Artículos de la categoría:
Tecnología

Otros artículos

La tecnología es un elemento fundamental tanto para el diagnóstico de patologías bucodentales como para el tratamiento posterior de las mismas.

Y es que, hoy en día hay numerosos aparatos que son imprescindibles para determinar la existencia de un problema o enfermedad.

Los dentistas, en nuestra práctica diaria, nos apoyamos de manera constante en, por ejemplo, las radiografías panorámicas, las radiografías periapicales, las cefalometrías o los TAC dentales.

Toda esta tecnología de rayos X permite capturar imágenes exactas de los dientes y los huesos (superiores e inferiores) de la boca del paciente.

O, dicho con otras palabras, estos aparatos posibilitan acceder hasta donde el ojo humano del odontólogo no llega.

Entre otras cosas, la tecnología mencionada desvela la existencia de caries interdentales, determina el alcance real de una periodontitits, descubre dientes incluidos que no han erupcionado o ayuda a identificar maloclusiones.

Pero, además de facilitar un diagnóstico más completo, la tecnología con la que contamos es fundamental para planificar correctamente los tratamientos.

Y, como no podía ser de otra manera, para conseguir que dichos tratamientos consigan los resultados deseados en el tiempo previsto.

Como ejemplos de la importancia de los aparatos tecnológicos en la planificación y la ejecución de los tratamientos podemos nombrar el microscopio quirúrgico y los escáneres intraorales en tres dimensiones.

Por un lado, el microscopio quirúrgico se emplea para incrementar la precisión en las endodoncias, ya que aumenta 250 veces la visión del ojo humano.

Por otro lado, los escáneres intraorales utilizados en las especialidades de Implantología y Ortodoncia permiten realizar una recreación fiel de la boca del paciente.

Esto, a su vez, sirve para planificar el lugar exacto en el que va a colocarse un implante o los movimientos concretos que debe realizar un aparato de ortodoncia.