atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Cepillo eléctrico de dientes: ¿cómo usarlo?

Un buen cepillado de dientes después de cada comida supone la base de nuestras pautas de higiene oral diaria. Ante esta rutina, se nos plantea una primera dicotomía: ¿cepillo manual o eléctrico?

El cepillo manual: ¿menos eficaz?

El hecho de cepillarnos los dientes después de cada comida no nos garantiza tener una higiene dental completa.

Bien empleado, el cepillo manual es exactamente igual de eficaz que el cepillo eléctrico, si bien es cierto que existe una técnica de cepillado que debemos seguir para asegurar que, de esta manera, eliminamos de forma eficiente los restos de comida de nuestra boca.

El cepillo manual es el utensilio de higiene bucodental tradicional por excelencia. Frente al cepillo eléctrico, presenta dos ventajas fundamentales:

  • A diferencia del cepillo eléctrico, el cepillo manual tiene un precio apto para todos los bolsillos.
  • Es fácilmente transportable y podemos usarlo fuera de casa con total comodidad.

Que cepillo electrico elegir

Más allá de estos dos factores, el uso del cepillo eléctrico tiene una serie de beneficios frente al empleo del cepillo tradicional.

¿Qué ventajas tiene el cepillo eléctrico frente al cepillo manual?

Si bien es cierto que, usados de manera adecuada, ambos son capaces de eliminar los restos de comida y la placa de forma eficaz, el cepillo eléctrico posee una serie de características que posibilitan una higiene dental óptima con un esfuerzo inferior.

En un inicio, el cepillo eléctrico es más manejable: su mango es más largo que el del cepillo manual, y su cabezal más estrecho. De esta forma, puede llegar más fácilmente a todos los recovecos de la boca, incluyendo la parte anterior a las muelas del juicio.

El cabezal bordea cada pieza dental. Así, nos aseguramos de eliminar los restos de comida de todas las caras del diente, incluida la parte posterior de las arcadas y la zona interdental –espacio presente entre dos piezas dentales-.

Gracias al movimiento que realizan las cerdas –giran en un sentido para, posteriormente, hacerlo justo al contrario-, el cepillado es mucho más efectivo.

Estos tres factores nos permiten asegurar que el cepillo eléctrico es más eficaz a combatir la presencia de placa bacteriana.

No sólo está indicado para personas con algún tipo de minusvalía –ya sea física o psíquica-, sino que también es el producto ideal para aquellas personas que sufren daños en las encías a causa de un cepillado traumático.

beneficios de usar un cepillo electrico

En la actualidad, los cepillos eléctricos poseen un sensor que frena la acción de los mismos en caso de que sienta que se está ejerciendo una presión superior a la recomendada. De esta manera, evitamos recesiones en las encías a causa de cepillados agresivos.

Te interesará »  Aliméntate para tener unos dientes sanos

Además, tienen un temporizador que nos permite saber si estamos dedicándole el tiempo debido a nuestra higiene oral: según los especialistas, el cepillado debe tener una duración mínima de dos minutos.

¿A qué edad se puede usar el cepillo eléctrico?

Si bien ambos tipos de cepillos están indicados para la higiene bucodental infantil, a partir de los 8 años de edad aproximadamente se podrá hacer uso del eléctrico.

El cepillado eléctrico es una pauta que, al ser típica de los adultos, suele resultar atractiva para los niños.

A la hora de escoger un cepillo, elegiremos uno de cabezal adaptado a la boca del niño y, a ser posible, con un diseño atractivo. De esta manera, el niño percibirá el cepillo como un juguete y la rutina de higiene como un juego.

En el caso de los más pequeños, debemos sumarle un beneficio más a las ventajas que posee el uso del cepillo eléctrico. Hasta los 10-12 años, los niños no tienen la movilidad motora completa de sus extremidades. Por ello, con el uso del cepillo eléctrico nos aseguramos de que lo pasarán de manera correcta por todas las zonas de la boca.

