además, será positivo acudir de manera periódica a revisiones con el odontólogo para que éste revise el estado de la pieza reimplantada. Lo ideal es pautar estas citas transcurridos 1, 3, 6 meses y un año desde que se realizó el tratamiento.

Además, en aquellos casos en los que se haya visto comprometida la estabilidad del ligamento periodontal, el odontólogo verificará la ausencia de movilidad en la pieza dentaria, corroborando la plena funcionalidad de la misma.

En caso de que la avulsión dental haya afectado a una pieza temporal, es importante que los padres acudan con sus hijos a revisiones con el especialista.

El odontopediatra no solo les recomendará a los padres una serie de pautas para facilitar la cicatrización y la correcta erupción del diente definitivo, sino que también revisará el estado de la mucosa.

La rapidez en la actuación tanto del especialista como del paciente es esencial a la hora de asegurar el éxito del reimplante

Avulsión dental: ¿se puede prevenir?

Los traumatismos son accidentes fortuitos, por lo que en un inicio sería imposible prevenir los efectos de un fuerte golpe en la cavidad oral.

Sin embargo, sí existe un sistema para evitar el daño de las piezas dentales en aquellos casos en los que el traumatismo es consecuencia de la práctica de un deporte de contacto: el uso de un protector bucal.

Los protectores bucales son aparatos dentales de uso masivo entre los deportistas. Se trata de férulas que se colocan en boca con el objetivo de que amortigüen los posibles golpes que reciba la cavidad oral durante la práctica del ejercicio. De esta manera, aseguramos la estabilidad de nuestras piezas dentales.

Dentro de mismos, podemos distinguir los protectores estándar, los adaptables o, por el contrario, los que van realizados a medida de la boca del paciente. Estos últimos, si bien son los menos económicos, son los que garantizan una protección total de la boca del paciente, además de una estabilidad completa.

Recuerda que, ante la afección de un fuerte traumatismo dental que provoque la pérdida de la pieza dental, resulta imprescindible una rápida actuación del especialista para garantizar el éxito de la reimplantación de la misma.

Si tienes alguna duda respecto al tratamiento de la avulsión dental o quieres concertar una cita con nuestro equipo médico para que valore tu caso, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros a través del formulario de contacto de nuestra página web, o bien llamando al 91 768 18 12.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…