atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


¿Cómo debes cuidar tu salud bucodental? Consejos para mantener tus dientes sanos

La salud de tus dientes y encías tiene una gran influencia en distintos aspectos de tu vida cotidiana, tales como el acto de masticar y deglutir los alimentos o la capacidad de pronunciar debidamente.

Pero, además, afecta también a aspectos más amplios como la afección de otras enfermedades sistémicas o, por ejemplo, la autoestima de las personas.

Pequeños actos en tu día a día pueden repercutir de manera muy positiva en tu salud bucodental. En el presente artículo podrás encontrar una serie de consejos para cuidar el buen estado de tus dientes de manera efectiva.

¿Cómo sé si gozo de una buena salud bucodental?

Hay tres indicativos claros de que tu boca se encuentra en salud:

  • Unos dientes limpios que no presentan acumulación de sarro
  • Unas encías rosadas
  • Un aliento fresco la mayor parte del tiempo

Si reúnes estas tres condiciones, seguramente gozarás de una buena salud dental. Sin embargo, hay ciertos síntomas que te pueden hacer sospechar que, quizá, es hora de hacer una visita al especialista.

¿Cuándo tengo que hacer una visita al dentista?

 En primer lugar, los especialistas recomiendan realizar, al menos, una visita anual al dentista para que éste verifique el estado de tus dientes y encías.

Sin embargo, si no cumples esta pauta te aconsejamos concertar una cita con el mismo cuanto te encuentres ante cualquiera de los siguientes síntomas:

Entre otras muchas, estas condiciones son indicadores de la posible existencia de alguna afección como, por ejemplo, las enfermedades periodontales -gingivitis y periodontitis-.

Pero, además, debes acudir rápidamente siempre que sientas dolor o alguna molestia persistente en la cavidad oral.

Consejos para mantener una buena salud bucodental

Para disfrutar de una buena salud oral debes seguir la siguiente premisa: la higiene es la base de una boca sana.

Además, otros factores tales como cuidar los alimentos que ingieres o acudir a revisiones siguiendo las pautas de los especialistas colaboran de manera exponencial a mantener tu boca en salud.

A continuación, te damos una serie de consejos que te ayudarán a cuidar el estado de tus dientes y encías.

Cuida la higiene de tu boca

Un buen cepillado después de cada comida es esencial para evitar la formación de placa bacteriana y eliminar, de manera eficaz, los restos de comida que anidan entre tus dientes y encías.

Para ello, asegúrate de cepillar tus dientes en un tiempo estimado en torno a 2 o 3 minutos y de hacerlo con cepillo de cerdas suaves o medias. Y no olvides cambiar el mismo cuando veas que las cerdas están desgastadas -aproximadamente, cada 3 meses-.

Recuerda que debes ser cuidadoso en la técnica de cepillado, y que hacerlo de manera agresiva puede suponer una amenaza para el buen estado de tus encías.

Y no olvides cepillarte la lengua, pues en ella acumulamos una gran cantidad de bacterias. Si lo consideras oportuno, puedes ayudarte de un raspador lingual para ello.

Te interesará »  Herpes labial: ¿qué es y cómo se cura?

Además, debes tener en cuenta que a veces no basta con un simple cepillado para limpiar la superficie interdental y mantener tu boca en salud. Para ello, debes ayudarte de cepillos interproximales, hilo dental o irrigadores bucales -o cepillos waterpik, especialmente indicados en tratamientos de ortodoncia fija o prótesis dentales-.

Los enjuagues bucales son otro elemento de higiene complementaria que puedes incluir en tus rutinas de limpieza oral. Su función es evitar la formación de placa bacteriana y procurar un aliento fresco. Para elegir uno que se adapte a tus necesidades, puedes consultar a tu especialista.

Los odontólogos recomiendan, además, el empleo de una pasta que tenga cierto contenido de flúor para que éste refuerce la mineralización de las piezas dentales, frenando la afección de caries.

Por último, recuerda que, por muy bien que cepillemos nuestros dientes y encías, hay recovecos de difícil acceso en los que se acumula la placa bacteriana, dando lugar a la formación de sarro que resulta imposible eliminar en casa.

Por ello, los especialistas recomiendan una higiene bucodental profesional -profilaxis- cada 4 o 6 meses en pacientes que padecen una enfermedad periodontal, y cada 8 o 10 meses en pacientes que tengan la boca en salud.

Evita el consumo de tabaco

El tabaco es perjudicial para la salud de tus dientes y encías: no sólo provoca manchas en los mismos, sino que es uno de los culpables del mal aliento.

Pero, además, tiene otras consecuencias negativas para la salud dental.

El tabaco reduce el riego sanguíneo y ataca a las defensas presentes en las encías. Por ello, los fumadores tienen más propensión a padecer enfermedades periodontales.

