atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Empaste dental: ¿Qué es y cómo se realiza?

Tal y como explicábamos en un artículo publicado hace algunos meses, la caries es la enfermedad bucodental más frecuente. De hecho, se estima que afecta al 90% de la población mundial, tanto a niños como a adultos.

En este punto, se debe recordar que la caries es una destrucción de tejidos del diente que se produce por dos motivos fundamentales.

Por un lado, se debe a la ingesta de ácidos y azúcares contenidos en alimentos y bebidas. Por otro lado, es consecuencia de una higiene bucal deficiente, ya sea por un cepillado dental insuficiente o por errores en la técnica de dicho cepillado.

Si tenemos en cuenta los motivos por los que se desarrolla la caries, no resulta raro que exista una alta prevalencia de esta enfermedad entre la población.

Y, dada dicha frecuencia, también es muy posible que te hayas tenido que someter alguna vez al procedimiento para tratarla: el empaste dental.

¿Qué es un empaste dental?

El empaste -cuyo nombre técnico es “obturación”- es un tratamiento propio de la especialidad de Odontología Conservadora que sirve para reparar un diente dañado.

Dicho procedimiento consiste en eliminar la caries de una pieza dental para que esta enfermedad no avance y afecte al nervio del diente, lo que resultaría en tener que realizar una endodoncia o tratamiento de conductos.

En el punto siguiente vamos a detallar los pasos de los que consta este proceso.

¿Cómo se hace un empaste?

Una obturación dental es un tratamiento sencillo y relativamente rápido, que tarda en hacerse aproximadamente 40 ó 50 minutos. Durante este tiempo, se realiza lo siguiente:

1. Anestesia:

Antes de comenzar el procedimiento, se aplica anestesia local en los casos que así lo requieran. Es decir, cuando la caries es muy profunda y afecta a la dentina, que es la parte del diente donde se encuentran las terminaciones nerviosas.

2. Limpieza de la caries:

Se retira el tejido cariado del diente. Con la eliminación de la parte del diente que no está sana, se deja una cavidad que debe ser rellenada posteriormente.

3. Relleno de la cavidad:

Para rellenar el hueco dejado tras la limpieza de la caries se utiliza, generalmente, composite. Una vez que se ha terminado de rellenar la cavidad, se aplica luz para que dicho material se endurezca.

4. Pulido y ajuste de la oclusión:

Una vez que hemos llevado a cabo el paso anterior, se pule el empaste y se realiza una prueba de mordida. De esta manera, nos asegurarnos de que el resultado estético y funcional es óptimo.

¿Qué tipo de obturación es mejor?

En función del material de relleno utilizado para empastar el diente, existen dos tipos de empastes dentales:

Metal:

Los llamados empastes dentales de metal son los de amalgama de plata. Su principal ventaja frente a otros tipos de obturaciones es que son muy duraderos, ya que cuentan con una duración estimada de 30 años.

Sin embargo, tienen el inconveniente de ser poco estéticos ya que la amalgama de plata destaca mucho sobre el blanco natural del diente. Por tanto, se puede considerar que este material ha caído en desuso.

Te interesará »  ¿Cuál es el tratamiento para un flemón dental?
Resina o composite:

Los empastes dentales de resina o composite son los que, hoy en día, se realizan de manera más habitual. Este material cuenta con la ventaja de ser mucho más estético que los que están basados en metales.

Esto se debe a que el composite imita el color blanco original del diente. Sin embargo, su principal desventaja es que tiene una duración menor.

Ante esto, lo más adecuado es que el paciente mantenga una buena higiene oral en su casa y que acuda al menos una vez al año al dentista. De esta manera, el odontólogo podrá revisar el empaste antiguo y sustituirlo cuando aprecie el deterioro.

Por último, y en lo que respecta a los materiales, el oro también ha sido muy utilizado durante años para realizar obturaciones. A pesar de que es muy duradero y resistente, ya no se usa porque resulta muy costoso y su color tampoco se asemeja al del diente.

¿Los empastes dentales duelen?

Dependiendo de la profundidad de la caries a tratar, es decir, de si ésta afecta a la dentina, en ocasiones es necesario aplicar anestesia local. De esta manera, evitaremos que el paciente sienta dolor durante el procedimiento.

En el caso de que la caries no afecte a la dentina, no se aplicará anestesia local. Cuando no se aplica anestesia, es posible que el paciente sienta unas ligeras molestias durante el proceso, aunque éstas son muy llevaderas.

Por otro lado, también es posible que tras el empaste dental el paciente sienta sensibilidad al comer alimentos muy fríos o calientes e, incluso, al cepillarse los dientes.

