atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Tengo mordida abierta: ¿cuál es el tratamiento para corregirla?

La mordida abierta es una de las maloclusiones dentales más comunes entre la población, ya que tiene una incidencia similar a la del apiñamiento, la sobremordida o la mordida cruzada.

Aunque puede presentarse en diferentes grados, en general se puede corregir mediante un tratamiento de ortodoncia, ya sea con brackets o con los alineadores transparentes Invisalign.

La necesidad de tratar la mordida abierta se debe a que este tipo de maloclusión, además de tener un impacto estético en la sonrisa, puede generar una serie de problemas y consecuencias para nuestra salud. Todos ellos los detallaremos en este artículo.

¿Qué es la mordida abierta?

Se considera que una persona tiene mordida abierta cuando uno o varios dientes no logran contactar con sus antagonistas. Es decir, cuando no existe contacto entre las piezas dentales superiores y las inferiores.

De esta manera, la persona no puede llegar a cerrar completamente la boca con todos sus dientes. Por tanto, los síntomas de este problema son claros: un espacio visible entre ellos.

Aunque la mayoría de las veces, esta maloclusión se trata mediante ortodoncia, en algunos casos hay que recurrir a la cirugía. Para que esto no pase, el diagnóstico a edades tempranas es fundamental

¿Qué tipos de mordida abierta hay?

Este tipo de maloclusión dental se puede clasificar en dos tipos:

  • Mordida abierta anterior: es la más común de los dos. Se produce cuando el paciente muerde y los dientes superiores e inferiores que no contactan son los frontales
  • Mordida abierta posterior: se da cuando el paciente muerde y los dientes superiores e inferiores que no contactan son los traseros

¿Por qué se produce esta maloclusión?

Las causas que originan la mordida abierta son diversas. Sin embargo, la mayoría de ellas se deben a hábitos adquiridos durante la infancia.

A la hora de referirnos a los motivos por los que se produce, debemos hacer una distinción entre la mordida abierta anterior y la posterior.

Causas de la mordida abierta anterior:

  • Succión del pulgar en la infancia
  • Uso del chupete de forma prolongada
  • Empujar los dientes con la lengua
  • Respirar por la boca en vez de por la nariz
  • Causas genéticas o hereditarias, como los huesos en una posición incorrecta

Causas de la mordida abierta posterior:

  • Erupción incompleta o ausente de piezas dentales posteriores

Dado que, como hemos visto, en la mayoría de ocasiones la mordida abierta está provocada por una serie de hábitos que tienen lugar durante la infancia, recomendamos vigilar las costumbres mencionadas e intentar atajarlas lo antes posible.

Además, es aconsejable llevar al niño a la consulta del ortodoncista a una edad temprana. Es aconsejable que dicho profesional realice una primera revisión a los seis años.

La necesidad de que sea a una edad tan temprana se debe a que el diagnóstico precoz simplifica mucho el tratamiento en lo que respecta a la aparatología a utilizar, la duración del mismo y, por supuesto, al coste.

¿Qué problemas causa la mordida abierta?

Muchas de las personas que se someten a un tratamiento de ortodoncia para corregir la mordida abierta lo hacen por razones estéticas.

Sin embargo, es necesario señalar que este tipo de maloclusión dental también afecta a la salud o a la rutina diaria. Algunos de los problemas o consecuencias que genera son:

  • Alteraciones en el habla
  • Dificultad para comer y masticar
  • Problemas respiratorios
  • Trastornos en la articulación temporomandibular (ATM)

Tratamientos: ¿cuáles son las soluciones para esta maloclusión?

El tratamiento para solucionar la mordida abierta depende fundamentalmente de la edad del paciente y del grado de la maloclusión.

Aunque la mayoría de las veces se solucione únicamente mediante ortodoncia -ya sea interceptiva en niños o la que se coloca en pacientes adultos- hay ocasiones en las que con este tratamiento no es posible hacerlo.

En los casos más complejos, será necesario llevar a cabo, además, una cirugía maxilofacial.

Ortodoncia interceptiva:

Se realiza únicamente en niños que se encuentran en fase de crecimiento. Éste es el tratamiento más sencillo de todos los posibles, ya que los niños están en desarrollo y es posible modificar o guiar el crecimiento de sus huesos.

Dado que la mordida abierta se da por desviaciones en el crecimiento de los dientes y los huesos maxilares, los aparatos utilizados en la ortodoncia interceptiva sirven para corregir los huesos que no han tenido un crecimiento armónico y normalizar el desarrollo facial.

Ortodoncia:

Se lleva a cabo en adolescentes y adultos, en los que ya no hay margen de mover o corregir sus huesos porque se han desarrollado completamente.