Además, el tabaco inhibe los signos que evidencian la afección de periodontitis o gingivitis: los fumadores presentan un menor índice de sangrado e inflamación de las encías. Por ello, el tabaquismo complica su diagnóstico y dificulta, por este motivo, el tratamiento.

Y, por último, aumenta -junto con el consumo de alcohol- las posibilidades de padecer cáncer oral.

Cuida tu alimentación

Una dieta equilibrada nos ayuda a mantener una buena salud bucodental.

Hay ciertos alimentos que colaboran a conservar nuestros dientes y encías en buen estado, tales como la manzana o el pepino -que ayudan a limpiar la superficie dental- o la leche y sus derivados por su alto contenido en calcio.

Por el contrario, el abuso de alimentos con alto contenido de azúcares, así como el consumo masivo de bebidas ácidas, dañan el esmalte y pueden favorecer la aparición de caries.

Además, hay ciertos alimentos que colaboran a teñir el blanco del esmalte de tus dientes tales como el café, el vino tinto o el té.

Recuerda que la saliva cumple un papel fundamental en nuestra salud dental. No sólo colabora en el proceso de masticación y deglución, sino que regula el nivel de pH de la boca y evita las formaciones cariosas.

Para conseguir unos niveles de segregación óptimos, es recomendable mantenerse hidratado y beber mucha agua -al menos 1,5 litros al día-.

La opinión de un especialista es vital para asegurarnos de que mantenemos nuestra boca en salud. Lo más adecuado es acudir una vez al año a revisión para éste evalúe el estado de tus dientes y encías.

En el caso de los niños, los dentistas recomiendan una primera visita una vez el niño ha cumplido un año de edad. Anteriormente se consideraba oportuno esperar a que el niño tuviera todos los dientes de leche en la boca -aproximadamente a los 3 años-, pero se observó que, en muchos casos, presentaban traumatismos o caries dentales. Posteriormente, bastará con una revisión al año.

Te interesará »  Calendario de 2016 dodecaédrico ¡imprimible!

En estas visitas, el odontólogo observará el estado de los dientes y encías, así como posibles alteraciones en el crecimiento de los huesos maxilares o en el proceso de erupción dental.

Niños y salud bucodental

La higiene bucodental es igual de importante en niños que en adultos. De hecho, la caries tiene una mayor incidencia entre la población infantil.

Por este motivo, está recomendado que los padres pasen una gasa con agua por las encías de los bebés tras cada comida. De esta manera, calmarán la inflamación de las mismas debido al proceso de erupción dental, evitarán la presencia de bacterias en la boca y frenarán la formación de la denominada caries de biberón.

Además, es de vital importancia que los padres inculquen la relevancia de la limpieza oral a los niños. Incorporar las rutinas de higiene bucodental a su día a día y revisar que se cepillan los dientes de manera correcta son costumbres vitales para mantener la boca de los niños en salud.

Recuerda erradicar hábitos nocivos tales como chuparse el dedo de manera recurrente o emplear biberón o chupete en edades avanzadas. Actos tan habituales repercuten en posibles maloclusiones posteriores.

Además de las revisiones con el odontólogo, está recomendada una primera visita al odontopediatra entre los 6 y los 8 años de edad. El mismo evaluará el crecimiento de la mandíbula y del maxilar, así como el proceso de erupción dental.

En caso de detectar alguna anomalía en los mismos, optará por abordar el caso con un tratamiento de ortodoncia interceptiva.

La ortodoncia interceptiva engloba una serie de procedimientos destinados a modificar la posición y el crecimiento de los huesos faciales, y a guiar la correcta erupción de los dientes definitivos.

Este tipo de correcciones son imposibles de realizar únicamente mediante procedimientos ortodónticos en adultos, teniendo que abordar entonces un tratamiento combinado de ortodoncia y cirugía ortognática que resulta mucho más complejo y costoso para el paciente.

¡Protege tus dientes!

En la actualidad la práctica de deporte está completamente integrada en la rutina de las personas. Si bien el ejercicio tiene numerosos beneficios, puede comprometer el buen estado de tus dientes.

En caso de practicar algún deporte de contacto -fútbol, rugby, boxeo- te recomendamos hacer uso del protector bucal. De esta manera, puedes evitar posibles fracturas a causa de fuertes traumatismos.

Además, debes erradicar costumbres tales como abrir botellines, cortar celo con los dientes o masticar hielo. Los dientes pueden astillarse e incluso, en caso de existir una fractura, dañar el nervio y comprometer la estabilidad de la pieza dental.

Una serie de consejos y de pautas que debemos integrar en nuestro día a día puede marcar la diferencia entre gozar o no de una buena salud bucodental. Y no dudes en acudir rápidamente al especialista en caso de notar algún tipo de molestia persistente.

En caso de que tengas alguna duda acerca de los consejos facilitados o quieras concertar una cita con nosotros, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros a través del formulario de contacto de nuestra página web, o bien llamando al 91 768 18 12. ¡Te esperamos!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…