¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Diferencias entre los tratamientos de ortodoncia para adultos

Si hace unos años solamente entendíamos por “ortodoncia” los tradicionales brackets metálicos y asociábamos el tratamiento con adolescentes, hoy en día cada vez hay más adultos que recurren a la ortodoncia y se decantan por métodos mucho más novedosos y estéticos.

De hecho, la variedad de soluciones que existe actualmente provoca que los pacientes interesados en corregir sus problemas de alineamiento y mordida se encuentren, a menudo, desconcertados acerca de cuál es la más adecuada para su caso.

Aunque la ortodoncia convencional ha sobrevivido al paso de los años, actualmente compite con otros métodos también muy utilizados, como los brackets Zafiro, linguales o Damon así como Invisalign, que ha supuesto una revolución al sustituir los brackets fijos por un sistema de férulas transparentes que se renuevan cada dos semanas.

¿Cuál es el mejor tratamiento de ortodoncia?

Al igual que en otras muchas especialidades, con la ortodoncia no se pueden establecer reglas generales, ya que lo que puede ser adecuado para un paciente, en otra persona puede ser contraproducente. Por eso, el mejor tratamiento es siempre el que recomienda nuestro ortodoncista de confianza y el que más se adecúa a nuestras necesidades y estilo de vida.

Dado el peso del criterio profesional, es necesario escoger bien el ortodoncista al que le vamos a confiar la salud y estética de nuestra boca. Es fundamental escoger un profesional experimentado, con formación específica en este área odontológica, que se encuentre al día de los últimos avances de la ortodoncia moderna y que sea capaz de enseñar casos terminados de pacientes.

Además, es conveniente que la persona interesada en colocarse ortodoncia acuda a su primera visita con el ortodoncista con una idea acerca de los métodos actuales. Para ayudarte a conocer las diferencias entre los tratamientos de ortodoncia, vamos a presentar distintos sistemas con sus elementos más característicos.

Por un lado, encontramos los métodos basados en brackets, que permiten ejercer al ortodoncista un mayor control sobre los dientes y están indicados para casos complejos. Por otro lado, aparece Invisalign, que se caracteriza por ser removible y por ser probablemente el sistema más cómodo de todos.

A la hora de escoger el tratamiento de ortodoncia más adecuado es necesario escuchar el criterio del profesional y poner en una balanza dos elementos determinantes: la importancia del precio y la estética

Brackets metálicos

Fueron los primeros en salir al mercado y han sido los más usados durante años. Permiten corregir cualquier tipo de problema relacionado con la mordida y el alineamiento de los dientes y en el aspecto funcional no difieren demasiado del resto de brackets más novedosos. Sin embargo, cuenta con la desventaja de que es la ortodoncia más antiestética de entre todas la que vamos a explicar.

En el lado opuesto, la principal ventaja de los brackets metálicos tradicionales es el precio, ya que de todos los métodos que se van a presentar a continuación, éste es el más barato. Este factor, unido a la efectividad que ha demostrado con el paso del tiempo, hace que el tratamiento sea todavía muy demandado.

Por último, es importante señalar que la duración del tratamiento no varía demasiado en función del tipo de bracket, ya que depende fundamentalmente del tipo de maloclusión del paciente.

Brackets Damon

Aunque a simple vista los brackets Damon pueden parecen iguales a los convencionales, la diferencia fundamental es que son autoligables. Esto significa que están basados en un mecanismo que permite unir el arco  y el bracket mediante un clip, lo que elimina la necesidad de colocar ligaduras.

Este elemento característico del sistema Damon proporciona algunas ventajas. Por un lado, el aparato no se tiñe, algo que sí ocurre con las gomas o elásticos que se emplean en los aparatos tradicionales para unir el alambre al bracket.

Por otro lado, el hecho de no tener que colocar ligaduras también permite reducir la duración de la cita con el ortodoncista y favorece que no se retengan tantos restos de alimentos, por lo que es más higiénico.

Aunque mejoran ligeramente la estética respecto a los brackets convencionales, ya que son más pequeños, los sistemas que se van a detallar más adelante proporcionan una apariencia mucho más discreta.

