¿Necesitas ayuda?
Llámanos
Escríbenos por WhatsApp

Horario de atención al paciente:

Lunes - jueves de 09:30-20:30

Viernes de 09:30-19:30


Tengo manchas en los dientes, ¿cómo puedo eliminarlas?

Las manchas en los dientes son una de las alteraciones bucodentales más frecuentes, ya que aparecen con el paso de los años y lo más habitual es que se deban a factores externos relacionados con nuestros propios hábitos o alimentación.

Sin embargo, no por ello debemos resignarnos a tenerlas y, mucho menos, ignorarlas. Por un lado, las manchas en los dientes pueden indicar un problema de mayor gravedad.

Por otro, son muy antiestéticas y provocan que la sonrisa pierda tanto su tono blanco original como su aspecto saludable.

La principal causa de las manchas es una higiene oral insuficiente. Sin embargo, también hay hábitos, alimentos y medicamentos que decoloran nuestras piezas dentales.

Aunque conocer dichas causas nos ayudará a evitar, en parte, que las manchas aparezcan también es cierto que con el paso de los años los dientes pierden el tono blanco uniforme de cuando éramos niños.

Las manchas en los dientes se pueden eliminar con una limpieza profesional, un blanqueamiento o carillas

¿Qué tipos de manchas existen?

A grandes rasgos, podemos definir tres tipos de manchas diferentes:

Manchas marrones:

Este tipo de manchas son muy visibles porque son más oscuras que el resto del esmalte dental.

Suelen ser superficiales, por lo que son más fáciles de quitar, y están provocadas por el consumo de café, té y tabaco.

Manchas amarillas:

Lo más frecuente es que este tipo de manchas estén causadas por la ingesta de alimentos ácidos (limón, naranja, lima, vinagre…).

Este tipo de alimentos erosionan la capa de esmalte, que se vuelve más fina, y dejan ver la dentina, que es de color amarillo.

Estas tinciones amarillas también pueden darse por el uso de tetraciclinas, que son unos antibióticos que si se administran a los niños durante el desarrollo dental pueden causar decoloración permanente.

Además de los orígenes mencionados, los dientes amarillos también pueden deberse a un golpe, que provoca que el diente se necrose y pierda la vitalidad.

Manchas blancas:

Por su parte, las manchas blancas en los dientes tienen diversos orígenes. Por ejemplo, pueden ser síntoma de una nutrición deficiente en la que hay escasez de calcio o hierro.

Otras veces, este tipo de manchas aparecen como consecuencia de una caries que empieza a provocar la descalcificación del esmalte.

Por último, también puede darse la circunstancia de que estas manchas se deban a un exceso de flúor en la niñez, mientras los dientes se están desarrollando. Este exceso puede dar lugar a fluorosis, que son pequeñas manchas blancas que se forman en los dientes y se mantienen al llegar a la edad adulta.

Caso de éxito de blanqueamiento

¿Cómo borro las manchas de mis dientes?

Muchas veces, las antiestéticas manchas en los dientes son más fáciles de eliminar de lo que parece. Pero para poder solucionarlas, en primer lugar es necesario determinar cuál es el origen y la extensión de dichas manchas.

Para ello, mi consejo es acudir a un odontólogo especializado en Estética Dental que sea de nuestra confianza. Éste, una vez que haya realizado un examen bucodental y un diagnóstico, podrá establecer el tratamiento más adecuado.

Dichos tratamientos pueden ser los siguientes:

Limpieza bucodental profesional:

De los tres procedimientos que vamos a enumerar, éste es el más rápido y sencillo.

Si las manchas son superficiales -como ocurre con las provocadas por el tabaco y los hábitos alimenticios- éstas pueden ser quitadas con una limpieza bucodental profesional.

Ya que existen muchas maneras de realizar una limpieza, es necesario resaltar que para que este tratamiento sea efectivo, la higiene dental debe ser exhaustiva.

Para conseguir este objetivo, nuestras higienistas llevan a cabo una limpieza de 50 minutos de duración aproximadamente.

Ésta incluye, además de otros procedimientos, un cepillado con pasta especial y aeropulidor de bicarbonato.

En concreto, el aeropulidor es el encargado de retirar las manchas superficiales que se hayan podido quedar adheridas al diente (café, tabaco, té…) y de recuperar su blanco natural.

Blanqueamiento dental:

En otros casos, la decoloración se podrá solucionar con un blanqueamiento dental. Ya que existen varios tipos de tratamiento blanqueador, en nuestra clínica llevamos a cabo un blanqueamiento combinado que tiene una duración de un mes.

Éste incluye unas férulas con gel blanqueador que el paciente se coloca en casa y una sesión de lámpara de luz fría en la clínica, que sirve para potenciar la acción de las férulas.

Además, al inicio del tratamiento incluimos una higiene bucodental profesional como la que hemos mencionado en el punto anterior. De esta manera, dejamos los dientes limpios y en óptimas condiciones para que el blanqueamiento dental dure más tiempo y sea más efectivo.

Carillas:

En función de la causa y de la extensión de las manchas, las carillas de porcelana o composite pueden utilizarse como único tratamiento o complementar el blanqueamiento.

En los casos en los que la tinción es muy considerable y se debe, por ejemplo, al uso de tetraciclinas, es posible que sea necesario realizar un blanqueamiento previo a la colocación de carillas.

Esto se debe a que, para aportar naturalidad, las carillas son muy finas y traslúcidas. Dadas estas características, si el diente tiene una decoloración muy fuerte, ésta se dejará ver a través de la carilla.

Por último, es importante destacar que, además de cambiar el color de nuestros dientes, las carillas nos permiten modificar otros aspectos de su cara frontal, como la forma, el tamaño o la posición.

¿Cómo evitar que las manchas vuelvan a aparecer?

Sea cual sea la solución propuesta por el especialista en Estética Dental, es importante resaltar que para mantener los resultados de cualquier tratamiento durante más tiempo, es imprescindible llevar a cabo una higiene exhaustiva en casa.

Para ello, recomendamos cepillar los dientes después de cada comida -preferiblemente con un cepillo eléctrico-, usar hilo dental y un enjuague con flúor.

Además, es conveniente que las cerdas del cepillo sean suaves para no agredir el esmalte ni las encías. Y, por último, recomendamos cambiar el cepillo -o su cabezal- cada tres meses para que dichas cerdas no pierdan eficacia.

En lo que respecta a nuestros hábitos alimenticios, sería muy positivo limitar el consumo de comidas que manchan los dientes. Es decir, si nos gusta mucho un alimento o una bebida que tiñe los dientes, no es necesario que lo eliminemos de nuestra dieta completamente, pero sí aplicar la moderación.

Por otro lado, hay otros hábitos como fumar que no son solamente perjudiciales para el aspecto de nuestros dientes, sino que también son muy dañinos para nuestra salud general.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
(2 votos, media: 3,00 sobre 5)
Loading...Loading...

¿En qué podemos ayudarte? Rellena el siguiente formulario

Rellenar el teléfono sin espacios
Elige un tratamiento por favor.
Entre las:
Y las:
Debes aceptar la política de privacidad
*Revisa los campos con errores

¿No te gustan los formularios? Llámanos al 91 768 18 12

Un momento, el formulario se está enviando...