atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


¿En qué consiste una pulpectomía y cómo se realiza?

La pulpectomía es un tratamiento destinado a conservar en boca un diente de leche afectado por una caries extensa que, en caso de no llevar a cabo este tratamiento, tendría que ser extraído.

En este artículo te contamos en qué consiste este procedimiento, cómo se realiza el tratamiento paso a paso y qué contraindicaciones temporales puede tener.

¿Qué es una pulpectomía?

Hablamos de pulpectomía para referirnos al tratamiento cuya finalidad es la eliminación del tejido pulpar –o nervio- dañado a causa de la afección de una caries extensa que no ha sido tratada a tiempo o de un fuerte golpe. Una vez eliminado, se procederá a la reconstrucción de la pieza dental.

Es un tratamiento destinado únicamente a niños en edad de crecimiento que no han terminado con el recambio dentario. Es decir, se realiza únicamente en dientes de leche o temporales –en este punto radica su diferencia con respecto a la endodoncia, tratamiento realizado únicamente a adultos-.

En función del grado de afectación del tejido pulpar, el especialista optará por una pulpectomía o una pulpotomía.

Pulpectomía y pulpotomía: diferencias

El odontopediatra realizará una pulpectomía cuando la caries afecte no sólo al tejido pulpar de la corona, sino también a la raíz del diente.

Por el contrario, si la caries ha dañado únicamente el tejido cameral –es decir, el localizado dentro de la corona de la pieza dental- se optará por una pulpotomía.

Para determinar la profundidad de afección de la caries en el tejido pulpar, el especialista deberá realizar una radiografía previa.

Pero, ¿qué síntomas nos pueden indicar que es necesario realizar una pulpectomía?

Síntomas de una pulpectomía

El daño del tejido pulpar suele estar causado por fuertes traumatismos dentales, o bien por la presencia de una caries.

La caries es una afección que consiste en el daño del esmalte dental, una capa resistente que recubre el diente y lo protege de la acción de los ácidos de la placa bacteriana.

Generalmente están producidas por una higiene bucodental deficiente o por una dieta con alto contenido en azúcares. Estas dos causas hacen que sean, por lo tanto, especialmente frecuentes en niños.

Si la caries no se trata a su debido tiempo, puede llegar a dañar también el nervio dental o pulpa. Es precisamente en estos casos de caries más avanzadas en los que las personas afectadas presentan cierta sintomatología.

Te interesará »  Reconstrucción dental

Podemos barajar la posibilidad de la existencia del daño de la estructura dental cuando el niño declara los siguientes síntomas:

  • Especial sensibilidad a alimentos muy fríos o calientes.
  • Oscurecimiento del color del esmalte de una pieza dental
  • Presencia de dientes astillados
  • Dolor al masticar o molestias a la hora de morder
  • Presencia de pus alrededor de la pieza dental

Una vez el especialista ha detectado la existencia de una caries, se entenderá la necesidad de realizar una pulpectomía cuando se cumplan algunas de las siguientes indicaciones:

  • Existencia de una inflamación de carácter crónico en una pieza dental
  • Sangrado excesivo –hemorragia- durante la realización de una pulpotomía
  • Fracaso de un tratamiento de pulpotomía
  • Necrosis del nervio dental –necrosis pulpar
  • Daño óseo, sin llegar a suponer la merma del mismo
  • Reabsorción interna que no suponga el daño de la raíz
  • Lesiones periapicales

Pulpectomía paso a paso

Como ya hemos comentado, el primer paso a la hora de abordar el tratamiento es la realización de una radiografía en clínica para considerar la profundidad del daño del nervio dental o pulpa.

Una vez el especialista certifica la necesidad de llevar a cabo este procedimiento, se seguirán los siguientes pasos:

  • Anestesia local
  • Aislamiento de la pieza dental a tratar
  • Eliminación de la caries y limpieza de la zona
  • Localización de los conductos y eliminación del tejido dañado
  • Obturación de los conductos con materiales reabsorbibles, de tal manera que no obstaculice la erupción del diente definitivo
  • Rehabilitación de la pieza dental mediante la colocación de una corona. En estos casos, al ser dientes temporales, bastará con el posicionamiento de una corona de acero inoxidable que permita recuperar al diente su función masticatoria

¿Qué contraindicaciones puede tener este tratamiento?

En algunas ocasiones, la pulpectomía no resulta efectiva y el especialista debe recurrir a la extracción dentaria.

Se trata de un número reducido de casos, pues es un procedimiento con alta tasa de éxito.

El dentista procederá a la extracción del diente en los siguientes supuestos:

  • Se ha producido una infección con absceso
  • Existe movilidad dentaria de la pieza
  • El paciente experimenta cierta sensibilidad o dolor durante la masticación
  • En caso de reabsorción prematura del material empleado para sellar los conductos

¿Qué cuidados se deben tener después de la realización de una pulpectomía?

El día que se lleva a cabo el tratamiento es habitual experimentar cierta sensación de hormigueo en los labios y en la lengua a causa de la anestesia local de la zona. Ésta remitirá transcurrido un periodo aproximado de 3 horas.

Te interesará »  Curiosidades dientes animales y personas

Durante el tiempo que dure el efecto de la anestesia está recomendado no masticar para evitar mordiscos en la lengua o los carrillos.

Además, en un primer momento es habitual sentir cierto dolor en la zona. Por ello, se deben evitar alimentos que supongan un esfuerzo de masticación y está indicada la toma de analgésicos –siempre previa consulta al especialista-.

Una vez se ha realizado la pulpectomía con éxito, los padres deben revisar que el niño lleva a cabo unas pautas de higiene correctas. El mismo podrá cepillarse los dientes con total normalidad, sin tener un cuidado especial con la pieza que ha sido tratada.

Recordemos que este es un tratamiento destinado a recuperar la funcionalidad del diente, por lo que podrá hacer una vida completamente normal una vez el tejido pulpar ha sido reparado.

Para afirmar que la misma no ha fracasado, está indicada la visita a revisión con el especialista cada 6 meses.

De esta manera, el dentista verificará el buen estado de la pieza dental y se asegurará de que la pulpectomía no está suponiendo un obstáculo para la erupción del diente definitivo.

En caso de que al paciente no le vaya a ser posible acudir a dichas revisiones, es mejor proceder a la extracción dentaria.

En caso de que requieras una mayor información con respecto al tema o estés interesado en pedir una cita en nuestra clínica, te invitamos a hacerlo llamando al 91 768 18 12 o bien a través del formulario de contacto de nuestra página web.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (10 votos, promedio: 4,70 de 5)
Cargando…