Encías rojas

Probablemente ya sepas que la gingivitis es una enfermedad que afecta a las encías, provocando su irritación y sangrado en muchas ocasiones.

Sin embargo, esta patología puede tener diferentes orígenes, y no únicamente una higiene bucodental deficiente.

Existen otros factores que propician su aparición y, además, aunque aparentemente resulte molesta y no ocasione mayores complicaciones, es importante abordarla a tiempo.

Para que no te quedes con ninguna duda sobre cómo tratarla, en este artículo te explicamos qué tipos de gingivitis existen y cuál es el mejor modo de curarla.

¿Qué es la gingivitis?

La gingivitis es una de las enfermedades periodontales, es decir, aquellas que afectan no solo a la mucosa oral -encías-, sino también al periodonto.

Esta parte de la boca engloba a todos los tejidos que sirven de soporte y protección a cada una de las piezas dentales.

Están formados por la encía, el ligamento periodontal, el hueso alveolar y el cemento radicular.

Se trata de una zona fundamental para asegurar la salud bucal, ya que en caso de que las enfermedades periodontales avancen demasiado, el diente sufrirá el riesgo de caerse.

Cuando la gingivitis no se aborda con efectividad y a tiempo, termina convirtiéndose en una patología más agresiva y peligrosa para nuestra dentadura: la llamada periodontitis o piorrea.

Evolución de la gingivitis
Ampliar imagen
Tipos de gingivitis

¿Por qué aparece la gingivitis en las encías?

Lo más habitual es que la aparición de la gingivitis se deba a una falta de higiene dental diaria o a que se realice de forma deficiente.

Cuando no eliminamos de forma efectiva los restos de comida, las bacterias empiezan a acumularse en nuestra boca, originando la placa bacteriana.

Sobre ella, empiezan a depositarse una gran cantidad de agentes patógenos que, con el paso del tiempo, empiezan a originar diferentes problemas dentales.

Entre los más comunes, encontramos el mal aliento o la halitosis, las caries y las enfermedades periodontales.

La gingivitis es la primera fase de esta afección y se caracteriza por la dañina acción de las bacterias sobre nuestros dientes y encías.

Si la placa no se elimina, termina solidificándose, formando el cálculo o sarro dental.

Es sencillo saber cuándo estamos en este punto, ya que los cúmulos de placa solidificada presentan un tono amarillento y no es posible limpiarla mediante el uso del cepillo que tenemos en casa.

Debido a la presencia continuada de estas bacterias en la cavidad oral, las encías comienzan a sufrir las consecuencias en forma de gingivitis.

Existen diferentes tipos de gingivitis, aunque lo habitual es que su origen se encuentre en una higiene dental deficiente

Síntomas de la gingivitis

Ya hemos adelantado con anterioridad algunos de los síntomas más evidentes de la gingivitis, pero vamos a detallarlos un poco más.

Resulta relativamente fácil identificar cuándo tenemos encías enfermas, pues basta con mirar nuestra mucosa oral frente a un espejo y observar su apariencia.

Las encías con gingivitis están más rojas de lo normal y muchas veces presentan una inflamación e hinchazón que puede ser molesta o incluso dolorosa.

Además, es común que las encías sangren con mucha facilidad, por ejemplo mientras estamos comiendo o durante el lavado de dientes.

Unas encías sanas no tienen por qué sangrar, así que este es probablemente el signo más característico de la gingivitis.

Tipos de gingivitis

Aunque, como norma general, este tipo de enfermedad periodontal presenta unos síntomas similares en casi todos los casos, sí que se pueden distinguir varios tipos.

En algunas ocasiones, los efectos de una clase y otra varían ligeramente.

Gingivitis aguda

Es el tipo de gingivitis más común, que conlleva los síntomas que acabamos de mencionar en el punto anterior.

Gingivitis descamativa

Cuando la encía adquiere un tono rosado más intenso de lo habitual, llegando incluso a ser rojizo, hablamos de gingivitis descamativa.

Esta patología conlleva también la aparición de manchas oscuras en toda la parte de la encía.

La persona que tenga este tipo de gingivitis experimenta una sensación de quemazón en la encía, una alta sensibilidad dental y abundante sangrado.

Gingivitis ulcerosa

Este tipo de gingivitis provoca un mal aliento muy agudizado y el principal síntoma es la aparición de úlceras en las papilas interdentales.

Dichos pequeños bultos en la encía llegan a ser muy dolorosos y además, es habitual que el paciente presente también los demás síntomas habituales de la enfermedad periodontal.

Gingivitis hemorrágica

Por último, la gingivitis hemorrágica trae consigo un excesivo sangrado, abundante y constante.

Es frecuente que este tipo de gingivitis tenga su origen en la inflamación que generan los cúmulos de cálculo, aunque en ocasiones lo ha provocado algún factor externo.

Por ejemplo, un fuerte golpe o un cepillado demasiado agresivo.

Encía retraída
Ampliar imagen
Lavado de dientes

Gingivitis no bacteriana

A pesar de que la presencia de placa bacteriana sea la principal causa de la gingivitis, hay veces en las que estos agentes patógenos no provocan la enfermedad.