Gracias a los sensores de presión, el cepillo eléctrico está indicado para personas que sufren daños en las encías por cepillados demasiado agresivos

¿Cómo debes cepillarte los dientes con un cepillo eléctrico?

Para tener una buena higiene bucodental, debemos seguir una técnica de cepillado que nos asegura la eliminación de la placa de forma eficaz.

La rutina de higiene que debemos adoptar es la siguiente:

  • Siempre que nos cepillemos los dientes, debemos dividir la boca en dos grupos distintos: dientes superiores y dientes inferiores.
  • Iniciaremos nuestra rutina de higiene en la arcada superior. Colocamos el cepillo a 45º con respecto a la línea de la encía, y lo pasaremos por la cara visible –o vestibular- de todos los dientes, dejándolo trabajar.
  • Repetimos esta misma rutina en la cara interior de los dientes de la arcada superior.
  • Por último, pasaremos el cepillo por la cara triturante del diente –aquella que se emplea para masticar-.
  • Repetimos estos tres pasos en la arcada inferior de nuestra dentadura.
  • Por último, debemos pasar el cepillo por la lengua para eliminar las bacterias correctamente.
Nuestra auxiliar Verónica Rebollo te explica la técnica de cepillado manual y eléctrica
Sin embargo, a veces no es suficiente con seguir unas buenas pautas de cepillado para tener una higiene dental óptima.

¿Por qué el uso del cepillo no es suficiente?

En muchas ocasiones, después del cepillado no hemos conseguido eliminar los restos de comida ni la placa acumulada en nuestra boca. Por ello, se hace necesario el uso de otros elementos de higiene como el hilo dental o los cepillos interproximales.

Te interesará »  Clínica dental abierta en agosto en Madrid (2018)

El hilo –o seda dental- está destinado a eliminar los restos de comida y las bacterias que anidan en los espacios existentes entre nuestros dientes –o zona interdental-. Pasaremos el mismo en todos los espacios interdentales de nuestra boca, tanto en la arcada superior como inferior.

Los cepillos interproximales tienen el mismo fin, pero están recomendados en aquellos casos en los que la acción del hilo dental resulta insuficiente: pacientes con implantes o que padezcan enfermedades periodontales.

como cepillarse los dientes

La lengua es la gran olvidada de nuestras pautas de higiene oral, y es precisamente en ella donde encontramos un mayor número de bacterias. Por ello, está recomendado el uso del raspador lingual.

Se trata un elemento diseñado específicamente para la limpieza de nuestra lengua con el que, mediante movimientos de barrido, eliminaremos las bacterias que anidan en ella.

Por último, podemos enjuagarnos con un colutorio para terminar de eliminar los microorganismos y los restos de comida que alberga nuestra boca.

¿Qué cepillo eléctrico debo comprar?

Hay una gran variedad de cepillos eléctricos en el mercado. Es importante elegir uno que tenga sensor de presión, con el fin de mantener sanas nuestras encías y no dañarlas con el cepillado.

Además, si podemos optar por uno que cuente con temporizador nos aseguraremos de dedicarle el tiempo recomendado a nuestra higiene dental.

Tanto si optamos por un cepillo eléctrico como manual, debemos elegir uno de cerdas suaves –o medias- que no suponga un cepillado agresivo.

Sustituiremos el cepillo –o el cabezal del mismo- cuando notemos que las cerdas están desgastadas. Habitualmente, esto suele hacerse cada dos o tres meses aproximadamente.

En caso contrario, el cepillo no sólo tendrá una acción insuficiente, sino que albergará más bacterias de lo habitual.

En la Clínica Ferrus & Bratos, nuestras higienistas te aconsejarán sobre cuál es el cepillo más adecuado a tus necesidades. Te invitamos a ponerte en contacto con nosotros en la siguiente página.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…