Bacterias del cepillo de dientes

Que el cepillo es el elemento más relevante en nuestra higiene bucodental diaria es algo que nadie pone en duda.

Sabemos que, ya sea manual o eléctrico, su uso aporta muchos beneficios, pues nos ayuda a eliminar los restos de alimentos y bebidas que ingerimos.

Precisamente por esto, es importante saber cada cuándo hay que cambiar el cepillo de dientes, pues acumula todas las bacterias que retiramos de nuestra boca.

¿Por qué tengo que cambiar mi cepillo de dientes?

El cepillo posibilita la limpieza de nuestros dientes y encías, impidiendo el desarrollo de gérmenes y bacterias.

Estos agentes, a veces patógenos, pasan directamente a las cerdas del cepillo que, posteriormente, vuelve a tu boca.

Dicho pensamiento no resulta demasiado agradable, pero precisamente por este acúmulo continuo de bacterias, es necesario cambiarlo.

Pero, ¿cada cuánto hay que cambiar el cepillo de dientes? Los dentistas recomendamos hacerlo cada 3 meses.

Se trata del plazo máximo que debería durarte un cepillo para mantenerlo en buen estado.

Sin embargo, debes desecharlo antes si observas que sus cerdas comienzan a abrirse o a desgastarse.

Esto puede suceder si, durante el cepillado, ejercemos excesiva presión o fuerza.

Es importante detectar esta práctica, en caso de que la hagamos, pues no solo afecta al cepillo sino también a las encías.

La excesiva presión de las cerdas en ellas puede provocar su recesión, con los problemas funcionales y estéticos que conlleva.

Cerdas abiertas
Ampliar imagen
Cepillo de dientes desgastado

¿Cómo se desarrollan las bacterias en mi cepillo?

Tal como hemos comentado al principio, las bacterias llegan al cepillo simplemente por estar en contacto con microorganismos presentes en el interior de la cavidad bucal.

Es inevitable que muchos se adhieran a los filamentos del cepillo, dando lugar a una mayor cantidad de agentes bacterianos y de gérmenes si no le ponemos remedio.

Además, la mayoría de personas guardamos el cepillo en el baño, algo que parece lógico pues es en esa estancia donde llevamos a cabo la higiene bucodental diaria.

No obstante, y aunque mucha gente no repare en ello, el baño es muy vulnerable a la proliferación de bacterias, y no solo porque esté ocupado por el inodoro.

Es una zona sometida a grandes cambios de temperatura y a mucha humedad.

Si, además, tenemos en cuenta que la forma más frecuente de almacenar el cepillo de dientes es en el interior de un vaso junto con otros, obtenemos un ecosistema óptimo para el desarrollo y la propagación de los microorganismos.

Por todo ello, podemos decir que del lugar y la forma en la que se guarda el cepillo depende, en gran medida, la cantidad de gérmenes y bacterias que hay en sus cerdas.

Cambia tu cepillo de dientes cada 3 meses como máximo, pero antes si observas que sus cerdas están abiertas o desgastadas

Tipos de bacterias

Determinados virus se diseminan con mayor facilidad a través de los cepillos dentales.

Por tanto, no es de extrañar que se produzca el contagio por esta vía de determinadas enfermedades y bacterias.

  • Gripe

  • Herpes labial

  • E. coli: se trata de una bacteria que causa problemas gástricos e intestinales

  • Estreptococos: puedes producir infección de garganta

  • Estafilococos: generan infecciones en la piel

Cuida tu cepillo de dientes
Ampliar imagen
Cómo guardar el cepillo de dientes

Entonces, ¿cómo guardo mi cepillo de dientes?

Ahora que ya sabes cada cuánto hay que cambiar el cepillo de dientes y las bacterias a las que está expuesto continuamente, queremos darte ciertas pautas para evitarlas.

Es cierto que resulta muy difícil conseguir la completa ausencia de microorganismos en el cepillo, pero sí es posible reducir su presencia todo lo posible.

Así, estos agentes dañinos no pasarán de nuevo a nuestra boca, causando las enfermedades a las que hemos aludido en el apartado anterior.

Lávate las manos antes de lavarte los dientes

Antes de tocar el cepillo, límpiate bien con agua tibia y jabón.

Así, evitarás que los microorganismos de las manos se transporten al cepillo.