De este modo, hablamos de gingivitis no bacteriana cuando son otros factores ajenos los que han originado la afección.

  • Cepillado agresivo

    Si no llevamos a cabo una adecuada técnica del cepillado, no solo seremos incapaces de higienizar la boca con efectividad, sino que dañaremos las encías.

    Al ejercer demasiada presión sobre la mucosa oral, las encías se retraen, originando problemas de sensibilidad y sangrado aunque no tengamos placa dental.

  • Tratamiento de ortodoncia

    No es lo más habitual, pero en caso de ortodoncias que no se han planificado o realizado adecuadamente, es posible que se provoque gingivitis.

    Igualmente, no acudir con frecuencia a las revisiones y la falta de seguimiento durante el tratamiento termina afectando a la encía.

  • Estrés o ansiedad

    Sobre todo en pacientes jóvenes y fumadores, las encías sufren las consecuencias de altos niveles de estrés, que provocan una drástica bajada de defensas.

    Para controlar este tipo de gingivitis, lo más recomendable es extremar la higiene dental en casa y utilizar la seda dental.

Gingivitis y embarazo

Las hormonas tienen un gran peso en la incidencia de enfermedades periodontales, por lo que el embarazo es un periodo en el que suele aparecer la llamada gingivitis gestacional.

El embarazo no provoca la enfermedad periodontal, pero sí que aumenta las posibilidades de padecerla, sobre todo en mujeres que ya la han tenido con anterioridad.

Lo normal es que esta inflamación y sangrado de las encías desaparezca por sí misma una vez que ha tenido lugar el parto.

Aun así, y durante todo el periodo de gestación, es conveniente tener un control sobre el estado de las encías y procurar mantener unas rutinas de higiene exhaustivas.

Hazte una limpieza profesional

La higiene en casa no basta para eliminar los restos de bacterias acumulados en los recovecos de la boca.

¿Cómo se trata la gingivitis?

Ahora que ya sabes qué tipos de gingivitis existen y cuáles son las causas de su aparición, es momento de explicarte qué tratamiento es el indicado para acabar con la enfermedad.

La base de la salud bucodental es la higiene, por lo que la mejor forma de eliminar los restos de placa que diariamente se acumulan en los dientes y encías es a través de la limpieza oral.

Utilizar un cepillo de dientes no basta: hay que utilizar enjuagues bucales y seda dental.

Además, sobre todo en pacientes con un sistema de ortodoncia fijo y aquellos que tienen prótesis o implantes dentales, conviene emplear un cepillo interproximal y un irrigador bucal.

Además, acudir cada 8 o 10 meses a una clínica dental para realizar una higiene profesional evitará que el cálculo dental siga avanzando.

Mediante una profilaxis dental exhaustiva, como la que se realiz en Ferrus & Bratos, es incluso posible revertir el avance de la gingivitis incipiente.

Como ves, todo es cuestión de adoptar unos hábitos saludables para nuestra boca, unos gestos muy sencillos que nos evitarán muchos problemas bucales a largo plazo.

Descubre nuestra Guía de Encías

En esta sección encontrarás contenidos relacionados con la salud de tus encías y las dos principales enfermedades que les afectan:…

Te interesará »  Gingivitis bacteriana

¿Qué podemos hacer por ti? 1ª visita gratuita y presupuesto sin compromiso Estamos en Madrid

Rellenar el teléfono sin espacios
Elige un tratamiento por favor.
Entre las:
Y las:
Debes aceptar la política de privacidad
*Revisa los campos con errores

¿No te gustan los formularios? Llámanos al 91 768 18 12

Un momento, el formulario se está enviando...

En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

  • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
  • Finalidad: poder gestionar tu petición.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, - nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en datos@clinicaferrusbratos.com
¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas?
Dejanos tu valoración:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
(1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading...
Dr. Jorge Ferrús

Dr. Jorge Ferrús

Periodoncista e implantólogo / Fundador de la Clínica Dental Ferrus & Bratos

Jorge Ferrús es fundador de la Clínica Dental Ferrus & Bratos, donde ejerce de periodoncista e implantólogo. Es licenciado en Odontología y se especializó a través del Máster en Periodoncia e Implantes de la Universidad Complutense de Madrid. Combina su actividad profesional con la docencia y la investigación, ya que es profesor colaborador del citado máster y autor de diversos artículos aparecidos en publicaciones científicas como Journal of Clinical Periodontology o Clinical Oral Implants Research. Si quieres sabes más sobre el doctor Ferrús puedes consultar su curriculum vitae, y su página personal.

Haz una pregunta al dentista

  Acepto la Política de privacidad

En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

  • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
  • Finalidad: poder gestionar tu petición.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, - nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en datos@clinicaferrusbratos.com
Hemos aparecido en:
apariciones en prensa de la clínica dental Ferrus & Bratos
Lo que opininan nuestros pacientes:
¿Quieres que estudiemos tu caso?
Cita gratuita