En general, la mordida abierta se puede tratar mediante ortodoncia con brackets (brackets metálicos, brackets de zafiro o brackets linguales Incognito) o sin brackets (alineadores transparentes Invisalign).

Tratamiento combinado de ortodoncia y cirugía ortognática:

Se realiza en adultos que presentan una mordida abierta muy severa que no puede arreglarse solamente con ortodoncia.

Con el tratamiento combinado de ortodoncia y cirugía ortognática se empieza corrigiendo, en primer lugar, la posición de los dientes mediante un tratamiento ortodóncico. Cuando el paciente lleva aproximadamente un año con la ortodoncia, se somete al tratamiento quirúrgico para corregir el tamaño y la posición de la mandíbula y el maxilar.

Una vez realizada la intervención, se vuelve a colocar la ortodoncia al paciente para terminar de corregir los dientes. Este tratamiento tiene una duración de alrededor de 36 meses.

En muchas ocasiones la solución óptima para el paciente es la cirugía ortognática. Sin embargo, hay personas que no quieren someterse a este tipo de intervención.

En algunos de estos casos, solamente tratamos con ortodoncia. Si bien es cierto que de esta manera no se obtendrá un resultado óptimo, también es verdad que se pueden mitigar las consecuencias de la maloclusión. Y de esta manera, ofrecer al paciente una calidad de vida mayor que la que tenía antes de llevar ortodoncia.

Tratamiento combinado de ortodoncia y logopedia:

Además de las soluciones propuestas, que implican el trabajo de los especialistas en odontología o cirugía maxilofacial, en este punto es fundamental resaltar la importancia de los profesionales de la Logopedia.

Y es que es muy habitual que la solución para corregir la mordida abierta pase por un trabajo interdisciplinar entre el ortodoncista y el logopeda. A este trabajo conjunto pueden ser sometidos personas de todas las edades (niños, adolescentes y adultos). Sin embargo, sí es cierto que cuanto más joven es el paciente, más eficaz resulta el tratamiento.

Esto se debe a que lo más adecuado es llevar a cabo el tratamiento cuando los dientes y huesos están aún en desarrollo, es decir, en la fase de ortodoncia interceptiva.

Si bien el trabajo del ortodoncista es actuar ante los dientes y los huesos, la labor del logopeda consiste en mejorar la fonación y la colocación de la lengua.

¿Qué profesional corrige este problema?

El profesional encargado de solucionar los problemas de maloclusión dental es el ortodoncista, es decir, un dentista especializado en Ortodoncia.

En nuestra clínica, la responsable de planificar este tipo de tratamientos es la doctora Cristina Tordera, quien es licenciada en Odontología por la Universidad Complutense de Madrid y se especializó a través del Master en Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial de la misma Universidad Complutense de Madrid.

Este máster tiene una duración de tres años y cuenta con 4.000 horas lectivas. Además, la doctora Tordera es actualmente profesora del mencionado máster universitario.

Si bien dicha especialista es la encargada de realizar y supervisar el tratamiento de ortodoncia, la fase quirúrgica es llevada a cabo por un cirujano maxilofacial, el doctor César Colmenero.

La odontóloga Cristina Tordera explica los diferentes tipos de mordida y sus soluciones

Como ves, la mordida abierta es una maloclusión dental que no solamente tiene una repercusión estética en la sonrisa. Además, en muchos casos, puede evitarse si se eliminan los hábitos que la favorecen -abuso del chupete, succión del dedo pulgar…-.

Aunque parezca complicado corregir determinadas costumbres en los niños, lo cierto es que es mucho más complejo solucionar una mordida abierta con el paso de los años.

Por tanto, desde la Clínica Dental Ferrus & Bratos te recordamos que la prevención es la mejor manera de evitar tratamientos costosos y que se extienden mucho en el tiempo.

¿Quieres saber qué tipo de 
ortodoncia es ideal para ti?

Descubre en tan sólo 10 preguntas el sistema de
ortodoncia que mejor se adapta a tu estilo de vida
 
¡Sí, hacer el test!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
(40 votos, media: 3,28 sobre 5)
cargando imágenCargando…
¿Quieres saber qué tipo de ortodoncia es ideal para ti?
Descubre en tan sólo 10 preguntas el sistema de ortodoncia
que mejor se adapta a tu estilo de vida 
No, gracias
close-link

¿Quieres saber qué tipo de 
ortodoncia es ideal para ti?

Descubre en tan sólo 10 preguntas el sistema de
ortodoncia que mejor se adapta a tu estilo de vida
 
¡Sí, hacer el test!