Esta sensación puede persistir durante 3 ó 4 días. Sin embargo, si la sensibilidad -que siempre debe ser temporal- no cesa después de una semana, es necesario volver a visitar al dentista que ha realizado el tratamiento. De esta manera, podrá examinar la obturación y determinar si existe algún problema.

Aunque el precio sea un factor importante, se deben valorar otros elementos como la especialización del profesional, la técnica utilizada o la garantía que nos ofrezca

¿Cuánto cuesta un empaste?

Al igual que ocurre con el resto de tratamientos odontológicos, el precio es un elemento que debe ser valorado. Sin embargo, conviene realizar dicha valoración tomando en consideración otros factores igualmente importantes.

Como aproximación, podemos decir que a día de hoy, los empastes dentales cuestan entre 85 euros y 105 euros. El importe menor correspondería a un empaste simple y el mayor sería para los casos en los que el diente necesita una reconstrucción.

Como aclaración, diremos que la reconstrucción es el procedimiento que se realiza en el caso de caries muy profundas, cuando éstas afectan, al menos, a una cara completa del diente.

Por tanto, cuanto antes se trate la caries, más económico y sencillo será realizar el tratamiento.

Una vez que tenemos una idea aproximada de cuánto cuesta una obturación, es necesario valorar una serie de factores para decidir en qué clínica llevamos a cabo el tratamiento. En Ferrus&Bratos basamos nuestro procedimiento en los siguientes puntos:

Garantía y resultado estético:

Es importante que el composite utilizado sea de alta calidad y que el profesional disponga de una gran variedad de tonalidades. De esta manera, se garantiza mayor durabilidad, se evita la caída de los empastes y se consigue una alta estética, ya que el color del composite se asemeja al blanco natural del diente.

Te interesará »  Dientes sanos ¿Cómo afecta al resto del cuerpo?

Técnicas utilizadas:

Aunque la obturación sea un proceso relativamente sencillo, es conveniente seguir una serie de cuidados y precauciones. De esta manera, se elevarán las posibilidades de éxito.

Por ejemplo, consideramos fundamental realizar el aislamiento del diente. Este proceso requiere aislar la superficie sobre la que trabaja el profesional para evitar deglutir los instrumentos o materiales utilizados e impedir el contacto con saliva. Si existe dicho contacto, el empaste no se fijará debido a la humedad.

Especialización:

La especialización del odontólogo que realiza el tratamiento a través de un máster oficial avala que éste tenga un conocimiento más amplio y cualificado sobre su área. Es decir, una formación más específica que la general que se imparte en los estudios de Odontología.

Por ejemplo, en nuestra clínica, los odontólogos responsables de llevar a cabo las obturaciones son con el doctor Pedro Pablo Martínez y la doctora Noelia Santos.

Ambos han cursado el Máster Oficial en Odontología Integrada de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y el Máster en Endodoncia de la Universidad Alfonso X el Sabio y de la Universidad Rey Juan Carlos, respectivamente.

Dedicación exclusiva:

Además de haberse especializado mediante un máster oficial, el hecho de que el profesional ejerza la especialidad de Odontología Conservadora en exclusiva es un valor añadido.

Esta dedicación en exclusiva garantiza que el odontólogo haya llevado a cabo numerosas obturaciones previamente. Es decir, muchos más de los que ha realizado un dentista general que lleva a cabo todos los tratamientos dentales.

Comodidad y flexibilidad:

Aparte de todo lo anterior, te recomendamos que verifiques si la clínica dental que te va a atender tiene consulta de Odontología Conservadora todos los días de la semana, si cuenta con un horario amplio e ininterrumpido o si abre en agosto.

Puede que, en este momento, esa información no te parezca importante. Sin embargo, ésta es una de las cosas que más valoran los pacientes de nuestro centro.

Por ejemplo, si tienes problemas con tu tratamiento o deseas que el centro al que acudes se convierta en tu clínica dental de referencia, estos son factores a tener muy en cuenta.

Una vez detallados todos los elementos que creemos importantes, te recomendamos que, aunque valores el precio, no le des a éste la máxima consideración.

Te aconsejamos que recabes toda la información posible de la clínica y de los dentistas que en ella trabajan y que, además, valores uno a uno los elementos que acabamos de mencionar.

Muchas personas piensan que un empaste, por el hecho de ser relativamente sencillo, puede ser realizado por cualquier profesional.

Sin embargo, sin la experiencia o las técnicas adecuadas, este procedimiento puede dar lugar a complicaciones en la salud bucodental.

Las más comunes serían una pulpitis irreversible (inflamación de la pulpa del diente) o una mala limpieza de la caries, lo que permite que ésta siga avanzando y llegue al nervio.

En cualquiera de los dos casos, la solución sería realizar una endodoncia, que es un tratamiento más complejo, largo y costoso que un empaste dental.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (16 votos, promedio: 4,25 de 5)
Cargando…