Brackets Zafiro

Esta solución es una de las más estéticas que existen en el mercado actualmente, ya que está basada en unos brackets fabricados con cristal de Zafiro que proporcionan una transparencia única. Gracias a esta característica del zafiro, se consigue una apariencia muy armoniosa del bracket junto al diente.

Otra ventaja a tener en cuenta viene dada por el material con el que están fabricados los brackets, ya que no se pigmenta ni cambia de color a lo largo del tiempo que dura el tratamiento. Además, su contorno es más suave que el de los metálicos, por lo que provocan menos rozaduras y llagas.

Respecto a su coste, los brackets de Zafiro son más caros que los tradicionales debido al material que utilizan. El precio del tratamiento se asemeja al de Damon.

Brackets linguales o Incógnito

Junto con Invisalign, los brackets Incógnito son uno de los mayores exponentes de la ortodoncia moderna. Su elemento más carecterístico es que es 100% invisible para otras personas, ya que se ocultan en la cara lingual del diente, es decir, en la parte interna.

Dicho esto, es necesario aclarar que este tipo de brackets son diferentes a los tradicionales. Si bien los convencionales son estándar, los del sistema lingual se crean a medida de los dientes de cada paciente, son más pequeños y están fabricados en otro material para que causen las menores molestias posibles. De hecho, aunque los primeros días puedan causar algunas molestias en la lengua, según avanza el tratamiento los inconvenientes remiten significativamente.

Su mayor ventaja es, por tanto, que ofrece la máxima estética. Por el contrario, la principal desventaja es el precio, ya que cuesta más que cualquier otra ortodoncia. Por ello, está pensado para pacientes que se preocupan por la apariencia de su sonrisa desde el principio hasta el final del tratamiento y que están dispuestos a hacer un desembolso económico superior.

De hecho, si eres uno de tantos pacientes que se debaten entre los tratamientos más estéticos, hemos elaborado una guía en la que comparamos la ortodoncia lingual con Invisalign en función de diferentes factores (estética, comodidad, higiene, casos en los que se indica, periodo de adaptación, duración o precio, entre otros muchos).

Invisalign

De todos los descritos, Invisalign es el único  método que no está basado en brackets y que no es fijo. Consiste en unos alineadores o aligners transparentes que se fabrican de manera personalizada para cada persona y se cambian cada dos semanas a medida que los dientes se van corrigiendo.

El hecho de ser removible es probablemente el elemento más característico que ofrece, ya que facilita mucho la higiene y el paciente puede quitárselo por sí mismo en cualquier momento. Sin embargo, este hecho puede volverse en contra de la duración del tratamiento ya que el tiempo que dura depende en gran medida de la disciplina del paciente a la hora de llevar las férulas.

Por lo general, Invisalign ofrece un tiempo de tratamiento superior a los brackets, que suelen ser más adecuados cuando existen grandes maloclusiones. Los problemas complejos pueden ser tratados por Invisalign pero es un sistema menos rápido.

Además, Invisalign tiene otras ventajas asociadas a la estética y a la comodidad. No es 100% invisible como los brackets linguales pero apenas es apreciado por los demás y es uno de los tratamientos más populares entre pacientes adultos. De hecho, se podría decir que es el sistema que aúna estética y precio, ya que es discreto a los ojos de los demás pero su coste es inferior a Incógnito.

Sea cual sea el sistema elegido en función del criterio del ortodoncista y de las necesidades o gustos del paciente, una vez terminado el tratamiento todas las opciones elegidas tendrán algo en común: será imprescindible llevar a cabo una fase de retención para que los dientes no vuelvan a la posición original. En caso de no hacerlo, con el tiempo los dientes tenderán a moverse y se desperdiciará el tiempo y el dinero invertido.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
(10 votos, media: 4,80 sobre 5)
Loading...Loading...

¿En qué podemos ayudarte? Rellena el siguiente formulario

Rellenar el teléfono sin espacios
Elige un tratamiento por favor.
Entre las:
Y las:
Debes aceptar la política de privacidad
*Revisa los campos con errores

¿No te gustan los formularios? Llámanos al 91 768 18 12

Un momento, el formulario se está enviando...