Enjuaga el cepillo después de usarlo

Es posible que ya tengas interiorizado este hábito, pues es una forma eficaz de limpiar los filamentos de restos de pasta de dientes.

Pero también es muy útil para eliminar los alimentos que hayan podido quedar atrapados entre las cerdas.

Asegúrate de que el cepillo queda limpio frotando un poco con los dedos.

Invierte tiempo en tu salud

Merece la pena que te pares a limpiar a conciencia tu cepillo de dientes y así evites la proliferación de bacterias en tu boca.

Deja que las cerdas se sequen

Conviene que almacenes tu cepillo de forma vertical, con los filamentos mirando hacia arriba y que no las tapes con el capuchón hasta que no se hayan secado.

Esto es fácilmente aplicable a los cepillos de dientes que tenemos en la oficina o los que usamos durante un viaje.

Recuerda que un ambiente húmedo y cerrado estimula el crecimiento bacteriano.

Separa tu cepillo del resto de cepillos y no lo compartas

Los filamentos de diferentes cepillos no deben entrar en contacto, pues las bacterias presentes en ellos pueden pasar a otros.

Además, no olvides que compartir el cepillo puede ser muy perjudicial. Por eso, debe ser personal e intransferible.

Limpiar el cepillo de dientes
Ampliar imagen
Tu cepillo tiene bacterias

Usa un enjuague bucal

Para que tu cepillo esté el mayor tiempo posible libre de microorganismos, resulta muy beneficioso que, al menos una vez a la semana, lo sumerjas en un colutorio antibacteriano.

Del mismo modo, puedes optar por utilizar una pastilla disolvente para limpiar prótesis, aunque esto puedes hacerlo cada 15 días.

¿Has tenido una enfermedad?

Si has tenido alguna enfermedad de fácil contagio, como una gripe, tu cepillo tendrá bacterias que pueden causarte la recidiva una vez te hayas recuperado.

Por eso, conviene que lo cambies una vez hayas superado la salud, aunque no hayan transcurrido 3 meses ni las cerdas estén desgastadas.

Como ves, estos consejos son muy sencillos de llevar a cabo y únicamente te aportarán beneficios.

No solo es importante ser consciente de cada cuánto hay que cambiar el cepillo de dientes, sino de cómo guardarlo y limpiarlo.

Así, podrás prevenir la multiplicación de bacterias y diferentes afecciones bucales, como las caries o las enfermedades periodontales.

Te interesará »  Cómo limpiar la lengua para tener una salud bucodental completa

¿Qué podemos hacer por ti? 1ª visita gratuita y presupuesto sin compromiso Estamos en Madrid

Rellenar el teléfono sin espacios
Elige un tratamiento por favor.
Entre las:
Y las:
Debes aceptar la política de privacidad
*Revisa los campos con errores

¿No te gustan los formularios? Llámanos al 91 768 18 12

Un momento, el formulario se está enviando...

En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

  • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
  • Finalidad: poder gestionar tu petición.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, - nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en datos@clinicaferrusbratos.com
¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas?
Dejanos tu valoración:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
(11 votos, promedio: 4,09 de 5)
Loading...
Dr. Pedro Pablo Martínez

Dr. Pedro Pablo Martínez

Especialista en Odontología Conservadora

Pedro Pablo Martínez es licenciado en Odontología por la Universidad Alfonso X el Sabio. Se especializó a través del Máster en Odontología Integrada de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y del Máster en Endodoncia de la Universidad Alfonso X el Sabio. Combina su actividad profesional con la investigación, ya que es autor de diversos artículos aparecidos en publicaciones científicas como Journal of Dentistry o Journal of Clinical Periodontogy. Si quieres sabes más sobre el doctor Martínez puedes consultar su curriculum vitae, y su página personal.

Haz una pregunta al dentista

  Acepto la Política de privacidad

En Ferrus&Bratos cumplimos con el RGPD de la UE por lo que tus datos están seguros. Además, debes aceptar nuestra política de privacidad al enviar un formulario:

  • Responsable: Ferrus Bratos Clínica Dental S.L.
  • Finalidad: poder gestionar tu petición.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: tus datos se guardarán en Raiola Networks, - nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD.
  • Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en datos@clinicaferrusbratos.com
Hemos aparecido en:
apariciones en prensa de la clínica dental Ferrus & Bratos
Lo que opininan nuestros pacientes:
¿Quieres que estudiemos tu caso?
Cita gratuita