atención al paciente
¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


¿Te sangran las encías? Descubre el remedio para evitarlo

Una encía que sangra es síntoma de que algo en tu boca no va bien. Es más, cuando las encías sangran espontáneamente, en general, lo hacen como respuesta ante la presencia permanente de bacterias, y por lo tanto, son el signo de que en tu boca se está desarrollando una enfermedad.

Causas del sangrado de encías

Cuando se produce una alteración en el equilibrio de las bacterias que habitan en la boca, producida por la acumulación de restos de comida entre los dientes, se origina inflamación y sangrado de las encías; síntoma claro de que nos encontramos ante una enfermedad periodontal.

Las enfermedades periodontales se dividen en dos estadios:

  1. La gingivitis es la enfermedad periodontal donde se produce una inflamación de las encías con posibilidad de sangrado, y cuyos síntomas responden a la acumulación de placa bacteriana. Se puede dar en personas de todas las edades, aunque con mayor prevalencia en adultos mayores de 35 años. Es más, según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), se trata de una patología que afecta casi al 60% de la población.
  2. La periodontitis, por su parte, es el estadio avanzado de la enfermedad del periodonto, y además de la inflamación y el sangrado de encías, la acumulación de sarro bajo la encía, puede afectar a los tejidos y huesos que soportan los dientes, poniendo en riesgo su permanencia. Se trata de una patología menos común que la gingivitis –según la SEPA afecta a un 25,4% de personas- sin embargo, sus posibles consecuencias exigen una rápida actuación para combatirla.

La principal razón por la que se produce una acumulación excesiva de placa bacteriana que haga que se desarrollen enfermedades como la gingivitis y la periodontitis es una mala higiene dental. Pero puede haber otros factores que favorezcan la acumulación de sarro y su consiguiente patología periodontal:

Sin embargo, el sangrado de encías no se produce únicamente por la presencia de una enfermedad periodontal, sino que existen otras causas que lo provocan y que es imprescindible conocer para saber actuar ante ellas.

Otras causas del sangrado de encías

Los siguientes son algunos de los factores que pueden afectar al sangrado de encías:

Síntomas que acompañan al sangrado de encías

Cuando existe una enfermedad de las encías es habitual que además del sangrado se produzcan otros síntomas que nos ayuden a identificar el problema.

En el caso de la gingivitis se pueden observar síntomas como el enrojecimiento, una inflamación localizada con sensibilidad ante la presión y el sangrado de las encías, junto con el mal aliento derivado del sarro acumulado.

Por su parte, en los casos de periodontitis, además de los síntomas anteriormente descritos, se pueden presentar recesiones de encía y pérdida de hueso con su consiguiente resultado de movilidad en los dientes.

El cepillado es la mejor manera de que los tejidos inflamados y las encías sangrantes vuelvan a la normalidad.

Remedios y tratamiento para el sangrado de encías

Casos leves

El remedio para evitar el sangrado de encías depende en muchos casos de la causa que ha provocado dicha hemorragia. En algunos casos, si el sangrado es ocasional y leve, puede detenerse simplemente con el uso de un enjuague bucal especial para las encías. Para ello, sería conveniente realizar enjuagues de unos 30 segundos tras el cepillado.

Además, y a pesar de que pueda parecer contradictorio, el cepillado es la mejor manera de que los tejidos inflamados y las encías sangrantes vuelvan a la normalidad. Habitualmente, cuando se produce sangrado al cepillarnos los dientes, la primera reacción tiende a ser la de detener el cepillado. Sin embargo, el abandono de la limpieza sólo agravará el problema. Un cepillado suave y disciplinado (después de cada comida), insistiendo especialmente en las zonas más afectadas, ayudará a mejorar los síntomas.

Casos graves

En aquellos casos donde existe un sangrado abundante, puede deberse a un problema más grave y, por lo tanto, el tratamiento pasa por acudir a un periodoncista profesional. Éste realizará un examen de las encías y medirá la profundidad que ha alcanzado el sarro con una sonda periodontal. Se revisará la propensión del sangrado y la inflamación, y si se ha producido una recesión gingival. Si no se han producido mayores complicaciones, una limpieza profesional debería eliminar la placa bacteriana acumulada y mejorar el tejido inflamado, así como solucionar el problema del sangrado de encías.

Consejos para la prevención de las encías sangrantes

Existen una serie de recomendaciones que ayudarán a prevenir la inflamación y sangrado de encías y que, en general, mejorarán tu salud buco-dental:

  • Utiliza un cepillo de cerdas suaves en tu higiene después de cada comida. Evita un cepillado demasiado enérgico que puede producir lesiones en el tejido gingival.
  • Usa la seda dental para acceder a los espacios interdentales a los que no llega el cepillo de dientes.
  • Complementa la higiene dental con complementos como irrigadores bucales (también denominados Waterpik) o cepillos interproximales que ayudan a limpiar la boca profundamente.
  • No te olvides de limpiar tu lengua. Bajo ella se ocultan hasta el 70% de las bacterias que residen en nuestra boca, por lo que mantenerla limpia evitará la aparición de una enfermedad periodontal.
  • Sigue una dieta equilibrada. Reduce el consumo de azúcar que facilita la acumulación de sarro y come más fruta y verdura. Frutas ricas en vitamina C como la naranja, el limón o el pomelo, o las que aportan vitamina K como el kiwi, la pera o las ciruelas, entre otros, ayudan al proceso de coagulación de la sangre y favorecen la salud de nuestras encías en general.
  • Evita el tabaco. Las toxinas de los cigarros favorecen inflamación de las encías; es más, un fumador tiene un 600% más de probabilidad de desarrollar una enfermedad periodontal.
  • Bebe mucha agua. Gracias al agua que consumimos ayudamos a eliminar gran parte de las bacterias que se producen en nuestra boca y por lo tanto, evitamos la acumulación de sarro.
  • Utiliza aloe vera para masajear tus encías y ayudar a bajar la inflamación y reducir el sangrado en la zona gingival.
Te interesará »  Soluciones para las encías retraídas
Bajo la lengua se ocultan hasta el 70% de las bacterias que residen en nuestra boca, por lo que mantenerla limpia evitará la aparición de una enfermedad periodontal.

Acude a un especialista

Es importante que, aunque se consiga detener el sangrado de encías, se identifique y elimine la causa que lo produce, ya que, en caso contrario, el daño puede progresar y el problema se puede volver crónico.

Es por eso que, además de las limpiezas profesionales que se deben realizar al menos una vez al año (cada 6 meses si se es propenso a desarrollar gingivitis), es conveniente acudir a un especialista en el momento en que se detectan síntomas como el sangrado de encías. Un periodoncista diagnosticará el origen del problema y aplicará el tratamiento más adecuado para resolver la patología de la forma más efectiva.

Pide cita en la clínica dental Ferrus & Bratos y descubre la causa y el tratamiento para el sangrado de tus encías en una primera consulta.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (108 votos, promedio: 4,47 de 5)
Cargando…