¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Mucocele: ¿qué es y cómo se cura?

Te ha salido un bulto en la parte interna del labio o bajo la lengua y das por hecho que es una ampolla. Sin embargo, y aunque lo parezca a simple vista, puede no serlo.

Es muy posible que lo que tengas sea un mucocele o, lo que es lo mismo, una acumulación de líquido salivar.

El mucocele es un bulto cuyo tamaño puede variar entre 1 milímetro y varios centímetros. Aunque pueda parecer una ampolla a simple vista, a diferencia de ésta, no se puede romper debido a dos motivos.

Por un lado, el mucocele está cubierto por una gruesa capa de tejido. Y, por otro,  se localiza en una parte más profunda de la dermis.

En la mayoría de los casos, los mucoceles acaban reabsorbiéndose de manera espontánea. En otros, es necesario eliminarlos con cirugía

¿Cuáles son las causas del mucocele?

En la mayoría de ocasiones, el mucocele se produce debido a un traumatismo.

Lo más frecuente es que aparezca por morderte el labio. Como consecuencia de este trauma, se produce la rotura de un vaso principal o accesorio de las glándulas salivares.

La rotura del vaso o conducto produce dicha pérdida de saliva, que favorece su acumulación entre los planos epiteliales, y que hace que emerja un bulto.

Aunque pueda parecer desagradable o escandaloso a simple vista, el mucocele no es, en absoluto, doloroso.

¿Cuántos tipos de mucocele existen?

Existen dos tipos de mucocele:

Mucocele por extravasación:

Es el tipo más frecuente y afecta fundamentalmente a niños y adolescentes.  Las causas por las que suele producirse son: mordeduras, piercings, aparatos de ortodoncia, hábito de mordisquear bolígrafos, etc.

Mucocele por retención:

Es, por tanto, el tipo menos frecuente y afecta principalmente a personas mayores de 40 años.

Su aparición está relacionada con la presencia de un lito (“piedra” formada por las impurezas que se encuentran en el líquido salivar) que obstruye los conductos, llegando a romperlos.

¿Dónde se encuentran?

La zona más frecuente en la que se encuentran los mucoceles es la parte interna del labio inferior, que es el lugar en el que suelen producirse los traumatismos anteriormente mencionados.

De manera menos frecuente, este tipo de lesión aparece en el labio superior, en la cara interna de la mejilla o en la lengua.

Por último, los mucoceles también pueden encontrarse en el suelo de la boca. En este caso, el bulto adquiere el nombre de ránula.

¿Cómo curar un mucocele?

Habitualmente, los mucoceles se curan de manera espontánea, ya que acaban reabsorbiéndose con el paso del tiempo. Por tanto, no suelen requerir un tratamiento de cirugía.

Es probable que estos bultos permanezcan con cierto volumen con el paso del tiempo, e incluso que vayan variando de tamaño (aunque no de manera demasiado rápida, por lo que el cambio puede ser inapreciable).

Sin embargo, será necesario eliminarlos mediante cirugía cuando permanezcan de forma crónica o cuando el tenerlos produzca molestias o roces desagradables a la hora de realizar acciones rutinarias como comer o hablar.

¿Se puede eliminar con cirugía?

En caso de que tenga que ser quitado, el mucocele se puede extirpar mediante diferentes técnicas quirúrgicas, como el láser u otros procedimientos mínimamente invasivos.

Mediante el tratamiento quirúrgico, se extraerá la mucosa (que tendrá una textura bastante densa) y se procederá a suturar la zona.

Ya que el procedimiento se realiza bajo anestesia local, el paciente no sentirá dolor durante la cirugía.

Dadas las técnicas mínimamente invasivas que se utilizan, el postoperatorio es muy sencillo. Después de la operación, se recomienda una dieta blanda y fría, así como la toma de medicamentos –antiinflamatorios– pautados por el dentista y los enjuagues con clorhexidina para evitar posibles infecciones.

Una semana después de la operación, se retirarán los puntos. Al principio se apreciará una pequeña cicatriz en la zona intervenida. Sin embargo, ésta irá desapareciendo con el paso de los días.

¿Cómo prevenirlo?

El mucocele es un tipo de lesión que, al producirse por traumatismo, es difícil de prevenir.

En el caso de que aparezca, te aconsejamos que evites presionarlo o morderlo y que acudas a un odontólogo especializado en Odontología General para que lo examine.

Su incidencia únicamente asciende a un 0,4-0,8% de la población -sin diferencias entre sexos- y se presenta sobre todo entre los 10 y 30 años de edad. Por este motivo, podemos decir que se trata de una lesión muy poco común.

¿Aún tienes dudas?

¿Te ha salido un mucocele y no sabes si debería ser extraído? ¿Tienes más dudas sobre este tipo de lesión? Llámanos y te ayudaremos a resolver todas tus dudas y te recomendaremos cómo actuar en tu caso.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
(6 votos, media: 4,17 sobre 5)
Loading...Loading...

¿En qué podemos ayudarte? Rellena el siguiente formulario

Rellenar el teléfono sin espacios
Elige un tratamiento por favor.
Entre las:
Y las:
Debes aceptar la política de privacidad
*Revisa los campos con errores

¿No te gustan los formularios? Llámanos al 91 768 18 12

Un momento, el formulario se está enviando...